el blog de luis enrique alcalá

la política como arte de carácter médico (y otras cosas)

Juicio al régimen

 

El Magistrado Presidente

 

régimen Del lat. regĭmen. 1. m. Sistema político por el que se rige una nación.

________________________________________________________________________________

 

En el tribunal de la opinión pública venezolana, el gobierno que preside Nicolás Maduro Moros ha sido encontrado culpable. He aquí fotografías de cinco momentos del proceso.

 

Composición del jurado

 

Las faltas cometidas

 

Atribución de responsabilidades

 

Algunos entre los autores materiales

 

El autor intelectual

 

LEA

_______________________________________________________

 

Share This:

La LUZ llega en diciembre

La radio de LUZ

 

La Licda. Ana María Pérez Fonseca quiso que conversáramos de nuevo hoy para la emisora FM de la Universidad del Zulia, y luego me hizo llegar amablemente el audio de nuestro intercambio que se coloca abajo. Ella planteó las preguntas a partir del peculiar proceso de diálogo entre gobierno y oposición, con el “acompañamiento” de UNASUR, tres expresidentes extranjeros y el Vaticano. De allí pasamos a temas más prospectivos:

LEA

________________________________________________________

 

Share This:

Intercambio en Twitter

No más de 140 caracteres por tuit

No más de 140 caracteres por tuit

 

Hoy fue dirigido a mí (y a @marupita, del grupo VR, Venezuela Resistencia) un tuit de @GamelinBas (perteneciente al mismo grupo):

¡NI EN LAS PEORES DICTADURAS DEL MUNDO! Las 41 decisiones inconstitucionales del TSJ contra la AN @marupita @doctorpolitico

Supongo que el dardo se me lanzaba porque en el conversatorio del viernes 2 de diciembre con el grupo, advertí contra el lenguaje hiperbólico que dice cosas como que padecemos una hambruna o vivimos bajo una dictadura comunista. (Ver en este blog Etiqueta negra, del 11 de abril de 2016. O, también, Pandemónium, donde puse el 21 de julio: “En general, un cierto lenguaje hiperbólico, conveniente a cierta clase de discurso político, desayuda en lugar de ayudar. No es necesario para que sepamos los venezolanos que estamos en las peores condiciones generales desde la Guerra Federal. El empleo de una etiqueta dramáticamente vistosa no conduce a la solución de nuestros graves problemas políticos”).

Bueno, contesté ese tuit de este modo: “En las peores dictaduras del mundo no se tolera una Asamblea en manos de la oposición. No se tolera ninguna oposición”. Lo que motivó esta respuesta de @GamelinBas: “Las dictaduras sí permiten oposición, cuando ésta es comprada y favorece al tirano, dando falsa imagen de democracia”.

A mi vez, disparé una ráfaga de tres tiros:

Ud. habló de “las peores dictaduras del mundo”.

Y destacó la anulación de la AN por el TSJ. Eso no parece una oposición comprada.

Es muy importante razonar consistente y lógicamente. Ud. se autocontradice.

Del lado de allá, silencio hasta ahora, más de una hora después del último de mis mensajes. Como pienso colocar en Twitter el enlace a esta entrada, son de esperar más dardos.

………

Mientras cerraba esta edición llegó una necedad de otro miembro de VR a quien ya bloqueé: “Amigo se te cayó la careta”. Jamás me tapo la cara; en cambio, es descripción de VR la siguiente: “Todos en el canal somos ciudadanos venezolanos que estamos dentro y fuera del país, desde profesionales, amas de casa, personas de barrios humildes y hasta militares encubiertos. Pero todos anónimos”. Y, por supuesto, esa persona no es mi amigo, y no se le dice a un amigo que se esconde tras un antifaz. Uno de los más inteligentes y serenos miembros de VR me había escrito el 8 de noviembre: “…por favor, no se deje llevar por la apariencia de Nosferatu, es sólo un avatar que la mayoría de los que estamos en la llamada resistencia hemos decidido usar para protegernos de represalias del régimen actual”. Creo que el grupo sobreestima su importancia. Por mi parte, nunca he optado por esa protección de secta secreta:

En desayuno al que fuéramos invitados en plena campaña electoral de 1998 (en las oficinas de la agencia de publicidad J. Walter Thompson) dijimos al mismísimo Hugo Chávez, expositor de circunstancia, que el titular del derecho de rebelión es una mayoría de la comunidad, y no una logia de una decena de comandantes que sin ningún derecho juraran alzarse ante los restos de un decrépito y patriótico samán. En la misma ocasión le quisimos hacer entender que si insistía en glorificar su criminal aventura de 1992 no tendría ningún sentido establecer un diálogo al que me invitaba, tras mi declaración primera, en compañía de William Izarra. (…) En enero de 1999, ya electo Chávez, nos permitimos decir en voz tan alta que llegó a todo el auditorio, y en su presencia a distancia de dos metros, que estaba completamente equivocado en su concepto constituyente, en acto convocado en La Viñeta. Durante todo el transcurso de su desgobierno, por escrito, por radio, por televisión, hemos hecho explícita nuestra consistente oposición a sus ideas y sus métodos. El 25 de febrero de 2002, por citar un solo caso, propusimos un procedimiento para abolir su régimen en conocido programa matutino televisado. (LEA #100).

LEA

______________________________________________________

 

Share This:

Conversatorio en VHLT

El anuncio del evento

El anuncio del evento

En la noche del 2 de este mes, participé como ponente en un conversatorio virtual organizado por VHLT (Venezuela Hasta Los Tuétanos), un grupo que definiera uno de los coordinadores en estos términos:

Todos en el canal somos ciudadanos venezolanos que estamos dentro y fuera del país, desde profesionales, amas de casa, personas de barrios humildes y hasta militares encubiertos. Pero todos anónimos. No creemos en marchas vacías dirigidas por políticos y mucho menos la falsa oposición. apoyamos la vida, el respeto de los derechos humanos y oportunidades de un mejor futuro. Estamos trabajando en la calle creando conciencia para rescatar los valores perdidos. Nuestro logo es una V y una R.  Y estamos organizándonos cada uno en nuestra comunidad.

Las iniciales en el logotipo corresponden a “Venezuela” y “Resistencia”. El contacto inicial había anticipado:

El grupo donde me encuentro es uno de tantos que nos hacemos llamar “la resistencia”, aunque debo ser honesto con ud., muchos de nosotros no tenemos claro (no es mi caso), qué significa verdaderamente ser resistencia. Este grupo está tratando de pasar a un nuevo nivel de organización. No comulgamos en lo absoluto con los métodos de la Mud, aunque estamos abiertos a oír algún vocero de ellos que quiera exponer alguna idea. A nuestro canal han venido personajes a exponer mayormente q sostienen alternativas no Mud, me parece que los enfoques que ud defiende son sumamente interesantes para q sean considerados por esta algo etérea resistencia, y puede ayudar a aclarar mejor los objetivos.

A esta persona le describí mi posición así: “No quisiera ser entendido como actor de resistencia o mera oposición. Si uno se define como opositor o de resistencia, queda limitado al enemigo. Hay que hacer cosas que debe hacerse aunque Maduro no existiera. Vea el concepto en doctorpolitico.com/?p=45880“.

Al final de esta nota está el archivo de audio de mi planteamiento inicial, que supongo habrá conmovido las bases desde las que parte más de un miembro del grupo (dos personas tuitearon que yo era un chavista disfrazado y la consabida “refutación” de que creo saberlo todo). Es frecuente la lectura de nuestro proceso político como dicotomía:

De modo, pues, que si comparto la descripción crítica de sistemas como el castrista, el sandinista o el chavista, todos cultores de la mentira sistemática como herramienta de distorsión para dominar, no concurro con la presentación del mundo como película en blanco y negro, como un asunto de superhéroes contra supervillanos. La realidad tiene muchas tonalidades de gris o, más exactamente aún, viene en deslumbrantes colores. No todo lo que se opone al socialismo es por eso mismo esencialmente loable. (En Cruce de correos, 10 de mayo de 2014).

Por lo que respecta a mi presunta conciencia de insuperabilidad, públicamente juré en 1995 cumplir un código de ética del que nunca me he desviado; dos de sus estipulaciones rezan:

5. Consideraré mis apreciaciones y dictámenes como susceptibles de mejora o superación, por lo que escucharé opiniones diferentes a las mías, someteré yo mismo a revisión tales apreciaciones y dictámenes y compensaré justamente los daños que mi intervención haya causado cuando éstos se debiesen a mi negligencia.

6. No dejaré de aprender lo que sea necesario para el mejor ejercicio del arte de la Política, y no pretenderé jamás que lo conozco completo y que no hay asuntos en los que otras opiniones sean más calificadas que las mías.

Pero nunca falta quien se desagrada ante el conocimiento de otros, especialmente si sacuden sus propios prejuicios; incapaces de refutarlos, acuden entonces al ataque personal infundado como psicólogos a distancia de alguien a quien no conocen. (La falacia ad hominem, tenida por la ciencia de la Lógica como razonamiento inválido de los más primitivos). Nadie, por otra parte, ha refutado mis tesis en veintiocho años de labor. Las objeciones que les oponen no son de fondo, son oblicuas o indirectas” (En Hallado lobo estepario en el trópico, 28 de mayo de 2011; ahora son 33 los años de trabajo en Política). Ya había escrito José Ingenieros: La envidia es el rubor de la mejilla sonoramente abofeteada por la gloria ajena”. (En El hombre mediocre). No creo que haya cometido pecado al instruirme, y creo que lo que haya aprendido no es algo que deba guardar egoístamente para mi uso exclusivo, sino que debo ponerlo a la orden de los demás. La propiedad, incluida la intelectual muy especialmente, tiene una función social.

La interacción con personas conectadas—al inicio se reportó más de 280—duró dos horas y veinte minutos más; en general, se condujo correctamente, pero hacia su término hubo interrupciones que inicialmente toleré. Cuando uno de los moderadores a quien solicité impedirlas (tal como yo había escuchado en silencio las participaciones) dijo que no podía controlarlas, di por terminada mi intervención. Pero agradezco a los organizadores del evento su interés al invitarme y la oportunidad de emerger en su canal, una fresca modalidad para la participación política acorde con la omnipresente realidad virtual de estos tiempos. LEA

 

La patología política venezolana y la terapéutica correcta

________________________________________________________

 

Share This:

Viene la Navidad

Decano de la música de Cuba

Decano de la música de Cuba

El primer programa de diciembre de 2016 (#225) de Dr. Político en RCR despachó un menú variado, en el que el plato principal fue una evaluación de casi un año de labores de la Asamblea Nacional elegida el pasado 6 de diciembre, según las líneas trazadas en Primero del último. De la Guía de los jóvenes a la orquesta (Benjamin Britten) sonó el fragmento que presenta los instrumentos de percusión, así como se escuchó La comparsa del gran compositor de Cuba, Ernesto Lecuona, en ejecución del pianista cubano Frank Fernández y la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar. Abajo el archivo de audio de esta transmisión:

LEA

_______________________________________________________

 

Share This:

Primero del último

Lo que queda de 2016

Todavía en blanco lo que queda de 2016

 

Siempre ha habido eventos políticos significativos en diciembre: nuestras elecciones presidenciales ocurren en ese mes desde 1958 (exceptuando las de “relegitimación” de julio de 2000, las de Chávez vs. Capriles de 2012 y las de Maduro vs. Capriles de 2013); el 15 de diciembre de 1999 aprobamos en referendo popular el texto constitucional que rige (o debiera regir) al Estado venezolano, y el 2 de diciembre de 2007 negamos un intento de reformarlo extensamente (el mismo día del plebiscito planteado por Marcos Pérez Jiménez en 1957 para perpetuarse en el poder, el mismo de la coronación de Napoleón III como emperador de los franceses en 1852, en el 48º aniversario de la de su tío Napoleón I). Por supuesto, dentro de cinco días se cumplirá un año de la elección de una nueva Asamblea Nacional. ¿Ocurrirá algo decisivo en Venezuela en diciembre de 2016, que hoy comienza? Tal vez sólo lo que se espera: la expedición de la partida de defunción del referendo revocatorio contra Nicolás Maduro, que había entrado en coma al suspender el Consejo Nacional Electoral la recolección de firmas de 20% de electores en cada estado, programada para el 26, 27 y 28 de octubre. Habrá que darle el pésame a Henrique Capriles Radonski.

El 5 de enero de este año a punto de concluir, se instalaba una Asamblea Nacional con abrumadora mayoría de diputados de oposición.* ¿Qué ha logrado desde entonces? Bueno, Henry Ramos Allup esbozó ese día un escueto programa de tres puntos: 1. recuperar la autonomía del Poder Legislativo Nacional; 2. Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional; 3. “buscar nosotros, dentro del lapso de seis meses a partir de hoy, una salida constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este gobierno”. Ninguno de esos “compromisos no transables” se ha cumplido: el Poder Legislativo ha estado maniatado por el Tribunal Supremo de Justicia—como consecuencia del “desacato” de la Asamblea al incorporar tres diputados cuya investidura fue suspendida por el mismo tribunal—, la Ley de Amnistía (que ha podido ser un decreto) no ha entrado en vigencia, y la cesación del gobierno—asunto que no compete a la Asamblea Nacional a menos que se produzca el abandono del cargo del Presidente de la República, lo que no ha ocurrido—parece estar anulada como intento (tardío porque las disensiones internas en el seno de la Mesa de la Unidad Democrática, entre las que destaca la oposición del propio Ramos Allup, causaron un retraso de tres meses en las gestiones iniciales del referendo revocatorio).

Lo que va a cesar el mes próximo es el gobierno de Ramos Allup como Presidente de la Asamblea Nacional; está previsto que el 5 de enero de 2017 esa presidencia pase a manos de Julio Borges, según difícil acuerdo del 3 de enero de este año. Quizás entonces pueda intentarse vías que son inmunes a las tácticas dilatorias del CNE y a la fecha mágica del 10 de enero de 2017, como se recordó acá hace una semana:

El Pueblo puede decidir elecciones presidenciales inmediatas. Si bien ellas no están consideradas en la Constitución venezolana, el referendo vinculante del 25 de abril de 1999* decidió la elección de una asamblea constituyente a pesar de que esta figura no estaba contemplada en la constitución vigente para la fecha. El referendo para ordenar desde nuestro poder supremo la celebración de elecciones anticipadas puede ser convocado por mayoría simple de la Asamblea Nacional, y prevé que el Presidente en ejercicio pueda presentar su candidatura; no es, por tanto, un referendo revocatorio disfrazado. (…) La proposición elude también el tema de huellas y firmas objetables, puesto que es la Asamblea Nacional quien convoca el referendo. Nosotros podemos ordenarle que lo haga en nuestra representación. Finalmente, esta posibilidad permite la llegada de un nuevo Presidente aunque ocurra después del 10 de enero de 2017. (Ver Prontas elecciones, 22 de octubre de 2016).

Quizás entonces una presidencia menos torpe y altanera de la Asamblea Nacional pueda poner el diálogo donde debe estar: entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo nacionales—ver Plantilla del Pacto, 25 de abril de 2016—, como lo exige el Artículo 136 de la Constitución: “Cada una de las ramas del Poder Público tiene sus funciones propias, pero los órganos a los que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la realización de los fines del Estado”.

Esto lo digo porque en el año que termina no ha sido posible que los principales poderes nacionales coadyuven al alivio de los pobladores, asediados por el acusadísimo deterioro del desempeño económico del país. Se ha podido intentar lo debido: “El Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo nacionales reconocen que el país atraviesa una seria crisis cuya solución debe ser sometida a la decisión del Pueblo de Venezuela, y que es necesario iniciar un período de recuperación que consolide la democracia venezolana y permita la superación de los problemas públicos de diversa índole que aquejan a la población. (…) El Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo nacionales constituirán una comisión de enlace que determinará urgentes acciones coordinadas entre ambos para resolver o paliar la crítica situación referida en la Cláusula Primera de este acuerdo, en el espíritu de lo prescrito en el Artículo 136 de la Constitución”. (Plantilla del Pacto).

Las navidades de este año dificilísimo van a ser terribles, pero tal vez la inminente cesantía del pugnaz Presidente de la Asamblea Nacional haga que tenga sentido desearnos un Feliz Año Nuevo. LEA

………

* En ¿Qué espera la Asamblea Nacional?, 8 de marzo de 2016: Cinco días antes de que un deslave de votos eligiera a 112 diputados de oposición, Juan Pablo Olalquiaga, recién electo Presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, advertía a quienes todavía no tenían curules: ‘La AN tiene una responsabilidad muy profunda y espero que comprenda que, si bien no podrá hacerse un cambio instantáneo en economía, aunque vamos a ver un primer semestre en el que el deterioro crecerá, esta Asamblea tiene que establecer unas reglas de juego claras para impulsar un plan de recuperación del país’, expresó. Para Olalquiaga el gran reto de la AN debe ser ‘voltear la economía’ y, ‘de no hacerlo, la opinión pública la castigará rápidamente’. (En Entorno Inteligente, 1º de diciembre de 2015). Bueno, ya DatinCorp ha documentado el cobro del primer giro. (Ver en este blog Un rápido desencanto)”.

_______________________________________________________

 

Share This:

Share This: