Sus restos no aguardan la resurrección a temperaturas criogénicas

 

meme an idea, behavior or style that spreads from person to person within a culture.

Merriam-Webster Dictionary

………

A meme acts as a unit for carrying cultural ideas, symbols or practices, which can be transmitted from one mind to another through writing, speech, gestures, rituals or other imitable phenomena. Supporters of the concept regard memes as cultural analogues to genes in that they self-replicate, mutate and respond to selective pressures.

Wikipedia

………

memez. 1. f. Cualidad de memo. 2. f. Dicho o hecho propio del memo.

memo1, ma. (Voz que imita el tartamudeo). 1. adj. Tonto, simple, mentecato.

Diccionario de la Lengua Española

____________________________

El cadáver de Walt Disney fue cremado el 17 de diciembre de 1966 y sus cenizas fueron enterradas en el cementerio Forest Lawn de Glendale, California. A pesar de estos hechos, un gran número de personas está dispuesto a jurar que su cuerpo fue congelado a temperaturas sub cero, a la espera de que las ciencias médicas pudieran revivirlo. De modo semejante, un número equivalente asegura que el cómico mexicano Joaquín Pardavé fue enterrado vivo, a juzgar por los arañazos supuestamente observables en el lado interno de la tapa de su féretro. El cuerpo de Pardavé, fallecido a raíz de un derrame cerebral once años antes que Disney, jamás ha sido exhumado, por lo que habría sido extremadamente difícil a los creyentes en tal leyenda urbana revisar el interior de la urna que aún contiene lo que quede de él. En Venezuela, hay mucha gente que prefiere creer que hubo fraude electoral el 7 de octubre de este año antes que aceptar que su candidato, como lo pone TIME Magazine, fue incapaz de ofrecer una alternativa convincente.

La difusión de memes memos se ha visto potenciada con los medios de la Internet: el correo electrónico y las llamadas redes sociales, en los que se vuelca una avalancha gigantesca de necedad que se amplifica viralmente. Twitter es especialmente competente en acelerar dinámicas rumorosas sin fundamento. Tuits típicos: “Como se explica: q Capriles pierda en Miranda, Zulia, Lara y Carabobo? q haya 81% d participación con la Morrocoy?”, “FRAUDE MASIVO los q tengan ojos q vean los resultados del CNE por estados. Capriles solo gana Táchira y Mérida NI Miranda !!”, “Exit poll d Carabobo por PREDICTMATICA (48mil muestras) dio ventaja a HCR de 13,7%. Resultados CNE incomprensibles”. Naturalmente, ni Gallup asociada con Gaither levanta 48.000 entrevistas en un solo estado venezolano, y por lo que respecta a la encuestadora esgrimida vale la pena considerar la evaluación de Francisco Toro en Caracas Chronicles. Afortunadamente, hay otros más sensatos: “Como carajo vamos a sumar votos rojos si seguimos diciéndoles ignorantes?” Pero no faltan tuits terribles, brevísimos, solemnes y pretenciosos depresores de la autoestima nacional, como esta idiotez: “Somos un país que tiene alergia congénita al esfuerzo y la mejora”. (21 de octubre de 2012).

La credulidad es, lamentablemente, un defecto humano harto extendido, para fortuna de los estafadores que la aprovechan. Viktor Lustig, quien birlara alguna vez 5.000 dólares al mismísimo Al Capone, vendió nada menos que la Torre Eiffel a un crédulo André Poisson en 1925. Tal es la memez de los cándidos.

………

Los memes que se conocen con el nombre de leyendas urbanas alcanzan en ocasiones el status de teorías explicativas. Hace nada ocurrió en un foro del servicio Open English—el de las cuñas televisivas donde un memo aprende inglés con etiquetas que dicen pollo-chicken y repollo-rechicken—un debate entre un argentino y una venezolana; el primero aseguraba que Cristina Kirchner no era tan mala porque tomaba distancia de los Estados Unidos, el Imperio, sin inmutarse porque él mismo hubiera optado por aprender inglés, el idioma de ese país al que denostaba, seguramente no para hablar con rusos o chinos. Es toda una teoría esta de la dependencia que explica el atraso del desarrollo latinoamericano por la maléfica influencia del país norteño (que ciertamente es muy entrometido). En la década de los sesenta, cuando la democracia venezolana daba sus primeros pasos, corría como meme irónico esta adivinanza: ¿en qué se diferencian un liberal, un socialcristiano y un izquierdista cuando la mujer les pone cuernos? Respuesta: el liberal le mete un tiro al amante y otro a la esposa; el socialcristiano procura el auxilio de su director espiritual; el izquierdista va a protestar ante la embajada americana. Hay mucha verdad en Las venas abiertas de América Latina, pero el propio Eduardo Galeano ha tomado algo de distancia de su libro de 1971.

Un meme análogo es el que explica la pobreza de un pueblo como el nuestro por la corrupción que consume dineros públicos, los que invertidos en asistencia social la eliminarían. A raíz de la aprobación en 1982 de la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Público, el profesor Humberto Njaim (Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela), hoy Miembro de la Academia de Ciencias Políticas, aportó un útil estudio de sus costos y beneficios. En él reveló sus estimaciones cuantitativas de la corrupción administrativa venezolana: el perezjimenismo habría sustraído fondos por el equivalente de 1% del Presupuesto Nacional; la democracia habría llevado el asalto hasta 1,5%.

En marzo de 1999, cuando Hugo Chávez llevaba apenas un mes en su cargo actual, informé de esta medición a un conductor de taxi que me llevaba de La Carlota a El Paraíso y quiso comentar los problemas del nuevo presidente, apremiándome con la cuestión de una corrupción que nos tendría sumidos en la pobreza. Al oír los índices del profesor Njaim, preguntó con incredulidad (¡gracias a Dios!): “¿Tan poquito?” Entonces puse la cosa en la escala del momento: “No, no es poquito. El presupuesto que manejará Chávez es de veinte billones [castellanos] de bolívares, y 1,5% de eso es la suma de 300.000.000.000 de bolívares”. “Es verdad—repuso el chofer—, ¡eso es un realero!”

La conversación cayó en un cauce nuevo para él; vi su sonrisa y creí escuchar los engranajes de su cerebro moviéndose mientras le daba la buena noticia de que no nos habíamos robado 98,5% del presupuesto nacional, y que si bien la corrupción era de un todo execrable, no podía ser que un tumor de 1,5% de tamaño explicara nuestra dolencia social. Quizás algo fundamentalmente malo, si acaso, había en nuestro manejo de la inmensa mayoría del gasto público.

Bueno, trescientos mil millones de bolívares de los actuales son el presupuesto nacional de 2012. Supongamos que Pérez Jiménez los administrara; entonces irían a manos corrompidas tres mil millones de bolívares, unos setecientos millones de dólares si CADIVI los cambiara. Si los manejasen las administraciones democráticas de 1959 a 1983, entonces la sustracción de fondos nacionales sería unos Bs 4.500.000.000. (Repito, de los de hoy; si, como algunos hablan todavía, se contaran en bolívares “débiles”, hablaríamos de 4 billones y medio de bolívares esmirriados). Si las administraciones de Chávez hubieran agravado el problema triplicando la tasa perezjimenista (a 3%, o el doble de la corrupción “democrática”), los “boliburgueses” habrían aprovechado 9.000 millones de bolívares. Finalmente, si quisiéramos suponer que la corrupción actual ha quintuplicado la cosa, llevando el peculado a 5% del presupuesto nacional, los dineros extraviados en cuentas suizas y otras sumarían 15 mil millones de bolívares, quince billones en la escala monetaria hace tiempo obsoleta.

Pues bien, la población venezolana puede ser estimada a la fecha en 29 millones de habitantes. Supongamos ahora que el arcángel Gabriel corta de un tajo con su espada flamígera toda la corrupción y reparte este último realero en cuotas idénticas a cada venezolano; entonces ¡cada ciudadano recibiría al año la cantidad de Bs. 517! ¿Saldríamos de abajo con menos de un bolívar con cincuenta céntimos diarios per cápita?

Alegrémonos porque no se han robado al menos 285 mil millones de bolívares y enterremos, a temperaturas no criogénicas para que nunca resucite, el meme idiota de que nuestra anormal distribución de la riqueza se debe a la corrupción administrativa. LEA

_________

Share This: