Un país ruinoso

Un país ruinoso

Niall Ferguson (Glasgow, 1964) ha sido llamado por The Times londinense “el más brillante historiador británico de su generación”. Es el autor de Imperio: Cómo Inglaterra hizo el mundo moderno (2003), y su especialidad es la historia económica. Ahora advierte que “la crisis de la deuda soberana en progreso es una crisis fiscal del mundo occidental”.

Si hace pocos días el Fondo Monetario Internacional revisaba muy optimistamente sus pronósticos de esa entreverada economía occidental, y anunciaba el fin de la crisis de 2008 y la conjura del espectro de la depresión, ahora la crisis financiera de Grecia amenaza con una recaída mucho más grave. Ya no son las grandes empresas financieras lo que va a la bancarrota. Son ahora las finanzas de los estados occidentales lo que está en entredicho. El profesor ecuatoriano Jaime Gallegos explica la fisiología de la enfermedad a la cadena RTU:

El foco infeccioso primario está en Atenas. Los gobiernos griegos que precedieron al que conduce Geórgios Papandreou dilapidaron uno de los mejores crecimientos económicos de la última década, en una orgía de endeudamiento que ha redundado en un enorme déficit estructural que ocultaron tras una careta de información adulterada. (Al comenzar este año, se descubrió que Grecia había pagado desde 2001 centenares de millones de dólares a varios bancos—entre los que destaca Goldman Sachs, ahora en el banquillo de los acusados en Washington por manejos muy irregulares de sus activos—para enmascarar su verdadera situación financiera). Hoy Grecia tiene una deuda pública o “soberana” que equivale a 120% de su producto nacional bruto, y hace diez días Standard & Poor calificó sus papeles como “bonos basura”.

El 18 de marzo, el socialista Papandreou declaraba orgullosamente (ver siguiente video de Telesur) que su país no necesitaba ni la asistencia de Europa ni la del Fondo Monetario Internacional. Pero un mes después (23 de abril), Grecia suplicaba que fuera activado el paquete de rescate de la Unión Europea y el FMI. El paquete de ajustes de austeridad, que empeora el nivel de vida de las personas, ha recalentado la protesta ciudadana en Grecia, activa desde que comenzó el año.

En cola para explotar se encuentran las precarias finanzas públicas de España y Portugal, y la probable generalización del problema a una condición de septicemia ha llevado a Ángela Merkel, que preside sobre la economía más fuerte de Europa, a señalar que el destino de este continente se juega ahora en Grecia.

Ayer el pánico regresó a Wall Street, con una pérdida de 348 puntos. luego de recuperarse de una pérdida de casi mil puntos, la mayor interdiaria de su historia. (En el hoy asiático que comienza más temprano, el índice Nikkei se mostraba contaminado de esta gripe estadounidense al abrir con una baja de 3,8%). Los EEUU han anunciado la emisión de 1,7 billones (castellanos) de dólares para cubrir su descomunal déficit público, lo que añadiría presión a un contexto en el que Irlanda tiene ahora un déficit de 14,3% de su producto interno bruto, España uno de 11,2%, Inglaterra otro tanto y Portugal otro de 9,4%. El siguiente gráfico de Wikimedia Commons ilustra cómo la crónica enfermedad fiscal europea se agravó a partir de 2007:

Déficits como % del PNB (clic para ampliar)

Un remedio radical sería que Grecia salga de la Unión Europea, para recuperar autonomía monetaria y salirse de un marco regulatorio que de todas maneras ha venido violando sistemáticamente. Los auxilios del FMI y Europa sólo aumentarán la deuda de Grecia, aunque con menos velocidad que la que el endeudamiento traía hasta ahora, y las medidas de ajuste (5 de marzo) lucen insuficientes: a lo sumo, generarían un ahorro del sector público en el orden de 4.800 millones de euros, o 2,2% de la deuda total de 216.000 millones. (Algo así como lo que hasta ahora ha logrado resolver BP en el Golfo de México). A cambio, los griegos sufrirían un marcado deterioro en su nivel de vida, y esto es algo que no parecen dispuestos a tolerar. En estos momentos, se desarrolla en Grecia un Atenazo progresivo.

Europa está en peligro de septicemia fiscal, como Niall Ferguson diagnostica. En septiembre de 1993, el líder de la escuela monetarista de Chicago, Milton Friedman, nombrado por el profesor Gallegos, advertía: “Si los europeos quieren de veras avanzar en el camino de la integración, deberían comprender que la unidad política debe preceder a la monetaria. El continuar persiguiendo algo que se acerca a una moneda común, mientras cada país mantiene su autonomía política, es una receta segura para el fracaso”. Fueron, pues, avisados. LEA

_________

Actualización: Las jornadas bursátiles del viernes 7 de mayo cerraron nuevamente en rojo, a medida que la preocupación por la crisis griega causa estragos en la confianza de los inversionistas. Las pérdidas de la semana en el índice Dow Jones han borrado ya todo el progreso alcanzado en lo que va de 2010. El video de TV Pública Argentina establece las condiciones de arranque. Debajo, los gráficos del movimiento en cascada de Tokío, Londres y Nueva York:


 

 

_________


Share This: