El más reciente libro de Yehezkel Dror, sabio y profeta

El más reciente libro de Yehezkel Dror, sabio y profeta (clic amplía y permite leer la contratapa)

 

Tengo por amigo y mentor a Yehezkel Dror. Me ha hecho llegar desde Jerusalén su obra más reciente: El político de avanzada – Líderes para una Nueva Época. Me hizo además el honor de dedicarlo así: “A Luis: mi socio en tratar lo casi imposible, remendar el mundo, como se necesita urgentemente. En amistad. Tuyo, Yehezkel”. (To Luis: my partner in trying the nearly impossible: mending the world – as urgently needed. In friendship. Yours, Yehezkel”. No me avergüenza admitir que esas palabras humedecieron mis ojos.

Le he escrito varias veces para comentarle su opus magnum. He aquí lo que fue mi reacción preliminar:

Acabo de leer—saborear sería un mejor verbo—el Proemio de tu libro. Resonancia inmediata, identificación instantánea con el plan, el alcance y las principales tesis anunciadas. Sonreí a menudo y una abrumadora sensación de alegre alivio me sobrecogió, pues de algún modo me sentí vitalmente reivindicado. Por ejemplo, ya te mencioné el título de mi reciente libro—Las élites culposas, una historia política personal del último cuarto de siglo de la política venezolana—, así que entenderás inmediatamente mi aprecio por la siguiente cita en tu página 4:

“Las sociedades complejas dependen de sus élites para hacer las cosas, si no bien, al menos no grotescamente mal … Las élites tienen que hacerlo mejor. Si no lo hacen, la furia pudiera abrumarnos a todos nosotros”. (Wolff, 2014).

Tu descarte de alguna opinión de Tuchman (página 7) me hizo sonreír y recordar: ambos estábamos en un taxi en Manhattan (estabas como investigador visitante senior en alguna fundación estadounidense, a principios de los años 80); después de haberte recogido, y luego de oír tu recomendación de que leyera cierto libro sobre el juego de póquer, aventuré una opinión benévola sobre la dama historiadora, pues me había sumergido en La marcha de la locura, sólo para detonar un agudo comentario despectivo de tu parte.

Puedo imaginar muy bien las reacciones que describes tan ingeniosa y precisamente:

Estoy consciente de que este libro causará bastante controversia. A partir de las reacciones de algunos lectores del manuscrito, por más que a menudo fueron cortésmente formuladas, siento que lamentan no poder colocar el libro en un índice de libros prohibidos, como le sucedió a los principales escritos de Maquiavelo en 1559 (después de su muerte en 1527). Pero ninguna de las reacciones negativas, aun hostiles, a los temas principales del libro ofreció argumentos plausibles que demolieran su contenido fundamental; en lugar de eso expresaron una resistencia emocional a su aproximación parcialmente iconoclasta. Muchos parecen preferir evitar los costos soportables de cambiar de buen grado algunos valores e instituciones ampliamente aceptadas, por los muy altos costos de calamidades y ajustes subsiguientes, mucho más dolorosos.

He estado allí; en los últimos treinta años he escrito y predicado ampliamente—en muchos casos tomando base en tus enseñanzas—sobre política venezolana en forma iconoclasta, y he conseguido las mismas reacciones: una oposición emocional desprovista de aunque fuera un solo argumento válido.

Creo que has abordado los temas dominantes de nuestro incipiente siglo 21, con pleno dominio de la gran política (tu viejo concepto) racional (y razonable).

………

El tema del libro es la época metamórfica que vivimos, llena de peligros, y la urgente necesidad de contar con líderes que la entiendan y enfrenten eficazmente. En el Proemio escribe Dror: “…la gran mayoría de los líderes políticos es de sonámbulos en lo que concierne al futuro de la humanidad. Algunos están conscientes de los retos principales, pero la vasta mayoría sufre de puntos ciegos mentales acerca de su significación. (…) El sonambulismo continuado de los líderes políticos ante problemas críticos asegura desastres”.

Más de una vez traeré a este blog las enseñanzas de lo que he llamado el libro sobre política más importante en lo que llevamos del nuevo siglo. LEA

_______________________

Share This: