L’Etat c’est toi, ha dicho ayer Diosdado Cabello a Nicolás Maduro. En su programa Con el mazo dando del día de ayer, reseñado por la web de La Patilla, el diputado por el estado Monagas dijo a los empresarios que hubieran firmado para la activación del referendo revocatorio del mandato del Presidente de la República que no podrían tener contratos con el Estado: “Empresario que aparezca firmando ahí y tenga contrato con el Estado, ¡por favor papito lindo! No puede estar ahí, no puede tener contrato con el Estado”. La semana pasada había afirmado que debían ser despedidos los empleados públicos que hubieran incurrido en el mismo horrible pecado contrarrevolucionario.

El video obtenido por La Patilla muestra un auditorio lleno de militares uniformados que celebran la ocurrencia del pernicioso personaje del oficialismo. Se trata, sin duda, de un caso en el que debiera intervenir, por pública notitia criminis, el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Y la Asamblea Nacional debiera suspender a Cabello de su investidura parlamentaria, según la potestad que le confiere el numeral 20 del Artículo 287: “Corresponde a la Asamblea Nacional: (…) 20. Calificar a sus integrantes y conocer de su renuncia. La separación temporal de un diputado o diputada sólo podrá acordarse por el voto de las dos terceras partes de los diputados y las diputadas presentes”.

Nicolás Maduro no es el Estado. LEA

________________________________________

 

 

Share This: