El madrugonazo. (Foto de Eduardo Mayorca)

La multimillonaria maquinaria electoral del Partido Socialista Unido de Venezuela, bajo la asfixiante jefatura de Hugo Chávez, candidato único, no pudo “pulverizar” a la oposición democrática, no pudo obtener la mayoría calificada que se proponía, no pudo obtener la mayoría en el conteo de los votos totales emitidos. El paciente esfuerzo de la Mesa de la Unidad Democrática rindió sus frutos, aun dentro de unas reglas de juego sesgadas a favor del oficialismo. Datos y Datanálisis no tenían razón; IVAD y Consultores 21 la tuvieron, pues sus últimas mediciones indicaron con mucha precisión la mayoría opositora.

En el Consejo Nacional Electoral, el rector Vicente Díaz ya no estaba relegado a un extremo de la mesa, cuando la rectora-presidenta, Tibisay Lucena, leyó el primer boletín oficial, con resultados irreversibles. Lucena lo sentó a su lado izquierdo. Medio país estaba despierto para escuchar que la oposición había conseguido, prácticamente, el máximo logro dentro de lo posible. Hoy amaneció sereno: una calma extensa es el sentimiento dominante; la semana arranca con un país diferente, consciente de que todo es posible.

La abstención electoral fue del orden de 35%. Una participación mayor habría empeorado la situación para el gobierno que, aun así, recibió sólo el 48% del apoyo nacional frente al 52% recabado por la oposición. Ya no es mayoría; Hugo Chávez tiene enfrentada a más de la mitad de la nación. No va ser reelegido en 2012; en el seno del PSUV debe haber ya una angustia preelectoral pues, como siempre, Chávez insistió en funcionar como el único candidato para la Asamblea Nacional. Y más desinflado todavía como posible candidato presidencial está Henri Falcón: dos diputados pudo sacar Patria Para Todos en el país entero, que para este partido se convirtió en Amazonas. En Lara, su bastión, no sacó ni uno.

Otros recibieron un golpe tan mortal como el propinado al empecinado Presidente; aquellos que siempre han predicado rutas desviadas de lo electoral. El aprendizaje político del país es enorme.

Entretanto, que disfrute, por el poco tiempo que le queda de mando, Hugo Chávez su victoria de m. LEA

………

Share This: