Breve y al punto

 

La adulteración retórica de la verdad

 

Hoy publica la web de El Universal una nota que lleva por título: María Corina Machado advierte a la AN que no le ha cumplido al país. Allí se lee que la dirigente de Vente Venezuela y ahora de Soy Venezuela—ya se vino, según parece—reclama lo siguiente:

La coordinadora de la organización política Vente Venezuela, María Corina Machado, se refirió a la instalación del tercer periodo legislativo del actual Parlamento Nacional, señalando, entre otros aspectos, que la actual Asamblea Nacional (AN) no ha cumplido con el mandato que le dio el pueblo venezolano el 16 de julio de 2017 tras la realización del plebiscito que le dictaba tres directrices a cumplir.

El día que ella recuerda, el Pueblo de Venezuela no emitió ningún mandato; según la propia directiva de la Mesa de la Unidad Democrática—Informe Final de la Comisión de Garantes—, el 16 de julio del año pasado compareció un total de 7.535.259 electores, lo que equivale a 38,5% del registro electoral. Eso no es el Pueblo, ni siquiera la mayoría de él. LEA

_____________________________________________________________

 

Share This:

El graznido del pato negro

 

Actualizado con nota al pie

Discípulo de Álvaro Uribe Vélez, “gente decente”

 

Los cisnes—que son, como se sabe, palmípedas—no cacarean. Más bien graznan. Las aves que cacarean se encuentran propiamente dentro de la familia de las gallináceas. (No todas las gallináceas, es de advertir, cacarean). Sin embargo, una de las más cacareadas de las “pruebas” de fraude sistemático y masivo es un estudio cuyos autores son Ricardo Hausmann y Roberto Rigobón y que lleva por título “En busca del cisne negro: Análisis de la evidencia estadística sobre fraude electoral en Venezuela”.

Juvenalia y tropicalia, 9 de septiembre de 2004

………

¿Habrá algún país latinoamericano que preste sus fuerzas armadas para proteger a la oposición venezolana?

Álvaro Uribe Vélez, 13 de mayo de 2016

………

A sense of disaster pervaded the United States, sharpened by the most widely quoted remark of the war: “It becomes necessary to destroy the town in order to save it.” The American major meant that the town had to be razed in order to rout the Viet-Cong, but his phrase seemed to symbolize the use of American power—destroying the object of its protection in order to preserve it from Communism.

Barbara Tuchman, The March of Folly

________________________________________

 

Con fecha de hoy se publica en Project Syndicate (The World’s Opinion Page) un artículo cuyo autor es Ricardo Hausmann: D-Day Venezuela, del que también hay versión en español. Se trata de una pieza delirante, que aboga por ¡la invasión de Venezuela por una fuerza armada ensamblada con militares de varios países de América y Europa! Hausmann pretende justificar tal crimen internacional sobre la base de una escueta enumeración más de los problemas que aquejan a la población venezolana. (No dice nada que no sepamos). Previamente, despacha como remedios inadecuados o inútiles dos posibles desenlaces: el que proporcionaría una elección presidencial y el que provendría de un golpe de Estado militar, como si se tratara de categorías equivalentes.

Dado que todas las soluciones son imprácticas, inviables o inaceptables, la mayoría de los venezolanos anhelan alguna forma de deus ex machina que los salve de esta tragedia. Lo mejor sería poder convocar elecciones libres y justas para llegar a tener un nuevo gobierno. Este es el Plan A de la oposición venezolana organizada en torno a Mesa de la Unidad Democrática, y es lo que se busca en las conversaciones que se están realizando en la República Dominicana. No obstante, es un desafío a la credulidad pensar que un régimen dispuesto a matar de hambre a millones de personas para mantenerse en el poder, va a ceder ese poder en elecciones libres.

(…)

La idea de un golpe militar para restaurar el orden constitucional agrada menos a muchos políticos democráticos porque temen que después los soldados no regresen a sus cuarteles. Por lo demás, el régimen de Maduro ya es una dictadura militar, con oficiales a cargo de muchas agencias gubernamentales. Los oficiales de alto rango de las fuerzas armadas son esencialmente corruptos, habiendo participado durante años en actividades de contrabando, delitos cambiarios y en las compras públicas, narcotráfico y muertes extrajudiciales que, en términos per cápita, son tres veces más prevalentes que en Las Filipinas de Rodrigo Duterte. Un número importante de altos oficiales decentes han estado renunciando a las fuerzas armadas.

El adjetivo que Hausmann adjudica a los altos oficiales que estarían renunciando en “número importante” (?) evoca la fórmula que Juan Carlos Sosa Azpúrua propugnaba en agosto de 2014 (buscar “unos militares decentes”), pero también es un contrasentido la prédica de un procedimiento a todas luces inconstitucional para “restaurar el orden constitucional”. Según el economista de longevo y voluntario exilio, el fuego debe combatirse precisamente con fuego.

No se queda allí, sin embargo; primero desprecia la utilidad de las sanciones internacionales aplaudidas y procuradas por más de un dirigente de la oposición:

Las sanciones focalizadas en individuos, que administra la Office of Foreign Assets Control (OFAC) de Estados Unidos, están incomodando a muchos de los bandidos que gobiernan Venezuela. No obstante, en el mejor de los casos son muy lentas, pues para el tiempo que rindan el efecto deseado se habrán producido decenas de miles de muertes evitables y se habrán ido al exterior millones de nuevos refugiados venezolanos. Y, en el peor de los casos, nunca surtirán efecto. Al fin y al cabo, sanciones como estas no han conducido a un cambio de régimen en Rusia, Corea del Norte, ni Irán.

A continuación, anuncia su prescripción pretendidamente infalible con el mayor desparpajo:

Esto nos deja con una posible intervención militar internacional, solución que asusta a la mayoría de los gobiernos latinoamericanos a causa de la historia de agresiones contra sus intereses soberanos, especialmente en México y Centroamérica. (…) Si se trata de soluciones, por qué no considerar la siguiente: la Asamblea Nacional podría destituir a Maduro y al narcotraficante de su vicepresidente, Tareck El Aissami, sancionado por la OFAC y a quien el gobierno estadounidense le ha embargado más de US$ 500 millones. Dado este vacío de poder, la Asamblea, nombraría de forma constitucional a un nuevo gobierno, el que a su vez podría solicitar asistencia militar a una coalición de países amigos, entre ellos, latinoamericanos, norteamericanos y europeos. Esta fuerza liberaría a Venezuela de la misma forma en que canadienses, australianos, británicos y estadounidenses liberaron a Europa en 1944-1945. Más cerca de casa, esto sería semejante a la liberación de Panamá de la opresión de Manuel Noriega por parte de Estados Unidos, la que marcó el inicio de su democracia y del crecimiento económico más rápido de América Latina.

Panamá es propuesto como el modelo a seguir, económicamente y por haber sido objeto de invasión, pero en el original en inglés se nota de modo más inmediato la confusión de Hausmann: “the National Assembly could impeach Maduro”. Hausmann parece creer que es aplicable en Venezuela el procedimiento estadounidense de impeachment, y también luce que ignora que el 9 de enero de 2017 ya la Asamblea Nacional había declarado el “abandono” del cargo de Presidente de la República por parte de Nicolás Maduro; esto es, ya lo habría destituido. (Sin el menor efecto, por cuanto se trató de procedimiento tan arbitrario como nulo. Ni la propia Asamblea Nacional creyó en su decisión, puesto que dejó de oficiar al Consejo Nacional Electoral para que convocara elecciones presidenciales en el plazo de un mes, como manda la Constitución para el caso de falta absoluta del Presidente antes de cumplirse cuatro años del período, lo que ocurriría al día siguiente. Ni siquiera porque habría “llegado en la raya” se le ocurrió a Julio Borges exigir esas elecciones).*

En síntesis, no es ya que Hausmann, contratado en 2004 por María Corina Machado, crea haber demostrado fraude en el referendo revocatorio contra Hugo Chávez; ahora su delirio alcanza nuevas cotas para abogar por una invasión militar de Venezuela que incluiría tropas estadounidenses: “una coalición de países amigos, entre ellos, latinoamericanos, norteamericanos y europeos”. Al menos Uribe Vélez había entrevisto la “ayuda” de sólo “algún país latinoamericano”.

………

Hausmann se inscribe en la simplista “comprensión habitual de nuestra política nacional como película en blanco y negro, una historia de héroes contra villanos (en roles cambiantes según quien la cuente) que no admitiría otras salidas”. (El mercado político nacional, 8 de octubre de 2014). Así trasluce cuando escribe “la oposición política organizada está hoy en una posición de mayor debilidad que en julio, a pesar de la crisis y del masivo apoyo diplomático internacional”, como si no hubiera otras opciones. Las próximas elecciones nacionales contarán con candidatos que no se inscriben en tal dicotómica polarización.

Déjenos tranquilos, Prof. Hausmann; desde su exilio dorado, desde su Hausmannskost (cocina casera) no se ocupe más de nosotros. Los venezolanos lo declaramos persona non grata. LEA

………

Actualización: Bloomberg trae hoy (3 de enero) una nota de la que se traduce lo siguiente: “Pero, bajo las leyes actuales, los legisladores pueden expulsar a Maduro y El Aissami y procurar la instalación de un nuevo gobierno conducido por el jefe de la Asamblea Nacional. Esa persona pudiera entonces solicitar a fuerzas internacionales que provean asistencia militar para restaurar un orden democrático, dijo Hausmann”. No existe ninguna ley venezolana que permita tales cosas. Bloomberg, quizás sin proponérselo, no hace otra cosa que confirmar el grado de delirio de Hausmann y su abismal ignorancia—y la de la agencia misma—acerca de la juridicidad venezolana, que más bien lo sometería a juicio por el delito de traición a la patria si pudiera echarle mano. (Ver asimismo la evaluación del desvarío en Americas Quarterly por Sean W. Burges y Fabricio Chagas Bastos: Invadir Venezuela es una pésima idea).

______________________________________________________________

 

Share This:

Cierre de lujo

Un certero hombre de Iglesia

Tal como se anunciara el sábado anterior, el programa #281 de Dr. Político en RCR tuvo el honor de alojar la visita y palabra de Monseñor Ovidio Pérez Morales, Obispo Emérito de Los Teques. A partir de un artículo suyo en El Nacional de la semana pasada (del que se leyó los fragmentos cruciales), la sesión recibió su clara iluminación, que refuerza una tesis reiterada del espacio: que la solución de los problemas nacionales está en manos del Pueblo, que como poder supraconstitucional puede decidir cualquier cosa que no vulnere los derechos humanos, puesto que no está limitado por la Constitución. Como en todo el mes de diciembre, se escuchó un mismo tema—a su presentación y su recapitulación—en los acostumbrados fragmentos musicales acompañantes: el principal y grandioso del último movimiento de la Segunda Sinfonía en Re mayor de Jan Sibelius. Acá está el audio de la última emisión de 2017:

LEA

………

El programa entrará en receso durante el mes de enero próximo, aunque cada uno de sus sábados Radio Caracas Radio repondrá programas de este año con temática que continuará estando vigente. La transmisión en vivo se reanudará el sábado 3 de febrero de 2018.

________________________________________________________________

 

Share This:

En vísperas de la víspera

Hoy sonó el tema de Don Arturo

El programa #280 de Dr. Político en RCR, tal como se anunciara el sábado anterior, estuvo en su trayecto abierto a la comunicación e intervención de los oyentes, que plantearon problemas de actualidad e insertaron comentarios de gran interés. Se aprovechó la ocasión para anunciar la participación en vivo de Monseñor Ovidio Pérez Morales el próximo sábado 30 de diciembre en la última transmisión del año; igualmente se anticipó que el conductor del espacio tomará un receso durante todo el mes de enero, cuando se retransmitirá cuatro programas de este mismo año. El noble tema del último movimiento de la Quinta Sinfonía de P. I. Tchaikovsky sonó en su exposición inicial y su reposición triunfal, tal como sonaba en una primera y larga etapa para identificar Valores Humanos, el incomparable y luminoso programa que se iniciara en Radio Caracas Radio y luego transmitiera Radio Caracas Televsión.

LEA

_______________________________________________________________

 

Share This:

Criptocorrespondencia

 

¿Flores o Casandras?

 

A Eugenia Josefina

___________________

 

En el día de hoy un amigo me envió un artículo de Aurelio Concheso: El Bitcoin y la burbuja de los Tulipanes. Concheso es un competente ingeniero mecánico egresado del prestigioso MIT y fue alto dirigente empresarial venezolano en Consecomercio y Fedecámaras; seguramente maneja herramientas conceptuales para discutir el tema de las criptomonedas. Sin embargo, su argumentación es fundamentalmente retórica, pues esencialmente sostiene que así como ocurriera con la primera burbuja especulativa registrada por la historia, el sorprendente surgimiento en valor de algunas criptomonedas, especialmente de la primera y más conocida—Bitcoin—, esta expansión de las monedas digitales basadas en la tecnología de “cadena de bloques” (blockchain), podría tener el mismo destino. Esto escribió:

La primera burbuja financiera documentada históricamente es la de los tulipanes holandeses, conocida también como “tulipmania” en el Siglo 17. Oriundos del Imperio Otomano, los tulipanes fueron llevados a Holanda por el embajador austriaco en Turquía y flor culturista amateur, Ogier Ghislain de Busbecq en el Siglo 16. En el suelo arenoso de los Países Bajos, robado al mar literalmente, florecieron produciéndose en ellos cambios de colores mientras crecían que le daban un aura exótica que a su vez aumentaba su valor. Hoy se sabe que esos cambios de colores eran producto de un parásito de la flor el cual le transmitía un virus. (…) Hay quienes seguramente dirán que cualquier parecido entre los tulipanes y el Bitcoin es pura coincidencia, pero los elementos de una burbuja claramente están ahí. Durante buena parte de la historia de la humanidad, la moneda reserva era el oro. Esto fue así hasta que la Revolución Industrial creó una sociedad más productiva, y necesitada de aumentos en los medios de pago que la limitada cantidad de oro en el mundo no podía dar, con lo que se paso al concepto de “monedas reserva” como la Libra Esterlina y eventualmente el Dólar que, por la fortaleza de las economías que representan tienen un valor intrínseco aceptado por los mercados financieros. (…) El riesgo es que, así como un mercado de futuros y un virus produjeron el desinfle de una burbuja hace 400 años, que esto vuelva a suceder con el Bitcoin, solo que el virus no será biológico sino virtual.

Al amable corresponsal le puse:

Razonar a partir de similitudes, aunque sugerente, es usualmente un procedimiento que conduce al error*. Si a ver vamos, “la fortaleza de las economías que (…) tienen un valor intrínseco aceptado por los mercados financieros” genera burbujas peores que la de los tulipanes, como la que causara la crisis financiera de 2008 en los EEUU y varios países europeos.

También le invité a ver este pedagógico y divertido video sobre esa crisis que explotara al término de la presidencia de George W. Bush:

 

 

En ese tiempo, la Carta Semanal #304 de doctorpolítico (Pompa y circunstancia, 25 de septiembre de 2008) se atrevió a apuntar lo siguiente:

En la base del asunto está una deformación sistémica. Ha explotado una pompa especulativa de proporciones titánicas, pero es que la formación de burbujas parece ser consustancial al funcionamiento de los mercados de capital. Incluso en “mercados experimentales”—juegos de simulación con participantes de alguna sofisticación—en los que se elimine la especulación y esté ausente el exceso de confianza, emergen espontáneamente las burbujas, definidas como discrepancias injustificables entre el valor de mercado y el valor intrínseco de las cosas. (Ver King,  Smith, Williams, Arlington y van Boening: The Robustness of Bubbles and Crashes in Experimental Stock Markets, en Nonlinear Dynamics and Evolutionary Economics, Oxford University Press, 1993). Se trata de sistemas complejos, que ni pueden ser regulados por control central ni parecen poder escapar a crisis caóticas cada cierto tiempo.

Y en el número siguiente (El precio de lo complejo, 2 de octubre de 2008), se complementó la información:

A pesar de que, ex post facto, es posible trazar la trayectoria de los mercados financieros—en realidad una miríada de trayectorias entrecruzadas—que llevó a la gigantesca pérdida, lo más constructivo es percatarse de que los grandes agregados, los sistemas complejos, tendrán una historia que incluirá episodios catastróficos, y por ende debe aprenderse de la experiencia para mejorar los sistemas e instalar protecciones para el manejo de las emergencias que seguramente ocurrirán de nuevo. Es esa “robustez”—la persistencia—de los crashes económicos a la que se refiere el trabajo citado en el número anterior de esta carta: The Robustness of Bubbles and Crashes in Experimental Stock Markets, publicado hace ya quince años. (Artículos más recientes sobre el mismo fenómeno, como The Social Life of Financial Bubbles o el más técnico The Effect of Short Selling on Bubbles and Crashes in Experimental Spot Asset Markets, ambos de 2006, pueden obtenerse gratuitamente en Internet).

Por último, anexé a mi contestación una publicación nada alarmante de Deloitte** sobre el tema de las criptomonedas, que se puede descargar aquí en formato .pdf: Blockchain-and-CyberLEA

………

*Ver, sobre este tipo de falacia (razonamiento inválido con apariencia de validez), Generalización apresurada en Wikipedia en Español.

**Deloitte Touche Tohmatsu Limited (llamada de forma abreviada Deloitte) es la firma privada número uno de servicios profesionales del mundo, por volumen de facturación (36.800 millones de dólares en 2016), una de las más importantes y prestigiosas del mundo y también una de las llamadas Cuatro Grandes Auditoras (Big Four auditors en inglés), junto a PricewaterhouseCoopers, Ernst & Young, y KPMG. Calificada en los últimos 4 años como el lugar número uno para lanzar una carrera por la revista BusinessWeek. (Igualmente en Wikipedia en Español).

______________________________________________________________

 

Share This:

Programa especial

Rachmaninoff por la época de su opus 18

Impedido por una cadena de medios al inicio, el programa #279 de Dr. Político en RCR fue dedicado a explicar las posiciones políticas del conductor, con referencia repetida al Código de Ética Política que lo rige. Hoy no hubo interacción con los oyentes, por lo que el sábado próximo se atenderá sus llamadas durante toda la hora, como se ha hecho antes en once ocasiones. Siguiendo lo previsto para diciembre, de nuevo sonó dos veces un mismo tema musical (en su exposición y su recapitulación). En este caso, se escogió el hermoso tema principal del tercer movimiento del Concierto de piano y orquesta #2 de Sergei Rachmaninoff. Éste es el audio de la transmisión—se notará entre el primer minuto y 10 segundos desde el inicio y los 6 minutos y 2 segundos, la inserción que debí hacer en mi casa para sustituir un fragmento de la cadena mencionada en el archivo que me entregara el operador del estudio—:

LEA

_______________________________________________________________

 

Share This: