Keller 1

La convicción de su infalibilidad ha desaparecido (clic amplía)

 

En virtud de una relación especial con un cliente de Alfredo Keller & Asociados, he podido ponerle la mano a algunas láminas decidoras del más reciente estudio de la firma, correspondiente al segundo trimestre de 2016. (El Dr. Keller jamás me las habría proporcionado, pues respeta celosamente la confidencialidad que garantiza a su clientela). La que encabeza esta nota es la más elocuente: ella recoge una opinión desfavorable muy mayoritaria acerca de ciertas políticas y decisiones del fallecido presidente Chávez, “el Líder del Proceso”.

Sólo recibe un saldo positivo de opinión la creación y el mantenimiento de las “misiones”, y aun así esta política recibe 43% de valoración negativa. Las restantes—armas para los colectivos y las milicias populares, encaminar al país hacia el socialismo, expropiación de propiedades privadas, la recrecida participación política militar y la designación de Nicolás Maduro como su sucesor—son calificadas negativamente en un rango que va de 78% a 88% de rechazo.

Ya no es, entonces, que se crea mayoritariamente que Chávez tuvo razón y el sucesor ha dilapidado su herencia; ahora se piensa que sus decisiones eran defectuosas de raíz. Tal cosa es un deslave de opinión detonado por el masivo aprendizaje popular en los diecisiete años de chavismo-madurismo, que ahora se expresa en la mayoritaria voluntad revocatoria de los venezolanos.

Pero además de sus equivocaciones originales, se cree mayoritariamente que fue grande error imponer la candidatura de Nicolás Maduro, cosa que hizo en Día de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre) de 2012: “…óigaseme bien, para continuar al frente de la Presidencia de la República y, sobre todo, para asumir el nuevo período para el cual fui electo por ustedes, si algo ocurriera que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro debe concluir el período (…) Es mi opinión firme, plena, irrevocable, absoluta, total, el que en ese escenario ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela”.

 

El sucesor equivocado

El sucesor equivocado (clic amplía)

 

El 78% de la muestra total de 1.200 entrevistados cree que este relevo anunciado fue un error, y así piensa incluso el 17% de quienes se describen a sí mismos como “muy chavistas” y el 38% de los “algo chavistas”. Acá cabe destacar que Chávez no creía estar equivocado; su opinión fue asumida por él a plena conciencia; esto es, Hugo Chávez sabía que Maduro proseguiría profundizando o radicalizando “la revolución”; eso era lo que él mismo hubiera hecho tercamente de haber sobrevivido.

Al día siguiente del anuncio sucesoral, se puso en este blog Época de San Nicolás, entrada en la que se lee:

En 2000, la directiva de British Petroleum Exploración de Venezuela me solicitó una presentación que le permitiera “entender a Chávez”, y entre otras imágenes usé lo que llamé “la metáfora del Mulo”. La guía de la presentación, efectuada el 21 de junio de ese año, decía: “La metáfora del Mulo: la aparición de un mutante imprevisto y estéril (el Mulo) en el segundo volumen de la trilogía Fundación* de Isaac Asimov, puede servir de metáfora para entender el fenómeno de Chávez. Puede ser estéril en el sentido de no ser capaz de producir un sucesor con sus mismos rasgos”. Dicho de otra manera: cuando hicieron a Chávez rompieron el molde. Nicolás Maduro, a pesar de su nombre navideño, no calza los zapatos de su jefe en esta circunstancia decembrina. Chávez es un caso único: un hombre con un fuego interior—al llegar en la madrugada del sábado 8 habló extensamente en Maiquetía del ardimiento que gentes como él y Fidel Castro sufrían—, con una vocación épica, con dotes de sagacidad política y de comunicación excepcionales. Él pudiera haber hecho al socialismo tragable por un país que no quiere ese régimen. Es muy difícil que Maduro o Cabello puedan completar esa tarea. El país nunca llegó a ser totalmente controlado o amedrentado por Chávez; ni Chávez ha sido Lenin ni Maduro es Stalin.

No fue Maduro, sin embargo, la peor de sus equivocaciones. También se escribió acá (Nocivo para la salud mental, 5 de julio de 2007):

Cualquier cosa positiva que Chávez haya podido traer a su pueblo es anulada por esta permanente modelación de la violencia, por cuanto aquí el daño que infiere es a lo psíquico de nuestra sociedad. No hay, pues, nada que pueda salvar a las administraciones de Chávez en el registro de la historia, y esto debe ser explicado a sus partidarios en nuestra ciudadanía. Uno pudiera invitarles a que hicieran una lista de los aciertos de Chávez, pues por más larga que fuese sería reducida a la insignificancia al cotejarla con su perenne modelación de la violencia y la agresión, que deja cicatrices en el espíritu de la Nación. ¿Cómo puede disminuir la delincuencia en un país cuyo presidente la modela, exacerbando el azote que lacera por igual a sus partidarios y sus opositores? ¿Qué asaltante no se sentirá “dignificado” por la conducta presidencial, cuya agresividad y cuyo desprecio por la propiedad puede tomar por modelos? (…) Y esta espantosa modelación, más gravemente, es amplificada en el más obsceno culto a la personalidad que haya conocido Venezuela. No hay agencia oficial que no le adule, no hay programa que no se atribuya a sus méritos, no hay pieza publicitaria del gobierno que no infle su ego megalómano y tóxico. Preparémonos para una inmensa tarea de psiquiatría política al cese de su mando.

Ya hay claridad nacional a este respecto. LEA

………

*Isaac Asimov se hizo acreedor en 1965 a un especial Premio Hugo—no tiene relación con Chávez, sino con Hugo Gernsback, el fundador de Amazing Stories, una importante revista del género—por la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos: su trilogía Fundación. En el segundo de tres volúmenes, el autor introduce la figura de un outsider, un dictador militar a quien se apoda el Mulo por razones particulares: es un mutante que no puede tener descendencia. El Mulo tiene poderes especiales por los que puede alterar las emociones de la gente; crea en ella gran temor y, también, gran lealtad hacia él.

___________________________________________________

 

Share This: