La historia del joven y el soldado

Los egipcios forman hoy la vanguardia del mundo, la punta de la conciencia política del planeta. ¡Qué hermosura!

Jorge Guillermo Federico Hegel creía filosóficamente en eso de la punta de lanza de la conciencia del mundo, del Weltgeist. Él creía que eso era en su tiempo Napoleón Bonaparte, quien hacía la guerra a escasos metros del manuscrito de La filosofía del espíritu, por cuya preservación temió Hegel mientras se desarrollaba la Batalla de Jena. Otros también lo creyeron, y Beethoven era uno de ellos. Su Tercera Sinfonía, la Heroica, que da inicio al romanticismo musical, estaba dedicada a Napoleón. Al saber que Bonaparte se había proclamado emperador, fue al escritorio, tomó la partitura original y rasgó la porción donde había puesto la dedicatoria a una obra que debió llamarse Sinfonía Buonaparte, como había sido Intitulata Bonaparte, Geschriben auf Bonaparte, escrita en honor de Bonaparte. Ludwig comulgaba con los ideales de la Revolución Francesa, no con un tirano.

………

Nacha Sucre me dijo: “¿No y que los egipcios son subdesarrollados y violentos? ¡Mira la lección que nos dan! Sin ninguna violencia han salido del dictador. Eso va a influir en muchas partes. ¡Que se preparen!”

En Egipto, Pueblo y Ejército juntos. No es un golpe de Estado. Se trata de un referendum en sauvage, como diría un amigo: una manifestación inequívoca de la voluntad del Poder Constituyente Originario de Egipto, su Corona, la que ha mandado: “¡Vete, Hosni Mubarak!” Ese poder está fuera y por encima de la Constitución de Egipto. Esta constitución no puede limitar lo que la Corona apruebe. Por los momentos, aprueba que el poder pase al Ejército.

¡El mundo está hoy de fiesta! Gracias, Egipto. De tu sensatez y tu sabiduría dependerá que continúes estando, como hoy, a la cabeza de nosotros. LEA

………

A ustedes, hermanos egipcios, el Scherzo de la Sinfonía Heroica por los jóvenes músicos venezolanos:

_________

Share This: