Mensaje urgente

 

Lo que dice acá en quince minutos Robert Sapolsky—graduado summa cum laude en Antropología Biológica en la Universidad de Harvard, profesor de Ciencias Biológicas y Neurología en la Universidad de Stanford—es sólo algo para reflexionar sobre ello con la más responsable seriedad de la que seamos capaces. Creo que es de consideración imprescindible a los venezolanos de esta hora, muy especialmente por aquellos entre nosotros que han concluido que sólo nos queda la confrontación en “la calle”. Por ahora, TED.com ofrece únicamente subtítulos en inglés, que son ciertamente una ayuda; pero seguramente los habrá en español en unos pocos días. (Puede activarse los subtítulos en el ícono de la esquina inferior derecha, justo a la izquierda de las flechas que permiten ver el video a pantalla completa).

 

 

Insisto, las palabras de Sapolsky son sólo para informarnos de unos pocos datos biológicos sobre los que cavilar. Después, ruego se considere este planteamiento en Del armisticio como programa:

Si nuestra clase política profesional lograra detenerse unos días en su pugna y sus insultos (…) si osara aprobar algo como lo expuesto en la calma de un alto al fuego para componer nuestro Estado de Derecho maltrecho, si acordara un armisticio que suspenda la destrucción y la muerte, volveríamos a estar los venezolanos muy orgullosos de nosotros mismos, pues habríamos dado al mundo una lección de inteligente elevación, de sensatez y desprendimiento. LEA

______________________________________________________________

 

Share This:

Todo se puede

 

Periodismo constructivo

En su aleccionador programa en Radio Caracas Radio (750 AM)—Todo se puede—Maira Prado reportó hoy el sorprendente testimonio de un ciclista uruguayo (Tabaré Alonso) quien, en contra de consejos y advertencias de que no debía visitar nuestro país, llegó acá al territorio “que fue plan de vida, no para irse sino para quedarse” (Maira dixit). Son tres minutos poderosísimos; helos aquí:

LEA

_____________________________________________________________

 

Share This:

La defensa de Tomás

 

Cuando la retransmitía Venezolana de Televisión

 

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) ha ordenado “la suspensión y salida inmediata de las transmisiones del Canal de Noticias CNN en español en el territorio nacional”. En su justificación de la medida, adujo que a través de la cadena de noticias “sin argumento probatorio y de manera inadecuada difaman y distorsionan la verdad”. No deja de necesitarse cara dura para repudiar una conducta que justamente caracteriza al gobierno presidido por Nicolás Maduro. (Estoy dispuesto a retractarme de esta última afirmación cuando el gobierno termine presentando pruebas irrefutables de que, por ejemplo, Julio Borges escogiera los blancos que serían bombardeados en Caracas por un mítico avión Tucano a comienzos de 2015. También pudiera ser que eso no fuese para CONATEL difamación sin argumento probatorio; a fin de cuentas, los alzados del 4 de febrero de 1992 no eran golpistas; eran rebeldes).

Comoquiera que Cable News Network es una agencia noticiosa estadounidense, cabe acá que salga en su defensa uno de los más importantes abogados de los Estados Unidos: Thomas Jefferson, uno de sus Padres Fundadores.

Nuestra libertad depende de la libertad de prensa, y ella no puede limitarse sin perderla. (Carta al Dr. James Currey, 28 de enero de 1786).

Siendo la base de nuestro gobierno la opinión del pueblo, su primer objeto debe ser el mantenimiento de ese derecho; si me fuere dado decidir si debiéramos tener un gobierno sin periódicos o periódicos sin gobierno, no dudaría un instante en preferir lo segundo. (Carta al coronel Edward Carrington, 16 de enero de 1787).

Estoy por la libertad de prensa, y en contra de toda violación de la Constitución para silenciar por la fuerza y no por la razón las quejas o críticas, justas o injustas, de nuestros ciudadanos contra la conducta de sus agentes. (Carta a Elbridge Gerry, 26 de enero de 1799).

Para preservar la libertad de la mente humana y la libertad de prensa, todo espíritu debiera estar presto a entregarse al martirio, puesto que mientras pensemos como queramos y hablemos como pensamos, la condición del hombre procederá a mejorar. (Carta a William Green Mumford, 18 de junio de 1799).

Ningún experimento puede ser más interesante que el que ahora intentamos, y que confiamos terminará estableciendo el hecho de que el hombre puede ser gobernado por la razón y la verdad. Nuestro primer propósito debe ser, entonces, mantener abiertas para él todas las avenidas que llevan a la verdad. La más eficaz encontrada hasta ahora es la libertad de prensa. Es, por consiguiente, la primera que es cerrada por aquellos que temen la investigación de sus acciones. (Carta al juez John Tyler, 28 de junio de 1804).

Si una nación espera ser ignorante y libre, en estado de civilización, espera lo que nunca fue y nunca será. Los funcionarios de todo gobierno propenden a ordenar a voluntad sobre la libertad y la propiedad de sus constituyentes. No hay seguridad de ambas que no sea el mismo pueblo, ni podrán estar seguras sin información. Donde la prensa sea libre, y todo hombre capaz de leer, todo estará seguro. (Carta al coronel Charles Yancey, 6 de enero de 1816).

La única seguridad de todo reside en una prensa libre. La fuerza de la opinión pública no puede ser resistida cuando se permite que se exprese libremente. Debemos someternos a la agitación que produzca. Ella es necesaria para mantener las aguas puras. (Carta al Marqués de Lafayette, 4 de noviembre de 1823).

………

Claro, se trata del abogado que escribiera en carta a William Stephens Smith, fechada en París el 13 de noviembre de 1787: “El árbol de la libertad debe ser regado de tiempo en tiempo con la sangre de patriotas y tiranos. Es su abono natural”. LEA

________________________________________________________

 

Share This:

Pluma prestada

Comprobado: hijo de gato caza ratón

 

He debido titular Teclado prestado. No; más propiamente, sustraído. Traté sin éxito de obtener autorización de The Washington Post para que me permitieran traducir un lúcido artículo de Andrés Miguel Rondón, publicado el viernes de la semana pasada; sin permiso suyo o del venerable diario, pongo abajo una traducción apresurada. (Hoy pensé en él cuando elogiaba una inteligencia similar, la de Francisco Toro Ugueto, a su tío y padrino: José Toro Hardy. Mi intuición no andaba descaminada: Andrés Miguel Rondón escribe para Caracas Chronicles, el extraordinario blog iniciado por Toro).

………………………………………………………………………………………………………………

 

 

En Venezuela, no pudimos parar a Chávez. No cometan nuestros mismos errores.

Cómo permitir que un populista los derrote una y otra vez

 

Andrés Miguel Rondón – 27 de enero de 2016, 1:54 PM

Andrés Miguel Rondón es un economista que vive en Madrid y nació y fue criado en Venezuela.

………

 

Donald Trump es un capitalista confeso; Hugo Chávez era un socialista con sueños comunistas. Uno construye rascacielos, el otro los expropiaba. Pero las políticas son sólo la mitad de la política; la otra mitad, la más oscura, es la retórica. Algunas veces, la retórica predomina. Tal ha sido nuestro destino en Venezuela durante las dos décadas pasadas, y ése es ahora el de ustedes, americanos. Porque, en un sentido, Trump y Chávez son idénticos. Ambos son maestros del populismo.

La receta del populismo es universal. Consiga una herida común a muchos, encuentre alguien a quien echarle la culpa y construya una buena historia que contar. Revuélvalo todo. Dígales a los heridos que usted sabe cómo se sienten. Que usted ha encontrado a los malvados. Etiquételos: las minorías, los políticos, los empresarios. Caricaturícelos: como gusanos, conspiradores malévolos, gente que odia y que pierde, lo que sea. Entonces retrátese a sí mismo como el salvador. Capture la imaginación de la gente. Olvídese de políticas y planes, simplemente cautívelos con un cuento. Uno que comience en furia y concluya en venganza. Una venganza en la que puedan participar.

Es así como la cosa se convierte en un movimiento. Hay algo calmante en toda esa ira. El populismo se construye sobre el irresistible encanto de la simplicidad. El narcótico de la solución simple a una cuestión intratable. Ahora el problema se simplifica.

El problema es usted.

¿Cómo sé eso? Porque crecí como el “usted” en el que Trump se apresta a convertirlos. En Venezuela, la clase media urbana de la que vengo fue representada como el enemigo, en la lucha política que sobrevino luego de la llegada de Chávez en 1998. Durante años, vi con frustración que la oposición no pudo hacer nada ante la catástrofe que se sobreponía a nuestra nación. Fue más tarde cuando me di cuenta de que este fracaso fue autoinfligido. Así que ahora, para mis amigos americanos, he aquí algunos consejos sobre cómo evitar los errores venezolanos.

 

No olviden quién es el enemigo

El populismo sólo puede sobrevivir en medio de la polarización. Funciona mediante el incesante vilipendio de un enemigo de tiras cómicas. Nunca olviden que ustedes son el enemigo. Trump necesita que ustedes sean el enemigo, así como toda religión necesita un demonio. Un chivo expiatorio. “¡Pero los hechos!”, dirán ustedes, enteramente equivocando el punto.

¿Qué los convierte en el enemigo? Para un populista la cosa es muy simple: si Ud. no es una víctima, Ud. es culpable.

Durante las protestas lideradas por los estudiantes en 2007 contra el cierre de RCTV, entonces el segundo mayor canal de TV en Venezuela, Chávez iba al aire continuamente para representarnos a nosotros los estudiantes como “cachorros del Imperio Americano”, “partidarios del enemigo del país”, bebés malcriados y antipatrióticos que sólo querían ver telenovelas. Usando nuestra procedencia como su acusación principal, buscó estereotiparnos como los herederos directos de los oligarcas mayormente imaginarios de la generación de nuestros padres. Los estudiantes que apoyaban al chavismo eran “hijos de la Patria”, los “hijos del Pueblo”, “el futuro del país”. Ni por un momento fue el análisis del gobierno más allá de esas caricaturas.

El problema no es el mensaje sino el mensajero, y si ustedes no se dan cuenta de eso están perdiendo su tiempo.

 

No exhiban desprecio

No alimenten la polarización, desármenla. Esto implica dejar atrás el teatro de la decencia herida.

Esto incluye retruécanos como el que el elenco de “Hamilton” dedicó al Vicepresidente electo Mike Pence poco después de la elección. Aunque sincero, sólo antagonizó a Trump; seguramente no convenció a ningún seguidor de Trump para que cambiara su punto de vista. Avergonzar nunca ha sido un método de persuasión eficaz.

La oposición venezolana luchó durante años para obtener eso. No pudimos dejar de pontificar acerca de lo estúpido que era el chavismo, no sólo hacia nuestros amigos extranjeros sino también hacia la base electoral de Chávez. “En serio ¿este tipo? ¿Están locos? Ustedes deben estar locos”, decíamos.

Estaba claro el subtexto. “Miren, idiotas: él va a destruir el país. Se alía descaradamente con los malos: Fidel Castro, Vladimir Putin, los supremacistas blancos o las guerrillas. Él no es tan inteligente. Está amenazando con destruir la economía. No respeta la democracia ni a los expertos que trabajan duro y saben cómo se hacen los negocios”.

Oí tantas veces variaciones de tales comentarios que mi despertar político se produjo por la tectónica toma de conciencia de que Chávez, sin importar su maldad, realmente no era estúpido.

Tampoco lo es Trump. Llegar al cargo más alto del mundo no sólo requiere una gran fuerza de voluntad, sino también una precisión retórica grandemente calculada. La clase de precisión con la que nacen sólo unos pocos genios políticos, ésa que él blande con extravagancia.

“Estamos en un sistema amañado, y una buena parte de la causa está en esa gente deshonesta de los medios de comunicación”, dijo Trump hacia el final de la campaña, cuando sonaba más parecido a Chávez. “¿No es sorprendente? Ni siquiera quieren verlos a ustedes”. La conclusión natural es muy clara: apaguen el televisor, escúchenme sólo a mí. Al menospreciar a los seguidores de Trump, ya han perdido la primera batalla. En lugar de combatir la polarización, han caído en ella.

Lo peor que pueden hacer ustedes es empaquetar juntos a los moderados y los extremistas y creer que los EEUU se dividen en racistas y liberales. Ésa es la definición de librito de la polarización. Nosotros creímos que nuestro país estaba dividido en oligarcas traidores y la base de Chávez, crédula y sin educación. El único beneficiario fue Chávez.

 

No traten de deponerlo

Nuestra oposición probó todo truco del libro. ¿Golpe de Estado? Hecho. ¿Una ruinosa huelga petrolera? Hecho. ¿Boicotear elecciones con la esperanza de que los observadores internacionales intervinieran? Ya saben.

Miren, los opositores estaban desesperados. Teníamos razón de estarlo. Pero un puño enfurecido no es una estrategia.

Quienes están del otro lado—y crucialmente los independientes—se rebelarán contra nosotros si parecemos estar enloqueciendo. Sólo estaríamos demostrando ser precisamente lo que decimos combatir: un enemigo de la democracia. Mientras tanto, le estamos dando al populista y sus seguidores suficiente combustible retórico para llamarnos con derecho saboteadores e intrigantes antipatrióticos, durante años y años.

Para una gran parte de la población, la oposición venezolana es todavía ese intrigante malcriado y antipatriótico. Eso minó la eficacia de la oposición en los años cuando más la necesitaríamos.

Claramente, los Estados Unidos tienen instituciones más fuertes y un más justo equilibrio de poderes que Venezuela. Aun fuera del poder, los demócratas no tienen un deseo aparente de intentar algo como un golpe de Estado, lo que está bien. Tratar de deponer a Trump, en vez de cavar para combatir su agenda, sólo distraería al público de cualquier política fallida que su administración ponga en práctica. En Venezuela, la oposición se enfocó en tratar de rechazar al dictador por cualquier medio posible, cuando hemos debido seguir señalando cómo el régimen de Chávez dañaba a la gente que precisamente decía servir.

 

Encuentren una contraargumentación. (No, no la que están pensando).

No pierdan su tiempo intentando demostrar que esta gran idea es mejor que aquélla. Boten todas las palabras grandiosas. El problema, recuerden, no es el mensaje sino el mensajero. No es que los partidarios de Trump son tan estúpidos como para distinguir lo correcto de lo incorrecto, es que ustedes les son más valiosos como enemigos que como compatriotas. Vuestro reto es probar que ustedes son de la misma tribu que ellos, que ustedes son americanos en exactamente la misma forma que lo son ellos.

En Venezuela, caímos en esa trampa de mala manera. Una y otra vez escribimos acerca de los principios, acerca de la separación de los poderes, de las libertades civiles, el papel de los militares en la política, la corrupción y la política económica. Les tomó diez años a los líderes de la oposición darse cuenta de que realmente tenían que ir a los barrios y el interior del país. No para un discurso o un mitin, sino para un juego de dominó o a bailar salsa, para mostrar que también eran venezolanos, que no sólo regañaban severamente sino que podían batear una pelota, que podían contar eficazmente un chiste. Que podían romper la división tribal, descender de las carteleras y mostrar que eran reales. Esto no es populismo disfrazado. Es el único medio de establecer su postura. Es tomar la decisión de no vivir en una cámara de eco. Poner pausa al canto de sirena de la polarización.

Porque si la música sigue, sí, ustedes verán vecinos deportados y amigos de credos diferentes y orientación sexual diferente que vivirán con miedo y ansiedad, mientras la desigualdad económica de su país se profundiza por ese camino. Pero algo peor pudiera pasarles. En Venezuela, generaciones enteras se partieron en dos. Se borró el sentimiento de una cultura compartida. La retórica ocupó el lugar de nuestros libros de historia, de nuestro futuro, de nuestra percepción de nosotros mismos. Perdimos la libertad de ser algo más que caricaturas.

Esto no tiene por qué ser vuestro destino. Ustedes pueden ser diferentes. Reconozcan que ustedes son el enemigo que Trump necesita. Muestren preocupación, no desprecio, por las heridas de aquellos que lo llevaron al poder. Por sobre todo, tengan paciencia con la democracia y luchen incesantemente para liberarse de los grillos de la caricatura de ustedes que los populistas han dibujado.

Se trata de una gran exigencia. Pero la alternativa es peor. Créanme.

_________________________________________________________

 

Share This:

Del refranero político

 

Consagración de los refranes

 

Cierta medianía política se expresa en dogmas superficiales, simplistas, repetidos como mantras que permiten prescindir del pensamiento. Por ejemplo: “hay que construir una organización de organizaciones” (o “movimiento de movimientos”); entonces tenemos la Mesa de la Unidad Democrática en el patrón genético de su difunta madre, la Sra. Coordinadora Democrática. Prescripciones tácticas como “Hay que calentar la calle” se reducen con el tiempo a un único término bisílabo de pretendida virtud decisiva: “calle”.

Otras fórmulas posan como destilación de una sabiduría milenaria: “Político que no negocia no es político” (Pompeyo Márquez en 2004, para justificar el paso por “la rendija” de las exigencias del Consejo Nacional Electoral en el intento revocatorio contra Chávez) o “La política suele hacer extraños compañeros de cama” (Henry Ramos Allup, refiriéndose a la MUD en entrevista para Ciudad Ccs en 2011). Así, se va por la vida (política) aprendiendo clichés, tópicos, lugares comunes que componen el bagaje indispensable, se cree, a los políticos avezados. Lo más frecuente es escucharlos de algún político que los pronuncia envueltos en una sardónica sonrisa de superioridad, que condescendientemente nos “enseña” desde su competente experiencia.

Los casos anteriores, aunque con frecuencia conducen a la ineficacia, son esencialmente inocuos. Hay otros que ejercen efectos perniciosos; por ejemplo, la fórmula “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, con su consejo implícito de procurar alianzas por razones enteramente negativas. (Las “lineas estratégicas” que COPEI formulara y comunicara públicamente en 1996—oponerse al gobierno de Rafael Caldera, deslindarse de Acción Democrática, continuar en procura de alianzas con el MAS, La Causa R y otros—estaban todas alienadas, fuera de sí, expresadas negativamente en función de terceros actores). En la idea convencional de la política como “lucha por el poder”, esa máxima tiene mucho sentido; es lo que fundamenta lo dicho por Ramos Allup inmediatamente después de la frase citada arriba (definiendo a la MUD): “Hoy compartimos propósitos, no ideales ni visiones”. Los propósitos eran, en 2011, los de salir de Chávez; hoy han trocado en salir de Maduro: “Buscar nosotros, dentro del lapso de seis meses a partir de hoy, una salida constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este gobierno”. (5 de enero de 2016, al asumir la Presidencia de la Asamblea Nacional que acaba de transferir a Julio Borges).

O por caso: “Lo que es igual no es trampa”. Este cómodo pero mediocre proverbio sirve, entre otros, a quienes sostienen que hay que convocar a una asamblea constituyente para “cambiar no sólo los aspectos mejorables de la constitución, sino todos los poderes como el ejecutivo, el TSJ, el CNE, la Contraloría General, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, y la Asamblea Nacional”. (Bases político-constitucionales del proyecto Constituyente Originaria). Unos pocos entre ellos, cuando se les opone que no hay constituyentes “originarias” que puedan hacer lo que pretendió Carmona—un golpe de Estado que depuso momentáneamente a Chávez y pretendió la eliminación de la Asamblea Nacional en pleno y todo el Tribunal Supremo de Justicia—, argumentan: “Bueno, pero ellos lo hicieron cuando eliminaron desde la Constituyente del 99 la Cámara del Senado. ¿Por qué no podemos hacerlo nosotros?” Esa decapitación del Congreso de la República, que cercenó su cámara alta en lo que dio en llamarse la “Preeliminación del Senado”, fue un abuso y desviación de poder que no puede justificar su imitación por quienes se dicen demócratas. Que Henrique Capriles Radonski se abstuviera entonces—dentro de la catatonia que paralizó a los partidos tradicionales a la llegada de Chávez al poder—de protestar el abuso, porque la cámara que él presidía con su sueldo y su chofer permaneció incólume aunque disminuida, no convierte al abusivo procedimiento en algo santo.

La trampa es trampa aunque sea imitativa. La maldad de Iósif Stalin no excusa la mía. LEA

________________________________________________________

 

Share This:

La luminosa lección del Coronel

Un poco más de dos años antes de ser ascendido a General de la Compañia de Jesús, el 14 de agosto de 2014, el padre Arturo Sosa habló en el Centro de Fe y Culturas de Medellín* sobre el tema venezolano. Su certero análisis acerca de nuestra situación no ha perdido vigencia, salvo en un punto: Sosa afirmó entonces que el estatismo centralista de Venezuela, con tendencia a ser dictatorial, tenía apoyo de las masas; en un año y cuatro meses—6 de diciembre de 2015—ese apoyo se había perdido, y los registros de opinión miden la minoría electoral que hoy puede reivindicar. Pero eso no es su equivocación, pues hasta abril de 2013 y más aún en diciembre de ese año, cuando el oficialismo triunfara decididamente en las elecciones municipales, todavía había un apoyo mayoritario al gobierno. Eso, y la vida del país, es lo que Nicolás Maduro se ha empeñado en destruir.

Es una lástima que nuestra Constitución impida el ejercicio de la Presidencia de la República a quien no sea de estado seglar; no tengo dudas de que Arturo Sosa Abascal la ejercería con sabiduría, eficacia y justicia. He aquí el registro audiovisual de su espectacular conferencia, clarísima, imperdible. (Vale la pena cada minuto; veála a pantalla completa y registre su gesticulación veraz y su mirada, de la que Arturo Peraza S. J. dice que le enseñó a mirar a Dios en los ojos de los pobres):

 

 

………

* “Una fundación que promueve la reflexión y el debate sobre la crisis ética de la sociedad y la apropiación de valores que garanticen el compromiso con la justicia, la equitativa y la pluralidad”.

________________________________________________________

 

Share This: