La demoscopia como bioanálisis político

El suscrito clausuró el martes 16 de los corrientes un panel convocado por Hinterlaces, integrado además por Manuel Felipe Sierra y Miguel Pérez Pirela, para comentar el resultado electoral del 7 de octubre. Previamente, Oscar Schemel presentó el análisis de la encuestadora. Su página web destaca: “Oscar Schémel insistió en que los marcos de interpretación clásicos resultan cortos, insuficientes y desacertados para re-significar, interpretar y simbolizar las nuevas realidades. (…) El Presidente de Hinterlaces explicó que en Venezuela existe una disputa social y simbólica,—pero no antagónica—por refundar una nueva Democracia y redefinir las relaciones sociales y el desarrollo”. Schemel opinó que el gobierno triunfante debe extender su «base social de apoyo» y ampliar los consensos, incorporando a otras clases sociales.

A continuación, el contenido de mis planteamientos.

………

Pudiera decirse que las encuestadoras son los laboratorios del bioanálisis político. El buen médico no puede prescindir del bioanálisis, pues éste le ofrece las lecturas precisas de azúcar en la sangre o las proporciones exactas de los distintos tipos de glóbulos blancos en ella. Del mismo modo, el buen político debe hacer uso de los estudios de opinión cuyos resultados, por supuesto, pueden variar según el laboratorio que analice las muestras. Una encuestadora que cinco días antes de la elección presidencial daba a Henrique Capriles como triunfador sobre Hugo Chávez por 4,6 puntos de ventaja (un error de más de 15%), explicó su inexactitud el miércoles de la semana pasada, en un foro del diario Últimas Noticias, como consecuencia de “un error muestral”. La verdad es que el Vicepresidente Ejecutivo de esa encuestadora dijo el 27 de junio, al comentar la diferencia de sus números con otras encuestadoras: “Eso es imposible, alguien está mintiendo“. La mentira, como sabemos, puede ser recíproca, y es bueno estar en un evento convocado por una encuestadora que no miente.

Pero el buen médico no tiene que esperar que un bioanalista le diga que alguien está enfermo; su ojo clínico le permite adelantarse. Así es también con los buenos políticos, por lo que cabe preguntarse qué es un buen político, quiénes serían aquellos a los que llegáramos a llamar estadistas porque serían gente experta en el arte del Estado. Viene en nuestro auxilio Alexis de Tocqueville, pues ofreció en El Antiguo Régimen y la Revolución una definición del “verdadero arte del Estado”, al que identificó con “una clara percepción de la forma como la sociedad evoluciona, una conciencia de las tendencias de la opinión de las masas y una capacidad para predecir el futuro”.

Visión. En eso consiste, pues, el “ojo político”, y un ojo clínico adiestrado podía en este caso conocer de antemano cuál sería el resultado de la elección del 7 de octubre. Los resultados de esa fecha no le sorprendieron. Hay, afortunadamente, una “historia clínica” de la que tomaré extractos que me permitirán soportar la tesis de cómo puede un ojo clínico adelantarse a la demoscopia.

El 10 de marzo de 2011, año y medio antes de la votación del 7 de octubre pasado, se anticipó en El pelotón opositor, artículo en el que se analizaba las posibilidades de los precandidatos de oposición (Henrique Capriles Radonski incluido), lo siguiente:

Puede señalarse en cada uno de ellos algunas bondades, sin la menor duda, pero pareciera que ellas son insuficientes para la tarea de alcanzar la Presidencia de la República en un cotejo que, indefectiblemente, incluirá la candidatura de Hugo Chávez, quien repetirá y ampliará su comportamiento ventajista. No es un candidato “normal” quien puede derrotar al Presidente en ejercicio. Menos suficientes todavía serían esas bondades para manejar acertadamente el Poder Ejecutivo Nacional en las condiciones esperables para 2013, en el improbable caso de que éste cayera en sus manos.

Casi tres años antes, el 30 de octubre de 2008, se especificó en el artículo Retrato hablado los rasgos necesarios en una candidatura viable y eficaz, capaz de derrotar electoralmente al presidente Chávez:

Siendo así las cosas ¿cuáles serían los rasgos imprescindibles en tal contrafigura?

El primero de ellos, paradójicamente, es que no sea una contrafigura de Chávez. Es decir, que su razón de ser no sea oponerse al actual Presidente de la República. El discurso de una contrafigura exitosa, si bien tendrá que incluir una refutación eficaz del chavismo, deberá alojar asimismo planteamientos nacionales que debiera sostener aun si Chávez no existiese.

Luego, y en estrecha relación con lo anterior, la refutación del discurso presidencial debe venir por superposición. El discurso requerido debe apagar el incendio por asfixia, cubriendo las llamas con una cobija. Su eficacia dependerá de que ocurra a un nivel superior, desde el que sea posible una lectura clínica, desapasionada de las ejecutorias de Chávez, capaz incluso de encontrar en ellas una que otra cosa buena y adquirir de ese modo autoridad moral. Lo que no funcionará es “negarle a Chávez hasta el agua”, como se recomienda en muchos predios. Dicho de otra manera, desde un metalenguaje político es posible referirse al chavismo clínicamente, sin necesidad de asumir una animosidad y una violencia de signo contrario, lo que en todo caso no hace otra cosa que contaminarse de lo peor de sus más radicales exponentes. Es preciso, por tanto, realizar una tarea de educación política del pueblo, una labor de desmontaje argumental del discurso del gobierno, no para regresar a la crisis de insuficiencia política que trajo la anticrisis de ese gobierno, sino para superar a ambos mediante el salto a un paradigma político de mayor evolución.

Quien sea capaz de un discurso así, por supuesto, deberá haber abrevado de las más modernas y actuales fuentes de conocimiento, y haber arribado a un paradigma de lo político que deje atrás tanto la desactualizada y simplista dicotomía de derechas e izquierdas—capitalismo o liberalismo versus socialismo—como el modelo de política de poder (Realpolitik). El discurso de Chávez es, obviamente, decimonónico, pero no podrá superársele con Hayek o Juan XXIII.

Quien pretenda el trabajo de contrafigura de Chávez deberá, en la misma línea, ser enciclopédicamente capaz. Esto es así, más que porque lo requiera la tarea política normal, porque la narrativa de Chávez, fuertemente ideológica, contiene una explicación y una respuesta para prácticamente casi todo. Hay una manera “bolivariana” de lavarse los dientes, de entender la historia de Venezuela y del mundo, de suponer el futuro, de estimar cómo deben ser los seres humanos, de prescribir la forma de la economía y los contenidos de la educación, de cambiar los nombres de todas las cosas, etcétera. La contrafigura tendrá que moverse con comodidad en más de un territorio conceptual, tendrá que ser tan “todo terreno” como Chávez. No bastará que sea “buen gerente”, o que haya hecho méritos como operador político convencional.

Después, la contrafigura viable no podrá tener ni rabo de paja ni techo de cristal. En particular, no debe ser asimilable a una vuelta al pasado pre-chavista, a lo que inexactamente se entiende por “Cuarta República”. Menos todavía debiera ser posible tildarla de elitista. Quien quiera asumir la misión no deberá entenderse como parte de una “gente decente y preparada” que desprecie la venezolanidad, como más de uno que denuesta frecuentemente del gentilicio y se presume “material humano” superior al de la mayoría de sus compatriotas. Aparte de su injusticia e incorrección intrínsecas, el tufo de una orientación aristocratizante se distingue a cien kilómetros de distancia y no es apreciado.

Además de todo lo anterior, el candidato al empleo de contrafigura de Chávez deberá ser tan buen comunicador como él, capaz de sintonía y afinidad. No basta disponer de dotes intelectuales y morales. El acto político es esencialmente un acto de comunicación. Por supuesto, el contenido de la comunicación, el mensaje mismo, tendrá que ser sólido, serio, responsable, pero tendrá que ser comunicado con idoneidad. Los públicos no deberán oler en el líder buscado la mentira, ni detectar lenguajes corporales que contradigan su prédica.

Está clarísimo que los rasgos de ese retrato hablado no se corresponden con los aparentes en Capriles Radonski. Pero mucho antes todavía, el 31 de marzo de 2005, se dijo en la Carta Semanal #131 de doctorpolítico:

Siendo que Chávez tiene el mayor control del poder posible en Venezuela—político, militar, económico—una oposición al estilo cacical debe fracasar. Es un brujo, no un cacique, quien puede suceder a Chávez a corto plazo. (2006). No es otro “tío tigre” menor que pretenda discutirle la posición alfa a Tío Tigre en su manada. Es Tío Conejo.

Lo que tal vez llevó al editor Fausto Masó a invitar al autor de esas palabras a que contribuyera con un capítulo para el libro que publicó como Chávez es derrotable, un año antes de la elección de 2006. Ese capítulo fue entregado a Libros Marcados en octubre de 2005, y se llamó Tío Conejo como outsider. Allí se decía de Chávez, cinco años antes del anuncio de la enfermedad presidencial:

…no sólo tiene el control de todo el aparato estatal—desde el nivel nacional hasta el municipal en lo ejecutivo, y transversalmente en lo legislativo, judicial, electoral y el “poder ciudadano”—lo que incluye casi todo aparato represor—militar convencional y de reserva junto con lo policial (salvo unos pocos municipios)—sino por supuesto los recursos financieros públicos, que en el año electoral han sido presupuestados en nada menos que 85 billones de bolívares. (Más de cuatro veces, en bolívares corrientes, lo que manejara en su primer año de gobierno). Por si fuera poco, usará este poder desde una plataforma de apoyo electoral que oscila, según las encuestas, entre 45% y 60%—veinte o cuarenta puntos sobre su más cercano competidor—y, para coronar, ha adquirido una estatura mundial que, independientemente de su corrección, es superior a la de cualquier candidato emergido o emergente y a la de cualquier otro presidente venezolano de la historia, en verdad segunda sólo tras la de Bolívar. Si Chávez muriera mañana, habrá dejado un hondo y extenso recuerdo en el mundo entero, y una empatía global con su trayectoria y sus posturas se convertiría en una amplificación y diseminación de ellas. A Chávez hay que mantenerlo vivo.

Las citas que anteceden son muestra suficiente para apuntalar la tesis anunciada; el ojo clínico se anticipa al bioanálisis y, en particular, el ojo del buen político sabía, antes de que la demoscopia seria lo estableciera, que Capriles Radonski no podía ganar las elecciones presidenciales de 2012.

………

Debiera poderse abrir un nuevo lapso de la política venezolana luego de los resultados del 7 de octubre. El ojo político-clínico veía el 28 de septiembre de 2012 lo que asentó en Reporte climatológico parcial:

Creo que después del 7 de octubre habrán mejorado las condiciones para una necesaria distensión. Hace rato que ya no oímos “¡Exprópiese!” Apartando la disminución de sus fuerzas físicas, el Presidente de la República ha comenzado a notar que no cuenta con gerentes capaces en número suficiente dentro de su gobierno, que cada estatización—después del millar que ha ordenado—es un nuevo escaparate en un lomo recargado, que hasta Cuba se abre tímidamente a la iniciativa privada, que su socialismo no puede funcionar y sólo le queda definirlo de otra manera menos marxista para preservar la etiqueta en la que tanta propaganda ha invertido.

En cualquier caso, Venezuela no se extingue el 7 de octubre, y los que se han fajado en la aventura capriloradonskista también serán mejores si son humildes:

Hace unos días, en un sorprendente ejercicio de lucidez, por lo demás habitual en él, el Dr. Ramón J. Velásquez dibujó con hábil pincel grueso el trayecto histórico que nos ha traído a este insólito momento. Con toda la intención trazó la rúbrica de cierre: “El resultado de todo esto es que el país está dividido”. ¿Unir a “la oposición”, cuando la mitad de la nación no le está afiliada, sería la estrategia adecuada? Tal vez, pero la tarea política profunda es la de unir a ese país dividido. Es imposible completarla con altanería. (Principal virtud. Carta Semanal #320 de doctorpolítico, 19 de febrero de 2009).

Este último artículo llevaba como epígrafe palabras dichas por el Presidente de los Estados Unidos recién electo en 2008, en contestación a la primera pregunta que la revista TIME Magazine le hiciera para presentarlo como Persona del Año: “…creo que ganamos una victoria decisiva. Sin embargo, cuarenta y siete por ciento del pueblo americano votó por John McCain. Por consiguiente, no creo que los americanos quieran arrogancia en su próximo presidente”.

La virtud de la modestia o humildad es una de las principales en un buen político:

…los políticos, en abrumadora mayoría, se conducen por la vida como si fuesen seres inerrantes, y eso que su campo profesional es bastante más complejo que el asumido por las ciencias naturales. Su discurso es usualmente enfático, muchas veces furibundo, como si hubiesen alcanzado una certidumbre que les da derecho a la imposición de sus criterios e ideologías. En particular, son más arrogantes cuando rebasan el discurso meramente político para pontificar como jueces morales, con la condena de amplios conjuntos humanos y pretender que su opinión es moralmente superior. Los electores debiéramos bajarle el copete a los políticos que pretenden tener toda la razón. (El político virtuoso, Carta Semanal #259 de doctorpolítico, 18 de octubre de 2007).

En su campaña, Capriles mostraba arrogancia cuando, en imitación de Hugo Chávez, comenzó a hablar de sí mismo en tercera persona, refiriéndose a él mismo como el “Flaco” y Capriles o Capriles Radonski. Por lo que respecta al Presidente de la República no fue nada modesto autodenominarse fatuamente el “corazón de su Patria”; si eso fuera verdad, Venezuela sufriría una cardiopatía severa, pues ese corazón ha sido medido en 54% de la masa corporal venezolana el pasado 7 de octubre.

Pero si Hugo Chávez y Henrique Capriles no observaran la virtud de la modestia o humildad, los venezolanos forzaremos esa distensión necesaria, esa unión de los venezolanos. La atinadísima encuestadora que es Hinterlaces reportó el 20 de julio de 2011 la rotunda respuesta de sus entrevistados de entonces a la siguiente pregunta: “¿Cree Ud. que ha llegado el momento en que chavistas y opositores se pongan de acuerdo para unir al país?” De los consultados, sólo 3% no contestó o declaró no saber y 7% se mostró contrario a esa noción; 90% de los entrevistados—representativos de 9 de cada 10 venezolanos porque Hinterlaces sí es muy cuidadosa en su diseño muestral—consideró que había llegado el momento de que opositores y chavistas se pusieran de acuerdo para unir al país.

No necesitamos que los líderes nacionales nos empujen a encontrarnos los unos con los otros. El enjambre ciudadano puede decidir ese movimiento por sí mismo. El Pueblo Soberano, la verdadera Corona, puede ordenar el reencuentro.

………

Gracias a Hinterlaces, gracias a Oscar Schemel. Les felicito por un trabajo bien hecho.

………

Miguel Pérez Pirela empleó reiteradamente durante su intervención, que precedió inmediatamente a la mía, una terminología dicotómica: “bolivarianos” y “opositores”. A esto me referí más o menos con las siguientes palabras:

El nombre Bolívar y el adjetivo bolivariano no son marcas o franquicias al estilo de McDonald’s; hay un sentido en el que todo venezolano es asimismo bolivariano, y el adueñarse de esas denominaciones para un exclusivo uso sectario es una apropiación indebida. Puedo entender la manipulación buscada por el gobierno, cuando pretende que Bolívar era socialista. Pero el Libertador dijo a Francisco Iturbe al término de la Campaña Admirable (1813): “No tema Ud. por las castas; las adulo porque las necesito. La democracia en los labios y la aristocracia aquí”, poniendo la mano en el corazón. No había entonces ningún socialismo bolivariano.

Más allá de eso, personalmente estoy harto de Bolívar. Nuestro Código Civil dice que a la mayoría de edad la gente se emancipa de sus padres, aunque los siga queriendo; pues bien, hace rato que hemos debido emanciparnos del Emancipador, del Padre de la Patria. Pérez Pirela dijo que la oposición no debía “enfrascarse en marcos mentales de los ochenta o los noventa”, y le doy toda la razón. Pero mucho peor es enfrascarse en marcos del siglo XIX. “O inventamos o erramos” es la frase más manida de Simón Rodríguez, figura del panteón chavista, e inventar es dejar atrás al pasado. No se debe entrar en el futuro mirando al espejo retrovisor.

LEA

_________

Share This: