Cartas

Les gens que vous tuez se portent assez bien. (“La gente que usted mata está bastante bien”). Así escribió Corneille en El mentiroso, y parece ser de esa frase que proviene la española “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. Ésta ha sido atribuida, erróneamente, al Tenorio de Zorrilla miles de veces; algo menos, también equivocadamente, a Cervantes. Igual pasa con una frase que Hugo Chávez, en su alegre barniz de erudición, gusta de repetir atribuyéndola a Don Quijote: “Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”. En ninguna de las partes de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha es posible encontrar tal declaración. En cambio, se encuentra en el diálogo de Don Quijote, película de Orson Welles estrenada en 1992, año del Quinto Centenario del Descubrimiento y el fracasado alzamiento de Chávez, lo que tal vez explique la fijación de éste con la frase.

En todo caso, el irónico concepto de Corneille, con ironía recrecida en castellano, se aplica perfectamente al presidente Chávez, quien anunció que sería enterrado el ALCA en Mar del Plata, y que dijera: “En la historia de Sudamérica habrá que hablar en el futuro antes de Mar del Plata y después de Mar del Plata. Ayer ocurrió un evento único, histórico e irrepetible que jalona el nuevo camino, la nueva historia para los pueblos del sur. El ALCA está muerto”. También se vanaglorió: “De la cumbre me llevo el sabor de la victoria, el sabor a miel de la victoria. El gran derrotado es Bush. Se fue silencioso, con el rabo entre las piernas”. Y también describió la resistencia de los cuatro países del MERCOSUR (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) más Venezuela como “una esgrima de cinco mosqueteros”.

Pero la verdad es que el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) no ha fallecido, por lo que difícilmente pudiera habérsele enterrado. (A menos que se pretenda hacerlo mientras vive, como se asegura, otra vez falazmente, que ocurriera con el actor mexicano Joaquín Pardavé). La declaración final de la IV Cumbre de las Américas, aunque reconoce diferencias en el seno de los participantes sobre el tema, reconoce igualmente su compromiso con el ALCA. He aquí el texto pertinente de la Declaración de Mar del Plata:

“19. Reconociendo la contribución que la integración económica puede efectuar al logro de los objetivos de la Cumbre de crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática:

Algunos miembros sostienen que tenemos en cuenta las dificultades que ha tenido el proceso de negociaciones del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), y reconocemos la contribución significativa que los procesos de integración económica y la liberalización del comercio en las Américas pueden y deben aportar al logro de los objetivos de la Cumbre de crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática. Por ello, mantenemos nuestro compromiso con el logro de un Acuerdo ALCA equilibrado y comprensivo, dirigido a la expansión de los flujos comerciales y, en el nivel global, un comercio libre de subsidios y de prácticas que lo distorsionen, con beneficios concretos y sustantivos para todos, teniendo en cuenta las diferencias en los niveles de desarrollo y tamaño de las economías participantes y el tratamiento especial y diferenciado de las economías mas pequeñas y vulnerables. Participaremos activamente para asegurar un resultado significativo de la Ronda de Doha que contemple asimismo las medidas y propósitos del párrafo anterior. Continuaremos promoviendo las prácticas y actividades establecidas en el proceso del ALCA, que garanticen la transparencia y promuevan la participación de la sociedad civil.

Instruimos a nuestros responsables de las negociaciones comerciales a reanudar sus reuniones en el primer semestre de 2006, para examinar las dificultades del proceso ALCA, a fin de superarlas y avanzar en las negociaciones, de acuerdo con el marco adoptado en Miami, en noviembre de 2003. Asimismo, instruimos a nuestros representantes en las instituciones del Comité Tripartito a que continúen asignando los recursos necesarios para apoyar la operación de la Secretaría Administrativa del ALCA.

Otros miembros sostienen que todavía no están dadas las condiciones necesarias para lograr un acuerdo de libre comercio equilibrado y equitativo, con acceso efectivo de los mercados libre de subsidios y prácticas de comercio distorsivas y que tome en cuenta las necesidades y sensibilidades de todos los socios, así como las diferencias en los niveles de desarrollo y tamaño de las economías.

En función de lo expuesto hemos coincidido en explorar ambas posiciones a la luz de los resultados de la próxima reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC). A tal efecto el gobierno de Colombia realizara consultas con miras a una reunión de responsables de negociaciones comerciales”.

Es decir, Chávez miente, y por eso le es doblemente aplicable la frase de Corneille en Le menteur.

………………

Hubo, sí, en Mar del Plata, un espectáculo para 50.000 personas, entre cuyas estrellas estuvieron, además de Chávez, la muy desacreditada Hebe Bonaffini, el gordo cocainómano de Diego Maradona y el líder cocalero Evo Morales. (Consumidor y suplidor, demanda y oferta, pues). El encuentro estuvo pensado (y financiado) no tanto para oponerse al ALCA como para exaltar a Chávez. No sólo las banderas que flanqueaban el proscenio tenían las efigies del Che Guevara y Chávez, sino que éste mismo quiso sugerir, con un abominable juego de palabras parecido al del “método Chaaz”, una “alianza contra el hambre” o ALCHA, cuando es evidente que propone tan poco eufónica fórmula porque incluye la primera sílaba de su apellido.

Con los reales gastados en el espectáculo, al que por supuesto ningún otro de los presidentes de la cumbre asistió, hasta Alejandro Peña Esclusa hubiera reunido 100.000 personas. Por lo demás, esta adulación transnacional no es única: hace nada que El Universal reportaba que, por iniciativa del emeverrista Luis Rafael Díaz Laplace, el Parlamento Andino había abierto un concurso para murales que resalten “la figura del presidente Hugo Chávez dentro de la Integración Latinoamericana”. (Díaz Laplace es el Vicepresidente de la Cuarta Comisión del Parlamento Andino, que se ocupa de Asuntos Económicos, de Presupuesto y de Contraloría de los Órganos del Sistema Andino de Integración y de Turismo. Es decir, tiene que ver con viajes y reales. Los premios: 5 millones de bolívares al primer lugar, 3 al segundo, 2 al tercero. No se aceptarán proposiciones cuyas dimensiones sean inferiores a 2 metros de largo por 1,5 metros de alto).

Pero mientras la farándula revolucionaria tenía su día en Mar del Plata, Vicente Fox lograba reunir—con algunas presiones—a veintinueve países dispuestos a sumarse al ALCA. Son veintinueve guardias del cardenal contra cinco mosqueteros. El Presidente de México, naturalmente, fue criticado en su propio país por sus opositores de izquierda. López Obrador, por ejemplo, indicó que sentía “pena ajena” con la actuación de Fox en Argentina, la que no se reduce a la alineación de posibles remisos con el ALCA, sino que no ceja en una contra a Petrocaribe, que presenta como segunda fase del Plan Puebla-Panamá (PPP): “un plan de integración energética con Centroamérica que demandará una inversión de 7.500 millones de dólares e incluye la construcción de una refinería. Además de avanzar en lo contemplado en el PPP, ese programa busca aliviar la crisis que padecen los países de América Central debido a los altos precios internacionales de los combustibles”. (EFE, AP).

Ni tampoco cree Lula que el ALCA está muerto y enterrado, puesto que conversa con su interlocutor a invitación suya y promete ” continuar con los esfuerzos para promover la liberalización del comercio” y reafirma “su compromiso con el proceso del ALCA”. Lula quería negociar con Bush bilateralmente, no dentro de un marco preestablecido para todos; por esto dijo que el ALCA no era un punto de la agenda de Mar del Plata. Brasil quería una ventaja, que lo sería también para Argentina: la reducción de los subsidios norteamericanos a sus agricultores. (Más las cosas que nunca se saben).

Por estas razones, medio chapeau para el presidente Bush. (“Pero si Bush es capaz de aguantar el chaparrón que le espera en el sur del continente, y logra evitar su descalabro interno, habrá que quitarse el sombrero”. Carta Semanal #162, 3 de noviembre de 2005). Para lo que le esperaba fue mucho lo que pudo lograr. No están muertos los muertos que Chávez entierra. Ni siquiera él mismo, las veces que se ha suicidado. Esta vez, con su lenguaje de peleón irredimible, quedó bastante aislado. Sus colegas entienden que no son suficientes ni su cheque de 10.000 millones de dólares (la tercera parte de nuestras reservas, en diez años) ni su percepción de que la gran contribución que puede dar es una pelea contra los Estados Unidos.

………………

Pero tampoco fue que Bush tuvo un resonado triunfo. En los Estados Unidos perciben la cumbre como otro fracaso, y es allá donde tal vez no logre “evitar su descalabro interno”. The New York Times editorializa así: “Después de la desastrosa visita del Presidente Bush a Latinoamérica, es enervante darse cuenta de que su presidencia todavía tiene más de tres años por transcurrir. Ya sería suficientemente duro en el frente doméstico vivir con una administración sin agenda y sin competencia, pero el resto del mundo simplemente no puede darse el lujo de un gobierno americano tan malo por tanto tiempo”. Es difícil concebir una cosa más pesada dicha a un presidente norteamericano. Ése es el nuevo temporal que Bush debe capear: salió de Wilma en Mar del Plata para enfrentar en Washington a Katrina. Ahora todo dependerá de la fortaleza de sus diques políticos.

El tema candente es Irak y los métodos norteamericanos para tratar a prisioneros que los Estados Unidos califican como terroristas. Y es ahora la Corte Suprema de Justicia la que entra de lleno en el asunto: ha acordado decidir sobre la legalidad de esos métodos. Bush ha sostenido que lo atinente a la detención, la interrogación, el juicio y el castigo a los sospechosos de terrorismo son asuntos que él debe decidir en tanto comandante en jefe. Ahora se sabrá cuánta falta le hace a Bush tener a Harriet Miers en la Corte Suprema.

Ahora bien, Bush acaba de declarar que los Estados Unidos no torturan. ¿Entonces qué significan las prácticas en Abu Ghraib y Guantánamo? ¿Entonces para qué son necesarias prisiones ocultas—black sites—en unos cuantos países? ¿Entonces por qué Dick Cheney busca que la CIA sea exceptuada de una prohibición de la tortura que un senador republicano propuso? ¿Por qué quiso el gobierno estadounidense que sus funcionarios no pudieran ser llevados a los tribunales internacionales de justicia? Si algo está muy establecido en esta guerra de Irak, y su subsecuente ocupación, es que la tortura de los prisioneros ha sido permitida reiteradas veces.

Por tanto, Bush miente; il est un autre menteur. Y si hay algo que el pueblo norteamericano detesta es la mentira. Hasta donde se supo, ya más de la mitad de los norteamericanos pone en duda la integridad de su Presidente.

LEA

Share This: