La venida de Barack Buda

A José Álvarez Cornett, factótum de TEDxTierraDeGracia.

Durante una visita de Estado del Primer Ministro de India, Manmohan Singh, a los Estados Unidos, Barack Obama firmó con ese mandatario—el 25 de noviembre de 2009—un “pacto verde” que asociaba ambas naciones en metas progresivas para paliar efectos negativos del cambio climático. Al mes siguiente, ambos jefes de Estado asistían a la cumbre de Copenhague, luego de su acuerdo bilateral sobre seguridad energética y energía limpia para protección del clima. Tras esa cortina de color verde, no obstante, otros temas ocuparon las conversaciones de ambos líderes.

Obama está ahora en la India, recién enjabonado por la derrota de los demócratas en las elecciones de la Cámara de Representantes, con un doble propósito: aumentar significativamente las exportaciones estadounidenses a India y aliarse con este país en un intento de contrapeso al gigante chino. (Ver artículo en TIME Magazine).

Según reconociera el propio Obama, la derrota electoral a manos de candidatos republicanos y del Tea Party (el nuevo fenómeno conservador de los EEUU) tuvo fundamentalmente que ver con el desempeño de la economía norteamericana, que no acaba de recuperar el vigor acostumbrado de crecimiento. El paquete de acuerdos comerciales que firmará con el gobierno indio, mayormente centrado en productos de defensa, representaría 10.000 millones de dólares de exportaciones con un impacto favorable de 54.000 nuevos empleos en EEUU. (Las más recientes cifras ofrecidas por el Departamento del Trabajo, mejores que las que se esperaba, no son todavía una señal de que el duro problema de desempleo de ese país haya cedido).

Pero los Estados Unidos ven en India un aliado que puede equilibrar el peso geopolítico descomunal de los chinos, dada su inmensa población. (China, 1.338 millones de habitantes; India, 1.188 millones; EEUU, 310). Los indios saben de esa intención, y tratarán de extraer todas las ventajas posibles de la manifestación de debilidad estadounidense. Entre indios y norteamericanos se alcanza la cifra de 1.498 millones de habitantes, apenas 160 millones sobre los chinos (lo que éstos crecieron en los últimos diez años). Pero entre China e India estamos hablando de 2.526 millones de personas, el 37% de la población mundial en solo dos países.

India no puede ignorar, por más apetecible que pueda parecerle su asociación con los estadounidenses, que China es su vecino, una nación, como ella, asiática, con la que ha procurado estrechar toda amistad. En abril de 2005, por ejemplo, los gobiernos de China e India firmaron un acuerdo por el que declaraban terminados todos sus diferendos fronterizos.

Las tendencias de mayor velocidad inercial, pues, no son favorables a la supremacía norteamericana, y esto se pone de manifiesto en una presentación extraordinaria de Hans Rosling, la estrella de TED (Technology, Entertainment, Design). En el encuentro TEDIndia, celebrado hace justamente un año, cuando Obama y Singh se reunían con verdes designios, Rosling pintó, con característico buen humor, un clarísimo cuadro de inevitable predominio asiático. Aquí está su conferencia. LEA

………

El video puede verse a pantalla completa si se hace clic sobre el icono de la esquina superior derecha. Abajo a la izquierda, puede presionarse View subtitles para seleccionar subtítulos en español.

_________

Share This: