Del refranero político

 

Consagración de los refranes

 

Cierta medianía política se expresa en dogmas superficiales, simplistas, repetidos como mantras que permiten prescindir del pensamiento. Por ejemplo: “hay que construir una organización de organizaciones” (o “movimiento de movimientos”); entonces tenemos la Mesa de la Unidad Democrática en el patrón genético de su difunta madre, la Sra. Coordinadora Democrática. Prescripciones tácticas como “Hay que calentar la calle” se reducen con el tiempo a un único término bisílabo de pretendida virtud decisiva: “calle”.

Otras fórmulas posan como destilación de una sabiduría milenaria: “Político que no negocia no es político” (Pompeyo Márquez en 2004, para justificar el paso por “la rendija” de las exigencias del Consejo Nacional Electoral en el intento revocatorio contra Chávez) o “La política suele hacer extraños compañeros de cama” (Henry Ramos Allup, refiriéndose a la MUD en entrevista para Ciudad Ccs en 2011). Así, se va por la vida (política) aprendiendo clichés, tópicos, lugares comunes que componen el bagaje indispensable, se cree, a los políticos avezados. Lo más frecuente es escucharlos de algún político que los pronuncia envueltos en una sardónica sonrisa de superioridad, que condescendientemente nos “enseña” desde su competente experiencia.

Los casos anteriores, aunque con frecuencia conducen a la ineficacia, son esencialmente inocuos. Hay otros que ejercen efectos perniciosos; por ejemplo, la fórmula “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, con su consejo implícito de procurar alianzas por razones enteramente negativas. (Las “lineas estratégicas” que COPEI formulara y comunicara públicamente en 1996—oponerse al gobierno de Rafael Caldera, deslindarse de Acción Democrática, continuar en procura de alianzas con el MAS, La Causa R y otros—estaban todas alienadas, fuera de sí, expresadas negativamente en función de terceros actores). En la idea convencional de la política como “lucha por el poder”, esa máxima tiene mucho sentido; es lo que fundamenta lo dicho por Ramos Allup inmediatamente después de la frase citada arriba (definiendo a la MUD): “Hoy compartimos propósitos, no ideales ni visiones”. Los propósitos eran, en 2011, los de salir de Chávez; hoy han trocado en salir de Maduro: “Buscar nosotros, dentro del lapso de seis meses a partir de hoy, una salida constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este gobierno”. (5 de enero de 2016, al asumir la Presidencia de la Asamblea Nacional que acaba de transferir a Julio Borges).

O por caso: “Lo que es igual no es trampa”. Este cómodo pero mediocre proverbio sirve, entre otros, a quienes sostienen que hay que convocar a una asamblea constituyente para “cambiar no sólo los aspectos mejorables de la constitución, sino todos los poderes como el ejecutivo, el TSJ, el CNE, la Contraloría General, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, y la Asamblea Nacional”. (Bases político-constitucionales del proyecto Constituyente Originaria). Unos pocos entre ellos, cuando se les opone que no hay constituyentes “originarias” que puedan hacer lo que pretendió Carmona—un golpe de Estado que depuso momentáneamente a Chávez y pretendió la eliminación de la Asamblea Nacional en pleno y todo el Tribunal Supremo de Justicia—, argumentan: “Bueno, pero ellos lo hicieron cuando eliminaron desde la Constituyente del 99 la Cámara del Senado. ¿Por qué no podemos hacerlo nosotros?” Esa decapitación del Congreso de la República, que cercenó su cámara alta en lo que dio en llamarse la “Preeliminación del Senado”, fue un abuso y desviación de poder que no puede justificar su imitación por quienes se dicen demócratas. Que Henrique Capriles Radonski se abstuviera entonces—dentro de la catatonia que paralizó a los partidos tradicionales a la llegada de Chávez al poder—de protestar el abuso, porque la cámara que él presidía con su sueldo y su chofer permaneció incólume aunque disminuida, no convierte al abusivo procedimiento en algo santo.

La trampa es trampa aunque sea imitativa. La maldad de Iósif Stalin no excusa la mía. LEA

________________________________________________________

 

Share This:

La luminosa lección del Coronel

Un poco más de dos años antes de ser ascendido a General de la Compañia de Jesús, el 14 de agosto de 2014, el padre Arturo Sosa habló en el Centro de Fe y Culturas de Medellín* sobre el tema venezolano. Su certero análisis acerca de nuestra situación no ha perdido vigencia, salvo en un punto: Sosa afirmó entonces que el estatismo centralista de Venezuela, con tendencia a ser dictatorial, tenía apoyo de las masas; en un año y cuatro meses—6 de diciembre de 2015—ese apoyo se había perdido, y los registros de opinión miden la minoría electoral que hoy puede reivindicar. Pero eso no es su equivocación, pues hasta abril de 2013 y más aún en diciembre de ese año, cuando el oficialismo triunfara decididamente en las elecciones municipales, todavía había un apoyo mayoritario al gobierno. Eso, y la vida del país, es lo que Nicolás Maduro se ha empeñado en destruir.

Es una lástima que nuestra Constitución impida el ejercicio de la Presidencia de la República a quien no sea de estado seglar; no tengo dudas de que Arturo Sosa Abascal la ejercería con sabiduría, eficacia y justicia. He aquí el registro audiovisual de su espectacular conferencia, clarísima, imperdible. (Vale la pena cada minuto; veála a pantalla completa y registre su gesticulación veraz y su mirada, de la que Arturo Peraza S. J. dice que le enseñó a mirar a Dios en los ojos de los pobres):

 

 

………

* “Una fundación que promueve la reflexión y el debate sobre la crisis ética de la sociedad y la apropiación de valores que garanticen el compromiso con la justicia, la equitativa y la pluralidad”.

________________________________________________________

 

Share This:

De Arturo sobre Arturo

 

El 3 de septiembre de este año tuve el honor de conversar con el padre Arturo Peraza S. J., Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela, en el programa #212 de Dr. Político en RCR; la ocasión permitió que nos ofreciera una compacta reseña de la presencia de los jesuitas en el país, que este mes de octubre cumple un siglo completo. Abajo se transcribe—con mínimos ajustes al original en la página web de la Congregación 36 de los jesuitas—el testimonio de su felicidad por la ascensión de Arturo Sosa Abascal al cargo de Padre General de la Compañía de Jesús, con evidentes admiración, cariño y gratitud.

______________________________________________

 

El General en Jefe

El rey Arturo, General en Jefe

 

“Me enseñó a mirar a Dios en los ojos de los pobres” – Arturo Peraza S. J. sobre el Padre General.

 

Escrito por Arturo Peraza S. J., Provincial de Venezuela.

Hoy puedo contar que durante cuatro días muchos compañeros me hicieron una y otra vez, de formas distintas esta pregunta: ¿quién es Arturo Sosa? Nunca había tenido que hablar tantas veces y particularmente tantas veces en inglés sobre una persona. Se trataba de repeticiones de una historia personal que en la medida que se repetía iba trayendo más recuerdos y a la vez una serena certeza interior de que realmente era alguien a quien yo veía como General.

Mientras yo estaba en el noviciado y en filosofía era un jesuita admirado por su capacidad. Era ya en ese tiempo una persona que tenía resonancia en los medios venezolanos. Fue nuestro profesor en la filosofía política, cercano y bastante exigente. Al segundo año de mi magisterio (período en el cual los jesuitas nos integramos a la vida apostólica de la Compañía y en algunos casos como el mío también se realizan estudios especiales, en mi caso Derecho) me envían a la comunidad Manuel Aguirre y pasa Arturo a ser mi acompañante espiritual por cuatro años. Esta experiencia marcó una fuerte cercanía que me permitió conocer la hondura espiritual de mi tocayo. Me vienen a la mente las celebraciones comunitarias en las cuales compartimos la Palabra y nuestras experiencias, en una comunidad conformada por cinco o seis miembros. En ellas Arturo explayaba su cercana relación con Dios como papá (incluso usar el término papito), como misericordioso y como Dios de la historia de nuestro pueblo que nos invita a leer los signos de los tiempos en la vida de nuestra gente. Me viene a la mente sus misas de domingo en el templo de La Pastora donde toda la comunidad también compartía la homilía para que al final Sosa concluyera con una suerte de síntesis y aportes personales.

Me enseñó a mirar a Dios en los ojos de los pobres, en la seriedad de los análisis para comprender la realidad que nos rodeaba, para mirar en la historia del país un modo de entender nuestro presente y los caminos de futuro. El analista Arturo puede ser leído superficialmente en sus escritos desde el ejercicio fenomenológico de descripción de la realidad y de propuestas, pero quien lo conoce sabe que hay mucho más. Debajo del texto hay un deseo de buscar y encontrar signos de la invitación de Dios en este tiempo, lecturas de los caminos que van ahondando en los seres humanos en su trascendencia, así como busca la misma trascendencia de la historia que vivimos. Yo diría me enseñó qué significa una fe encarnada.

Esta fe encarnada se puede encontrar en sus escritos y en su seriedad intelectual, pero aún más se puede encontrar en su modo de cercanía con todos, especialmente la gente más sencilla. En La Pastora los pobres viven en las quebradas y allá abría un camino de compromiso. Nuestra casa era un lugar de puertas abiertas a la comunidad popular que nos rodeaba, a la gente de las quebradas, en especial a los jóvenes del sector. Muchos eran amigos de Arturo. Por eso él no hablaba desde los libros simplemente, sino desde el corazón de esa gente que nos rodeaba. Luego será en la frontera venezolana, pero es una historia que describiré un poco más adelante.

Cuando concluí mis estudios de Derecho y por lo tanto mis experiencias de maestrillo, me encuentro que no sólo me mudo yo, sino que se muda también mi tocayo, pero él como mi superior del teologado. Un año me acompañará en ese proceso, pero pronto llegará el anuncio de que se le hacía Provincial de Venezuela. Era el año de 1996. Durará como Provincial hasta el año 2004. En este tiempo le regala a la Provincia el proceso de discernimiento que nos permitió construir el aún vigente Plan Apostólico de la Provincia de Venezuela. Un plan de visión para 20 años. La verdad es que resulta algo insólito que en un país como Venezuela en donde todo parece cambiar constantemente, nosotros hayamos podido conducirnos por un plan en el que nos reconocemos con facilidad todo este tiempo. Sus opciones nos siguen pareciendo clarificadoras y en especial la voluntad de trabajar en colaboración con otros y otras, que consideremos el sujeto apostólico de la Provincia (laicos y jesuitas), amén de la necesidad de trabajar en red. En él es claro la voluntad de colaborar en la constitución de organizaciones populares y civiles autónomas que puedan ser sujeto del proceso político, social y económico venezolano (tarea que hoy en día es más compleja que cuando comenzamos), entregar los ejercicios como don recibido y promover el fortalecimiento de los laicos y los jóvenes como sujetos en nuestra Iglesia.

En ese plan es claro que deseamos comprometernos con los pobres de nuestro país y un tema que aparece es la frontera. Se trataba de una novedad en ese tiempo. Teníamos presencia en el Alto Apure (Guasdualito, El Nula, La Victoria, El Amparo y Ciudad Sucre) Se asumió el reto del trabajo en la frontera como un trabajo de frontera humana, apostólica y social. La realidad de refugiados, la presencia de grupos irregulares de distinto signo, el comercio legal y no tan legal, especialmente de la gasolina, la realidad campesina y otros elementos se constituyeron en un llamado para la Provincia toda (Parroquia, Fe y Alegría, SJR y otros). Arturo al final de su provincialato es destinado a la Universidad Católica del Táchira (en la frontera) y asume el propósito de hacer de ésta una universidad de frontera en frontera.

Conocí a un Arturo en una de sus mejores facetas de creatividad e integración. Recibió una universidad de aproximadamente 4.000 estudiantes y la trasformó en una universidad de 9.000 estudiantes, lo que implicó hacer un nuevo campus en el contexto de una Venezuela donde ya había claros signos de crisis para los sectores productivos, encubierta por la riqueza petrolera. Recibió una universidad que era una buena escuela, pero que sólo se miraba a sí misma, y la abrió a toda la realidad de la frontera en términos de relacionarla con las comunidades vecinas, con la diócesis, con nuestras parroquias de frontera, con las escuelas de Fe y Alegría en la zona, con la realidad de refugiados, con el mundo campesino pobre, etc. Una relación que pasaba por la investigación y la publicación de datos sobre la zona, hasta el compromiso directo con acciones tendientes al cambio. Fue un camino que hizo con toda la comunidad jesuítica que lo acompañaba en la zona y con muchos laicos y laicas que de múltiples formas se sumaron en ese sueño.

De ese camino brotó en un encuentro, en el que yo participo como recién nombrado Provincial, el nacimiento de la Red Apostólica Interprovincial Fronteriza (RAIF). Una vinculación entre las provincias de Venezuela y Colombia para abordar nuestra frontera común en términos de evangelización encarnada que quiere reconocer la subjetualidad propia de quienes habitan en nuestra frontera. Arturo, a pesar de sus múltiples obligaciones (entre las que cabe destacar el ser consejero del P. General Adolfo Nicolás, Rector, Superior de la comunidad), asume la responsabilidad de animar esta red. Y como había hecho antaño con la Provincia, convoca a los diversos agentes pastorales de ambos lados de la frontera para soñar un camino que nos vinculará, considerando especialmente que durante ese tiempo se dio una particular agria relación entre el mandatario de Venezuela en ese entonces (Hugo Chávez Frías) y el de Colombia (Álvaro Uribe).

Pero no quiero olvidar quizás un detalle más humano. Mientras todo esto ocurría, en la comunidad Pedro Fabro (así se llama la comunidad de la universidad de la cual era superior Arturo) vivía un jesuita mayor que había sido un excelente profesor de teología especialmente en el área de Cristología: José Cruz Ayestarán. Lamentablemente tenía la cabeza algo perdida, pero en vez de enviarlo a nuestra enfermería, Arturo asumió el compromiso, mientras fuera posible, de acompañarlo y tenerlo en la comunidad. Todos los días preparaba las pastillas que debía tomar y se aseguraba que se las había tomado, sabía llevar con buen humor algunas impertinencias, que la condición de este compañero producía, y preocuparse con los demás de hacerlo sentir en casa. Igual Arturo era cercano a los estudiantes de la universidad, a la gente de nuestras parroquias de El Nula, Ciudad Sucre, Guasdualito y sus caseríos, a los laicos de los equipos de Fe y Alegría. Era su modo de expresar ese Dios papá, misericordioso y comprometido.

Me costó aceptar (aunque nada podía hacer) que el General (que ya lo había defendido en dos ocasiones anteriores de cargos internacionales) se lo llevara para Roma a dirigir las casas internacionales. Era claro que era una de nuestras expresas prioridades según la CG 35 y Arturo como buen jesuita simplemente asumió. Entre otras cosas debo decir que le tocó dejar a su mamá, que ya para ese momento (2014) tenía 90 años. Siempre que había consejo nacional de rectores él aprovechaba y la visitaba, pero esas visitas ahora se distanciaron a una vez al año, y al Skype. Quiero reconocer a Margarita Abascal de Sosa lo que ella también ha hecho, que es mucho.

Y en esos cuatro días narré una y otra anécdota, tratando de trasmitir una experiencia y junto con mi hermano Johnny Veramendi quien tiene mucho que contar, tratamos de forma honesta de contestar eso que nos preguntaban: ¿Quién es Arturo Sosa?

Arturo Peraza S. J. es el Provincial de Venezuela y elector – junto con Johnny Veramendi – en la Congregación General 36.

_______________________________________________________

 

Share This:

¡Eh, fieras!

El autor de Amor se escribe sin hache

Del autor de Amor se escribe sin hache

 

A su regreso del discurso impronunciado ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, Henry Ramos Allup fue retenido por guardias nacionales durante unos minutos en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía. El irritante procedimiento sacó de sus casillas al Presidente de la Asamblea Nacional, quien procedió a insultar a los guardias de modo procaz. Regresó a mi memoria una narración de Enrique Jardiel Poncela (1901-1952), el divertido comediógrafo español. En Tragedia de abril (14 de junio de 2002), una interpretación del Carmonazo, la referí para destacar los efectos de la prédica constantemente agresiva de Hugo Chávez: 

El cuento viene al caso porque sobre el 11 de abril hay más de una interpretación y, más fundamentalmente, porque varios procesos coexistieron en paralelo el 11 de abril. Esto es, no hay una explicación lineal, unidimensional, del 11 de abril. Pero aun si lo que hubiera ocurrido fuese tan sólo lo que el gobierno de Chávez pretende vender como única verdad, que el 11 de abril solamente ocurrió un golpe de Estado en Venezuela, esa ocurrencia sería resultado de las pasiones que Hugo Chávez se cuidó muy bien de excitar por todos los medios a su alcance. Hugo Chávez estuvo buscando la fiera atroz que anidaría, según Jardiel Poncela, en el alma de cada venezolano, desde el instante mismo que tomó posesión del gobierno y aun mucho antes. Por mucho menos de lo que ha hecho Chávez, muchos presidentes recibieron un golpe de Estado.

El texto de Jardiel Poncela se reproduce a continuación.

………

 

Figuraos que era una tarde primaveral, una de esas tardes de primavera que la Naturaleza confecciona “en serie” para descansar de la agotadora superproducción a que desde hace tantos siglos se ve obligada.

Figuraos que yo también paseaba por la calle de Alfonso XII (acera del Retiro) con el famoso domador de fieras Demetrio Mitsgoursky, polaco desde sus primeros sorbos de leche condensada y amigo mío desde las batallas del Somme. Demetrio era un hombre serio y grave, como la fachada de un Museo de Ciencias; reía muy de tarde en tarde, y a todo el que le quería oír le decía que “estaba aburrido de divertirse constantemente”. Pero esto no pasaba de ser una “frase”; en realidad, le encantaba “hacer frases” lo más sensacionales posibles.

Y figuraos, por último, que cuando aquella tarde primaveral paseábamos ambos por la calle de Alfonso XII, (acera Retiro) discutiendo sobre la naturaleza del hombre, el domador se apresuró a lanzar su frasecita correspondiente. Y he aquí la frase que lanzó: —“El hombre es un león con cuello planchado.”

Me pareció una tontería y así se lo dije. Y Demetrio entonces se detuvo y me detuvo. —No es una tontería —protestó—. Es una verdad indiscutible. Me alcé de hombros sonriendo.

—Muchas veces —siguió él— se ha dicho que el hombre es una fiera, pero jamás se ha demostrado, y la cosa ha quedado en el aire, como un vilano o una figura retórica.

—¿Y tú puedes demostrarme que el hombre es una fiera?

—Sí.

—¿Que cualquier hombre es una fiera?

—Sí.

—¿Ahora mismo?

—Ahora mismo. Y no sólo te demuestro que el hombre es una fiera, sino que soy capaz de domarlo en menos de media hora, como domé a “Mustafá”. (“Mustafá” era uno de sus leones; una criatura verdaderamente encantadora, capaz de hacer encaje de bolillos.)

Desparramé en derredor una mirada. De pronto, al otro lado de la verja del Retiro a lo largo de la cual paseábamos, descubrí dos ancianos apacibles que charlaban tomando el sol. Lo cierto es que jugué con ventaja, pues a uno de ellos lo conocía de antiguo: un hombre de tal bondad, que sólo podía compararse con un ángel de Forli o con un mantecado a la vainilla.

—Aquel anciano —le dije al domador—. ¿Puedes demostrarme que aquel anciano es una fiera?

—Te voy a demostrar que lo es, y que lo es también su acompañante. Antes de diez minutos verás rugir a esos caballeros; dentro de un cuarto de hora espumajearán de rabia, y de aquí a media hora habrán caído dominados a mis pies. Y Mitsgoursky se dirigió a la verja que nos separaba de los dos ancianos. Les llamó la atención al través de los barrotes de la verja:

—¡Eh! ¡Pchsss! ¡Eh!…

Los ancianos caballeros volvieron sus rostros, miraron a Demetrio y se miraron entre sí.

—¿Le conoce?

—Yo, no. ¿Y usted?

-No le he visto nunca hasta hoy.

—¡Es raro!

El domador siguió en sus gritos: —¡Eh! ¡Pchsss! ¡Eh!… Y metiendo su bastón entre los barrotes comenzó a azuzarlos, como hacía en el circo con sus leones. —¡Eh! ¡Fiera!… ¡Fiera! ¡Eh!…

Los ancianos se miraron de nuevo y murmuraron:

—Debe de estar mal de la cabeza.

—Sí, debe de estar mal de la cabeza.

Reanudaron su tranquila marcha. Pero Demetrio también reanudó su marcha a gritos:

—¡Eeeh! ¡Fiera!… ¡Fiera! ¡Eeeh!…

Unos por el interior del Parque y el otro por el exterior, separados únicamente por la verja, anduvieron seis u ocho metros. Mitsgoursky seguía azuzándolos: —¡Eeeh! ¡Fieeera!…

Noté en los ancianos un principio de desazón. Uno de ellos susurró: —¡Qué lata! El otro dijo con la vista fija en las puntas de sus botas: —Es sensible que esto pueda ocurrir.

Demetrio, implacable, seguía agitando el bastón por entre los barrotes y gritando: —¡Fieras!… ¡Fieras!… ¡Eeeh!…

La desazón de los ancianos crecía. Uno de ellos declaró: —Loco o cuerdo, empieza a fastidiarme…

El otro no replicó, pero vi perfectamente que se mordía los labios. Mitsgoursky continuó su trabajo sin perder terreno: —¡Fieras! ¡Heeeh! ¡Uuuh, uh!…

Entonces el anciano segundo miró torvamente a Demetrio y gruñó: —¡Idiota!

—¡Eeeh!… ¡Uh! ¡Fieras! ¡Uuuh!…

Y ahora fueron los dos ancianos los que se detuvieron para gritar:

—¡Idiota!

—¡Majadero!

—¡Uuuh!… ¡Uh! ¡Fieras! ¡Eeeh! —les azuzó, como siempre, Demetrio.

—¡Idiota! ¡Más que idiota!… ¿Quiere usted dejarnos en paz? Y el otro anciano clamó: —¡Cretino! ¡Voy a llamar a un guardia!

—¡Eeeh! ¡Fieeeraaaa!… ¡Uuuh! —replicó el domador sin alterarse.

Esta vez hubo un silencio que tenía ya categoría dramática. Los ancianos se detuvieron, tragaron saliva y avanzaron hacia la verja para encararse con Mitsgoursky; llovieron insultos:

—¡Sinvergüenza! ¿No se abochorna de su conducta?

—¡Fieeras! ¡Eeeh! ¡Uh! –dijo Demetrio como si nada oyese.

—¡Bandido! ¡Más que bandido! ¡Voy a salir para que pagues cara tu desvergüenza! —rugió uno de los ancianos enarbolando su bastón y corriendo en busca de una puerta. El otro le siguió. Pero la puerta estaba lejísimos, y Demetrio corrió también sin cesar de azuzarlos: —¡Fiera! ¡Fiera!…

Se pararon otra vez, rojos, congestionadísimos; la ira hacía sus palabras balbucientes: —¡Canalla! ¡Cana…! ¡Burlarse de dos…! ¡Perro judío! ¡Si pudiese agarrarte por la garganta!…

—¡Fiera! ¡Fieeera! —siguió tranquilamente, mi amigo.

Los ancianos se agarraron a la verja, gritando, insultando ferozmente a Demetrio, con los ojos saltones y las venas hinchadas.

—¡Fiera! ¡Fiera! —decía él con un ritmo mecánico.

—¡Judas! ¡Ladrón!

—¡Malnacido!

—¡Fieeera! ¡Fiera! ¡Eeeh!…

Uno de los ancianos intentó trepar por los barrotes; el otro quiso romperlos a mordiscos, mas no pudieron hacer ninguna de las dos cosas y sus pupilas parecían lanzar rayos; echaban espuma por la boca; un temblor convulso, que atacaba sus mandíbulas, entorpecía el buen desarrollo de los insultos que emitían. Daba miedo verlos. Daba más miedo ver a aquellos pacíficos ancianos que a los terribles leones de Mitsgoursky.

Así transcurrieron veinte minutos, al cabo de los cuales el agotamiento pudo más que la rabia y los dos caballeros cayeron al suelo, jadeantes; ya no gritaban; sólo se oía en ellos una especie de estertor.

Entonces Demetrio los dejó en paz. Se separó de la verja, se volvió hacia mí y dijo con una sonrisa: —¿Ves? Eran dos fieras y ya están domados. No me negarás que tenía razón…

Encendimos unos cigarrillos y continuamos nuestro paseo hablando de otras cosas menos discutibles.

Enrique Jardiel Poncela – El libro del convaleciente

………

Quod erat demostrandum. Maduro, Ameliach, Cabello, Reverol, como lo era Chávez, son capaces de sacar indecencias de la boca de gente habitualmente amable. LEA

____________________________________________________

 

Share This:

Citas favoritas

frase-el-juego-no-se-acaba-hasta-que-se-termina-yogi-berra-103426

_______________________________________________________________________________________________________________

 

 

La libertad no es el poder de hacer lo que queramos, sino el derecho de hacer lo que debamos.

Lord Acton

………

La mejor venganza es ser feliz

Proverbio Árabe

………

El divulgador

El divulgador

Nunca permitas que tu sentido de la moral te impida hacer lo que es correcto.

Isaac Asimov

………

Hay derrotas que tienen más dignidad que la victoria.

Jorge Luis Borges

………

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida; ésos son los imprescindibles.

Las revoluciones se producen en los callejones sin salida.

Desgraciado el país que necesita héroes.

Bertolt Brecht

………

Los fieles no necesitan pruebas. Y para el infiel ninguna prueba es suficiente.

Joseph Breuer

………

Cualquier camino es tan solo un camino, y en abandonarlo no hay afrenta para uno mismo o para los demás, si eso es lo que tu corazón te dice… Examina cada camino muy de cerca y deliberadamente. Pruébalo cuantas veces lo creas necesario. Luego hazte a ti mismo, y solamente a ti mismo, una pregunta… ¿Tiene este camino un corazón? Si lo tiene, el camino es bueno; si no lo tiene, entonces es completamente inútil.

Carlos Castañeda

………

Una cosa es suponer que uno está en el camino cierto; otra es suponer que ese camino es el único.

Paulo Coelho

………

El oportunista

El oportunista

Yo debo seguir al pueblo. ¿Acaso no soy su líder?

Si no eres muy inteligente debes ser conciliador.

¡Cuánto más fácil es ser critico que tener razón!

La diferencia entre un infortunio y una calamidad es ésta: si Gladstone cayera en el Támesis eso sería un infortunio. Pero si alguien lo sacara de nuevo eso sería una calamidad.

Benjamin Disraeli

………

Quizás la causa de nuestro pesimismo contemporáneo es nuestra tendencia a ver la historia como una turbulenta corriente de conflictos—entre individuos en la vida económica, entre grupos en política, entre credos en la religión, entre estados en la guerra. Éste es el lado más dramático de la historia, que captura el ojo del historiador y el interés del lector. Pero si nos alejamos de ese Mississippi de lucha, caliente de odio y oscurecido con sangre, para ver hacia las riberas de la corriente, encontramos escenas más tranquilas pero más inspiradoras: mujeres que crían niños, hombres que construyen hogares, campesinos que extraen alimento del suelo, artesanos que hacen las comodidades de la vida, estadistas que a veces organizan la paz en lugar de la guerra, maestros que forman ciudadanos de salvajes, músicos que doman nuestros corazones con armonía y ritmo, científicos que acumulan conocimiento pacientemente, filósofos que buscan asir la verdad, santos que sugieren la sabiduría del amor. La historia ha sido demasiado frecuentemente una imagen de la sangrienta corriente. La historia de la civilización es un registro de lo que ha ocurrido en las riberas.

Will Durant

………

Einstein

El relativista

Pocas personas son capaces de expresar opiniones que difieran de los prejuicios de su ambiente social. La mayoría de la gente es incapaz incluso de formarse tales opiniones.

Una persona lista resuelve un problema. Una persona sabia lo evita.

Los grandes espíritus siempre han encontrado la oposición violenta de las mentes mediocres.

La diferencia entre el genio y la estupidez es que el genio tiene sus límites.

Cualquier tonto puede saber. El punto es entender.

No todo lo que cuenta puede ser contado, y no todo lo que puede ser contado cuenta.

La educación es lo que resta después de que uno ha olvidado todo lo que aprendió en la escuela.

Sólo una vida que se viva para los otros es una vida que vale la pena.

Albert Einstein

………

No todo lo que uno tiene derecho a hacer es lo mejor que puede hacerse.

Benjamin Franklin

………

La bondad nunca se equivoca.

Pedro Grases

………

Un ser humano debe ser capaz de cambiar un pañal, planear una invasión, destazar un cerdo, guiar un barco, diseñar un edificio, escribir un soneto, balancear cuentas, construir un muro, reparar un hueso, confortar al moribundo, tomar órdenes, dar órdenes, cooperar, actuar solo, resolver ecuaciones, analizar un nuevo problema, palear bosta, programar un computador, cocinar una comida gustosa, pelear eficientemente, morir gallardamente. La especialización es para los insectos.

Robert A. Heinlein

………

El estepario

El estepario

Pero también pertenece del mismo modo a la eternidad la imagen de cualquier acción noble, la fuerza de todo sentimiento puro, aun cuando nadie sepa nada de ello, ni lo vea, ni lo escriba, ni lo conserve para la posteridad.

Hermann Hesse

………

El actor no debe atarse afectivamente al resultado sino al proceso. El compromiso es con la obra misma; con la carrera y no con el premio; con la batalla y no con la victoria. El trabajo se vuelve en este sentido intrínsecamente honorable y satisfactorio a través de un proceso de compromiso moral y comprensión.

La indiferencia debe entenderse acá, naturalmente, en un sentido especial. No es que al líder no le importe. Al líder le importan y tienen que importarle los resultados, especialmente aquellos resultados humanos y organizacionales en los que tiene responsabilidad plena o parcial. A lo que, en razón del honor, debe ser indiferente es a los resultados de las acciones en tanto le afecten personalmente. Suponiendo que su curso de acción sea correcto, que ha descubierto cuál es su deber y cumplido con él, lo que es entonces un asunto de indiferencia, de despreocupación, es su propio éxito o fracaso. Ése es el ideal. Su propio ego debe dejar de importar, tiene que ser eliminado de la ecuación de las variables organizacionales. Tiene que ser trascendido. Y aunque esto pueda parecer escandalosamente idealista, esa praxis es también posible.

Cristopher Hodgkinson

………

Uno de los rasgos de una sociedad verdaderamente vigorosa es la capacidad para prescindir de la pasión como partera de la acción; la capacidad para pasar directamente del pensamiento a la acción.

Resulta sorprendente pensar cuánta incredulidad es necesaria para hacer posible la creencia. Lo que conocemos como fe ciega está fundado en innumerables incredulidades.

Normalmente, sólo vemos lo que queremos ver; tanto es así, que a veces lo vemos donde no está. 

Eric Hoffer

………

El insoportable

El insoportable

Aunque no sea más que una ridícula ilusión, uno está persuadido de que debe escribir para decir lo que nadie ha dicho. Decir lo que nadie ha dicho significa contradecir a todo el mundo. Escribir, por lo tanto, es el placer de contradecir, la felicidad de estar solo contra todos, la alegría de provocar a los enemigos e irritar a los amigos.

Milan Kundera

………

Una dama es una mujer que hace que un hombre se comporte como un caballero.

Russell Lynes

………

La característica general de la política venezolana hasta ahora es que si usted está mejor preparado en el campo de las ideas, es más inteligente a la hora de buscar soluciones y tiene las ideas claras sobre lo que hay que hacer para sacar adelante el país, entonces usted ya perdió las elecciones.

Argenis Martínez

………

El adversario que más te combate es el que está más convencido de que tienes razón.

Theodor Meynert

………

El liberal

El liberal

Así, un pueblo puede preferir un gobierno libre, pero si, por indolencia, descuido, cobardía o falta de espíritu público, se muestra incapaz de los trabajos necesarios para preservarlo; si no pelea por él cuando es directamente atacado; si puede ser engañado por los artificios empleados para robárselo; si por desmoralización momentánea, o pánico temporal, o un arranque de entusiasmo por un individuo, ese pueblo puede ser inducido a entregar sus libertades a los pies de incluso un gran hombre, o le confía poderes que le permiten subvertir sus instituciones; en todos estos casos es más o menos incapaz de libertad: y aunque pueda serle beneficioso tenerlo así sea por corto tiempo, es improbable que lo disfrute por mucho.

Si nos preguntamos qué es lo que causa y condiciona el buen gobierno en todos sus sentidos, desde el más humilde hasta el más exaltado, encontraremos que la causa principal entre todas, aquella que trasciende a todas las demás, no es otra cosa que las cualidades de los seres humanos que componen la sociedad sobre la que el gobierno es ejercido… Siendo, por tanto, el primer elemento del buen gobierno la virtud y la inteligencia de los seres humanos que componen la comunidad, el punto de excelencia más importante que cualquier forma de gobierno puede poseer es promover la virtud y la inteligencia del pueblo mismo… Es lo que los hombres piensan lo que determina cómo actúan.

John Stuart Mill

………

La ideología fue para la vida pública lo que un buen arranque de cólera es a la vida privada: consigue resultados. Y, como la cólera, puede también tener desagradables efectos colaterales, tales como la multiplicación de las inútiles antipatías generalizadas.

Kenneth Minogue

………

Portrait of author and aviator Anne Morrow Lindbergh (Mrs. Charles A. Lindbergh) at home. (Photo by Leonard Mccombe//Time Life Pictures/Getty Images)

La aviadora

No creo que el mero sufrimiento enseñe. Si el solo sufrimiento enseñara, todo el mundo sería sabio, puesto que todo el mundo sufre. Al sufrimiento debe añadirse luto, comprensión, paciencia, amor, apertura y la disposición a permanecer vulnerable.

Anne Morrow Lindbergh

………

Sin la música, la vida sería una equivocación.

Federico Nietzsche

………

No vemos las cosas como son; las vemos como somos.

Anaïs Nin

………

No pudiendo hacer que lo que es justo sea fuerte, hágase que lo que es fuerte sea justo.

Blas Pascal

………

La innovación, casi invariablemente, amenaza al statu quo y, en consecuencia, la innovación es inherentemente una actividad política.

Jeffrey Pfeffer

………

La estupidez es el talento para la equivocación.

Edgar Allan Poe

………

El legionario

El legionario

Contemplemos la cuádruple función de la ideología: es un instrumento de poder; un mecanismo de defensa contra la información; un pretexto para sustraerse a la moral haciendo el mal o aprobándolo con una buena conciencia; y también es un medio para prescindir del criterio de la experiencia, es decir, de eliminar completamente o de aplazar indefinidamente los criterios de éxito o fracaso.

Jean-François Revel

………

El hombre que no tenga música en sí mismo, ni se conmueva con el acorde de dulces sonidos, es apto para traiciones, estratagemas y botines.

William Shakespeare

………

El verdadero artista dejará que su mujer muera de hambre, que sus hijos anden descalzos y su madre se esclavice por su supervivencia antes que trabajar en algo distinto de su arte.

Ustedes ven cosas y preguntan ¿por qué? Pero yo sueño cosas que nunca han sido y pregunto ¿por qué no?

El secreto del éxito es ofender al mayor número de personas.

Todas las grandes verdades comienzan como blasfemias.

George Bernard Shaw

………

No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual. Somos seres espirituales que tienen una experiencia humana.

Pierre Teilhard de Chardin

………

La verdad engendra odio.

Terencio

………

La historiadora

La historiadora

Las crisis no necesariamente purgan a un sistema de la locura; los viejos hábitos y actitudes son duros de matar.

Conscientes del poder controlador de la ambición, la corrupción y la emoción, puede ser que en busca del buen gobierno debiéramos buscar primero la prueba del carácter, y esa prueba debe ser del coraje moral.

El problema puede no ser tanto un asunto de educar a los funcionarios para el gobierno como educar al electorado para que reconozca y premie la integridad de carácter y rechace lo postizo.

Barbara Tuchman

………

La diferencia entre la realidad y la ficción es que ésta tiene que ser verosímil.

Mark Twain

………

Solíamos decir de él que sería el mejor de los compañeros, si no dijera siempre la verdad.

Puedo resistir todo, excepto la tentación.

Un cínico es quien conoce el precio de todo y el valor de nada.

Oscar Wilde

………

Mi propósito era tan sólo el de reducir la frondosa masa de contradicciones y abusos que acaban por convertir el derecho y los procedimientos en un matorral donde las gentes honestas no se animan a aventurarse, mientras los bandidos prosperan a su abrigo.

Margueritte Yourcenar

___________________________________________

 

 

Share This:

Con pluma ajena

“Vladimir Flórez, conocido por el seudónimo de Vladdo, es un caricaturista, periodista y dibujante crítico colombiano”. Se reproduce acá un artículo suyo en El Tiempo de Bogotá de hace dos días. Resuena con una tesis de este blog, expuesta en Etiqueta negra el pasado 11 de abril: “El país que sufre agudos dolores y privaciones está atrapado en la tenaza de la perniciosidad del gobierno y la incompetencia de la oposición”. (Cuatro años antes, en el epílogo de Las élites culposas: “Y ésa es la tragedia política de Venezuela: que sufre la más perniciosa dominación de nuestra historia—invasiva, retrógrada, ideologizada, intolerante, abusiva, ventajista—mientras los opositores profesionales se muestran incapaces de refutarla en su discurso y superarla, pues en el fondo emplean, seguramente con mayor urbanidad, el mismo protocolo de política de poder afirmada en la excusa de una ideología cualquiera que, como todas, es medicina obsoleta, pretenciosa, errada e ineficaz. Su producto es mediocre”). LEA

La afilada pluma de Vladdo

La afilada pluma de Vladdo

 

Venezuela, sin gobierno ni oposición

 

Nicolás Maduro es un inepto; eso no se discute. La tragedia que vive Venezuela lo retrata de pies a cabeza; es un tipo de muy bajo nivel para manejar una situación tan delicada.

Sin embargo, el drama de ese pobre país es que así como no tiene Gobierno, tampoco tiene oposición. O, bueno, sí la tiene, pero deja mucho que desear. Mientras tanto, sus habitantes se hunden en un mar de desespero y pesimismo, con una clase media cada vez más débil; con muchos ciudadanos cercanos a la indigencia y unos pocos en medio de la opulencia.

En días pasados tuve una conversación que me dejó atónito. Una persona venezolana que lleva muchos años viviendo en Colombia me contó que hace poco asistió a un matrimonio en Caracas. Cuando le pregunté si no había sido terrible, con tanta escasez, me aclaró que no; que había comida y licor en abundancia; como si nada. Que todo estuvo normal, que fue una parranda común y corriente… Mientras me decía eso, me preguntaba si serán esos los mismos que salen a las marchas o se graban en YouTube diciendo que se están muriendo de hambre.

La verdad es que yo quisiera ir y ver con mis propios ojos lo que está pasando en el hermano país, pero no puedo; me ponen preso o me deportan desde el mismo aeropuerto, debido al “irrespeto” a los símbolos patrios de Venezuela del que me acusó Maduro el año pasado.

A juzgar por los reportes de prensa, la situación de Venezuela es muy difícil, pero me parece que la culpa no es exclusiva de la incapacidad del sucesor de Chávez ni de las políticas represivas de su régimen. Buena parte de esa responsabilidad la tiene la dirigencia política, social y empresarial de ese país.

Tras obtener la mayoría de escaños en la Asamblea Nacional, la MUD llegó a actuar muy torpemente. Al grosero retiro de las imágenes de Chávez de la sede legislativa le siguió una andanada de declaraciones y anuncios que dejaban ver, de entrada, su deseo de destituir a Maduro, quien—así tenga cada día más ribetes de dictadorzuelo—es el presidente legítimo, elegido en una votación popular con amplia participación ciudadana.

 

El gran lío es que a la oposición le interesa más el poder que resolver los problemas del país.

Creo que el gran lío es que a la oposición le interesa más el poder que la solución de los problemas que está atravesando el país. Si sus líderes actuaran con paciencia, con tacto, con inteligencia, con generosidad, otra podría ser la historia.

Lo triste es que desde aquí no ve uno una figura con la preparación, el respeto y la representatividad suficientes para aglutinar a la población y sacar a Venezuela adelante. En coyunturas como esta se necesita a alguien que esté por encima de la política menuda, despojado de intereses mezquinos; alguien capaz de empezar a trabajar para resolver la crisis, pero que a la vez deje a un lado el revanchismo y reduzca la confrontación; alguien que quiera tender puentes en vez de profundizar más en la división existente en la sociedad venezolana y que podría derivar en enfrentamientos con consecuencias imprevisibles.

Por otra parte, el papel de organizaciones internacionales de la región ha sido muy precario. Unasur es un chiste y al desprestigio actual de la OEA se sumó la salida en falso de Luis Almagro, quien, con sus descalificaciones personales contra Maduro no solo excedió los límites de su cargo sino que menoscabó su autoridad como secretario general. Alguien de su categoría no puede enzarzarse en discusiones con un presidente ni mucho menos hacer declaraciones que no le corresponden…

Es evidente que el caos de los venezolanos solo lo pueden resolver ellos; pero mientras el Gobierno, la oposición y la sociedad civil no se pongan de acuerdo para trabajar por unos propósitos comunes, de poco o nada servirán los buenos oficios de un Rodríguez Zapatero ni del mismísimo papa Francisco. Vladdo

___________________________________________

 

Share This: