De la raison d’État a la raison des cachuches

Que el empleo de una gorra se haya convertido en el issue central de una campaña electoral a la que le quedan sólo dos meses, revela la vacuidad del debate político en Venezuela. Los frenéticos mensajes por Twitter y las declaraciones solemnes en Facebook parecieran conferir a tan ridículo tema una calidad sustancial que, por supuesto, no tiene. Una gorra como la que ahora se objeta a Capriles forma parte del paisaje venezolano desde hace largos años. La ocupación de rectoras del Consejo Nacional Electoral con este asunto intrascendente indica la altura de sus intereses.

Los símbolos patrios debieran ser propiedad de los ciudadanos. Con tal de que no se les profane, todo venezolano debiera tener derecho a lucirlos como le venga en gana. Pero en el fondo, conferir carácter sagrado a unos colores, a unas estrellas (siete u ocho) o a un caballo al que se le tuerce su posición original es primitivismo enteramente inútil, y su empleo en torneos electorales es una vulgar manipulación de la psiquis popular.

Como lo es, por ejemplo, insertar en la discusión electoral un lejano parentesco con algún hijo ilegítimo de Juan Vicente Bolívar. Ninguna genealogía confiere a nadie una autoridad especial, y las cabalgatas de Henrique Salas Römer en 1998 desde Valencia, porque “en Carabobo empezó Venezuela”, no eran argumento válido en la conquista del voto.

Ya debe tener pijamas tricolores

Obviamente, no hay manipulador más descarado que el Presidente de la República. Hugo Chávez ha intentado secuestrar símbolos patrios y próceres muertos, ha creído que puede monopolizarlos en una necrofilia que fija la coartada de su dominación en el pasado, y si el capriloradonskismo ahora presenta la Batalla de la Cachucha, los venezolanos nos hemos cansado de ver al candidato del PSUV enfundado en chaquetas tricolores que ocultan el chaleco antibalas de rigor.

También tiene derecho a la camisa

Capriles Radonski tiene derecho a sus cachuchas. Comenzó a usarlas cuando ya no presidía la extinta Cámara de Diputados; por un tiempo las lució en imitación de Enrique Mendoza vueltas al revés, como receptor de un equipo de béisbol. (Tal vez supuso que tal cosa convenía para hacer política en el estado Miranda, cuyos pobladores ya se habían habituado al tocado del otrora gobernador; luego las habrá enderezado para todo lo contrario: deslindarse de un rayado Mendoza). Al candidato de la MUD le ha dado, desde hace años, por tapar su cabeza, y esto es uno de sus derechos. Antes que Venezuela se retire definitivamente del sistema interamericano de derechos humanos, debiera considerar Capriles introducir ante la Corte Interamericana en Costa Rica un recurso que preserve la protección de su cerebro con tejido tricolor.

¡Qué triste esta campaña intrascendente! El candidato del PSUV repitiendo un discurso agotado y simplista, agresivo y megalómano, ocupado—él, que era águila que no cazaba moscas—en genealogías que lo irritan, declarándose con fatuidad “el corazón de su patria”. El de la MUD empeñándose en imitar la manipulación psicohistórica con su Comando Tricolor y sus camisas y gorras tricolores. Ya antes había usado la copia; el 16 de agosto de 2009, en emulación de Chávez, que todo lo relaciona con Bolívar, proponía la constitución del “Comando Moral y Luces” para dirigir un intento de referendo abrogatorio—que era constitucionalmente imposible—de la Ley Orgánica de Educación.

Una pobre y tediosa campaña, protagonizada por candidatos insuficientes que estudian cómo atrapar al elector con símbolos entrañables. LEA

………

La página web del diario El Universal trae hoy, 7 de agosto de 2012, una nota de “análisis” que incide sobre el tema de la entrada precedente. Aquí se la reproduce íntegra a continuación:

ELECCIONES 2012 | Análisis

Bolívar, Sean Penn y la gorra ponen sabor a la campaña electoral

El analista John Magdaleno, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas (IESA), señala que “los formatos de comunicación” de los dos principales aspirantes “son bastantes convencionales” y no está habiendo “grandes innovaciones” en la campaña con vistas a las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

EL UNIVERSAL

martes 7 de agosto de 2012  11:43 AM

Caracas.- A falta de dos meses y un día para las elecciones en Venezuela, la polémica sobre una gorra del candidato opositor, Henrique Capriles, la presencia del actor estadounidense Sean Penn y las sempiternas utilizaciones de la imagen de Bolívar aliñan una campaña electoral muy previsible y poco espectacular.

El presidente venezolano y candidato a la reelección, Hugo Chávez, con sus continuos actos multitudinarios y actividades transmitidas por televisión, y Capriles, inmerso en una maratón de mítines masivos en localidades y ciudades de todo el país, repiten hace semanas el mismo patrón con el fin de conquistar el voto el 7 de octubre, reseñó EFE.

Chávez encabezó ayer un acto de Gobierno en el centro del país, que, como es habitual, fue transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Acusado reiteradamente por sus detractores de usar políticamente esa prerrogativa que le confiere su condición de jefe de Estado, Chávez comenzó su intervención recordando que estaban en cadena para que, dijo: “no hablemos de campaña electoral ni nada de eso, porque a veces a alguien se le sale algo por la emoción”.

Luego, en declaraciones a medios del Estado, aseguró que se presentaba a su tercera reelección para tratar de lograr la “irreversibilidad” del proceso que encabeza desde 1999.

En tanto, después de varios días encabezando decenas de actos con comunidades en pueblos y ciudades, Capriles recurrió hoy a la red social en internet Twitter para hacer algunos comentarios y acusar a Chávez, el “candidato del continuismo”, de desesperar porque “14 años después sólo él cree sus mentiras”.

Para el analista político John Magdaleno, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas (IESA), “los formatos de comunicación” de estos aspirantes “son bastantes convencionales” y no está habiendo “grandes innovaciones” en la campaña con vistas a las elecciones presidenciales del 7 de octubre, a las que se presentaron otros cinco candidatos.

Así las cosas, la polémica suscitada por la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de amonestar públicamente a Capriles por la gorra con los colores y las estrellas de la bandera venezolana que lleva habitualmente ha centrado buena parte del debate político en las últimas jornadas en Venezuela.

El CNE acusó a Capriles de no atender los exhortos que han hecho para que los candidatos no usen los símbolos patrios en actos de campaña. “Acá asesinan más de 50 venezolanos todos los días y el tema para el Gobierno es la gorra que yo uso!”, indicó el candidato presidencial opositor al respecto.

Por su parte, Chávez considera que lo de la gorra supone una evidencia del desconocimiento de las instituciones y denunció una “intención burguesa” de desestabilización y golpismo.

El fin de semana fue el actor estadounidense Sean Penn el elemento noticioso en un acto de campaña de Chávez en Valencia (centro del país), en el que se paseó con un afiche del presidente venezolano, con quien trabaja en programas de ayuda para Haití.

Para Magdaleno, “una campaña tiene que generar noticias para ser atractiva para los medios”, aunque da por sentado que en la medida en que se acerque la fecha de las elecciones se irán levantando las cartas escondidas de los candidatos, tanto en términos de anuncios como en el tono de su discurso.

Hasta ahora “el formato de presentación del presidente es el que se ha venido planteando en todos los casos (…) el formato de presentación de Capriles es el mismo, el de los actos multitudinarios con un recorrido (…), y las puestas en escena no varían esencialmente”, dijo.

Otro de los elementos que marcaron esta primera fase de la campaña fue la presentación del nuevo rostro de Simón Bolívar y la polémica que puso encima de la mesa un genealogista que aseguró que el candidato opositor tenía parentesco con el Libertador.

Chávez replicó que, si fuera verdad ese nexo, el supuesto árbol familiar vincularía a Capriles con Fernando Bolívar, un sobrino del Libertador, a quien, aseguró el presidente, “su tío siempre lo reprendió porque era borracho, era jugador, le gustaba la plata y era un corrupto, lamentablemente”.

Una de las causas para todas estas jaranas es, según el analista Vladimir Villegas, constituyente en la redacción de la Constitución de 2000, que “no ha habido un debate político de altura, porque el Gobierno no lo ha permitido” y ha llevado el discurso al terreno del insulto y el improperio.

Paradójicamente el mayor elemento de distracción de los últimos meses, el cáncer de Chávez, ha desaparecido del debate político, a pesar de que muchos pronosticaban hace meses que ese sería el elemento dominante de cara a los comicios.

“Yo no creo que esta elección la vaya a decidir la enfermedad del presidente, esta campaña la van a decidir los votos”, sostuvo Villegas.

_________

 

Share This: