Pablo Benavides: Mercado de San Jacinto, 1963

Pablo Benavides: Mercado de San Jacinto, 1963

 

Ésta es, a grandes rasgos, la oferta política nacional. Su caracterización más sencilla consiste en darse cuenta de que se trata de una oferta política cualitativamente insuficiente. Esto se traduce, a la hora de evaluar los actores políti­cos, en una calificación de los actores políticos tradicio­nales como incompetentes.

Sociedad Política de Venezuela Documento Base, febrero de 1985

_______________________________________________________________________

 

Una vez más, tal como en 1993 y 1998, el mercado político nacional está abierto a nuevas iniciativas. En esos años, la desafección al esquema de alternación bipartidista permitió la resurrección de Caldera y luego la llegada de Chávez, un candidato que escasamente doce meses antes registraba alrededor de 7% de intención de voto a su favor.

Son ahora el PSUV y la MUD quienes, juntos, no alcanzan el favor de siquiera la mitad del país. En su Encuesta Nacional Ómnibus recogida entre el 31 de marzo y el 20 de abril de este año, Datanálisis registró como autodefinición política de los entrevistados (“En relación a la política nacional, usted se considera…”) 31,9% de la oposición antichavista, 30% pro gobierno/chavista/oficialista y 34,9% ¡de ninguno de los dos! Con más detalle, la medición de identificación partidista (“En relación a la política nacional, ¿podría decirme de qué movimiento o partido se considera usted?”) consiguió 25,1% a favor del PSUV y 21,8% para el resto de los partidos (si se suma 9,3% adjudicado a la Mesa de la Unidad Democrática como si fuera uno aparte), para un total de 46,9% de ciudadanos polarizados. En contraste, 47,8% reportó ser de ningún partido o se definió como independiente y 5,3% no supo o no respondió, para un total de 53,1% no afiliado al PSUV o la MUD. (Hinterlaces ha reportado el 30 de septiembre la proporción de “independientes” en 47%, el mismo nivel medido por Datanálisis cuatro meses antes).
Respuestas de hace 3 meses

Identificación partidista de 1.300 entrevistados – Datanálisis, hace 4 meses

En análisis del 2 de junio, ETT reporta (en la nota PSUV y MUD tienen fuertes rechazos por encima del 50%):

El analista político Luis Vicente León asegura que en la oposición y el oficialismo no existe vocero alguno que aglomere el respaldo popular y en ese sentido, afirma que “la mayoría de los dirigentes políticos hoy tienen más centímetros por columna que votos”.

León a través de su cuenta en la red social Twitter puntualizó este sábado que “el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) presentan rechazos superiores al 50% sobre el total de la población”.

En ese sentido, explicó que los matices de pensamiento en la población venezolana son mucho mayores que las que presentan sus líderes, lo que “dificulta que se sientan representados por ellos”.

Para Luis Vicente León en el escenario actual “las conexiones políticas de lado y lado son mucho más débiles que en la era Chávez, con lo que se abre espacios a la anarquía”.

Esto es, el mismo rechazo a las organizaciones políticas tradicionales que propulsó la expresión de radicales de derecha e izquierda en las más recientes elecciones del Parlamento Europeo. Naturalmente, León registra acá la comprensión habitual de nuestra política nacional como película en blanco y negro, una historia de héroes contra villanos (en roles cambiantes según quien la cuente) que no admitiría otras salidas. Lo verdaderamente constructivo sería, en cambio, propiciar la emergencia de una nueva organización política, que escape a la polarización ideologizada y a esa anarquía que León vislumbra como única opción.

La oferta política nacional, proveniente en abrumadora mayoría de los actores políticos convencionales—el PSUV y los partidos agrupados en la MUD—, es irremediablemente obsoleta, al estar fundada sobre bases ideológicas. Además, aun dentro de esa concepción clásica de la política—la lucha por el poder sobre la coartada de una ideología—, la calidad de los mensajes es pobrísima.

 

El tarantín socialista

Los Marx: Groucho y Karl

Los Marx: Groucho y Karl

El oficialismo, por caso, insiste en el socialismo como promesa fundamental, aunque la mayoría de los venezolanos lo rechaza. El envoltorio de su oferta no puede ser más deplorable: desde el culto necrofílico a un tal “Comandante Eterno”, reitera su trasnochado “Plan de la Patria 2013-2019“, un documento ampuloso que postula cinco objetivos “históricos”. (La preferencia oficialista por palabras esdrújulas es muy marcada: histórico, endógeno, protagónico, agroecológico, biométrico, etcétera. Un oyente de Dr. Político en RCR se refiere a Chávez como el líder “electromagnético” y “galáctico”).

Más de uno de esos objetivos es ridículamente pretencioso; el penúltimo y el último se proclaman así: “IV. Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico [la esdrújula de rigor] y pluripolar que permita lograr el equilibrio del Universo y garantizar la Paz planetaria. V. Preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana”. Y como ya el gobierno no cuenta con la guía intelectual de Jorge Giordani, ha tenido que asumir el papel de ideólogo el Sr. Diosdado Cabello; en plan de sorna dijo el 4 de junio: “La salida es el socialismo”. (DRAE: Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes). El socialismo ha fracasado en la búsqueda de una sociedad mejor y un hombre “nuevo” en todas partes del mundo; por lo demás, a un costo terrible: tan sólo la variedad estalinista debió invertir nueve millones de muertos en la Rusia soviética. Hasta Cuba, tutora del gobierno venezolano, procura reacomodarse con urgencia; el 29 de marzo de este año aprobó una ley de inversiones extranjeras que satisfaría con creces al más exigente de los capitalistas.

Este campo ideológico está hoy dividido, pues el madurismo procura enmendar el rumbo suicida del socialismo sin que se note demasiado y los radicales doctrinarios le cobren esa “traición”. La cacofonía oficialista no ayuda: Aristóbulo Istúriz explica que no se puede eliminar el control de cambios, “una medida política, no una medida económica”, porque de hacerse “los tumbarían”, sin importar lo que convenga a los ciudadanos aquejados de inflación y desabastecimiento; Erika Farías reconoce que los problemas subsisten, pero dice que eso se debe a que quince años no son suficientes para resolver los que datan de hace tres mil (aparentemente ha logrado precisar cuáles serían, a pesar de que los indígenas que habitaban el territorio de Venezuela dos mil quinientos años antes de los españoles nunca tuvieron escritura y, por tanto, no dejaron registro de su inventario); Hugbel Roa, diputado del PSUV, recibe esta pregunta del semanario Quinto Día: “Acerca de las últimas declaraciones de Diosdado Cabello, sobre las intrigas, chismes, grupitos. ¿Eso está planteado realmente a ese nivel?”, para contestarla de este modo incomprensible: “Efectivamente siempre se ha querido, cualquier situación que se presenta en nuestra organización, algunos actores sobre todo algunos medios de derecha intentan crear zozobra y mostrar al país y en el mundo que en el Partido Socialista Unido de Venezuela estamos divididos. No, no, nosotros estamos”. (?) Hugbel Roa parece incluir el programa Con el mazo dando, conducido por Diosdado Cabello en Venezolana de Televisión—¿un medio de derecha?—en su queja. Y siguió:

¿Giordani es de derecha?

Ya eso es un debate, primero que para nosotros eso no es un debate, ese señor, el ministro Giordani ha asumido una posición intrigante que de verdad no colabora en nada con lo que nosotros estamos planteando ahorita.

¿Y Navarro?

De igual manera, el profesor Navarro se solidariza con unos elementos que no tienen nada que ver, primero, acusar al Presidente Nicolás Maduro es una irresponsabilidad porque nosotros sabemos que de toda la guerra y todo el plan que se ha montado contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro. Que hay una permanente conspiración, que ha habido permanente asesoría y financiamiento por parte del Departamento de Estado.

Vendría a ser, ciertamente, una novísima teoría que Giordani y Navarro han recibido asesoría y financiamiento del Departamento de Estado.

 

La buhonería opositora

¿Qué encontramos del “otro lado”? Una Mesa de la Unidad Democrática que ya no solo está dividida ideológicamente—Ramos Allup: “No compartimos ideales ni visiones”—sino también estratégica y operacionalmente.

"No fui elegido por mi frondosa cabellera"

“No fui elegido por mi frondosa cabellera”

Dos días después de su asunción como nuevo Secretario Ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba acompañaba a Lilian Tintori en su representación ante la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y esto significa que la oposición formal venezolana no puede darse el lujo de separarse de Leopoldo López, que en algunas encuestas supera en simpatías las captadas por Henrique Capriles Radonski. La inminencia de las elecciones de Asamblea Nacional aconseja desconocer la fractura que representó el manifiesto pro constituyente que López y María Corina Machado promovieron y fue publicado el 7 de diciembre de 2013, justamente un día antes de las elecciones municipales que Capriles planteara como “plebiscito” contra Maduro, el que la oposición perdió de modo decisivo.* La iniciativa de López & Machado contravenía su compromiso expreso; el 23 de enero de 2012, veinte días antes de las primarias de oposición de las que surgiría la candidatura presidencial de Capriles (con el apoyo de López una vez que éste se convenció de que no ganaría), los que participaron en esas primarias firmaron un documento—Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional—que incluía esta estipulación: “La prioridad político-institucional del nuevo gobierno no ha de cifrarse en el cambio global de esa Constitución, ni en la convocatoria de una Asamblea Constituyente”. Ma. Corina Machado y Leopoldo López refrendaron ese documento-pacto; o entonces lo hicieron insinceramente o mudan de opinión con rapidez.

Luego vino el proceso de protestas y guarimbas iniciado el 12 de febrero—ver La marcha de la insensatez—del que, otra vez, fueron López & Machado los mentores principales. (Acompañados por Antonio Ledezma, quien hace un tiempo formó parte con Oscar Pérez y Patricia Poleo del extinto “Comando Nacional de la Resistencia”—más radical que la Coordinadora Democrática—y predicaba el abstencionismo). A mediados de la tarde de ese día, la emisora colombiana NTN24 ya había dispuesto un peculiar grupo de entrevistados sobre los sucesos que en esos instantes se desarrollaban: María Corina Machado, Leopoldo López, Diego Arria y ¡Otto Reich!** La cosa estuvo preparada. Además de los muertos, resultó ser una baja de ese proceso Ramón Guillermo Aveledo, y ahora la MUD ha logrado refrescarse poniendo en su lugar la figura de Torrealba, a quien Nicolás Maduro califica de “basura”. Es sorprendente la agresividad oficialista contra Torrealba; tal vez esto se deba a algo aún no medido por encuestadoras: que el flamante vocero de la MUD ejerce ya para el pueblo opositor un liderazgo más esperanzador que el de Capriles o el de López & Machado.

Capriles, por su parte, ha venido predicando una ideología distinta del humanismo cristiano de su partido, Primero Justicia. Inmediatamente después de su fracaso plebiscitario de la Inmaculada Concepción, ha hablado con cierta insistencia de “progresismo”, el nuevo ismo cuyo máximo propagandista es Henri Falcón. (Ver, del 16 de julio de este año, Una guará ideológica). El 15 de diciembre de 2013, declaraba Capriles a El Universal: “Henri Falcón y yo coincidimos: frente al socialismo decadente, el progresismo inteligente, incluyente y eficiente”. Como el gobernador de Lara, parece ignorar que el mundo se mueve con no poco trauma hacia una era post-ideológica.

No hay mucho más en la oferta opositora. Torrealba anunció que la MUD iba “pa’la calle”, y convocó una marcha más—¿no hay imaginación estratégica en la oposición?—para el sábado 4 de octubre, que inteligentemente fue suspendida luego del asesinato del diputado socialista Robert Serra. También afirmó que había que aliar al liderazgo político con el liderazgo comunitario y establecer un “pacto con los pobres y la clase media”, luego de postular, erróneamente, que “nuestra clase media es una realidad reciente, aparecida durante la democracia”. (En entrevista concedida a Roberto Giusti, el 28 de septiembre, para El Universal). Faltaría por definir si Jesús Torrealba puede también ser tenido por “progresista”.

 

Ausente del mercado

La organización desconocida

¿Valdrá más malo conocido?

No existe en el teatro político nacional una opción que hace falta: una organización política de código genético distinto del de un partido ideológico convencional (o una federación de partidos convencionales, una organización de organizaciones o “movimiento de movimientos”). La ciudadanía puede y debe exigir una oferta clínica y profesional que deje atrás las ideologías, esas recetas de medicina antigua, esas panaceas vencidas que fueron formuladas en el siglo XIX y son incompetentes para resolver los problemas públicos de sociedades más complejas, como las del siglo XXI. Un espacio así fue propuesto en febrero de 1985, sin que fuera posible obtener apoyo a la idea. Hoy es la cosa mucho más fácil y mucho menos costosa, pues la red de redes puede alojar su manifestación principal, sin que por eso se suprima el contacto presencial. Nuestro país tiene hoy alrededor de 15 millones de internautas—79% del registro electoral—, de los que el 30% busca información política en Internet y 70% pertenece a las clases D y E. (Ya en 1995, un ejecutivo de IBM de Venezuela me confiaba sorprendido: “La compraventa de computadores personales de segunda mano en los barrios de Caracas mueve más dinero que el mercado corporativo de computación”. Hay una vocación de modernidad en los barrios venezolanos que es preciso acompañar).

La apuesta debe ser al apoyo del pueblo a tal sensatez; en Sobre la Posibilidad de una Sorpresa Política en Venezuela (septiembre de 1987), se observaba sobre la economía de un outsider democrático: “…es concebible que una minoría lúcida (…) pueda proveer los recursos exigidos por una campaña poco costosa—no puede, no debe ser cara—en grado suficiente, al menos para cebar la bomba que pueda absorber los recursos totales del mercado político general, pues si la aventura cala en el ánimo del público, una multitud de pequeños aportes puede sustituir o complementar a un número reducido de aportes cuantiosos”. En 2008, veintiún años después de aquel estudio, la campaña de Barack Obama obtuvo la gran mayoría de sus fondos—un total de 745 millones de dólares—en donaciones pequeñas del público en general que contribuía por Internet.

Concebiblemente, no sería de un todo imposible que la organización necesaria surgiera por metamorfosis del PSUV o la MUD, y el segundo caso sería en principio más probable. (Ver ¿Jesús Gorbachov?). Ya el hecho de que exista una diversidad de partidos socialcristianos—Primero Justicia, COPEI, Proyecto Venezuela y lo que quede de Convergencia—y de otros socialdemócratas—Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática y Alianza Bravo Pueblo (si no se cuenta a Voluntad Popular, cuya ideología reporta Wikipedia en Español como progresista, centrista y socialdemócrata)—indica a las claras que la ideología no es el factor principal, puesto que están desunidos. La federación de la MUD es menos homogénea, ideológicamente hablando, que el Partido Socialista Unido de Venezuela, y por tal razón tendría menos obstáculos a la hora de decidir que las ideologías deben quedar atrás. De todos modos, antes he adelantado opinión sobre este punto:

Pero un outsider, alguien que viene de fuera, no podía por definición surgir de las filas chavistas, ni siquiera en el caso de que Hugo Chávez, fajado con su enfermedad, se viera impedido de la candidatura. Tampoco, por supuesto, de las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad Democrática. Los partidos que componían la abigarrada mezcla de la MUD no habían experimentado la metamorfosis que sería necesaria para convertirse en actores relevantes y pertinentes. Se trata de un impedimento congénito o, aun más profundamente, genético, constitucional. La valentía que se requiere para sobreponerse a eso es la necesaria para sufrir una lobotomía ideológica; no es coraje frecuente. Quizás, si nos indignáramos como en El Cairo, Madrid, Londres y Nueva York, algún día estén dispuestos a someterse a esa intervención quirúrgica. (Las élites culposas, mayo 2012).

La ventana de oportunidad que pareció abrirse para la MUD con la designación de Jesús Torrealba pudiera cerrarse con mucha rapidez. En este caso, habrá que construir la nueva organización desde cero, y esto facilitaría su pureza conceptual. Pero, mientras esa opción no surja, un paseo por el mercado político nacional es desolador; sus anaqueles conceptuales están desabastecidos. En ellos sólo encontramos mediocridad y, entretanto, el país y su gobernabilidad se sumen en profundidades mayores con el paso de los días. El Fondo Monetario Internacional estima que 2014 cerrará para nosotros con una inflación de 64%, si siguen matando diputados habrá que adelantar las elecciones de Asamblea Nacional y Quinta Crespo pudiera convertirse de mercado en matadero. LEA

…………………………………………………..

*En entrevista de marzo de este año, Torrealba declaró a la periodista Milagros Socorro: “El 8D el oficialismo se graduó de minoría, pero es una minoría muy grande. También ese día el país no oficialista se graduó de mayoría, pero una mayoría aun no suficientemente cohesionada”. Este blog apuntó el 11 de diciembre de 2013 en Las cuentas como son: “Es obvio que el oficialismo no cuenta con la mayoría del país; pudo llevar a las urnas a sólo 27,3% del total de 19.066.431 electores. Considerando las cifras de Wikipedia—la web del Consejo Nacional Electoral no dispone aún de las cifras definitivas—, no hay duda de que la oposición tuvo un desempeño inferior; sólo 22,9% de los electores inscritos votó por candidaturas postuladas por el consorcio opositor. Es razonamiento claramente tramposo sumarle 1.533.503 votos (13,8% de los votantes, 8% de los inscritos) por candidaturas no alineadas con ninguno de los extremos de la polarización. Lo mismo pudiera hacerse con los números del otro lado para decir que no votó por la MUD un total de 6.746.693 asistentes a las urnas, lo que supera en 2.372.783 su propia votación”. Dos días después, se actualizó la información en un comentario a esa entrada: “En el día de hoy, la rectora Sandra Oblitas certificó definitivamente que, de un total de 335 alcaldías en disputa, el PSUV y sus aliados ganaron 242 (72,24%), mientras que la MUD obtuvo 75 (22,39%) y otros candidatos un total de 18 (5,37%). En votos totales, la alianza centrada en el PSUV obtuvo 5.227.491 sufragios sobre 4.423.897 de la MUD, para una ventaja de 803.594 votos”.

**Otto Reich fue alto funcionario diplomático de los gobiernos republicanos de Ronald Reagan, George H. W. Bush y George W. Bush. Luego fue consejero en política exterior de los candidatos John McCain y Mitt Romney, así como asesor corporativo de Bell Atlantic, McDonnell Douglas Aircraft, AT&T y British American Tobacco. Contribuyó a la redacción de la ley Helms-Burton que extendió el embargo de los EEUU contra Cuba.

Para descargar esta entrada en .pdf: El mercado político nacional

__________________________________

Share This: