Fichero

LEA, por favor

Para escoger al sucesor de Juan Pablo II en la Sede de San Pedro, 117 cardenales (12 menos que la cantidad de países visitados por el gran Papa) se reunirán para expresar la iluminación del Espíritu Santo. A lo mejor quien venga a ocupar su lugar será también un grande Pontífice, pero es difícil imaginar que pueda equiparar su reinado al del gigante polaco que acaba de fallecer en Roma.

De la pluma del Santo Padre, por otra parte, manó una incesante enseñanza pertinente a casi cualquier asunto de fe y de costumbres, a cualquier problema y actividad humanas. (Varios libros, innumerables discursos y homilías, catorce encíclicas). No es por consiguiente fácil decidirse por un texto para construir esta Ficha #40 de doctorpolítico. La ayuda especial de un especial amigo, amigo asimismo de Juan Pablo II, que compartió su mesa más de una vez, y que siempre me prohíbe su identificación, facilitó la escogencia. Es así como pude decidir componerla con la reproducción de dos secciones de la encíclica Sollicitudo rei socialis, del 30 de diciembre de 1987, escrita y publicada en conmemoración de la predecesora Populorum progressio, de Paulo VI, quien sería sucedido por Juan Pablo I. A la muerte de éste, de fugaz reinado, la escogencia de Karol Wojtyla del nombre con el que todo el mundo le conoció ya fue una señal de humildad, que repetía lavando pies en Semana Santa o besando el suelo de cada país al que arribara. Un Papa firme, pero jamás prepotente.

El innominado amigo me sugirió revisar también el discurso que Juan Pablo II pronunciara en París, el 2 de junio de 1980, ante la UNESCO. Allí aboga por una fuerte defensa de la diversidad cultural de los pueblos de un modo característico en él, claro y enérgico a la vez. Refiriéndose a la “soberanía fundamental que posee cada nación en virtud de su propia cultura”, el “Atleta de Dios” exhortaba a los funcionarios de la agencia de la ONU para la educación, la ciencia y la cultura: “Protéjanla como la pupila de sus ojos para el futuro de la gran familia humana. ¡Protéjanla! No permitan que esta soberanía fundamental devenga en presa de algún interés político o económico. No permitan que se haga víctima de los totalitarismos, de los imperialismos o de las hegemonías, para las cuales el hombre ya no cuenta sino como objeto de dominación y no como sujeto de su propia existencia humana”.

En línea con las enseñanzas sociales de la Iglesia de Roma, iniciadas en la iluminación del problema social moderno desde Rerum novarum de León XIII y continuadas con Quadragesimo anno de Pío XI, Mater et magistra de Juan XXIII y Populorum progressio de Paulo VI, Juan Pablo II denunciaba con igual entereza las aberraciones extremas del marxismo y el capitalismo. Así escribió en Laborem exercens (1981):

“Así pues, en el conjunto de este difícil proceso histórico, desde el principio está el problema de la propiedad. La Encíclica Rerum Novarum, que tiene como tema la cuestión social, pone el acento también sobre este problema, recordando y confirmando la doctrina de la Iglesia sobre la propiedad, sobre el derecho a la propiedad privada, incluso cuando se trata de los medios de producción. Lo mismo ha hecho la Encíclica Mater et Magistra.

El citado principio, tal y como se recordó entonces y como todavía es enseñado por la Iglesia, se aparta radicalmente del programa del colectivismo, proclamado por el marxismo y realizado en diversos Países del mundo en los decenios siguientes a la época de la Encíclica de León XIII. Tal principio se diferencia al mismo tiempo, del programa del capitalismo, practicado por el liberalismo y por los sistemas políticos, que se refieren a él. En este segundo caso, la diferencia consiste en el modo de entender el derecho mismo de propiedad. La tradición cristiana no ha sostenido nunca este derecho como absoluto e intocable. Al contrario, siempre lo ha entendido en el contexto más amplio del derecho común de todos a usar los bienes de la entera creación: el derecho a la propiedad privada como subordinado al derecho al uso común, al destino universal de los bienes”.

Es un mensaje inequívoco, cuyo recuerdo tiende a desdibujarse en estos tiempos maniqueos de política en blanco y negro.

LEA

……

Padre muerto que estás en los cielos

14. La primera constatación negativa que se debe hacer es la persistencia y a veces el alargamiento del abismo entre las áreas del llamado Norte desarrollado y la del Sur en vías de desarrollo. Esta terminología geográfica es sólo indicativa, pues no se puede ignorar que las fronteras de la riqueza y de la pobreza atraviesan en su interior las mismas sociedades tanto desarrolladas como en vías de desarrollo. Pues, al igual que existen desigualdades sociales hasta llegar a los niveles de miseria en los países ricos, también, de forma paralela, en los países menos desarrollados se ven a menudo manifestaciones de egoísmo y ostentación desconcertantes y escandalosas.

A la abundancia de bienes y servicios disponibles en algunas partes del mundo, sobre todo en el Norte desarrollado, corresponde en el Sur un inadmisible retraso y es precisamente en esta zona geopolítica donde vive la mayor parte de la humanidad.

Al mirar la gama de los diversos sectores de producción y distribución de alimentos, higiene, salud y vivienda, disponibilidad de agua potable, condiciones de trabajo, en especial el femenino, duración de la vida y otros indicadores económicos y sociales, el cuadro general resulta desolador, bien considerándolo en sí mismo, bien en relación a los datos correspondientes de los países más desarrollados del mundo. La palabra “abismo” vuelve a los labios espontáneamente.

Tal vez no es éste el vocablo adecuado para indicar la verdadera realidad, ya que puede dar la impresión de un fenómeno estacionario. Sin embargo, no es así. En el camino de los países desarrollados y en vías de desarrollo se ha verificado a lo largo de estos años una velocidad diversa de aceleración, que impulsa a aumentar las distancias. Así los países en vías de desarrollo, especialmente los más pobres, se encuentran en una situación de gravísimo retraso. A lo dicho hay que añadir todavía las diferencias de cultura y de los sistemas de valores entre los distintos grupos de población, que no coinciden siempre con el grado de desarrollo económico, sino que contribuyen a crear distancias. Son estos los elementos y los aspectos que hacen mucho más compleja la cuestión social, debido a que ha asumido una dimensión mundial.

Al observar las diversas partes del mundo separadas por la distancia creciente de este abismo, al advertir que cada una de ellas parece seguir una determinada ruta, con sus realizaciones, se comprende por qué en el lenguaje corriente se hable de mundos distintos dentro de nuestro único mundo: Primer Mundo, Segundo Mundo, Tercer Mundo y, alguna vez, Cuarto Mundo. Estas expresiones, que no pretenden obviamente clasificar de manera satisfactoria a todos los Países, son muy significativas. Son el signo de una percepción difundida de que la unidad del mundo, en otras palabras, la unidad del género humano, está seriamente comprometida. Esta terminología, por encima de su valor más o menos objetivo, esconde sin lugar a duda un contenido moral, frente al cual la Iglesia, que es “sacramento o signo e instrumento… de la unidad de todo el género humano”, no puede permanecer indiferente.

15. El cuadro trazado precedentemente sería sin embargo incompleto, si a los “indicadores económicos y sociales” del subdesarrollo no se añadieran otros igualmente negativos, más preocupantes todavía, comenzando por el plano cultural. Estos son: el analfabetismo, la dificultad o imposibilidad de acceder a los niveles superiores de instrucción, la incapacidad de participar en la construcción de la propia Nación, las diversas formas de explotación y de opresión económica, social, política y también religiosa de la persona humana y de sus derechos, las discriminaciones de todo tipo, de modo especial la más odiosa basada en la diferencia racial. Si alguna de estas plagas se halla en algunas zonas del Norte más desarrollado, sin lugar a duda éstas son más frecuentes, más duraderas y más difíciles de extirpar en los países en vías de desarrollo y menos avanzados.

Es menester indicar que en el mundo actual, entre otros derechos, es reprimido a menudo el derecho de iniciativa económica. No obstante eso, se trata de un derecho importante no sólo para el individuo en particular, sino además para el bien común. La experiencia nos demuestra que la negación de tal derecho o su limitación en nombre de una pretendida “igualdad” de todos en la sociedad, reduce o, sin más, destruye de hecho el espíritu de iniciativa, es decir, la subjetividad creativa del ciudadano. En consecuencia, surge, de este modo, no sólo una verdadera igualdad, sino una “nivelación descendente”. En lugar de la iniciativa creadora nace la pasividad, la dependencia y la sumisión al aparato burocrático que, como único órgano que “dispone” y “decide” —aunque no sea “Poseedor”— de la totalidad de los bienes y medios de producción, pone a todos en una posición de dependencia casi absoluta, similar a la tradicional dependencia del obrero-proletario en el sistema capitalista. Esto provoca un sentido de frustración o desesperación y predispone a la despreocupación de la vida nacional, empujando a muchos a la emigración y favoreciendo, a la vez, una forma de emigración “psicológica”.

Una situación semejante tiene sus consecuencias también desde el punto de vista de los “derechos de cada Nación”. En efecto, acontece a menudo que una Nación es privada de su subjetividad, o sea, de la “soberanía” que le compete, en el significado económico así como en el político-social y en cierto modo en el cultural, ya que en una comunidad nacional todas estas dimensiones de la vida están unidas entre sí.

Es necesario recalcar, además, que ningún grupo social, por ejemplo un partido, tiene derecho a usurpar el papel de único guía porque ello supone la destrucción de la verdadera subjetividad de la sociedad y de las personas-ciudadanos, como ocurre en todo totalitarismo. En esta situación el hombre y el pueblo se convierten en “objeto”, no obstante todas las declaraciones contrarias y las promesas verbales. Llegados a este punto conviene añadir que el mundo actual se dan otras muchas formas de pobreza. En efecto, ciertas carencias o privaciones merecen tal vez este nombre. La negación o limitación de los derechos humanos —como, por ejemplo, el derecho a la libertad religiosa, el derecho a participar en la construcción de la sociedad, la libertad de asociación o de formar sindicatos o de tomar iniciativas en materia económica— ¿no empobrecen tal vez a la persona humana igual o más que la privación de los bienes materiales? Y un desarrollo que no tenga en cuenta la plena afirmación de estos derechos ¿es verdaderamente desarrollo humano?

En pocas palabras, el subdesarrollo de nuestros días no es sólo económico, sino también cultural, político y simplemente humano, como ya indicaba hace veinte años la Encíclica Populorum Progressio. Por consiguiente, es menester preguntarse si la triste realidad de hoy no sea, al menos en parte, el resultado de una concepción demasiado limitada, es decir, prevalentemente económica, del desarrollo.

Karol Wojtyla

Share This: