Siempre por delante de sus libros

Siempre por delante de sus libros

 

Mercedes Pulido de Briceño es un manantial del país que seguirá manando; su obra de patria es casi innumerable, su legado imperecedero. En Krisis – Memorias Prematuras (1986) asenté esta opinión: “…cuando he pensado en mujeres venezolanas que podrían desempeñar muy bien la Presidencia de la República, el nombre de Alba viene a mi mente junto con el de Mercedes Pulido de Briceño”. Ésa, su talla.

No podría hacer justicia a su quehacer venezolano en estas líneas; tomo del Centro Gumilla, dejando de lado su prolongada trayectoria académica, esta escueta enumeración:

Estuvo a cargo de la Coordinación de Desarrollo de la Comunidad, Programas de autoconstrucción, escuelas rurales y capacitación en organización social en Cordiplan (1969-1974). Consultora del Acuerdo de Cartagena en materia de empleo y salud en Lima-Perú (1975-1978). Ministra de Estado para la Participación de la Mujer en el Desarrollo (1979-1984). Jefe Delegación de la Conferencia Mundial de la Mujer realizada en Copenhague (1980). Participó en la Reforma del Código Civil (1982) y en la Ley de Adopción (1983). Reglamentación del Instituto Nacional del Menor (1983). Impulsó el Proyecto de Subsidios Familiares, Bono Alimentario (1984). Miembro de la Comisión Presidencial Copre (1984-1989). Subsecretaria adjunta de la Naciones Unidas para el Desarrollo Social y la Participación de la Mujer en el Desarrollo, Nueva York (1985-1989). Senadora de la República (1989-1994). Presidenta de la Comisión de los Derechos de la Mujer: Ley de Jueces de Paz, ratificación de la Convención de los Derechos del Niño, ratificación de los convenios laborales de los derechos de la mujer y del niño trabajador OIT. Redactora del proyecto de Ley Sobre la Violencia Familiar. Miembro de las Comisiones de Política Interior, Educación, Salud y Presupuesto. Ministra de la Familia (1994-1996). Creación del Servicio Nacional Autónomo de Atención Integral a la Infancia y a la Familia (Senifa) y expansión de los multihogares y hogares de cuidado diario. Convenio de créditos educativos a través del Banco Mundial y Fundayacucho. Participó en la elaboración del componente social de la Agenda Venezuela. Impulsó el Programa de capacitación y empleo joven entre el Banco Interamericano de Desarrollo y el Ministerio de Familia. Contribuyó en la expansión e internacionalización del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles. Coordinó la Sistematización de indicadores sociales y creación de la encuesta de presupuestos familiares. Jefe de Delegación de la Conferencia Mundial de Población y Desarrollo realizada en El Cairo (1994) y la Cumbre Mundial de Desarrollo Social realizada en Copenhague (1995). Presidenta de la Junta Ejecutiva de UNICEF, Nueva York (1996-1998). Directora de la Revista SIC (1996-2002). Presidenta de la Asociación Nacional de Scouts de Venezuela (1997-2003). Forma parte del Consejo Superior de la  Universidad Metropolitana, Consejo Fundacional de la Universidad Católica Andrés Bello, Consejo Superior del Instituto de Estudios Superiores Administrativos, Miembro de la Asociación Venezolana de Psicología Social.

Todas las mujeres de Venezuela le deben su equiparación con los derechos de los hombres, en la reforma del Código Civil que impulsó incansablemente como Ministra de Estado en el gabinete del presidente Herrera Campíns.

………

Tuve la fortuna de aprender de Mercedes, pues nunca se iba uno con las manos vacías de cualquier conversación con ella. La conocí con ventaja, pues antes de tratarla (a partir de 1963) había hecho amistad con quien sería su esposo, el ingeniero Wenceslao Briceño, el padre de sus cuatro hijos, con quien jugaba dominó frecuentemente mientras estudiábamos ambos en la Universidad de Los Andes. Pero también traté en la misma ciudad y la misma época a su Tío Padre: el Arzobispo Coadjutor de Mérida José Rafael Pulido Méndez, un ser tan excepcional como ella que, entre otras cosas, había sido Diputado a la Asamblea Constituyente de 1946. Y antes todavía, a sus primos Groening Pulido, sobrinos del mismo tío y amigos de adolescencia. Poco después de comenzar nuestro trato, mi trayectoria profesional me permitió conocer a su hermano, el prestigioso cardiólogo Pablo Pulido Musche, ideador y promotor del Centro Médico-Docente La Trinidad y la Universidad Metropolitana.

Como se ve, Mercedes era figura descollante en una familia de superdotados, y jamás presumió de su estatura. Lo que siempre me impresionó de su persona fue su serenidad, que combinaba con la dulzura de su trato y una pizca chispeante en sus palabras; una autoridad natural que no era poderosa, sino bondadosa.

¿Nos va a hacer falta? Claro, pero dejó para nosotros y para toda la gente del mundo, mujeres y niños especialmente, una herencia que nos prohíbe olvidarla. LEA

_________________________________________________________

 

Share This: