El inefable Mario Silva se refirió al “talante democrático” de Hugo Chávez. al comentar el veto presidencial a la deforme Ley de Educación Superior. En horas de la noche del martes 4 de enero, el Presidente de la República anunció que la ley no iba y que tampoco iba el IVA, después de dejar con los crespos hechos a Dilma Rousseff en su apresurado regreso de Brasil. (Para dejar con los crespos hechos a Cilia Flores. No era para menos; hace tiempo ya que la Sala Situacional de Miraflores registra—Runrunes prospectivos—una creciente propensión a la erupción del descontento nacional, y los universitarios estuvieron mostrando los dientes de la rebelión). Así, pues, el presidente Chávez aprovechó esa nueva rendición de su afamada caracterización de Francisco de Asís para dar la bienvenida a los diputados de oposición a la Asamblea Nacional.

El buen propósito, por supuesto, no duró siquiera veinticuatro horas. En la tarde del día siguiente regresó a su papel favorito (Girolamo Savonarola), en un mitin en el que se gastó recursos que habrían aliviado a unos cuantos damnificados por las lluvias.

En la propia sede de la Asamblea Nacional, por otra parte, los discursos inaugurales siguieron el previsible curso. Abajo se muestra un video del momento álgido de los debates, que VTV y ANTV no quisieron transmitir. LEA

_________

Share This: