Piú a sinistra

El 1˚ de este mes de abril de 2011, se anunció en Barquisimeto la creación del Frente Progresista por el Cambio. Salvo Patria Para Todos, que es su componente mayor, todas las restantes cinco organizaciones que lo integran—La Causa R, Podemos, Vanguardia Popular, Bandera Roja (¿de dónde sale este color?), Movimiento Al Socialismo (¿del siglo XX?)—forman asimismo parte de la Mesa de la Unidad Democrática. Esto es, el susodicho frente se constituyó para alojar a PPT (que no quiere sumarse a la MUD), para acercarse al chavismo pero no mucho, para separarse algo, pero no mucho, de la derecha vieja y rayada que habita en la federación opositora. Si uno quisiera atenerse a los nombres de las organizaciones frentista-progresistas, la existencia de La Causa R (Radical) supone que cualquier otra cosa distinta es una causa moderada, y Vanguardia Popular implica que lo que no sea ella misma, si es popular, debe ser retaguardia.

Gente de postura política disímil, como Henry Ramos Allup y Henrique Capriles Radonski, han coincidido en la necesidad opositora de constituir una tal “izquierda democrática”, la “izquierda buena”, según el concepto teodorista de “las dos izquierdas”, ante la “izquierda mala” que vendría siendo la chavista. Capriles Radonski, que pertenece a un partido que se autodefine de centro, ha declarado hace poco que “En Venezuela no hay espacio para gobiernos de derecha”. (Ver en este blog Con mucha mano izquierda). Ramos Allup, por su parte, ya había advertido de la composición presuntamente necesaria: “La política suele hacer extraños compañeros de cama. Hoy compartimos propósitos, no ideales ni visiones”

Pero ahora el Frente Progresista cree que todavía necesitamos una tercera izquierda. Además de la “izquierda mala”, la “izquierda buena” tendría que entenderse subdividida entre una “izquierda buena progresista” y una “izquierda buena retrógrada”, siendo esta última la que no tiene inconveniente en retratarse en la MUD con gente como Fuerza Liberal o COPEI, que son de centro-derecha. La excusa fue proporcionada por José Albornoz, Secretario General de PPT: “No podemos pretender que toda la oposición esté en la Mesa de la Unidad”. Buen diagnóstico; mala solución.

Ayer domingo, Luis Vicente León quiso ser optimista al escribir lo siguiente: “el cambio del país es una posibilidad concreta pese a los intentos de saboteo de ‘honorables’ radicales de la propia oposición”. (Nótese las comillas del adjetivo “honorables”). ¿No nos confunde que hablen de cambio tanto León como el tal Frente Progresista del Ídem, que precisamente viene siendo los “radicales de la misma oposición”? ¿No se habría sumado al saboteo el propio Ramos Allup, que no es un “radical de la oposición”, con sus declaraciones acerca de con quiénes se acuesta Acción Democrática?

Más allá, ¿no es enteramente inútil una tercera izquierda en una época en la que se debiera abandonar ya toda ideología, toda ubicación compulsiva en el eje decimonónico de izquierdas y derechas? En cualquier caso, la suma de los porcentajes de la votación del pasado 26 de septiembre por estas seis “fuerzas progresistas” da el gran total de 7,82% de las preferencias electorales del país. La mala noticia, pues, parece ser que el 92,18% de los electores sería retrógrado.

 

El poder del progreso

 

LEA
_________

Share This: