Palos en el cerro El Mogote

Palos en el cerro El Mogote

 

mogote(Voz prerromana, quizá del vasco *mokoti, puntiagudo, der. de moko, punta). 1. m. Cualquier elevación del terreno que recuerde la forma de un monte. 2. m. Montón de piedras. 3. m. Montículo aislado, de forma cónica y rematado en punta roma. 4. m. Hacina de forma piramidal. 5. m. Cada una de las dos cuernas de los gamos y venados, desde que les comienzan a nacer hasta que tienen aproximadamente un palmo de largo.

_____________________________________________________________

 

Se consideró publicar en el semanario La Razón el texto que abajo se reproduce, no sin ofrecer lealmente al candidato José Guerra la oportunidad de comentar lo que allí se pone. El economista, que había dicho el 11 de noviembre que el 6D se celebraría un referendo sobre el socialismo—El socialismo va a referendo—, se negó a la oferta con estas palabras: “Estoy muy ocupado; no tengo tiempo para echarle palo a todo mogote”. Bueno, fue él quien creyó haber descubierto ese mogote en particular. LEA

………

 

REFERENDO SOBRE EL SOCIALISMO

¿Debe tener el Soberano la palabra sobre el centro de la cuestión política nacional?

…………………………..

El Presidente de la República declaró el 22 de octubre: “Vamos a consolidar la organización comunal como epicentro del socialismo”. Cada decreto suyo que la Gaceta Oficial publica lleva ahora este encabezado estándar: “Con el supremo compromiso y voluntad de lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo…” El llamado “Plan de la Patria”, aprobado en la Asamblea Nacional como plan nacional de desarrollo para el período 2013-2019, se presenta como el Segundo Plan Socialista de Desarrollo. La justificación universal de la acción oficialista es que “vamos rumbo al socialismo” y es por tanto el nudo de la política nacional.

Tiene sentido, entonces, que se haya propuesto consultar al Poder Constituyente Originario, el Pueblo convocado a referendo en ese carácter, acerca de esta cuestión, puesto que el establecimiento de un régimen socialista es un asunto de orden constitucional que no puede ser decidido por ninguno de los poderes públicos constituidos.

La proposición fue formulada por primera vez el 23 de julio de 2009 por Luis Enrique Alcalá, conductor del programa Dr. Político en Radio Caracas Radio. En una publicación semanal que hacía por la época, y luego de registrar el rechazo al socialismo que medían las encuestas, escribió: “La mayoría abundante que no quiere un régimen socialista para Venezuela debiera apoyar la convocatoria, por iniciativa popular, de un referéndum consultivo sobre dicha posibilidad”. Desde entonces, no ha cesado de recetar eso mismo, como en su programa desde fines de 2012 hasta la fecha.

Otras voces parecieron coincidir más tarde. En la edición de fin de semana del diario Tal Cual del 10 de mayo de 2014, Alonso Moleiro ponía: “Tomando en cuenta la marcha de las cosas y el momento que cursa este año, no parece descabellado figurarse que en el mediano plazo podría estar en desarrollo algún planteamiento político de carácter consultivo en torno a la pertinencia de este modelo económico e institucional vigente en Venezuela”. Dos meses antes, Fausto Masó habló de la misma idea.

Pero ahora recicla el tema el economista José Guerra (candidato a la Asamblea Nacional por la MUD en Caracas). El 11 de octubre admitió en artículo titulado El socialismo va a referendo: “Estoy entre quienes opinan que este 6 de diciembre, además de la elección de una nueva Asamblea Nacional, se celebra un referendo consultivo sobre el modelo económico que queremos transitar. La pregunta es muy sencilla: ¿Está Usted de acuerdo con el modelo socialista actual o prefiere recuperar el sistema de libertades económicas consagrado en la Constitución? Ésa es la disyuntiva”.

Alcalá apuntó en su blog sobre tal pretensión: “La noción está equivocada. Jamás unas elecciones (democracia representativa) equivaldrán a un referendo (democracia participativa); jamás fueron las elecciones municipales de 2013 un ‘plebiscito’ acerca del gobierno de Nicolás Maduro, como intentara vender Henrique Capriles Radonski. Pretender algo así es adulterar el sentido constitucional de los actos electorales. El 6 de diciembre no está planteada esa disyuntiva, sino la de votar o no votar por alguno de los candidatos del circuito correspondiente. Si se quiere que algo sea tenido por un referendo consultivo debe serlo; no debe proponerse que las elecciones del 6D usurpen lo que tendría que ser una manifestación explícita del Soberano”.

Luego añadió: “…si el candidato Guerra quisiera que en verdad se consultara la preferencia del pueblo en pro o en contra del socialismo, podría comprometerse desde ya a que de resultar electo levantará su mano para formar una mayoría simple de colegas que apruebe la convocatoria de un verdadero referendo, no uno pretendido, acerca de asunto tan crucial”.

Hay quienes afirman que la manifiesta renuencia de la dirigencia opositora a convocar el Pueblo en referendo, incluyendo uno revocatorio (que no se puede convocar desde la AN), se debe a que carecen (Primero Justicia y AD) de candidato para lanzar en la elección que sobrevendría a una falta absoluta del Presidente de la República.

En todo caso, se estaría cerrando el paso al deseo mayoritario de los electores. Datanálisis midió en noviembre del año pasado 80,1% de entrevistados que estaban de acuerdo en que “El socialismo del siglo XXI es un modelo equivocado que debe ser cambiado”. Hace dos meses, registró 68,3% de opinión a favor de que Nicolás Maduro culmine su mandato este mismo año o sea revocado en 2016, y Venebarómetro (IVAD) de septiembre contó 86,8% de respuestas a favor de “un cambio en la conducción del país”.

Una mayoría simple en la Asamblea Nacional puede convocar un referendo consultivo real sobre el socialismo, y Alcalá apuesta a esto: “Siendo que la pretensión socialista es la excusa universal, la coartada general de todos los actos del gobierno, un rechazo masivo al socialismo en referendo debe forzar la renuncia de Nicolás Maduro al cargo que ahora ocupa. No podría sostenerse si se viera forzado a suprimir de papelería, gigantografías y carteles, de discursos y decretos, la especie de que se ocupa en la construcción del socialismo”.

_____________________________________________

Share This: