Mario Silva, Ministro del Poder Popular para Cloacas y Albañales

Mario Silva, Ministro del Poder Popular para Cloacas y Albañales

Protegeré a los lectores de este blog de la vulgaridad en castellano: The shit hit the fan. Es difícil recordar alguna infidencia más deletérea en la historia política del mundo; ni el telegrama Zimmermann, ni el caso Profumo, ni las cintas de Richard Nixon, ni las indiscreciones de Clinton o Berlusconi, fueron develaciones más letales que la conversación de Mario Silva con Aramís Palacios. No podía venir la porquería de alguien más autorizado que Mario Silva, maestro de la difamación procaz. Su sola presencia en la principal televisora estatal ya era un indicador de la calaña del gobierno. Las cosas que dijo al oficial del ejército cubano se corresponden con su carácter y su estilo.

Es claro de la grabación que ya ha escuchado media Venezuela y conocido buena parte del mundo, que la figura oficialista más comprometida de todas en la delación protagonizada por Silva es el Sr. Diosdado Cabello, presentado como gran corrupto y corruptor que estaría conspirando para arrebatar a Nicolás Maduro la silla presidencial. Una cosa así explica por qué Hugo Chávez, el líder del proceso, dispuso su sucesión sin permitir que Cabello, el líder del absceso, llegara a ejercer la Presidencia de la República aunque fuera por un minuto. Igualmente claro es el grado de injerencia del régimen cubano en asuntos públicos venezolanos, como que la extensión de la podredumbre gubernamental ha alcanzado el grado de gangrena.

Lo dicho por Silva crea problemas enormes, quizás insalvables, al gobierno presidido por Maduro. Es muy posible que éste no disponga de la fuerza y estabilidad necesarias a una purga, que pudiera devolver parte de la muy considerable pérdida de credibilidad que ha sufrido el oficialismo. Lo de Juan Carlos Caldera es ahora un juego de niños, y cualquier estudio de opinión que midiere mañana la popularidad del gobierno reportaría cifras verdaderamente macilentas. No es nada que convenga a un gobierno asediado por numerosos y graves problemas y cuestionado en su legitimidad.

El abrazo de la insinceridad

El abrazo de la insinceridad

Pero hay algo más profundo que esa consecuencia evidente: el masivo desengaño de antiguos creyentes en la revolución “bonita”. ¿Quién creerá ahora las arrogantes arengas de un sistema que se presentaba como poseeedor de la más alta moralidad? La tomografía del régimen que el conductor de La Hojilla ha mostrado certifica la extensión del cáncer revolucionario. A pesar de esto, probablemente las próximas horas mostrarán a Maduro y Cabello hermanados por conveniencia, declarando a dúo que Silva es un traidor. Ninguno de los dos puede todavía eliminar al otro.

De todos modos, ya sabemos que Hugo Chávez murió por causas naturales tratadas por la medicina cubana y que Mario Silva es el matador del chavismo. Nos ha hecho un gran favor. LEA

………


Conversación de Mario Silva y Aramís Palacios

_________

Share This: