Cómo disparar tuits

Cómo disparar tuits

 

La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley. En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna. Sus pilares fundamentales son la disciplina, la obediencia y la subordinación.

Artículo 328 de la Constitución Nacional

____________________________________________

 

El general Padrino López se ha convertido en omnipresente figura mediática: declara a los medios casi cada día, organiza eventos en plazas públicas, recibe constitucionalistas para considerar inminentes “pactos de Estado” y no descuida las redes sociales por las que emite tuits; es decir, pía a discreción. El pasado 21 de diciembre se piaba desde Fuerte Tiuna:

Tuit con camuflaje verde oliva

Tuit con camuflaje verde oliva

Visita del Dr. Herman Escarrá en el MPPDefensa con motivo de analizar ideales sobre la Constitución de la República

Dr. Herman Escarrá: “La FANB puede sugerir un pacto de Estado para preservar la estabilidad de la República”

Supongo que el MPPDefensa estima que la mera inserción de la palabra “ideales” santifica cualquier barrabasada. Esto es, si se trata de “ideales sobre la Constitución de la República” la cosa debe ser buena, aplaudible. ¿No?

Bueno, no le toca a gente armada cuyos pilares (¿ideales?) son, según esa misma Constitución, “la disciplina, la obediencia y la subordinación” andar sugiriendo nada, mucho menos un tal “pacto de Estado”. El Diccionario de la Lengua Española nos dice que pacto es “Concierto o tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado”, y lo que le sale al MPPDefensa es obedecer disciplinada y subordinadamente, no ponerse de acuerdo con otra u otras “partes”, aunque esto lo recomiende gente escarranchada, abierta de piernas. (“Escarrá planteó un pacto de Estado que incluya a los sectores económicos, sociales, partidos políticos, iglesias y los componentes de la Fuerza Armada Nacional”. El Universal). Lo que le toca no es pactar sino obedecer al poder civil, y esto solamente en órdenes atinentes a las tareas que la Constitución le encomienda.

………

El 7 de enero, reportaba El Universal:

El tuit militar

El tuit militar

“Se ha ultrajado a la patria toda, a través de una grosera, arrogante, prepotente, actitud contra la memoria eterna de nuestro Libertador Simón Bolívar, que es el padre de la patria (…) es el ultraje también a la memoria de un hijo insigne de Bolívar, el comandante supremo Hugo Chávez, a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y al honor militar”, con estas palabras rechazó el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, las acciones de la nueva directiva de la Asamblea Nacional (AN) al retirar los cuadros de la institución.

Lo que es grosero, arrogante y prepotente es esa deformación de los hechos. El Presidente de la Asamblea Nacional ordenó el retiro de una imagen trucada de Simón Bolívar, obtenida por ultraje o profanación de sus restos para “amulatarlo”, como explicó de modo muy claro Henry Ramos Allup el viernes de esta semana en su contestación a las innumerables palabras del Presidente de la República. La imagen de Bolívar, en sus más fieles representaciones, permanece en el Palacio Legislativo; lo que ya no está allí es el ícono propagandístico de un régimen que ha gastado más que unas cuantas de sus “misiones” en publicidad políticamente sesgada y abundantemente falaz, descaradamente manipuladora. Somos más numerosos los venezolanos que no nos sentimos en absoluto ultrajados por las órdenes de Ramos Allup, y el general Padrino no puede hablar legítimamente en nombre de “la patria toda”; eso es arrogantísimo.

El 18 de octubre de 2012 daba cuenta acá de un intercambio de conceptos con Miguel Pérez Pirela, una de las vedettes de “Venezolana” de Televisión (en Reivindicación de la clínica, cuando todavía respetaba a la encuestadora Hinterlaces). Allí puse:

El nombre Bolívar y el adjetivo bolivariano no son marcas o franquicias al estilo de McDonald’s; hay un sentido en el que todo venezolano es asimismo bolivariano, y el adueñarse de esas denominaciones para un exclusivo uso sectario es una apropiación indebida. Puedo entender la manipulación buscada por el gobierno, cuando pretende que Bolívar era socialista. Pero el Libertador dijo a Francisco Iturbe al término de la Campaña Admirable (1813): “No tema Ud. por las castas; las adulo porque las necesito. La democracia en los labios y la aristocracia aquí”, poniendo la mano en el corazón. No había entonces ningún socialismo bolivariano.

Más allá de eso, personalmente estoy harto de Bolívar. Nuestro Código Civil dice que a la mayoría de edad la gente se emancipa de sus padres, aunque los siga queriendo; pues bien, hace rato que hemos debido emanciparnos del Emancipador, del Padre de la Patria. Pérez Pirela dijo que la oposición no debía “enfrascarse en marcos mentales de los ochenta o los noventa”, y le doy toda la razón. Pero mucho peor es enfrascarse en marcos del siglo XIX. “O inventamos o erramos” es la frase más manida de Simón Rodríguez, figura del panteón chavista, e inventar es dejar atrás al pasado. No se debe entrar en el futuro mirando al espejo retrovisor.

He debido decir “figura apropiada por el panteón chavista”.

………

Pero Padrino López también dijo que se había ultrajado “la memoria de un hijo insigne de Bolívar, el comandante supremo Hugo Chávez, a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y al honor militar”.*

Primera precisión: Bolívar no tuvo hijos, ni insignes ni ordinarios. La retórica del MPPDefensa en ese punto es no más que mala poesía, propensa a la cursilería que renombra a nuestro cerro Ávila como Waraira Repano, con una letra que según el DRAE “Aparece en palabras de origen germánico, principalmente inglesas y alemanas…”, en uso heterográfico que impondría escribir Waire, La Waira o Waracarumbo. (Los indios teques y caracas ni siquiera tenían alfabeto).

Muy molesto el general

Muy molesto el general

Luego está lo de FANB, que Ramos Allup indicó certeramente como denominación inexistente en la Constitución Nacional, que habla de Fuerza Armada Nacional a secas. Padrino dijo en una de sus insistentes emanaciones mediáticas (tuit del 4 de enero): “si algo nos enseñó el Comandante Hugo Chávez fue a respetar y defender nuestra Constitución: ‘Dentro de ella todo, fuera de ella nada'”. ¿En qué quedamos? El empleo de la designación “bolivariana” para la institución militar venezolana está fuera de la Constitución: es decir, es nada. (Por supuesto, cada vez que Chávez festejaba su asonada criminal del 4 de febrero de 1992—religiosamente, todos los años desde 1999—enseñaba justamente lo contrario: fuera de la Constitución cualquier cosa, especialmente un golpe de Estado).

………

Padrino, ya engolosinado en su rol pantallero, descargó ayer una andanada de tuits, copiados acá:

La FAN es inquebrantablemente BOLIVARIANA porque la República fundamenta su patrimonio en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador.

La FAN es BOLIVARIANA porque instituye la doctrina de El Libertador, como fuente inspiradora de su esencia independentista-antiimperialista.

L@s soldado@s estamos orgullosos de ser, sentirnos y llamarnos BOLIVARIANOS. ¿Qué venezolano podría no presumir de esta signo originario?

1. La FANB es una institución esencialmente profesional y sin militancia política. No dice la CRBV que es APOLÍTICA y NO DELIBERANTE.

2. Es propicio recordar que hace 16 años fue derogado por el pueblo venezolano, convocado como poder constituyente originario, el adefesio…

3. …discriminatorio entre civiles y militares. Este tema, quizás ignorado por muchos, fue ampliamente debatido en la Asamblea Nacional…

4. …Constituyente: “Los principios de Seguridad de la Nación obligan en la formación militar a DELIBERAR sobre las políticas del estado”.

5. Por lo tanto, los términos APOLÍTICO y NO DELIBERANTE para la FANB quedó en el pasado, se fué con la Constitución de 1961. Es historia!

El general Twitter

El general Twitter

6. Aristóteles definía al hombre como zoon politikón, lo cual supone al hombre como un ser social que participa y se relaciona políticamente.

7. Acaso la FANB no forma parte de esta sociedad?. Somos irracionales?. Esta institución tiene armas, pero ama la democracia y la libertad.

8. El zoon politikón militar de la Venezuela del siglo XXI, emplea las armas para defender al pueblo, la Independencia, la Soberanía y La Paz

9. No es conveniente para la concordia nacional estar sembrando en el imaginario colectivo una FANB asociada con golpes de estado. Prudencia!

Imprudentemente repito que Hugo Chávez asoció en 1992, y durante el lapso 1999-2013, la FAN con golpes de Estado. Imprudentemente observo que Simón Bolívar era imperialista él mismo, al agrandar su dominio venezolano al espacio de la gran Colombia—Venezuela, Cundinamarca y Quito—, y que permitía, como ciertos personajes de nuestra historia republicana (Guzmán Blanco, Chávez), el culto a su personalidad. No sólo autorizó que el Alto Perú, separado de Perú por decisión suya para debilitar al otrora gigante sudamericano (y negar la salida al mar de los altoperuanos), fuera bautizado como Bolivia—a la que dotó de una constitución que establecía una presidencia vitalicia que luego quiso imponer a Colombia, la creación de 1819 que se disolvió por su vitalicia ambición de poder—, sino que no se ruborizó porque el Artículo 7 de la Ley Fundamental de Colombia estableciera: “Una nueva ciudad que llevará el nombre del libertador Bolívar, será la capital de la República de Colombia”.

La doctrina bolivariana—acá si cabe el adjetivo con propiedad—incluye el concepto que propuso acerca del carácter que debía conferirse al Presidente de Bolivia (1826):

El Presidente de la República viene a ser en nuestra Constitución, como el Sol que, firme en su centro, da vida al Universo. Esta suprema Autoridad debe ser perpetua; porque en los sistemas sin jerarquías, se necesita más que en otros, un punto fijo alrededor del cual giren los Magistrados y los ciudadanos, los hombres y las cosas. Dadme un punto fijo, decía un antiguo, y moveré el mundo. Para Bolivia, este punto es el Presidente vitalicio. (…) El presidente de la república nombra al vicepresidente, para que administre el estado y le suceda en el mando. Por esta providencia se evitan las elecciones, que producen el gran azote de las repúblicas, la anarquía que es el lujo de la tiranía y el peligro más inmediato y más terrible de los gobiernos populares.

No sólo debía mandar a perpetuidad, sino que además podría hacerlo sin responsabilidad por los actos de su gestión. Para la época de su nuevo proyecto de constitución colombiana, ya había ideado que la Cámara del Senado—que la Constituyente nuestra de 1999 “preeliminó” en contra de la doctrina bolivariana— fuera de puestos hereditarios y también irresponsables; es decir, pretendía establecer una oligarquía aristocrática. No era muy democrática que digamos esa “doctrina bolivariana”, que ahora Padrino López blande como si fuera un Corán o Antiguo Testamento.

Por lo que respecta al tratamiento constitucional de lo militar en las constituciones de 1961 y 1999, la diferencia principal estriba en que la última concede el derecho al voto a los militares, que la anterior negaba. De resto, la concepción es la misma; no sólo se niega a la Fuerza Armada Nacional la militancia política, sino que se prescribe que esté “al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna”. O sea, no puede ser chavista, y si algo es meridianamente claro es que el chavismo-madurismo ha usado obscenamente a los militares venezolanos al servicio de su parcialidad política y el culto retrógrado a la persona de Hugo Chávez, presunto “hijo insigne del Libertador”.

En todo caso, la Constitución vigente no derogó “el adefesio discriminatorio entre civiles y militares”: éstos siguen estando armados; son, como los define acertadamente Thays Peñalver en La conspiración de los doce golpes, “políticos armados”. Eso sí es discriminatorio, sólo que en contra de los civiles. LEA

———

*Aristóbulo Istúriz ha debido sentirse incómodo con el elogio que de él hizo el viernes Henry Ramos Allup. Esto explica que se haya apresurado a cuadrarse con Padrino López mediante estas palabras: “Le exigimos al Presidente de la AN, le exigimos a Ramos Allup respeto para nuestra FANB, respeto para nuestro Libertador Simón Bolívar, respeto para nuestro comandante eterno Hugo Chávez y respeto a nuestro presidente constitucional Nicolás Maduro”. Es indudablemente uno de los sacerdotes de la eternidad chavista, uno que pensó que la mención de Ramos Allup era un costo político que debía evitar.

___________________________________

 

 

Share This: