Fichero

LEA, por favor

En el año de 1963, el Frente de Liberación Nacional—que integraban entre otras organizaciones el Partido Comunista de Venezuela, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria y las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional—publicó su Programa de Acción. En su sección VI (UN GOBIERNO NACIONALISTA Y DEMOCRÁTICO) se definía: “El FLN no es una organización comunista, ni este programa plantea hoy una solución comunista al país. Pero queremos declarar categóricamente que en sus filas están presentes todos los sectores progresistas, comunistas o no, marxistas en general y demócratas en actitud de coincidir en las tareas que informan esta plataforma de acción del FLN”. Esto es, proclama que no es comunista pero no se compromete a no serlo en el futuro.

En efecto, antes declara: “Es necesario afirmar en todos los tonos que el gobierno nacional y democrático no será un gobierno para aplicar medidas comunistas. Por la sencilla razón de que lo planteado en Venezuela son medidas de carácter nacionalista y democráticas, que abran cauce a la liberación nacional en marcha hacia el socialismo”. Y también hacía una promesa limitada en el tiempo: “el apoyo más resuelto tendrán los capitalistas nacionales por parte de un gobierno nacionalista y democrático. Durante todo un período no habrá contradicción entre ese desarrollo industrial en manos privadas y el desarrollo de las industrias básicas en poder del Estado”.

En cuanto a las inversiones foráneas decía no tener nada en contra, y aun respecto de las norteamericanas afirmaba: “estas inversiones serán respetadas, siempre y cuando el gobierno norteamericano adopte una actitud comprensiva y respetuosa al derecho que tenemos los venezolanos a dotarnos del gobierno que más creamos conveniente”.

La Ficha Semanal #96 de doctorpolítico reproduce las dos últimas secciones, VIII y IX (LAS FUERZAS DE LA REVOLUCIÓN VENEZOLANA SON INVENCIBLES; LAS TAREAS DEL PUEBLO), precedidas del fragmento correspondiente a la política internacional del gobierno propugnado por el Frente de Liberación Nacional. Su retórica es inevitablemente semejante a la actualmente ordinaria en el gobierno venezolano.

Las contradicciones son patentes: en política internacional Venezuela “procurará tener y mantener relaciones diplomáticas con todos los estados que integran la gran comunidad de pueblos del mundo, sin consideración de su régimen interno.” Tal redacción, naturalmente, buscaba romper la doctrina Betancourt de no relaciones con gobiernos no electos democráticamente y estaba muy pensada sobre el caso de Cuba. Pero al mismo tiempo dice el FLN que iría “contra toda forma de política que desconozca la dignidad del hombre, la democracia o la justicia.”, es decir, lo negado precisamente en Cuba.

Las menciones del texto a Arcaya e Iragorry (el documento escribe este apellido con i latina al final) delatan la proximidad de Unión Republicana Democrática, que durante el período de la insurgencia armada fue la rebeldía light y defensora del Frente de Liberación Nacional en escenarios como el Congreso de la República.

LEA

Programa de liberación

POLÍTICA INTERNACIONAL: el FRENTE DE LIBERACIÓN NACIONAL hace suya la plataforma sobre política exterior contenida en el discurso pronunciado por el canciller Ignacio Luis Arcaya, ante el Cuerpo Diplomático en febrero de 1959.

Estos puntos se pueden sintetizar así:

1.- Cooperación internacional de lo económico, cultural y político sobre bases de igualdad y sincero respeto de tratados y obligaciones y a todo el orden jurídico internacional.

2.- Afirmación y firme defensa de nuestra independencia y de los intereses nacionales de Venezuela.

3.- No intervención. Venezuela procurará tener y mantener relaciones diplomáticas con todos los estados que integran la gran comunidad de pueblos del mundo, sin consideración de su régimen interno.

4. Política internacional de franca simpatía y solidaridad hacia los pueblos que luchan por su independencia y autodeterminación; y contra toda forma de política que desconozca la dignidad del hombre, la democracia o la justicia.

El gobierno nacionalista y democrático al aplicarlo se guiará por el respeto a la soberanía de los otros pueblos, por relaciones amistosas con todos los pueblos del mundo socialista al igual que con el mundo capitalista, una política de coexistencia pacífica y de estrechas relaciones con los países latinoamericanos, con el pueblo norteamericano y, a su cabeza, sus sectores progresistas y revolucionarios. Las relaciones internacionales del gobierno nacionalista y democrático se guiarán por el principio de la coexistencia pacífica, de que la paz es la tarea fundamental de todos los pueblos del mundo en lo que respecta a la esfera de sus relaciones internacionales (Carta de la ONU); Venezuela recobrará, de esta manera, su voz propia en los organismos internacionales, dejando de ser simplemente títere de los funcionarios norteamericanos en esos organismos internacionales.

………

VIII. LAS FUERZAS DE LA REVOLUCIÓN VENEZOLANA SON INVENCIBLES

El FRENTE DE LIBERACIÓN NACIONAL declara que las fuerzas nacionales de la revolución venezolana son invencibles.

Nuestro movimiento es un movimiento nacionalista, democrático y revolucionario. Brota de las propias condiciones nacionales. Se nutre, en lo fundamental, de las fuerzas internas. Nada más falso y calumnioso que obedezcamos órdenes extranjeras, sirvamos a potencias extranjeras, o seamos simples copias de otros movimientos revolucionarios triunfantes.

La inmensa mayoría de nuestro pueblo quiere un gobierno nacionalista y democrático.

La inmensa mayoría de nuestro pueblo quiere una revolución que ponga fin al coloniaje, al atraso, a la pobreza.

En la actualidad, sólo una minoría se opone a estas aspiraciones. Y esa minoría es la que se encuentra en el poder. Desalojarla de allí sería satisfacer los anhelos de la mayoría. Sería la única manera de colocar en armonía el poder político con las aspiraciones nacionalistas y democráticas de nuestro pueblo.

Pero al mismo tiempo que disponemos de poderosas fuerzas internas, representadas en la clase obrera, en los campesinos, en la pequeña burguesía nacional; representadas en hombres y mujeres de las más diversas ideologías en el campo civil, también contamos con oficiales patriotas, así como con un instrumento armado como son las FALN; al mismo tiempo, repetimos, que contamos con ello, nos podemos apoyar en la existencia del campo socialista, en el movimiento obrero de los países capitalistas y en los movimientos de liberación nacional que sacuden a todo el mundo capitalista.

La unión de nuestras fuerzas internas con esas fuerzas externas colocan a nuestros enemigos en una situación difícil, hace apuntar con más decisión hacia la victoria de la revolución venezolana.

Al mismo tiempo que somos un movimiento profundamente nacionalista nos inspiramos en el más amplio internacionalismo, para decirlo con las frases de Don Mario Briceño Iragorri.

Los movimientos liberadores triunfantes, han demostrado a la faz de la tierra que pueden encontrar apoyo en otras áreas, especialmente en el mundo socialista, en los países neutrales y en los países liberados del colonialismo. Nuestro movimiento no despreciará tales hechos objetivos y acudirá a ellos en demanda de ayuda y solidaridad, para acortar nuestros sacrificios, para acelerare nuestras tareas emancipadoras y de justicia social.

El FRENTE NACIONAL DE LIBERACIÓN tiende su mano esperanzada a todos los movimientos nacionales liberadores y socialistas del mundo entero en demanda de solidaridad moral y material; en demanda de apoyo político y diplomático en los organismos internacionales; en demanda de popularizar nuestras luchas y certeza de que conquistaremos la victoria.

IX. LAS TAREAS DEL PUEBLO

Las grandes masas populares tienen que tomar en sus manos esta plataforma del FRENTE DE LIBERACIÓN NACIONAL, hacerla suya, difundirla por todos los medios a su alcance.

La línea del FLN es una línea de masas. Esto significa hacer comprender a las amplias masas su papel en la historia, señalarle sus tareas principales en un momento dado. El FLN le dice a nuestro pueblo: hoy la tarea fundamental es la de conquistar un gobierno nacionalista y democrático que inicie la recuperación del país, que abra cauce a un desarrollo independiente de Venezuela.

Hay tareas comunes para todos los patriotas venezolanos:

1.- Formar Comités del FLN en todos los sitios donde se puedan agrupar tres o cuatro personas. Esos Comités tendrán funciones varias:

a) Difundir la plataforma de acción del FLN.

b) Difundir las luchas políticas de las masas.

c) Difundir las acciones de las FALN.

d) Levantar la solidaridad con los combatientes guerrilleros.

e) Levantar la solidaridad con los secuestrados y perseguidos políticos, sindicales y militares, haciéndoles sentirse rodeados del afecto popular.

f) Difundir los órganos de publicidad del FLN (EL PATRIOTA) y de las FALN (PUEBLO Y REVOLUCIÓN). Hacer propaganda por todos los medios.

g) Establecer contactos con los soldados, clases y oficiales; con policías y guardias nacionales, convencerlos de que no disparen contra el pueblo, que se sumen a nuestra justa y hermosa causa.

h) Formar pequeños destacamentos de las FALN que puedan operar, a través de su propia iniciativa, en los momentos de crisis aguda y de combates callejeros.

i) Recabar las informaciones (en los Ministerios, dependencias oficiales, organismos y represivos, en todas partes) para el FLN y para las FALN.

j) Guardar los secretos conspirativos del movimiento: no dar nombres, ayudar a esconder las armas, los materiales de propaganda; esconder a los combatientes.

POR EL FRENTE DE LIBERACIÓN NACIONAL

EL COMITÉ POLÍTICO

Share This: