Debiera estar del otro lado

El Presidente de la República y próximo candidato del PSUV a la reelección fue quien tuvo la ocurrencia de nombrar a la diputada María Iris Varela Rangel, abogada de la República, al cargo de Ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario. La funcionaria dejaba atrás una estela de agresividad incluso mayor que la de quien la nombrara, trayectoria que le valiera a Varela el apodo de Fosforito.

Entre las especialidades del Derecho que Varela estudió se encuentran las de Derecho Procesal Penal, Nuevo Proceso Penal en Sistema Acusatorio y Estudios en Criminalística. Académicamente, por tanto, pareciera estar bien preparada para su cargo y, como su militancia izquierdista en principio la acerca a los pobres, como lo son la mayoría de los reclusos en un penal cualquiera de Venezuela, doblemente indicada parecía para el cargo desde el que no ha podido mejorar la situación penitenciaria.

La rebelión del Retén de La Planta (Centro de Reeducación y Trabajo Artesanal) mantiene convulsionada a la ciudad de Caracas, que ya ha puesto un muerto y varios heridos por armas que incomprensiblemente se encuentran en poder de presos que las disparan hacia el exterior del recinto. El tránsito por la principal vía de la ciudad se interrumpe a cada rato, generando un mar de inconvenientes, mientras no son reducidos quienes debieran ser desarmados.

¿Es que la MPPSP se propone hacer esto? ¿O es que ella entiende que el “servicio penitenciario” no es un servicio a la sociedad sino un servicio a los presos, un room service en los penales? Uno puede imaginar que un gobierno que se apresta a dar una batalla electoral no quiere someter por la fuerza que es necesaria a los delincuentes que siguen delinquiendo, porque pudiera creársele un problema de “derechos humanos” en momentos cuando quiere abandonar, precisamente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pero tal vez pueda considerar el presidente Chávez, en un receso de su reposo médicamente prescrito, lo que acaba de hacer Angela Merkel con un ministro a quien quiso atribuirle su más reciente fracaso electoral: destituirlo. Pudiera innovar destituyendo a su ineficaz ministra antes de las elecciones; en ella tiene a la chiva expiatoria perfecta en esto del fracaso de La Planta. LEA

_________

Share This: