Contacto balsámico

Portada de mi primer libro

En este décimo día de diciembre de 2018 he recibido con gran alegría un saludo por Twitter de Yosy Figueira, hija de Abel Figueira Chaves, quien fuera el dueño de Automercado Los Palos Grandes. Ella puso: Buenas noches, no sé si le sea familiar después de tantos años, pero yo soy la hija de Abel Figueira; entiendo que era su amigo”. Nada mejor hubiera podido ocurrirme hoy, y en agradecimiento le comuniqué lo que sigue:

Me alegra mucho su contacto. En efecto, me consideraba amigo de su padre, Don Abel Figueira Chaves. El diseñador de mi primer libro (Krisis – Memorias prematuras) concibió la portada para representar un paquete postal con varios sellos que sugirieran que anduvo de una dirección a otra; yo escogí como etiqueta del destinatario el nombre de Don Abel. (Puede ver la portada en el enlace precedente).

En el texto lo menciono primero cuando refiero una cierta revista (Válvula) que concebí y dirigí en 1984; así puse:

Diego Urbaneja dijo que la revista le había caído como un bálsamo y que le había levantado el espíritu. La repartí con orgullo. Al Dr. Úslar Pietri le había encantado. Recomendó su envío a España y a universidades norteamericanas. La llevé o entregué personalmente a una buena cantidad de gente. A mi madre y mis hermanos, a mis suegros, a Marcel Roche, que pasaba unos días en Venezuela antes de regresar a representar a Venezuela ante la UNESCO en París, a Abel Figueira Chaves, el dueño del Automercado Los Palos Grandes, a Isidro Dos Santos, mi suplidor de leche y periódicos, a Oscar Avilán, el amistoso cobrador de las cuotas del automóvil, al profesor Horacio Vanegas, a Cruz Arguinzones, mi mensajero, a Elías Santana, el dirigente de las asociaciones de vecinos, a Gerardo Cabañas, entre otros. Son personas en las que tiendo a pensar cuando tengo algo que dar.

Más adelante dejo esta constancia:

Una mañana fui, como lo he hecho muchas veces en los últimos seis años, a comprar algunas cosas a la casa de abasto Los Palos Grandes. Abel Figueira estaba al frente de su negocio, como todos los días. Al igual que siempre, me preguntó: “¿Cómo están las cosas?” Le dije que estaba pensando seriamente irme del país, que me era cada vez más difícil aguantar la presión. El silencio de Abel fue un helado y terrible reclamo. Su mirada se dirigió hacia la calle, perdida en algún punto indiferente. Su brazo derecho se desplomó hacia abajo, y su mano dejó caer un bolígrafo que sostenía. Era como si lo que le había dicho constituyera una traición personal que le hacía, como si yo le estuviese abandonando a él al abandonar mi lucha, de la que Abel se enteraba ocasionalmente en nuestras fugaces conversaciones. Durante muchos días esta imagen de la silenciosa demanda de Abel me poseyó, penetrando en mi espíritu con intención de no abandonarme. Más de una vez había yo pensado en Abel como ejemplo admirable de la Venezuela que sufre, adaptándose a la crisis con silencioso redoblar de esfuerzos. Su ejemplo se sumaba al de muchos que laboran incesantemente y cada vez mejor. Algún acostumbrado vendedor ambulante que se notaba más aprendido y profesional, la cuadrilla de obreros del servicio eléctrico que reparaba frente a mi casa una lámpara de la calle a las dos de la madrugada, un empleado del Aseo Urbano que llamó para cerciorarse de que un perro muerto hubiese sido efectivamente recogido. En los últimos años, en los años de la depresión de nuestra economía, son incontables los ejemplos que he visto de los habitantes de este país que compensan con mayor trabajo la dureza de los tiempos. Abel era epítome de estas gentes, y me acusaba en silencio porque yo, que tanto me la pasaba hablando de política y de las buenas posibilidades del país, estuviese dispuesto a claudicar y abandonarlo todo. Esto me removió, y me puso a buscar fuerzas de profundidades insospechadas para combatir de nuevo. Pensando en él y en su honor compuse un corto texto que transcribo acá:

santamaría

A María Ignacia, hija que quise tener.

abasto. (De abastar.) m. Provisión de bastimentos, y especialmente de víveres. || 2. abundancia. || 3. En el arte del bordador, pieza o piezas menos principales de la obra. || 4. adv. m. ant. Copiosa o abundantemente. Ú. en Sal. || dar abasto. fr. Dar o ser bastante, bastar, proveer suficientemente. Hoy se usa más con neg.

Dedicatoria a Abel enviada por su hija

Abel es un Latino Portugués que vive en Venezuela y despacha todos los días desde su casa de abasto. Tiene faena muy tempranera, cuando él mismo va a buscar los víveres del mayorista, pero tampoco comienza tarde los demás días, cuando solo le toca comenzar la jornada abriendo la santamaría de su tienda. Allí trabaja de ocho a ocho de lunes a sábado, y los domingos podrá comprarse cualquier cosa de ocho a una del día, y hasta obtener, si uno es conocido, algo de dinero efectivo para hacerle a los niños el domingo o jugarlo a los caballos, presentando algún cheque que a veces el girador y el mismo Abel sabrán, en silencio, que no tiene fondos y habrá de ser cubierto días más tarde. Abel transcurre casi toda la jornada de pie, desde la caja, dando salida a las provisiones, concediendo crédito y sacando cuentas, ordenando el tráfico de servicios de sus empleados, tomando nota de cuando alguna cosa se ha agotado, recibiendo envíos o enviando a domicilio los pedidos que se le hacen por teléfono, planeando los bastimentos que regalará por Pascua de Navidad a los parroquianos más constantes, pensando su empresa, aceptando la charla de los muchos que aprecian su frugal pero entendida conversación o de los que sólo pueden, por los momentos, pagar por los alimentos con palabras. Después, en su casa, todavía quitará tiempo al descanso para alguna administración que se precise.

Un tiempo atrás la casa de abasto Los Palos Grandes no estaba tan ordenada como ahora, y Abel atendía la clientela las más de las veces sin haberse afeitado. Pero ya la economía de Venezuela no es tan próspera como hace no mucho lo fuera y la respuesta de Abel a la depresión ha sido presentarse con la cara limpia para abrir su tienda transformada. Ahora la mercancía está mejor clasificada y dispuesta según una estética mejor, y la atención del personal es aún más cortés y servicial. No impidió su valerosa reacción la mayor frecuencia de los robos nocturnos ni la de los asaltos diurnos que la creciente miseria de algunos caraqueños le impusiera. (Hace unos meses una bala generosa le agujereó la pierna del pantalón perdonándole la propia.) Y no se queja en voz alta de la lentitud de la cobranza ni del endurecimiento de los suplidores que ahora sólo quieren venderle la mercancía de contado. Algún suspiro se permitió exhalar el día que un árbol viejo se vino, por la lluvia, sobre el letrero que anuncia su razón social resquebrajándolo. Pero allí está Abel trabajando mejor cada día que pasa, aunque cada día se le haga más difícil dar abasto.

Abel es paradigma de la experiencia latina de este momento. Los latinos estamos, por un lado, perdiendo. En otro nivel vamos ganando, vamos dándonos cuenta. Es tanto el sufrir que no podíamos soportarlo sin transmutar esa disminución en crecimiento.

El habla es un registro de la vida de un pueblo. En nuestra experiencia de latinos hubo tiempos de abundancia que proveyeron suficientemente. Era época en la que se podía dar abasto. Así nos da a entender el diccionario, al referirnos que ahora dar abasto se usa más como expresión negativa. Nuestro lenguaje diario retrata la presente coyuntura. No es nueva la penuria. En la memoria latina el recuerdo de nuestra prosperidad es antiguo; la conciencia del trabajo es más reciente, más actual la recesión.

Por debajo del dolor, sin embargo, fermenta más rápido ahora una dulce catástrofe. Un cataclismo de la conciencia de los Estados desunidos. Ya se ha invertido la tendencia que nos llevó por las rutas de la dispersión. Los hermanos se aproximan. Cada vez más los discursos latinos aluden al contexto máximo, más allá de las fronteras que distinguen sus países pero que nunca pudieron, en el fondo, anular el verdadero Estado. “Unirse es renunciar cada uno a estar por encima de los demás”. Pronto el dolor nos permitirá la humildad para entender esa serena admonición de Paulo VI.

Entonces, visto el astro que surcará el firmamento con el Año Nuevo, nacerá el Estado de Estados, porque es menester que la carne se haga verbo. Y así Abel renacerá, a pesar de los caínes, y reconocerá la prosperidad que su trabajo merece. Así nos presentaremos, con un mismo pasaporte, a ofrecer al mundo lo que Dios ha querido que pase por la santamaría. Ya aprendemos la nueva economía y pronto sabremos que el costo de no hacerlo no es más que el desperdicio de la oportunidad.

costo2. (Del lat. costus, y éste del gr. kóstos.) m. Hierba vivaz, propia de la zona tropical, y correspondiente a la familia de las compuestas. El tallo es ramoso, las hojas alternas y divididas en gajos festoneados, las flores amarillas, y la raíz casi cilíndrica, de dos centímetros de diámetro aproximadamente, porosa, cenicienta, con corteza parda y sabor amargo; pasa por tónica, diurética y carminativa. || 2. Esta misma raíz. || hortense. hierba de Santa María.

Luego añadí: “Muchas gracias por su mensaje, que transforma el día para bien, como su padre hacía”, y después:

A continuación del extracto del libro que transcribí, se lee esta explicación:

Hay veces cuando creo ser testigo de la magia. “La lógica le da al hombre lo que necesita; la magia le ofrece lo que él quiere”.* Así como aquella vez cuando recibí el trabajo de Yehezkel Dror con su afirmación del carácter clínico de las “ciencias de las políticas”, poco después de haberme puesto yo a formular algo parecido. El texto que llamé “santamaría” lo concluí una madrugada. Había estado jugando, como lo hago en ocasiones, con el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Busqué la palabra “abasto” para encabezar la composición con una trascripción del artículo del diccionario, habiendo ya decidido el nombre del título, en alusión tanto a mi hija, que lleva ese nombre, como en referencia a esas puertas de acero corrugado arrollable que son características de nuestras casas de abasto y que en Venezuela llamamos “santamaría”. También, por supuesto, es ése el nombre de la nave capitana del Descubridor. Al haber terminado de escribir fui a cerrar el diccionario, colocado a mi izquierda sobre el escritorio. Había quedado abierto en una página cuya última palabra resultó ser “costo”, que había usado en la última frase del texto. Resultó ser que además de la acepción económica significaba también una hierba propia de la zona tropical, como nuestros pueblos, dividida en gajos, como nuestros pueblos, y resultó llamarse también hierba de Santa María.

*Frase en Another Roadside Attraction, la primera novela de Tom Robbins.

………

Gracias eternas para Abel, gracias a su hija. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Tratamiento antidepresivo

 

El estado emocional a vencer

 

when you’re up there/ listening to somebody or other/ saying he’s going to set himself on fire/ split before the match is lit/ unless you’re into the sort of thing/ that’ll bring you down

Gerd SternMust be vertical

………

…aún me queda algo de tristeza y eso está bien; para algo tenemos esa emoción. Emilio Mirá y López identificaba en Cuatro gigantes del alma, en orden creciente de más primitiva a más evolucionada, estas grandes pasiones del espíritu: el miedo, la ira, el amor y el deber. Es del deber cumplido de donde nos llega la mayor de las felicidades.

Buenos días, tristeza, 16 de junio de 2017

____________________________________________

 

La muerte de Fernando Albán, a quien no conocía, logró deprimirme. Fue ayer cuando pude escribir a un importante político venezolano: “Hoy estoy muy preocupado por la muerte de Fernando Albán. Y no sólo por el deceso mismo, doloroso y absurdo, sino porque realimentará la radicalización. Tendremos que sobreponernos a esa tragedia, sin permitir que nos desvíe del rumbo correcto, el verdaderamente eficaz”.

En este momento, son poquísimos quienes saben qué pasó en realidad en el edificio del SEBIN donde Albán encontró la muerte*; para la inmensa mayoría, la incertidumbre domina a la certeza, lo que no impide que se formen convicciones irreversibles de culpabilidad. Pero lo serio es lo que destaca el Dr. José Ignacio Hernández en su artículo para Prodavinci (¿Quién responde por la muerte de Fernando Albán?):

…tal y como ha señalado la Corte Interamericana de Derechos Humanos en diversas decisiones, el Estado es responsable de la seguridad de las personas privadas de libertad, con lo cual, debe presumirse la responsabilidad del Estado frente a todo daño que sufran tales personas. Muy en especial, el Estado debe investigar objetivamente la muerte de las personas privadas de libertad, a los fines de determinar sus causas y precisar la responsabilidad a que haya lugar, la cual puede ser personal –respecto de los funcionarios a cargo de la custodia de quienes están privados de libertad–, como del propio Estado –incluso, por los daños derivados de la muerte del reo. Los artículos 43 y 272 de la Constitución de 1999 reiteran este principio, al señalar que el Estado deberá garantizar los derechos humanos de los privados de libertad, mientras que el artículo 29 obliga al Estado a investigar violaciones de los derechos humanos. Y el primer derecho que debe ser garantizado es, precisamente, el derecho a la vida. (…) …debe presumirse que el Estado venezolano es responsable de la muerte de Fernando Albán, pues el concejal se encontraba bajo custodia del Estado en el momento en que murió.

De resto, cabe acá aplicar el criterio de William Clifford en La ética de la creencia: “Es en todo tiempo y lugar moralmente erróneo que cualquiera crea en algo sobre la base de evidencia insuficiente”.

………

San Albano, primer mártir inglés

No es un secreto que en el muy difícil proceso político venezolano hay posiciones de oposición radical que no sólo recomiendan como “salida” golpes de Estado desde hace mucho tiempo, sino que propugnan invasiones extranjeras al país o creen justificado un magnicidio y de hecho lo han intentado. He vuelto a recordar lo que me escribiera hace dos años quien, después de referirse a los militares venezolanos—los “verdes”, los llama él—como factor clave, asegurara esta monstruosidad: “La buena noticia es que la crisis continúa”. Cualquier cosa estaría autorizada, y la muerte de Albán indudablemente refuerza esa postura, que añade un nuevo mártir a su lista.

Para el gobierno, naturalmente, el terrible acontecimiento representa un golpe potencialmente mortal. En momentos cuando parecía dispuesto a ciertas concesiones—su proposición de elecciones generales (ver ¿Jugada maestra?) o la anuencia a una próxima visita de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos—, en momentos cuando el país recibía al senador republicano Bob Corker, quien vino en plan de facilitar un nuevo ambiente de diálogo interno y con los Estados Unidos (a pesar de sus diferencias con el presidente Trump), el fallecimiento de Albán es lo peor que hubiera podido pasarle. Si la muerte del concejal tachirense no hubiera sido voluntaria o accidental sino causada por funcionario o funcionarios del SEBIN, es de presumir que la misma no habría sido ordenada por el Alto Gobierno; una orden tal no tendría el menor sentido político.

………

Trato ahora de superar con la esperanza el ánimo depresivo que me dominara al conocer la espantosa noticia; la esperanza en que el Pueblo venezolano, que sufre todos los días, podrá sublimar su horror constructivamente. “Tendremos que sobreponernos a esa tragedia, sin permitir que nos desvíe del rumbo correcto, el verdaderamente eficaz”. LEA

………

* El fiscal Tarek William Saab ofreció hoy más información. (Ver nota en El Universal).

___________________________________________________________

 

 

Share This:

¿Jugada maestra?

 

Nicolás Maduro habla una hora en la ONU

 

Ayer trajo El Nuevo País esta noticia: “Nicolás Maduro ya se encuentra en los Estados Unidos para participar en la 73 Asamblea General de la ONU, en donde llevaría, nada más y nada menos, la propuesta de hacer elecciones generales en Venezuela. Varias fuentes, de muy alto nivel, confirmaron a El Nuevo País esta información en la cual el Inquilino de Miraflores espera hacer directamente el planteamiento a Donald Trump”.

No es sabiduría desestimar advertencias de esta clase; en octubre de 2017, por ejemplo, Nelson Bocaranda anticipaba en uno de sus Runrunes: “las pretensiones de acelerar los procesos de alcaldías y consejos legislativos (¿hasta las presidenciales?) para aprovechar el desencanto y la depresión de los votantes por la democracia. El impulso de la abstención por parte del régimen le dio sus resultados. Lo continuarán mientras les funcione”. Eso fue exactamente lo que ocurrió: el 20 de mayo de este año hubo una elección presidencial y Maduro resultó electo, con una abstención desusada de 54%. La mayor parte de la oposición, totalmente sorprendida como lo estuviera el año anterior ante la convocatoria de constituyente, decidió no participar, refugiándose en una falsedad para adjudicar al evento la etiqueta de moda: una elección fraudulenta: más de un vocero notable (los rectores de la UCV y la UCAB, Cecilia García Arocha y José Virtuoso S. J., por ejemplo) argumentó que el adelanto de la fecha habitual violentaba lo dispuesto en la Constitución (que no habla de fecha en ninguna parte).

………

Si llegare a materializarse la iniciativa anunciada por El Nuevo País, pudiéramos estar ante una jugada maestra del oficialismo, que desarmaría la tesis generalizada de que el régimen venezolano no ofrece salidas democráticas. En momentos cuando el gobierno torna a proponer un diálogo con la oposición, Luis Ugalde y Benigno Alarcón Deza (Director del Centro de Estudios Políticos y Gobierno de la UCAB) hablan de una “salida negociada” y de prepararse para una elección presidencial. (Ver en este blog Dos enfoques, 24 de septiembre de 2018); antes (26 de julio), Baltazar Cardenal Porras preparó el terreno: “Es muy mala palabra hablar de diálogo en Venezuela por todo lo que ha ocurrido, pero los problemas se arreglan hablando”, en entrevista que le hiciera El Universal. (En esa ocasión dijo también: tenemos que unirnos para responder mejor a las necesidades, ver mucho más lo que nos une y no lo que nos diferencia, se debe hacer con la participación de todos porque nadie tiene la verdad absoluta”).

La opción de elecciones generales la había propuesto tempranamente José Guerra hace casi dos años, en declaraciones a CNN. En nota al pie de Prontas elecciones (22 de octubre de 2016) se hizo constar:

Actualización 2: se me informa que el diputado José Guerra ha dicho hoy (25 de octubre) a CNN: “Hay una solución inmediata a la situación que vivimos: elecciones generales inmediatas. elecciones presidenciales, Asamblea Nacional (los diputados ponemos el cargo a la orden), gobernaciones y municipales”.

En ese momento, Maduro no había sido reelecto y las elecciones de constituyente no habían sido convocadas; la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre de 2015 no había cumplido siquiera un año en funciones.

Para que se den ahora elecciones generales hay dos vías: 1. tendrían que renunciar el Presidente (a su nuevo período) y los diputados (más los concejales y gobernadores si se incluye los niveles municipal y estadal), lo que puede ser el objeto de una negociación oficialismo-oposición; 2. pudiera la constituyente ordenar esas elecciones, lo que reforzaría la falsa noción de que ella es supraconstitucional, interpretando a favor de tal posibilidad el Artículo 349 de la Constitución: “Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente”. La Constitución no está suspendida hasta que el Pueblo apruebe en referendo una que la sustituya, pero si el gobierno logra vender esa vía, obtendría en el proceso reconocimiento a una constituyente “fraudulenta”. (No hay noticia confirmada de que el gobierno haya elevado formalmente la propuesta al gobierno de los EEUU y no hubo la reunión de Maduro y Trump a la que este último se había mostrado dispuesto, pero puede hacérsele llegar por canales diplomáticos ordinarios, así como a otros componentes de la “comunidad internacional”. De aceptar esa segunda ruta, estos actores externos también reconocerían por ese mismo hecho a la ANC).

Más aún, pudiera estar el oficialismo preparando la cosa para el 9 del próximo mes de diciembre (la fecha prevista para las elecciones municipales), con la misma perentoriedad con la que convocara la elección de constituyente y la presidencial de este año, asegurando así una ventaja más a su favor en esta posibilidad.

………

En ese escenario de una nueva elección presidencial como parte de elecciones generales, Maduro debe pensar, no sin razón, que sería reelecto de nuevo. La oposición no está mejor que lo que estaba el 20 de mayo y, ante unas megaelecciones comparables con la “relegitimación de poderes” del 30 de julio de 2000, ya no tendría ni la unidad ni los recursos de 2015 para superar el previsible avasallamiento gubernamental. Además, de darse elecciones primarias para la determinación de su candidatura presidencial (tal vez siguiendo el método propuesto por Alarcón) lo más probable es que María Corina Machado resulte ser la candidata:

M. C. Machado muy bien posicionada en encuesta de Meganálisis

El gobierno debe disponer de municiones suficientes para un despiadado ataque contra la líder de Vente Venezuela y Soy Venezuela, a la que representaría como longeva conspiradora. Adicionalmente, su agresivo distanciamiento de buena parte del liderazgo opositor le significaría un apoyo reducido. Ella misma, por otra parte, ha argumentado que la salida no es electoral sino “por la fuerza”; no es seguro que se avenga a medirse contra Maduro en las condiciones actuales, a pesar de que es obvio que últimamente anda en intensa campaña por la Presidencia de la República. No es probable, por último, que la oposición repita el sorprendente desempeño de 2015 en nuevas elecciones de Asamblea Nacional, para no hablar de municipios y gobernaciones.

En suma, un negocio redondo. Aun si la oposición no acepta esas megaelecciones y tampoco los actores extranjeros, la vía constituyente permanece. La elección presidencial del 20 de mayo fue convocada en último término por el Consejo Nacional Electoral, pero sólo en acatamiento a una previa disposición de la ANC. También sin tales aquiescencias, la jugada se pinta favorable al gobierno de Maduro, como un tiro al piso.

Cosas veredes, amigo Sancho, que non crederes. (Incluyendo la falsa atribución de esa cita al ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, o las especies igualmente falsas de que la Constitución exige un referendo que autorice la convocatoria de una constituyente y que las elecciones presidenciales se celebren en diciembre). LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

¿Qué queda de autoridad moral?

 

¿Quién acatará lo que se predique desde este edificio?

 

Son tiempos mediáticos en los que por igual se crea fama y se difama. (difamar Del lat. diffamāre 1. tr. Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama. 2. tr. Poner algo en bajo concepto y estima. Diccionario de la Lengua Española). Esto no es lo mismo que calumniar (Del lat. calumniāri. 1. tr. Atribuir falsa y maliciosamente a alguien palabras, actos o intenciones deshonrosas); ciertamente, el condenatorio informe del Gran Jurado de Pensilvania—sobre seis diócesis del estado, salvo Filadelfia y Altoona-Johnstown, cubiertas en investigaciones anteriores—es difamatorio, pero no calumnia porque dice verdad tras dos años de investigación: a lo largo de más de 70 años, un total que excede 1.000 víctimas en ese estado sufrió abuso sexual a manos de al menos 301 hombres de Iglesia—sacerdotes depredadores, los llaman—, y se alega también la práctica episcopal del ocultamiento de tales hechos. No siempre en esa escala, la misma horrenda práctica ha sido documentada en Alemania (más de 3.600 víctimas), Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Guam, Honduras, India, Irlanda, México*, Noruega, Polonia y República Dominicana, así como en otras partes de los Estados Unidos. (Habría que ver qué pudiera encontrarse si se investigara el asunto en Venezuela).

El tema persigue ahora al papa Francisco, y ha servido para que sobre él y su presunto mal manejo del problema opere una campaña que se propone forzar su renuncia al cargo que ostenta. (Ver The Plot to Bring Down Pope Francis, 7 de septiembre de 2018, acerca del “escándalo que ahora rasga a la iglesia por sus costuras”). Esto es exactamente lo que está pasando; la cacería de Francisco por parte de los más conservadores entre los prelados católicos probablemente cause la desintegración de la iglesia entera o, al menos, la total desaparición de su autoridad moral salvo para el más fanático ultramontano. (Diccionario: Partidario y defensor del más lato poder y amplias facultades del papa). La cosa se amplifica en las pérfidas redes sociales, en particular entre nosotros:

…se le ocurre al papa Francisco observar en contestación a una entrevista improvisada lo siguiente acerca de las nuevas peticiones al Vaticano: “Es curioso… la misma oposición está dividida”, y se le llama comunista, se le quiere lapidar y se celebra en Facebook una caricatura de Edo en la que se lo representa como Poncio Pilatos. Alguien se limitó a comentarme que el Papa había sido inoportuno. La verdad, aunque a veces resulte incómoda—Terencio: “La verdad engendra odio”—, nunca es inoportuna. (De Facebook como Coliseo, 3 de mayo de 2017).

La figura de Francisco I había traído hálitos de cambio como no se veían desde los tiempos de Juan XXIII y su Concilio Vaticano Segundo; esto le había granjeado aprecio incluso en gente no católica. Al presentar su libro Avant-Garde Politician – Leaders for a New Epoch (2014), el experto mundial en decisiones políticas de alto nivel, Yehezkel Dror, asentaba—sobre el tipo de liderazgo imprescindible en lo que él considera una etapa crítica de la humanidad—: “También es necesaria una cohorte de líderes espirituales innovadores en moral y valores, como ilustra el caso del papa Francisco—aclaratoria debida: soy judío, no católico—, quizás incluso más urgentemente que los políticos de vanguardia”.

Ahora veremos si el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica es capaz de componer las cosas, de superar el costosísimo escándalo y la rebelión, de evitar lo que amenaza, entre otras cosas, con materializar un nuevo cisma de la iglesia. A lo mejor se ve forzado a sacrificarse renunciando él mismo. LEA

………

*Los casos de abuso sexual contra menores de edad por parte de sacerdotes católicos en México han sido denunciados desde hace décadas, aunque han sido pocos los que han llegado a ser confirmados. En el 2002 la Iglesia fue acusada de cubrir los casos de abuso e incluso de pagar dinero para comprar el silencio de las víctimas. En este país cobra importancia particular el caso de Marcial Maciel, fundador de la Legión de Cristo. Maciel murió en 2008, entre acusaciones de abuso sexual contra varios seminaristas y niños y la exigencia por parte de las víctimas de que pidiera perdón.​ (…) En 1997 nueve ex legionarios enviaron una carta pública a Juan Pablo II donde denunciaron abusos sexuales por parte de Maciel. Las acusaciones en contra de Maciel fueron negadas durante años por parte de la Legión de Cristo, que finalmente reconoció públicamente los crímenes realizados por su fundador. El cardenal Ratzinger también inició un proceso contra Marcial Maciel por acusaciones de pedofilia. En 2006, cuando Ratzinger ya era papa, anunció el cierre de la investigación sobre Maciel debido a su avanzada edad y quebrantada salud,​ ordenándole el retiro del sacerdocio público para consagrarse a una vida de «oración y penitencia». (Wikipedia en Español).

___________________________________________________________

 

Share This:

Gringos golpistas

 

Portada en domingo

 

En todo tiempo, en todo sistema político, subsiste una fracción de per­sonas, muy reducidas las más de las veces, que piensan en un golpe de Estado por la fuerza como solución a los problemas. Hay conspiradores por vocación, que necesitan la excitación del secreto y la urdimbre de siniestros planes para hacerse con el poder.

Sobre la posibilidad de una sorpresa política en Venezuela – septiembre de 1987

________________________________________________________________________________________

 

The New York Times llevó a primera plana el inicio de un reportaje del 9 de este mes con este titular: Los Estados Unidos se reunieron con rebeldes de Venezuela acerca de un complot de golpe. Con mordacidad, comenta Ibsen Martínez para El País de España:

En el caso del golpe que no fue, el reportaje del New York Times suscitó frustración y rabia en más de un opositor impaciente. Soñar con una salida militar a lo que comenzó en 1992, hace 26 años, con una sangrienta intentona militar es el epítome venezolano a la prédica antipolítica que todavía nos ofusca. Una salida militar absolutamente redundante, por cierto, pues Maduro dio con ella muchísimo antes que la oposición. Hace tres lustros que el régimen chavista concretó todo el programa implícito en la fórmula “salida militar”. En Venezuela, los militares controlan desde la industria petrolera hasta la minería ilegal y reinan sobre la vida y la propiedad de los ciudadanos. Para colmo del desconsuelo, el militar constitucionalista, ese ser mitológico que derrocará a Maduro y lo llevará a la Corte Penal de La Haya al tiempo que entablará negociaciones con el FMI, ha sido suplantado por el general que fue a Washington a pedir aparatos de radio encriptados. Según el reportaje, este salvador integra la lista de caimacanes sancionados por lavar capitales y violar derechos humanos.

Debe estar muy molesto Ricardo Hausmann, que comenzando el año (2 de enero) propuso una salida más “seria”, en ampliación de la “ingenua” pregunta de Álvaro Uribe Vélez: “¿Habrá algún país latinoamericano que preste sus fuerzas armadas para proteger a la oposición venezolana?” (13 de mayo de 2016).

Se trata de una pieza delirante, que aboga por ¡la invasión de Venezuela por una fuerza armada ensamblada con militares de varios países de América y Europa! Hausmann pretende justificar tal crimen internacional sobre la base de una escueta enumeración más de los problemas que aquejan a la población venezolana. (No dice nada que no sepamos). Previamente, despacha como remedios inadecuados o inútiles dos posibles desenlaces: el que proporcionaría una elección presidencial y el que provendría de un golpe de Estado militar, como si se tratara de categorías equivalentes. (El graznido del pato negro).

………

No es noticia que los Estados Unidos—su gobierno—intervienen cotidianamente en la política de países distintos, desde una supuesta superioridad moral. Ella no es tal:

en lo que sí se comportan los Estados Unidos como descarados hegemones es en su decisión de suspender su ayuda militar—incluyendo el adiestramiento—a 35 países que apoyan a la Corte Penal Internacional pero no han “exceptuado” a los Estados Unidos de eventuales causas en su contra por genocidio y crímenes de guerra. Según la agencia Fox News, los Estados Unidos, que son signatarios del pacto que creó la corte el año pasado, “temen que (el tribunal) pueda procesar causas políticamente motivadas en contra de sus líderes militares y civiles”. La administración de Bush está muy dispuesta, naturalmente, a levantar las sanciones—que incluyen a Colombia y a seis países de Europa oriental—cuando los países en cuestión consientan en conceder bilateralmente inmunidad para los funcionarios estadounidenses. (Bushit, 3 de julio de 2003).

O, también:

…la senadora Dianne Feinstein, líder del Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos, acusó a su Agencia Central de Inteligencia de ocultar las torturas que ha administrado. La senadora Feinstein dijo, alegando que la CIA había borrado archivos pertenecientes a un informe del comité que preside en sus computadores: “Si el Senado puede desclasificar este informe, seremos capaces de asegurar que un brutal programa de detención e interrogación, nada americano, nunca más sea considerado o permitido”. (A propósito de John Kerry, 14 de mayo de 2014).

Es preferencia operativa de los EEUU emplear su potencia militar contra blancos más débiles, en principio fáciles: Grenada, Haití, Nicaragua, Panamá, Irak, Cuba, Vietnam… (No tan fáciles en los últimos dos casos). Si la justificación de sus intervenciones se predica como una acción contra dictaduras por su persistente violación de derechos humanos ¿por qué no las emprende contra un país de su tamaño—China, por ejemplo—o contra un aliado como Arabia Saudita, que ahora como gran concesión de libertad permite manejar automóviles a las mujeres? Esto sin considerar sus propias violaciones durante los desórdenes de Watts—Los Angeles police needed the support of nearly 4,000 members of the California Army National Guard to quell the riots, which resulted in 34 deaths and over $40 million in property damage. The riots were blamed principally on police racism. (Wikipedia)—o la represión de Occupy Wall Street:

El 24 de septiembre [de 2011] testigos dijeron ver a tres mujeres gritar y tirarse al pavimento tras ser rociadas por spray de pimienta en la cara. El incidente tomó lugar en la intersección de la Calle 1 y University Place en Greenwich Village, durante las marchas en Zuccotti Park y Union Square. Las autoridades dijeron que los manifestantes no tenían permiso para la marcha. Un video publicado en YouTube y en NYDailyNews.com muestra a uniformados que habían acorralado a las mujeres utilizando redes de color naranja y de repente rociaron a las mujeres con el spray rápidamente.​ Otra mujer que había quedado atrapada en la red y rociada con gas pimienta informó de otros incidentes y que se cree que era innecesario el uso de la fuerza policial. El portavoz del jefe del Departamento de Policía Paul J. Browne, dijo que la policía había usado el spray “apropiadamente.” Según el portavoz, “el spray de pimienta fue usado después de que individuos confrontaran a los oficiales e intentaran prevenirlos de colocar las barricadas—algo que fue editado en el vídeo, si no se hubiese visto.” Los activistas posteriormente publicaron el nombre y datos de contacto del funcionario que aparece rociando a la mujer con el spray de pimienta, y alentó al público a quejarse de su conducta. El oficial de policía, que usó el spray de pimienta fue identificado como el Inspector Anthony V. Bologna conocido como “Tony Bologna” del Departamento de Policía de Nueva York. Bologna ya había enfrentado quejas de derechos civiles por su papel durante la Convención Nacional Republicana de 2004 celebrada en Nueva York, por la presunta detención ilegal y violaciones de los derechos civiles. (Wikipedia en Español).

Las facultades de Derecho de varias universidades estadounidenses documentaron las violaciones; por ejemplo, la Universidad de Harvard:

The first report in our multi-clinic Protest and Assembly Rights Project series calls on New York City authorities to stop the pattern of abusive policing of Occupy Wall Street protests.  Lead authored by our partners at NYU and Fordham, the report released today documents in painstaking detail how the New York police and other city officials violated the rights of Occupy protesters. (Suppressing Protest: Human Rights Violations in the U.S. Response to Occupy Wall Street).

………

Hoy se cumplen diecisiete años del ataque a las emblemáticas torres gemelas del Centro Mundial de Comercio en Nueva York, el primer acto hiperterrorista de la historia, que inauguraba el Tercer Milenio con el horror de 2.996 muertes. Dos años después, el gobierno estadounidense respondía a actos delictivos tan terribles con una invasión militar predicada sobre bases falsas (¿fraudulentas?), iniciando una guerra que duró ocho años y causó 461.000 bajas humanas; cada víctima de 2001 fue cobrada al precio de 154.

Una vez más: Yankees, go home! LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Nicolás Maduro y los dos drones

 

De Las Mil y Una Noches

 

Hay que dejar espacio entre los melindrones para que no se peguen entre ellos.

Bizcochos de Soletilla o Melindros

____________________________________

 

Es del todo repudiable el atentado del sábado último contra el presidente Nicolás Maduro, afortunadamente ineficaz, pero mi memoria fue a algo escrito en 2002 (Tragedia de abril, 14 de junio de 2002), poco después del golpe de Estado cuyo mascarón de proa fuera Pedro Carmona Estanga:

En Para leer mientras sube el ascensor, colección de textos humorísticos por el español Enrique Jardiel Poncela, se encuentra una narración muy preocupante. Dos amigos discuten. Uno de ellos ha propuesto la siguiente descripción: “El hombre lleva siempre a la fiera atroz en su interior”. La discusión lleva a una apuesta. Quien sostiene la tesis asegura que logrará hacer surgir tal bestia de dos tranquilos viejecitos, que conversaban sentados en un banco del parque protegidos por una verja de hierro. Allí va a molestarles, llamando su atención con un bastón y constantes gritos: “¡Eh, fieras!” Al principio, los ancianos respondían con gran paciencia y dulzura, siempre con calma, y argumentaban que puesto que sólo eran dos ancianos inofensivos se les permitiera conversar en paz. Al final, luego de un larguísimo período de hostigamiento, los ancianos rugían, echaban espuma por la boca, mordían los barrotes de la verja y amenazaban con la peor de las muertes a su torturador. Asunto demostrado.

El cuento viene al caso porque sobre el 11 de abril hay más de una interpretación y, más fundamentalmente, porque varios procesos coexistieron en paralelo el 11 de abril. Esto es, no hay una explicación lineal, unidimensional, del 11 de abril. Pero aun si lo que hubiera ocurrido fuese tan sólo lo que el gobierno de Chávez pretende vender como única verdad, que el 11 de abril solamente ocurrió un golpe de Estado en Venezuela, esa ocurrencia sería resultado de las pasiones que Hugo Chávez se cuidó muy bien de excitar por todos los medios a su alcance. Hugo Chávez estuvo buscando la fiera atroz que anidaría, según Jardiel Poncela, en el alma de cada venezolano, desde el instante mismo que tomó posesión del gobierno y aun mucho antes. Por mucho menos de lo que ha hecho Chávez, muchos presidentes recibieron un golpe de Estado.

Resulta verdaderamente lamentable que la inepta y desalmada gestión de Maduro haya suscitado la tentación criminal. No dispongo de información suficiente acerca del incidente peligrosísimo para el país—”Es en todo tiempo y lugar moralmente erróneo que cualquiera crea en algo sobre la base de evidencia insuficiente”, asentó William Clifford en La ética de la creencia—, pero tampoco puedo negar la existencia de la locura en focos más o menos autónomos de la oposición. En Huele a humo, 27 de junio de 2017, acerca de los explosivos lanzados por Oscar Pérez desde un helicóptero sobre el techo del Tribunal Supremo de Justicia, opiné: “…lo que es cierto es que esto es el país esculpido por Nicolás Maduro Moros”. En esa misma entrada dejé esta constancia:

…en la quincuagésima emisión del programa Dr. Político por Radio Caracas Radio (29/06/13), sugerí al presidente Maduro la utilidad de verse en el espejo egipcio, cuatro días antes de que los militares depusieran el gobierno de Mohamed Morsi, que el domingo pasado cumplió escasamente un año de haber sido electo. Ayer, diecisiete millones de egipcios protestaban su gobierno en muchas de las ciudades de Egipto, y ese enorme enjambre ciudadano forzó su término y la transición en circunstancias que llaman a la preocupación. Wael Ghonim, un respetado ícono cívico en Egipto que había apoyado a Morsi hace un año, lo acusó de polarizar y paralizar al país, y opinó así: “Ningún país avanza cuando la sociedad está dividida de este modo, y el principal papel del Presidente de la República es unir, pero, desafortunadamente, el Dr. Morsi, el Presidente de la República, ha fracasado miserablemente en este objetivo”.

Es Nicolás Maduro quien no ha dejado de citar al toro del atentado y… los toros embisten. LEA

____________________________________________________________

 

Share This: