Notas giradas

LEA, por favor

La presente “Nota Ocasional” es un nuevo servicio de doctorpolítico, añadido a la Carta Semanal de los jueves y la Ficha Semanal de los martes. Se producirá cuando algún hecho excepcional amerite un comentario que sea mejor exponer instantáneamente. En particular, contendrá con mucha frecuencia la refutación de argumentos políticos que sean particularmente perniciosos o estén muy gravemente equivocados. En el caso de la presente, se contrae a refutar las justificaciones esgrimidas falazmente por el presidente Chávez para la anunciada estatización de la CANTV.

Fue en septiembre de 1995 cuando el suscrito redactara y jurase cumplir un código de ética profesional (de la Medicina Política), una de cuyas estipulaciones establece: “Procuraré comunicar interpretaciones correctas del estado y evolución de la sociedad general, de modo que contribuya a que los miembros de esa sociedad puedan tener una conciencia más objetiva de su estado y sus posibilidades, y contradiré aquellas interpretaciones que considere inexactas y lesivas a la propia estima de la sociedad general y a la justa evaluación de sus miembros“. Se trata, por consiguiente, del cumplimiento de un deber.

La nota de hoy lleva el número 9 porque en ocho ocasiones anteriores los suscritores han recibidos números “extra” de la Carta Semanal, los que cumplieron la misma función descrita para las nuevas notas ocasionales. (Fueron los números 39A, 54A, 76A, 89A, 94A, 127A, 127A2, 186A).

El diario Clarín de Buenos Aires reporta hoy en su sitio web: “Kirchner y Lula acordaron que tienen que moderar a Chávez. Coincidieron en la necesidad de que baje el tono de su discurso para no perjudicar los intereses del bloque regional. Y concluyeron que acelerar los proyectos de integración será clave para contener al venezolano. … Hay que decir que Lula y Kirchner llegaron a su encuentro con buena parte del trabajo hecho. En los dos últimos días, en los encuentros que mantuvieron por separado con Chávez, le reclamaron que abandone los excesos verbales, acentuados desde que asumió su segundo mandato, el 10 de enero pasado. Como sea, Kirchner y Lula coincidieron en la necesidad de moderar el discurso de Chávez en favor de los intereses del bloque regional, que entienden podría verse afectado por la retórica del presidente bolivariano. Se trata de un asunto irritante para los dos países ante este rico y poderoso nuevo miembro pleno del bloque, al que a pesar de los desbordes, siguen considerando un socio estratégico. … Aunque en público sus funcionarios decían lo contrario, Lula y Kirchner estaban molestos por las últimas declaraciones explosivas de Chávez, quien durante su asunción, anunció que Venezuela entraba en la vía socialista”.

LEA

Los motivos del lobo

Una rosa pintada de azul es un motivo; una pintada de rojo es dos motivos: las dos razones que Hugo Chávez aduce para que se tenga por necesarísimo estatizar la CANTV.

En la reciente y accidentada reunión del Mercosur en Río de Janeiro, Hugo Chávez, consciente de que algunas entre las medidas que ha anunciado como de inminente ejecución por su gobierno son vistas con suspicacia por sus colegas de América del Sur, se sintió obligado a dar explicaciones. Así, luego de declarar que las telecomunicaciones son “un sector estratégico” que debe estar en manos del Estado, explicó ayer lo siguiente: ”Yo acabo de anunciar la recuperación de la propiedad estatal de la telefónica venezolana. ¿En manos de quién está [CANTV]? En manos de capitales norteamericanos y han utilizado la telefónica venezolana para grabar al Presidente de la República, por ejemplo. Es el imperio, hermano”.

La argumentación es de una indigencia abismal, y habría que ver si los presidentes y funcionarios que asistieron a la cita de Río se tragaron tan pobre y poco convincente justificación. Se compone de dos partes: primera, que las telecomunicaciones, por ser de carácter estratégico, deben ser propiedad pública; segundo, que CANTV habría registrado conversaciones suyas y, por ende, procede la estatización para impedir que tal cosa continúe.

Por lo que respecta al primer argumento, no cabe duda de que las telecomunicaciones revisten dimensiones estratégicas. Ahora bien, no hay país en el mundo que tenga una carga estratégica mayor que los Estados Unidos de Norteamérica, que son la primera potencia del mundo. Sin embargo, jamás han necesitado que sus compañías telefónicas sean de propiedad federal. (Ni de sus estados miembros). Les ha resultado muy suficiente controlarlas y ordenar su fragmentación, cuando han evolucionado hacia monopolios que vulneran la libre competencia que asegura el mejor servicio a los consumidores. Si alguna república requiere tranquilidad estratégica son los Estados Unidos, pero nunca han considerado por tal cosa que Bell South deba ser propiedad de su gobierno. No hay relación lógica alguna entre el carácter estratégico de una actividad y la supuesta necesidad de que sea por tal causa de propiedad estatal.

En cuanto a la segunda razón, con la que la “víctima” Chávez creyó impresionar a los asistentes a la Cumbre del Mercosur, que la CANTV le habría grabado conversaciones, puede apuntarse lo siguiente. Primero, no se necesita poseer una gran empresa telefónica para grabar las conversaciones presidenciales ni ninguna otra. La tecnología actual puede hacer eso sin que se necesite poseer ni una sola acción de CANTV para espiar conversaciones. También la tecnología actual ofrece defensas ante tal espionaje. (Encriptación de llamadas, por ejemplo). De modo que ni es necesario estatizar una empresa para impedir que el Presidente sea escuchado por terceras personas, ni tampoco la estatización garantiza que otros actores dejarán de espiar el tráfico telefónico del mandatario.

Pero hay más: durante el período presidencial de Luís Herrera Campíns el hoy difunto (y muy añorado) Arístides Calvani denunció que las conversaciones presidenciales estaban siendo grabadas desde CANTV, ¡que en los momentos era una empresa estatal! Es decir, desde una CANTV renacionalizada sería perfectamente posible grabar a Chávez. Nada garantiza que una CANTV regresada al control del Estado no grabaría al Presidente.

¿Quién le asegura a Chávez que Diosdado Cabello, por poner un caso hipotético, no está interesado en escuchar sus conversaciones? ¿Quién le dice que Luis Inazio Lula Da Silva no tiene el mismo interés? ¿O hasta Raúl Castro o Evo Morales?

Adicionalmente puede comentarse que la etiqueta de “estratégico” es tanto resbalosa como peligrosa en labios de Chávez. Para empezar, es palabra esdrújula, como “protagónico” o “endógeno”, y es sabido el gusto revolucionario por las palabras acentuadas en la antepenúltima sílaba. Luego, casi todo puede considerarse estratégico. Por ejemplo, desde sus inicios (1977) el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa estimó importantísimo asunto la seguridad alimentaria. Es por tal razón que las industrias de alimentos informan desde entonces a este órgano acerca de sus niveles de producción, en cumplimiento de previsiones contenidas en la Ley Orgánica de Seguridad y Defensa de 1976. ¿Significa esto entonces que, porque es estratégico el nivel de los inventarios de harina precocida, Promasa, la productora de Harina Pan, debe ser igualmente propiedad pública? (Esto es, propiedad de Chávez). ¿Y además porque así se garantizaría que no le sirvan una arepa envenenada?

El aparato político de Chávez, por último, es un consuetudinario espía de los venezolanos, y cuando estima que una táctica sucia le conviene entonces da incluso a la luz pública el contenido de conversaciones privadas. Carlos Ortega y Teodoro Petkoff son sólo dos casos, entre muchos, de personas cuya privacidad ha sido, no sólo violada, sino descaradamente publicada por Radio Nacional de Venezuela y Venezolana de Televisión. (Ya no en la oposición, Luis Velásquez Alvaray fue objeto del mismo tratamiento, y en la Asamblea Nacional llevar grabaciones hechas por alguna agencia del gobierno a sus sesiones es moneda corriente).

De modo que ¿a quién quiere Chávez engañar? Quiere el control de la CANTV para espiarnos él a nosotros, en nuestras conversaciones por teléfono, en nuestra correspondencia electrónica, en lo que buscamos por Internet. Le interesa también dominar la infraestructura empleada en la transmisión de los datos electorales, que no es otra que la provista por CANTV. La empresa, además, posee una muy apreciable capacidad computacional, la que según Heinz Dieterich haría posible el perfecto funcionamiento de un modelo socialista pleno, que no habría estado disponible para la Rusia soviética.

Ah, y Chávez quiere la CANTV para sí también porque no tolera otro poder que no sea el suyo, y esto se puso de manifiesto cuando apuntó que CANTV es la actividad que más negocio hace en Venezuela después de PDVSA. Allí tendría, de paso, uno que otro millardito a su disposición. He allí las verdaderas razones, he allí el verdadero peligro.

LEA

Share This: