Abogado escarra-nchado

¿Leyendo la Constitución a los militares?

¿Leyendo la Constitución a los militares?

 

escarrancharse. 1. prnl. Esparrancarse, despatarrarse.

despatarrar. 1. tr. coloq. Abrir excesivamente las piernas a alguien. U. t. c. prnl. 2. tr. coloq. Llenar de miedo, asombro o espanto. Dejar, quedarse despatarrado. U. t. c. prnl. 3. prnl. Caerse al suelo, abierto de piernas.

Diccionario de la Lengua Española

______________________________________

 

Escenario: Fuerte Tiuna. Reunido ayer el altísimo mando militar para escuchar al altísimo y olímpico Hermann Escarrá, reciente disertante—15 de diciembre—en el foro Constitución del futuro. (“… durante una reunión que sostuvo con los altos jefes militares en el Fuerte Tiuna, ciudad militar en el oeste de Caracas, sede del ministerio de la Defensa”. El Universal, 22 de diciembre).

Tesis: “El abogado constitucionalista Herman Escarrá propuso a la Fuerza Armada Nacional (FAN) y al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López un ‘Pacto de Estado’ con todos [los] sectores del país. (…) Durante el encuentro con los altos jefes militares, Escarrá planteó un pacto de Estado que incluya a los sectores económicos, sociales, partidos políticos, iglesias y los componentes de la Fuerza Armada Nacional”. (…) Escarrá insistió a los altos jefes militares “en que se debe preservar así la estabilidad de la República de Venezuela y alcanzar el bienestar del pueblo a pesar de la caída de los precios petroleros y sus derivados”. (La misma fuente, que añade: “Las declaraciones de Escarrá fueron suministradas a través de una nota de prensa que incluye imágenes del encuentro en el Fuerte Tiuna, con el titular del despacho de la Defensa y el Comando Mayor Superior de la FAN, cuya posición sobre la propuesta planteada por el abogado constitucionalista se desconoce”).

Carácter: Un jurista pantallero y mudable; mobile qual piuma al vento, pudiera decirse si no fuese porque su corpulencia no tiene nada de plumoso.

Dictamen: Una tesis vistosa pero vacía—en ningún momento se explica en qué consistiría el pacto—y, por encima de todo, enteramente torcida, falsa y aberrante.

………

Tuits emanados ayer de Fuerte Tiuna ponen:

Visita del Dr. Herman Escarrá en el MPPDefensa con motivo de analizar ideales sobre la constitución de la República

Dr. Herman Escarrá: “La FANB puede sugerir un pacto de Estado para preservar la estabilidad de la República”

La Fuerza Armada Nacional no tiene que pactar con nadie ni “sugerir” tal cosa, y mucho menos con “sectores”. Más aún: la B en el segundo tuit, tal vez no dicha por el ponente sino añadida por los militares, no existe en la Constitución, cuyo Artículo 328 manda de modo inequívoco:

La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley. En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna. Sus pilares fundamentales son la disciplina, la obediencia y la subordinación. La Fuerza Armada Nacional está integrada por el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, que funcionan de manera integral dentro del marco de su competencia para el cumplimiento de su misión, con un régimen de seguridad social integral propio, según lo establezca su respectiva ley orgánica.

De ninguna forma se sostiene la absurda recomendación de Escarrá; no corresponde a una institución disciplinada, obediente y subordinada la iniciativa de procurar pactos de ninguna naturaleza. El único pacto que los obliga es el fundamental: la Constitución de la República, y éste se dio sólo entre los ciudadanos que aprobaron mayoritariamente, el 15 de diciembre de diciembre de 1999, el vigente texto constitucional, el que obliga a todos los ciudadanos, aunque hayan votado contra él.

Y claro, ciertos extremos se tocan, al menos en esa idea de que la sociedad es una torta que se corta en trozos, en sectores, como los que Escarrá propone que la FAN (sin B) agencie. El 11 de febrero de este año, Antonio Ledezma, Leopoldo López y Ma. Corina Machado proponían un “acuerdo nacional para la transición” que debía, en su criterio, ser confeccionado sectorialmente:

…un Acuerdo Nacional para la Transición en el que esté representada la Unidad de todos los ciudadanos de Venezuela, a través de las visiones de los trabajadores, los jóvenes, los empresarios, los académicos, los políticos, los miembros de las iglesias y de la Fuerza Armada, en fin, de todos los sectores nacionales.

Al comentar este disparate (en Dos cepas del virus salidista, 13 de febrero de 2015), se puso acá:

Una vez más, se cuela el concepto corporativista en el modo propuesto para la aprobación del tal “acuerdo nacional para la transición”. Esto es, el Pueblo no hablaría desde su propia esencia, sino fraccionado en “sectores” (como pedazos de la “torta social”). Cuando Chávez enarbolaba la bandera de la asamblea constituyente en su primera campaña electoral (1998), el artículo Contratesis refutaba esa noción que ahora comparten los comunicadistas à trois:

La constituyente debe componerse, a lo Mussolini, corporativamente. (Chávez Frías et al). Esto es, que debe estar compuesta por representantes de distintos cuerpos o unidades sociales: obreros, empresarios, militares retirados, profesionales colegiados, eclesiásticos, etcétera. Muy incorrecto. Nuestra condición de miembros del Poder Constituyente no nos viene de pertenecer a algún grupo o corporación, sino de la condición simple y original de ser ciudadanos.

(…)

Quien debe hablar en esta crisis es la Corona en estado puro, no sus fragmentos “sectoriales”.

………

El sitio web aporrea.org reporta, tomando material de la Agencia Venezolana de Noticias:

Constitución del futuro

Pontificación reseñada por AVN y aporrea.org

La figura del Parlamento Comunal Nacional, que fue instalado esta semana en Caracas, está establecida en la Ley Orgánica de las Comunas y en la Constitución Nacional, explicó este jueves el abogado constitucionalista Hermann Escarrá. Además, recalcó que el Parlamento Comunal no va a sustituir las competencias de la Asamblea Nacional (AN) ni se trata de una organización paralela, tal como lo han querido hacer ver los recién electos diputados de derecha que asumirán la mayoría parlamentaria el 5 de enero de 2016. “Se ha pretendido tergiversar. Nadie ha planteado que el Parlamento Comunal va a sustituir las competencias de la Asamblea Nacional, ni tampoco se trata de una organización paralela. Es una organización que existe y está dirigida a la organización popular, al gobierno popular, a los gobiernos locales, a la participación en aquellos aspectos nacionales que permite el texto de la Constitución”, explicó en declaraciones a Venezolana de Televisión.

Por supuesto que exactamente eso se ha planteado. (Ver Un “parlamento” Helene Cursis). El Universal registró el 16 de los corrientes:

Durante una nueva emisión del programa rutinario de todos los martes, Con el Mazo Dando, Cabello explicó que el Parlamento Comunal, juramentado el pasado martes, está respaldado por la Constitución venezolana. Cabello fundamentó sus argumentos en el artículo 5 de la Constitución. “Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”, citó el presidente de la Asamblea Nacional.  (…) “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la Ley” añadió el diputado. Explicó que la Ley a la que se refiere dicho texto es la Ley Orgánica de las Comunas. (…) Según la interpretación de Cabello, el párrafo constitucional al que hace referencia, contempla que el máximo ente competente en materia jurídica es el pueblo y el Poder Legislativo tiene que responder primeramente a las directrices de la comunas.

………

Ahora incurriré a conciencia en el lógicamente inválido argumento ad hominem; las características personales de Escarrá no guardan relación alguna con la veracidad o falsedad de lo que afirme o niegue, pero nos muestran quién es el personaje.

Transido en la MUD

Transido de amor en la MUD

El manipulador y resbaladizo abogado, que ahora dice que “llegó el momento de ejercer a plenitud la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ante las pretensiones desestabilizadoras de la derecha, que logró mayoría parlamentaria para el nuevo período legislativo de la Asamblea Nacional”, es el mismo que se uniera a la Mesa de la Unidad Democrática el 8 de septiembre de 2011, y exactamente el mismo que publicara en boletín propio el año anterior (19 de diciembre de 2010) cosas como éstas (se respeta su puntuación): “Hugo Chávez es un embustero su ley habilitante solo busca acabar con la Constitución de Venezuela. (…) Hugo Chávez es un irresponsable y chantajista moral, que gracias a Dios cada día son muchos los ciudadanos que retiran el apoyo a su idea de gobierno”. En ese mismo boletín se lee:

Hermann Escarrá llamó a las fuerzas armadas a que “no se pongan de cuclillas ante el régimen autoritario de Chávez ni ante un proyecto personalista, porque la cláusula central de las fuerzas armadas especifica no estar al servicio de una persona o grupo político, sino al servicio de la nación, del pueblo de Venezuela y de la patria. Indicó que el componente militar se debe avocar al concepto estratégico de la nación, así como también a la planificación de seguridad y defensa apegándose a los derechos constitucionales y citó el artículo 8 de la enmienda constitucional (¿?) en la que se especifica que las fuerzas armadas de Venezuela no se pondrán a la orden de ningún partido político o parcialidad política.

Entonces no proponía que los miltares pactaran con nadie. Es tal vez por cosas como ésas que el Sr. Alejandro Rodríguez comentó en la nota que dedicara RUNRUNES al evento de Fuerte Tiuna: “Insoportable este tipo. Tratando de quedar bien con Dios y con el diablo, terminará quitándole el puesto a William Ojeda”.

Escarrá no es otra cosa que un asqueroso político y un payaso del Derecho. LEA

____________________________________

 

Share This:

Carta al Secretario de la MUD

A veces no dice la verdad

En ocasiones manipula a conciencia

 

plebiscito Del lat. plebiscītum. 1. m. Resolución tomada por todo un pueblo por mayoría de votos. 2. m. Consulta que los poderes públicos someten al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta sobre una cuestión política o legal. 3. m. En la antigua Roma, ley que la plebe establecía a propuesta de su tribuno, separadamente de las clases superiores de la república, y que obligó al principio solo a los plebeyos, pero más tarde a todo el pueblo.

referéndum Del fr. referendum, y este del lat. referendum ‘lo que ha de ser consultado’, n. del gerundivo de referre ‘consultar’. 1. m. Procedimiento por el que se someten al voto popular leyes o decisiones políticas con carácter decisorio o consultivo.

Diccionario de la Lengua Española

______________________________________

 

A raíz de declaraciones del Secretario Ejecutivo de la MUD que recoge hoy la Agencia EFE, le he remitido una comunicación cuyo contenido reproduzco de seguidas.

 

Estimado Sr. Torrealba:

La agencia EFE reporta este domingo declaraciones suyas en estos términos: “El jefe de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), alianza que aglutina a la mayoría de partidos opositores, añadió en una entrevista con el canal privado Televen que el Presidente Maduro se enfrentará el 6 de diciembre a un plebiscito más que a una elección para renovar los 167 escaños de la Asamblea Nacional (AN)”. Más adelante abunda al citarlo textualmente:

“Ya a estas alturas la suerte está echada. Ya todo el mundo decidió qué va a hacer y todas las encuestas revelan que la intención de voto es muy alta, sobre todo en la base de la pirámide, en los sectores populares”, donde la ciudadanía le “ha dado a estas elecciones un carácter prácticamente plebiscitario”,

No, Sr. Torrealba, Ud. sabe que eso no es así, entre otras cosas, porque Ud. no quiso. Ud. participó el 23 de mayo de este año, telefónicamente, en la transmisión #145 de Dr. Político en RCR, luego de que una oyente suya le propusiera hacer caso a mi reiterada recomendación de aprovechar la fecha del 6 de diciembre para celebrar, concurrentemente con las elecciones parlamentarias, una consulta referendaria. Ud. se molestó con la sugerencia—dijo: “Bueno, gracias a Ileana Bonsanto por usar este espacio para hacerle propaganda a otro”—y negó esa posibilidad con dos argumentos: 1. que para cruzar ese puente primero había que llegar al río; 2. que no vivimos en un cantón suizo.

En su misma línea negativa se inscribió antes Julio Borges, a quien envié comunicación el 1º de marzo para excitarle a que promoviera, en el seno de la Mesa de la Unidad Democrática, la celebración concurrente de un referendo consultivo sobre la implantación del socialismo del país, por la importancia del punto en sí y porque podía esperarse que fuera un estímulo de la propensión a votar. Borges ni siquiera ha acusado recibo a casi nueve meses de mi carta, en la que le puse: “Tal vez conozcas que llevo algún tiempo promoviendo este tratamiento referendario pero, si acogieras estos planteamientos, yo no tendría inconveniente en permanecer tras el telón; es decir, no exigiría protagonismo alguno”. (Por cierto, una de las motivaciones para hacérsela llegar fue mi preocupación porque el psiquiatra chavista Jorge Rodríguez había asegurado, el 12 de febrero, que Borges había seleccionado los blancos que un mítico avión Tucano bombardearía en la ciudad de Caracas; seguramente fui ingenuo al imaginar que una cosa así pudiera protegerlo de algún modo).

Pero al menos Borges no ha intentado hasta ahora la línea falaz de José Guerra, que Ud. repite y que es la misma línea falaz de Henrique Capriles Radonski, quien quiso vender que las elecciones municipales del 8 de diciembre de 2013 eran un “plebiscito” sobre el gobierno de Nicolás Maduro, que si lo hubiera sido hubiera perdido el proponente. Guerra escribió el 11 de octubre: “Estoy entre quienes opinan que este 6 de diciembre, además de la elección de una nueva Asamblea Nacional, se celebra un referendo consultivo sobre el modelo económico que queremos transitar”. Salí al paso de esta manipulación el mismo día, al escribir:

No están los electores convocados en su carácter de miembros del Poder Constituyente Originario para el próximo 6 de diciembre, así que el socialismo no va a referendo en esa fecha; lamentablemente, no se lo quiso convocar. Pero la Asamblea Nacional puede hacerlo por mayoría simple. Espero que el candidato Guerra prometa que en cuanto esté a su alcance procurará que así sea; cordialmente le invito a que nos comunique que tal es su decisión.

Como creí que mandaba la cortesía, al día siguiente le participé de mis Consideraciones sobre un texto de José Guerra en este blog y, como Borges, el economista candidato ha escogido no darse por aludido. En cambio, el semanario La Razón quiso entrevistarlo sobre nuestra diferencia de opinión y se negó a declarar, argumentando que no tenía tiempo “para echarle palo a todo mogote“.

Ahora vuelve Ud. a sugerir que dentro de una semana exacta se celebrará un plebiscito más que una elección. Esto es, Sr. Torrealba, procedimiento evidentemente tramposo. Lo que puede decirse responsablemente es que el manifiesto repudio a la gestión de Maduro influye decisivamente en la intención superior de voto por los candidatos de la MUD. Hasta allí, pues no se ha establecido la tesis de que los electores venezolanos estén muy contentos con la central opositora; Datincorp registró en mayo que una mayoría (56%) cree que las soluciones del país vendrán de nuevos liderazgos, antes que del oficialismo (17%) o de la oposición (¡18%!) Tiene Ud. razón al opinar: “hasta para dar un golpe de Estado hace falta tener un capital político y eso Maduro ya no lo tiene”, pero no crea que la MUD sí lo ha reunido. Su inminente éxito no se debe tanto a su propio mérito como al espantoso demérito oficialista.

Antes de comentar recientes declaraciones (25 de noviembre) de Henry Ramos Allup, ya había expuesto en Los numeritos:

El PSUV pasará la factura del descalabro a Nicolás Maduro, y éste replicará que quienes perdieron las elecciones fueron los candidatos del partido; es decir, que el 6D no era un plebiscito sobre su gobierno (Henrique Capriles) o un referendo sobre el socialismo (José Guerra). Vienen, entre otras cosas, amargas reconvenciones de los socialistas entre sí. En el campo opositor, muchos generales reivindicarán el triunfo con no poca razón.

De modo, Sr. Torrealba, que me parece lamentable su argumento de que el próximo 6 de diciembre tendremos un plebiscito. En alguien que se negó, cuando se le propuso con tiempo, a facilitar el pronunciamiento real, efectivo, de la voz del Soberano, su insinuación es deshonesta. Ud. parece preferir con mucho una democracia meramente representativa que una participativa, y por eso disfraza a la primera de la segunda. El 11 de octubre sugerí:

…si el candidato Guerra quisiera que en verdad se consultara la preferencia del pueblo en pro o en contra del socialismo, podría comprometerse desde ya a que de resultar electo levantará su mano para formar una mayoría simple de colegas que apruebe la convocatoria de un verdadero referendo, no uno pretendido, acerca de asunto tan crucial. (…) También puede, naturalmente, intentar convencer a sus compañeros candidaturales de la MUD para que se comprometan de igual modo. Eso, si es que creen valiosa la participación popular real y directa para decidir “las materias de especial trascendencia nacional”.

La conciencia de cada diputado es una fortaleza privada, naturalmente, pero Ud. pudiera considerar una conducta equivalente y emplear su considerable influencia en lograr ese compromiso, que a mi criterio se le debe al Pueblo. Sólo cuando lo haga tendrá autoridad moral para hablar de plebiscitos.

Atentamente

 

luis enrique ALCALÁ

………

NOTA FINAL:

Es posible que se haya decidido en la MUD vender la especie falsa del referendo o plebiscito del 6D como truco ingenioso para producir una manipulación favorable de la conciencia de los electores; esto es, que la cosa sea ya una línea oficial de la MUD. Después de Guerra, y antes de las declaraciones de Torrealba, escuché la idea referendaria en persona a la que mucho estimo en mi propia casa. El 16 de octubre escribí a un apreciado amigo:

Nuestros políticos institucionalizados siguen conduciéndose desde la misma postura que hiciera explícita Pedro Pablo Aguilar en 1986:  “Mi planteamiento es que los intelectuales, los sectores profesionales y empresariales, los líderes de la sociedad civil no pueden seguir de espaldas a la realidad de los partidos, y sobre todo, a la realidad de los partidos que protagonizan la lucha por el poder”. Esto es, no es que los políticos se han puesto de espaldas a la realidad social sino lo contrario; son los profesionales los que saben de “la dinámica de la política real” (expresión de Urbaneja), quienes son imprescindibles para hacernos notar que “no estamos en un cantón suizo” (Torrealba, Manuel Peñalver, ¿Gonzalo Barrios?), o para no dar importancia a que Luis Florido dijera falsa y manipuladoramente en septiembre del año pasado que había quedado “activado el Poder Constituyente Originario” porque, bueno, “eso es una frase política” (Velásquez), o sea, algo que se dice para causar un efecto conveniente aunque no sea verdad.

Es mi firme creencia que la mentira no se combate con otra mentira, sino sólo con la verdad. También creo que es un irrespeto a la ciudadanía la venta de interpretaciones falsas por mera conveniencia política.

LEA

___________________________________________

 

Share This:

Sinrazón guerrera

Palos en el cerro El Mogote

Palos en el cerro El Mogote

 

mogote(Voz prerromana, quizá del vasco *mokoti, puntiagudo, der. de moko, punta). 1. m. Cualquier elevación del terreno que recuerde la forma de un monte. 2. m. Montón de piedras. 3. m. Montículo aislado, de forma cónica y rematado en punta roma. 4. m. Hacina de forma piramidal. 5. m. Cada una de las dos cuernas de los gamos y venados, desde que les comienzan a nacer hasta que tienen aproximadamente un palmo de largo.

_____________________________________________________________

 

Se consideró publicar en el semanario La Razón el texto que abajo se reproduce, no sin ofrecer lealmente al candidato José Guerra la oportunidad de comentar lo que allí se pone. El economista, que había dicho el 11 de noviembre que el 6D se celebraría un referendo sobre el socialismo—El socialismo va a referendo—, se negó a la oferta con estas palabras: “Estoy muy ocupado; no tengo tiempo para echarle palo a todo mogote”. Bueno, fue él quien creyó haber descubierto ese mogote en particular. LEA

………

 

REFERENDO SOBRE EL SOCIALISMO

¿Debe tener el Soberano la palabra sobre el centro de la cuestión política nacional?

…………………………..

El Presidente de la República declaró el 22 de octubre: “Vamos a consolidar la organización comunal como epicentro del socialismo”. Cada decreto suyo que la Gaceta Oficial publica lleva ahora este encabezado estándar: “Con el supremo compromiso y voluntad de lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo…” El llamado “Plan de la Patria”, aprobado en la Asamblea Nacional como plan nacional de desarrollo para el período 2013-2019, se presenta como el Segundo Plan Socialista de Desarrollo. La justificación universal de la acción oficialista es que “vamos rumbo al socialismo” y es por tanto el nudo de la política nacional.

Tiene sentido, entonces, que se haya propuesto consultar al Poder Constituyente Originario, el Pueblo convocado a referendo en ese carácter, acerca de esta cuestión, puesto que el establecimiento de un régimen socialista es un asunto de orden constitucional que no puede ser decidido por ninguno de los poderes públicos constituidos.

La proposición fue formulada por primera vez el 23 de julio de 2009 por Luis Enrique Alcalá, conductor del programa Dr. Político en Radio Caracas Radio. En una publicación semanal que hacía por la época, y luego de registrar el rechazo al socialismo que medían las encuestas, escribió: “La mayoría abundante que no quiere un régimen socialista para Venezuela debiera apoyar la convocatoria, por iniciativa popular, de un referéndum consultivo sobre dicha posibilidad”. Desde entonces, no ha cesado de recetar eso mismo, como en su programa desde fines de 2012 hasta la fecha.

Otras voces parecieron coincidir más tarde. En la edición de fin de semana del diario Tal Cual del 10 de mayo de 2014, Alonso Moleiro ponía: “Tomando en cuenta la marcha de las cosas y el momento que cursa este año, no parece descabellado figurarse que en el mediano plazo podría estar en desarrollo algún planteamiento político de carácter consultivo en torno a la pertinencia de este modelo económico e institucional vigente en Venezuela”. Dos meses antes, Fausto Masó habló de la misma idea.

Pero ahora recicla el tema el economista José Guerra (candidato a la Asamblea Nacional por la MUD en Caracas). El 11 de octubre admitió en artículo titulado El socialismo va a referendo: “Estoy entre quienes opinan que este 6 de diciembre, además de la elección de una nueva Asamblea Nacional, se celebra un referendo consultivo sobre el modelo económico que queremos transitar. La pregunta es muy sencilla: ¿Está Usted de acuerdo con el modelo socialista actual o prefiere recuperar el sistema de libertades económicas consagrado en la Constitución? Ésa es la disyuntiva”.

Alcalá apuntó en su blog sobre tal pretensión: “La noción está equivocada. Jamás unas elecciones (democracia representativa) equivaldrán a un referendo (democracia participativa); jamás fueron las elecciones municipales de 2013 un ‘plebiscito’ acerca del gobierno de Nicolás Maduro, como intentara vender Henrique Capriles Radonski. Pretender algo así es adulterar el sentido constitucional de los actos electorales. El 6 de diciembre no está planteada esa disyuntiva, sino la de votar o no votar por alguno de los candidatos del circuito correspondiente. Si se quiere que algo sea tenido por un referendo consultivo debe serlo; no debe proponerse que las elecciones del 6D usurpen lo que tendría que ser una manifestación explícita del Soberano”.

Luego añadió: “…si el candidato Guerra quisiera que en verdad se consultara la preferencia del pueblo en pro o en contra del socialismo, podría comprometerse desde ya a que de resultar electo levantará su mano para formar una mayoría simple de colegas que apruebe la convocatoria de un verdadero referendo, no uno pretendido, acerca de asunto tan crucial”.

Hay quienes afirman que la manifiesta renuencia de la dirigencia opositora a convocar el Pueblo en referendo, incluyendo uno revocatorio (que no se puede convocar desde la AN), se debe a que carecen (Primero Justicia y AD) de candidato para lanzar en la elección que sobrevendría a una falta absoluta del Presidente de la República.

En todo caso, se estaría cerrando el paso al deseo mayoritario de los electores. Datanálisis midió en noviembre del año pasado 80,1% de entrevistados que estaban de acuerdo en que “El socialismo del siglo XXI es un modelo equivocado que debe ser cambiado”. Hace dos meses, registró 68,3% de opinión a favor de que Nicolás Maduro culmine su mandato este mismo año o sea revocado en 2016, y Venebarómetro (IVAD) de septiembre contó 86,8% de respuestas a favor de “un cambio en la conducción del país”.

Una mayoría simple en la Asamblea Nacional puede convocar un referendo consultivo real sobre el socialismo, y Alcalá apuesta a esto: “Siendo que la pretensión socialista es la excusa universal, la coartada general de todos los actos del gobierno, un rechazo masivo al socialismo en referendo debe forzar la renuncia de Nicolás Maduro al cargo que ahora ocupa. No podría sostenerse si se viera forzado a suprimir de papelería, gigantografías y carteles, de discursos y decretos, la especie de que se ocupa en la construcción del socialismo”.

_____________________________________________

Share This:

4′ 9″ de Guerra

Desatento

Callado

No tengo aún acuse de recibo de correo enviado el pasado 12 de octubre, hace casi un mes, a la dirección electrónica que el economista José Guerra, candidato a la Asamblea Nacional por la MUD en Caracas, ofrecía en su cuenta de Twitter. (“Estimado economista Guerra: me he permitido comentar en mi blog su artículo El socialismo va a referendo, en Consideraciones sobre un texto de José Guerra“).

A eso me refiero en estos cuatro minutos de audio:

LEA

_______________________________________

Share This: