Majunchávez disfrazado de lo que no es para graduar médicos majunches

Majunchávez disfrazado de lo que no es para graduar médicos majunches

majunche. (De macuache). 1. adj. coloq. Ven. De calidad inferior, deslucido, mediocre.

macuache. 1. m. Indio mexicano que no ha recibido instrucción alguna.

Real Academia Española

_________________

El jueves 15 de febrero, el Presidente de la República logró colocar el debate electoral que se avecina en territorio estrictamente conceptual, al requerir de su contrincante una discusión de ideas: “El majunche tiene unos asesores que le han dicho que no debe confrontarme y yo te digo: majunche, tienes que confrontar a Chávez porque la cosa es conmigo, y me tienes que confrontar con ideas porque Chávez es el pueblo”.

El Presidente enfatizó su proposición de encauzar la confrontación sobre líneas filosóficas en atavío carnavalesco, luciendo un vistoso disfraz de académico—uno se disfraza de lo que no es—para graduar a 1.215 médicos majunches comunitarios.

El Presidente estableció abundantemente la profundidad del debate de ideas, con el numeroso aporte de verdaderos epigramas: “Mientras más te empeñes en disfrazarte [dijo el Presidente disfrazado] más te vas a conseguir conmigo, todos los días de este mundo, majunche, no me vas a poder evitar, la confrontación con Chávez no la vas a poder evitar, que es la confrontación con los patriotas, con la patria, con la dignidad nacional”.

El Presidente expuso con abundancia de profundas y variadas ideas la tesis de la confrontación intelectual para beneficio del pueblo, que es él mismo: “Una de mis tareas, señor majunche, va a ser quitarte la máscara [reiteración de hábil y densa retórica sobre el tema del Carnaval], majunche, porque por más que te disfraces [iteración enfática], majunche, tienes rabo de cochino, tienes orejas de cochino, roncas como un cochino, eres un cochino”. (Para mayor efecto de su tesis more zoologica, el Presidente lució su mejor cara de cochino).

Poniendo en evidencia que ha dedicado respetuosa atención a los primeros discursos del competidor electo el 12 de los corrientes, por aquello de la necesaria confrontación de ideas, ofreció: “Él es progresista, casi socialista; no se atreve hasta allá. Un día de estos va a salir que es bolivariano también, es lo que le falta. Di la verdad, majunche, eres un burgués, defiendes a la burguesía. Di la verdad, majunche, eres proyanqui, majunche. Di la verdad, majunche, eres contrarrevolucionario, majunche. No trates de disfrazarte [astuta alusión al Carnaval] porque Chávez te va a dejar ahí sin máscara [metáfora carnavalesca]  y te va a dejar demolido el 7 de abril [???], pulverizado”. (Como anunció que pulverizaría a sus opositores en las elecciones parlamentarias de 2010).

El Presidente disfrazado de académico continuó su exquisita disertación, ratificando su autoridad científica en materia de zoología: “Si la burguesía pusiera un chigüire ahí, votarían por el chigüire los burgueses, porque en verdad ellos no votan por el majunche, en verdad ellos votan es contra Chávez”. Y a mayor abundamiento: “Majunche, irás a gobernar a la tierra de Tarzán y la mona Chita”. También: “El majunche se va a quedar sin el chivo y sin el mecate, ya van ustedes a ver”.

El Presidente academizado reservó para el remate un sutil y enrevesado teorema: “Creen que porque sacaron tres millones de votos ya ganaron, pero fue entre todos, porque el majunche sólo sacó 1.800.000 votos, mientras que yo hace 13 años saqué tres millones de votos yo solito”. (Manuel Rosales, a quien reconoció como filósofo, sacó él solito 4.292.466 votos más recientemente, si es por eso).

En fin, una lección magistral, de altura, rica y variada; toda una teoría de la majunchidad para envidia de los intelectuales del mundo. LEA

_________

Teoría de la majunchidad en archivo .pdf

Share This: