¿Leyendo la Constitución a los militares?

¿Leyendo la Constitución a los militares?

 

escarrancharse. 1. prnl. Esparrancarse, despatarrarse.

despatarrar. 1. tr. coloq. Abrir excesivamente las piernas a alguien. U. t. c. prnl. 2. tr. coloq. Llenar de miedo, asombro o espanto. Dejar, quedarse despatarrado. U. t. c. prnl. 3. prnl. Caerse al suelo, abierto de piernas.

Diccionario de la Lengua Española

______________________________________

 

Escenario: Fuerte Tiuna. Reunido ayer el altísimo mando militar para escuchar al altísimo y olímpico Hermann Escarrá, reciente disertante—15 de diciembre—en el foro Constitución del futuro. (“… durante una reunión que sostuvo con los altos jefes militares en el Fuerte Tiuna, ciudad militar en el oeste de Caracas, sede del ministerio de la Defensa”. El Universal, 22 de diciembre).

Tesis: “El abogado constitucionalista Herman Escarrá propuso a la Fuerza Armada Nacional (FAN) y al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López un ‘Pacto de Estado’ con todos [los] sectores del país. (…) Durante el encuentro con los altos jefes militares, Escarrá planteó un pacto de Estado que incluya a los sectores económicos, sociales, partidos políticos, iglesias y los componentes de la Fuerza Armada Nacional”. (…) Escarrá insistió a los altos jefes militares “en que se debe preservar así la estabilidad de la República de Venezuela y alcanzar el bienestar del pueblo a pesar de la caída de los precios petroleros y sus derivados”. (La misma fuente, que añade: “Las declaraciones de Escarrá fueron suministradas a través de una nota de prensa que incluye imágenes del encuentro en el Fuerte Tiuna, con el titular del despacho de la Defensa y el Comando Mayor Superior de la FAN, cuya posición sobre la propuesta planteada por el abogado constitucionalista se desconoce”).

Carácter: Un jurista pantallero y mudable; mobile qual piuma al vento, pudiera decirse si no fuese porque su corpulencia no tiene nada de plumoso.

Dictamen: Una tesis vistosa pero vacía—en ningún momento se explica en qué consistiría el pacto—y, por encima de todo, enteramente torcida, falsa y aberrante.

………

Tuits emanados ayer de Fuerte Tiuna ponen:

Visita del Dr. Herman Escarrá en el MPPDefensa con motivo de analizar ideales sobre la constitución de la República

Dr. Herman Escarrá: “La FANB puede sugerir un pacto de Estado para preservar la estabilidad de la República”

La Fuerza Armada Nacional no tiene que pactar con nadie ni “sugerir” tal cosa, y mucho menos con “sectores”. Más aún: la B en el segundo tuit, tal vez no dicha por el ponente sino añadida por los militares, no existe en la Constitución, cuyo Artículo 328 manda de modo inequívoco:

La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley. En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna. Sus pilares fundamentales son la disciplina, la obediencia y la subordinación. La Fuerza Armada Nacional está integrada por el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, que funcionan de manera integral dentro del marco de su competencia para el cumplimiento de su misión, con un régimen de seguridad social integral propio, según lo establezca su respectiva ley orgánica.

De ninguna forma se sostiene la absurda recomendación de Escarrá; no corresponde a una institución disciplinada, obediente y subordinada la iniciativa de procurar pactos de ninguna naturaleza. El único pacto que los obliga es el fundamental: la Constitución de la República, y éste se dio sólo entre los ciudadanos que aprobaron mayoritariamente, el 15 de diciembre de diciembre de 1999, el vigente texto constitucional, el que obliga a todos los ciudadanos, aunque hayan votado contra él.

Y claro, ciertos extremos se tocan, al menos en esa idea de que la sociedad es una torta que se corta en trozos, en sectores, como los que Escarrá propone que la FAN (sin B) agencie. El 11 de febrero de este año, Antonio Ledezma, Leopoldo López y Ma. Corina Machado proponían un “acuerdo nacional para la transición” que debía, en su criterio, ser confeccionado sectorialmente:

…un Acuerdo Nacional para la Transición en el que esté representada la Unidad de todos los ciudadanos de Venezuela, a través de las visiones de los trabajadores, los jóvenes, los empresarios, los académicos, los políticos, los miembros de las iglesias y de la Fuerza Armada, en fin, de todos los sectores nacionales.

Al comentar este disparate (en Dos cepas del virus salidista, 13 de febrero de 2015), se puso acá:

Una vez más, se cuela el concepto corporativista en el modo propuesto para la aprobación del tal “acuerdo nacional para la transición”. Esto es, el Pueblo no hablaría desde su propia esencia, sino fraccionado en “sectores” (como pedazos de la “torta social”). Cuando Chávez enarbolaba la bandera de la asamblea constituyente en su primera campaña electoral (1998), el artículo Contratesis refutaba esa noción que ahora comparten los comunicadistas à trois:

La constituyente debe componerse, a lo Mussolini, corporativamente. (Chávez Frías et al). Esto es, que debe estar compuesta por representantes de distintos cuerpos o unidades sociales: obreros, empresarios, militares retirados, profesionales colegiados, eclesiásticos, etcétera. Muy incorrecto. Nuestra condición de miembros del Poder Constituyente no nos viene de pertenecer a algún grupo o corporación, sino de la condición simple y original de ser ciudadanos.

(…)

Quien debe hablar en esta crisis es la Corona en estado puro, no sus fragmentos “sectoriales”.

………

El sitio web aporrea.org reporta, tomando material de la Agencia Venezolana de Noticias:

Constitución del futuro

Pontificación reseñada por AVN y aporrea.org

La figura del Parlamento Comunal Nacional, que fue instalado esta semana en Caracas, está establecida en la Ley Orgánica de las Comunas y en la Constitución Nacional, explicó este jueves el abogado constitucionalista Hermann Escarrá. Además, recalcó que el Parlamento Comunal no va a sustituir las competencias de la Asamblea Nacional (AN) ni se trata de una organización paralela, tal como lo han querido hacer ver los recién electos diputados de derecha que asumirán la mayoría parlamentaria el 5 de enero de 2016. “Se ha pretendido tergiversar. Nadie ha planteado que el Parlamento Comunal va a sustituir las competencias de la Asamblea Nacional, ni tampoco se trata de una organización paralela. Es una organización que existe y está dirigida a la organización popular, al gobierno popular, a los gobiernos locales, a la participación en aquellos aspectos nacionales que permite el texto de la Constitución”, explicó en declaraciones a Venezolana de Televisión.

Por supuesto que exactamente eso se ha planteado. (Ver Un “parlamento” Helene Cursis). El Universal registró el 16 de los corrientes:

Durante una nueva emisión del programa rutinario de todos los martes, Con el Mazo Dando, Cabello explicó que el Parlamento Comunal, juramentado el pasado martes, está respaldado por la Constitución venezolana. Cabello fundamentó sus argumentos en el artículo 5 de la Constitución. “Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”, citó el presidente de la Asamblea Nacional.  (…) “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la Ley” añadió el diputado. Explicó que la Ley a la que se refiere dicho texto es la Ley Orgánica de las Comunas. (…) Según la interpretación de Cabello, el párrafo constitucional al que hace referencia, contempla que el máximo ente competente en materia jurídica es el pueblo y el Poder Legislativo tiene que responder primeramente a las directrices de la comunas.

………

Ahora incurriré a conciencia en el lógicamente inválido argumento ad hominem; las características personales de Escarrá no guardan relación alguna con la veracidad o falsedad de lo que afirme o niegue, pero nos muestran quién es el personaje.

Transido en la MUD

Transido de amor en la MUD

El manipulador y resbaladizo abogado, que ahora dice que “llegó el momento de ejercer a plenitud la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ante las pretensiones desestabilizadoras de la derecha, que logró mayoría parlamentaria para el nuevo período legislativo de la Asamblea Nacional”, es el mismo que se uniera a la Mesa de la Unidad Democrática el 8 de septiembre de 2011, y exactamente el mismo que publicara en boletín propio el año anterior (19 de diciembre de 2010) cosas como éstas (se respeta su puntuación): “Hugo Chávez es un embustero su ley habilitante solo busca acabar con la Constitución de Venezuela. (…) Hugo Chávez es un irresponsable y chantajista moral, que gracias a Dios cada día son muchos los ciudadanos que retiran el apoyo a su idea de gobierno”. En ese mismo boletín se lee:

Hermann Escarrá llamó a las fuerzas armadas a que “no se pongan de cuclillas ante el régimen autoritario de Chávez ni ante un proyecto personalista, porque la cláusula central de las fuerzas armadas especifica no estar al servicio de una persona o grupo político, sino al servicio de la nación, del pueblo de Venezuela y de la patria. Indicó que el componente militar se debe avocar al concepto estratégico de la nación, así como también a la planificación de seguridad y defensa apegándose a los derechos constitucionales y citó el artículo 8 de la enmienda constitucional (¿?) en la que se especifica que las fuerzas armadas de Venezuela no se pondrán a la orden de ningún partido político o parcialidad política.

Entonces no proponía que los miltares pactaran con nadie. Es tal vez por cosas como ésas que el Sr. Alejandro Rodríguez comentó en la nota que dedicara RUNRUNES al evento de Fuerte Tiuna: “Insoportable este tipo. Tratando de quedar bien con Dios y con el diablo, terminará quitándole el puesto a William Ojeda”.

Escarrá no es otra cosa que un asqueroso político y un payaso del Derecho. LEA

____________________________________

 

Share This: