El rostro lesionado de Julio Borges

El rostro lesionado de Julio Borges

De los presuntos delitos que cometan los y las integrantes de la Asamblea Nacional conocerá en forma privativa el Tribunal Supremo de Justicia, única autoridad que podrá ordenar, previa autorización de la Asamblea Nacional, su detención y continuar su enjuiciamiento. En caso de delito flagrante cometido por un parlamentario o parlamentaria, la autoridad competente lo o la pondrá bajo custodia en su residencia y comunicará inmediatamente el hecho al Tribunal Supremo de Justicia.

Artículo 200 de la Constitución Nacional

________________________________

La barbarie agresiva y criminal se ha adueñado de la Asamblea Nacional bajo la conducción de Diosdado Cabello, antiguo Teniente de Ejército que el 4 de febrero de 1992 ya había demostrado su propensión a “arreglar las cosas” con la violencia armada. No existe la menor justificación para las agresiones recibidas por varios diputados de la oposición en el Palacio Legislativo. No existe excusa. La obligación del ex teniente Cabello era y es la de impedir el salvaje ataque y poner a los parlamentarios agresores bajo custodia en su residencia, según manda la Constitución Nacional. Él fue testigo desde posición privilegiada de varios delitos en grado de flagrancia. Pero claro, no es dado esperar esa conducta en el instigador y cómplice principal de los hechos, el propio Diosdado Cabello. Un matón preside hoy la Asamblea Nacional.

Los agraviados deben denunciar el hecho ante el Tribunal Supremo de Justicia, y éste requerir de la Asamblea Nacional la autorización para detener y continuar el enjuiciamiento de los agresores. De no hacerlo, establecería una preferencia por la impunidad y se deslegitimaría por completo como órgano supremo de justicia. Diosdado Cabello actúa como agente libre que no ayuda en nada al Poder Ejecutivo Nacional—¿cree que puede obtenerlo de un zarpazo?—y menos a la comunidad nacional, asediada por una crispación que no cede a los llamados más sensatos. Es hora de que los magistrados superiores pongan coto a los bárbaros. LEA

_________

 

Share This: