¿El almirante Molero como árbitro?

¿El Círculo Militar como escenario y el almirante Molero como árbitro?

Henrique Capriles Radonski ha desafiado insistentemente a Nicolás Maduro a debatir. Es una táctica o práctica común en los países democráticos esto de carear a candidatos que compiten por un mismo cargo, especialmente si se trata de uno presidencial. En los Estados Unidos, donde se inició la costumbre, son seguramente los más famosos cotejos los de John Kennedy y Richard Nixon, que fueron los primeros presidenciales y los primeros por televisión. Se confrontaron cuatro veces, la primera de ellas el 26 de septiembre de 1960. No se repetiría la experiencia hasta 1976, cuando Jimmy Carter se enfrentó al presidente Gerald Ford, entonces en funciones, y procedió a ganarle la elección. Pero antes, Abraham Lincoln sostuvo siete debates con el senador Stephen Douglas en 1858 y, como sabemos, entonces no había transmisiones televisivas. En esa oportunidad, Douglas preservó su cargo en el Senado; Lincoln perdió muchas elecciones antes de convertirse en el decimosexto Presidente de los EEUU.

En Venezuela se inició la cosa en 1963: debatieron Rafael Caldera—quien también perdió mucho antes de ser Presidente—y Arturo Úslar Pietri. Ninguno de los dos ganó la elección de ese año, que convirtió a Raúl Leoni en el sucesor de Rómulo Betancourt, pero Caldera pareció ganar el debate. Úslar atacó a Caldera porque COPEI había formado parte del gobierno de Betancourt (Pacto de Punto Fijo), la encarnación comunista del demonio, y en 1964 el partido de Úslar (FND) entraría en el “Gobierno de Ancha Base”, presidido por otro demonio adeco (Leoni). Caldera se mostró sorprendido de la postura uslariana, pues el partido de Isaías Medina Angarita—Partido Democrático Venezolano—, del que Úslar era dirigente, hizo alianza con el Partido Comunista de Venezuela en las elecciones de 1941, y su gobierno estableció relaciones diplomáticas con la Unión Soviética. Úslar optó por no referirse a la primera observación; en cambio, quiso defenderse de la segunda señalando que las relaciones con la URSS se establecieron “por presión abierta y expresa del gobierno de los Estados Unidos”, lo que era en efecto un reconocimiento de soberanía disminuida. Veinte años más tarde, Rafael Caldera perdía el debate y la elección de ese año ante Jaime Lusinchi, quien logró sacarlo de sus casillas. Fue Caldera quien solicitó debatir.

………

En general, es el candidato en desventaja—underdog (el perro que está abajo) le llaman en inglés: a competitor thought to have little chance of winning a fight or contest—quien reta al puntero en las encuestas. No es sorprendente, por tanto, que sea Capriles quien desafía. Ayer dijo en Maracaibo: “Yo creo que Nicolás no aguanta ni cinco minutos en un debate entre él y yo. Si quieren, que en el debate le pongan el teleprompter y que Ernesto [Villegas] esté al lado de él para que le sople. ¡Qué sabroso sería un debate! Allí los que tienen los ojos cerrados lo abrirían en el primer minuto de debate y toda Venezuela sabría cuál es el camino”. También dijo: “Gano la Presidencia y voy a decretar un aumento del salario mínimo, por lo menos en 40%. Así se lo digo al país, soy Presidente y lo primero que voy a hacer es decretar un aumento general de salarios en 40% para recuperar el poder adquisitivo”. ¿No y que las finanzas del país están muy mal? ¿Necesita Capriles emular la irresponsabilidad demagógica y populista del oficialismo? Ayer preguntaba Marilene Alezones en Facebook: “¿Alguien me puede explicar la razón de un discurso tan bobo? ¿Quieren ser iguales?” A lo que reaccionó Jesús Mijares Pittaluga: “…estoy convencido que el debate no está dirigido a personas como tú o como yo con un cierto nivel de educación y de una cultura medianamente ‘culta’. El debate está dirigido a aquellos que el gobierno manipula a su antojo y que son la mayoría lamentablemente. (…) Mientras tanto creo que deberíamos ahorrarnos críticas que tampoco ayudan”. Luis Antero Moreno añadió este comentario: “Si el candidato del cual, según él, todas las venezolanas están enamoradas—el Flaco—, no puede ser criticado, imaginemos entonces cuando sea Presidente. Ambos candidatos quieren hacer chavismo sin Chávez, ambos pretenden convertirse en herederos del chavismo. Muy lamentable para Venezuela”.

………

De darse un debate entre Maduro y Capriles, éste contaría con la ventaja de su mayor preparación intelectual. Capriles es graduado universitario; Maduro no ostenta ese título. Pero es que el debate no sería tal. Si Maduro aceptare debatir, la cosa sería un espectáculo tribunalicio popular, a la manera de los juicios en la Rusia de Stalin; a Maduro le bastaría actuar como fiscal acusador: “Ud. es un burgués reaccionario. Ud. violó el recinto diplomático de Cuba en Venezuela. Ud. fue parte del golpe de Carmona. Ud. dejó que Leopoldito López arrestara ilegalmente al ministro Rodríguez Chacín en la jurisdicción de Baruta, donde Ud. era alcalde. Su partido, Primero Justicia, sacó reales de PDVSA, cuando Leopoldito López y su mamá trabajaban allí. Ud. se robó unos reales en la Gobernación de Miranda”. Etcétera. Creer que “Nicolás” se comportaría como Úslar Pietri en un debate es realmente ingenuo.

Por supuesto, Maduro no podría aportar temáticamente otra cosa que consignas chavistas, pura propaganda socialista y culto al héroe fallecido; no calza los zapatos de un estadista, a pesar de su pose de poderoso. El Poder Ejecutivo Nacional está hoy en manos incompetentes, a pesar de la opinión postrera de Hugo Chávez. Por tal razón, es lo más probable que Maduro no conceda el debate—a menos que las encuestas le revelen que eso le cuesta puntos—para refugiarse en el pretexto favorito de Chávez: “Águila no caza moscas”. El año pasado, Capriles no pudo lograr que Chávez se midiera en un debate con él. Faltaban once días para las elecciones del 7 de octubre, cuando el extinto presidente reiteró: “¿Quién va a debatir contigo, muchacho? ¡Anda a aprender a hablar primero! Métete en la Misión Robinson, chico, tú eres un analfabeto político, majunche. ¿Qué vas a debatir tú con Chávez, chico?”

Ésa es la herencia de Chávez, clara como la madrugada. Como dijo Luis Moreno, muy lamentable para Venezuela. LEA

_________

Share This: