El historiador de la patria

La historia como protección de la patria

 

“He vivido un siglo”, me dijo en una ocasión Ramón José Velásquez, no mucho antes de su deceso a punto de cumplir 98 años de edad. Es hoy cuando ese siglo de su nacimiento se cumple, pues vio la luz por vez primera en San Juan de Colón, estado Táchira, el 28 de noviembre de 1916. El 28 de junio de 2014 pude rendirle homenaje en el programa #101 de Dr. Político en RCR, cuatro días después de un nuevo aniversario de la Batalla de Carabobo, la fecha que escogió para morir serenamente de madrugada. Esto fue lo que dije en esa ocasión:

Fragmento 28/06/14

Mi admiración por el grande y gentil hombre fue y es enorme, y también mi agradecimiento por tanta conversación y enseñanza. Consintió en escribir una generosa nota prologal para mi libro—Las élites culposas—, en la que puso al comenzarla: “A través de todo el tiempo en que conozco a Luis Enrique Alcalá, hemos mantenido la más cordial relación, encaminada siempre al examen de problemas mundiales y locales”. Fui honrado, pues, con su pedagógica y siempre dulce amistad.

Cuando el gran catalán venezolano Pedro Grases fue entrevistado por Rafael Arráiz Lucca, tres meses y tres días antes de su muerte, habló a éste de sus más esenciales amistades. Lo que Grases dijo entonces desde la punta de la lengua fue: “Entre mis amigos, Ramón J. Velásquez ha sido de los más entrañables”. Y es de Grases esta idea: “La bondad nunca se equivoca”; si fueron amigos, eso se debió a que el Dr. Velásquez era no sólo intelectualmente fascinante sino, como también Grases, un hombre bondadoso.

Los últimos cien años han sido el siglo de Ramón J. Velásquez y sus enseñanzas; éstas perdurarán en los siglos venideros. LEA

_____________________________________________________

 

Share This: