Stalin González en juego de los Nacionales de Washington contra los Cardenales de San Luis

Globovisión publicó ayer en su web una nota que titula así: Stalin González: La Vanguardia utiliza términos y citas que no representan mi opinión. Ella afirma:

El diputado a la Asamblea Nacional (AN), Stalin González, refutó este miércoles la información publicada en una entrevista realizada en el mes de febrero por medio español La Vanguardia. En un comunicado publicado a través de la red social Twitter, el diputado aseveró que en la entrevista “se [utiliza] términos y citas que no representan su opinión”.

La nota de La Vanguardia que González objeta lleva este título: NUEVA RUTA. A continuación, publica: “La oposición venezolana se distancia de Guaidó en paralelo al plan de EE.UU.” y en cursivas, como si fueran palabras de González: La crisis del coronavirus respalda a quienes quieren tender puentes”. Bajo una foto de Getty por Valery Sharifulin, pone la publicación: “Stalin González, antes estrecho colaborador de Guaidó, ahora es partidario de una salida concertada con el Gobierno de Nicolás Maduro”. La nota está firmada el 2 de abril en Caracas por Andy Robinson. He aquí su texto:

 

El nuevo plan de transición de EE.UU. –sin Nicolás Maduro y, como novedad, ahora también sin Juan Guaidó – se percibía ya en Venezuela. Incluso estrechos colaboradores de Guaidó se han alejado del joven líder de la oposición y del plan de cambio de régimen rupturista diseñado en Washington.

“Hablar de transición y también de ruptura es una contradicción”, ha dicho en una entrevista a La Vanguardia el diputado venezolano Stalin González, hasta no hace tanto brazo derecho de Guaidó. “Yo no veo una salida a esta crisis mediante la ruptura”. Y añade: “Guste o no nos guste, el chavismo es una fuerza política . Hay que buscar un espacio para hacer política”, afirma.

“Intentamos quebrar el poder de Maduro pero Juan (Guaidó) no ha podido ejercer el poder interno; (…) perdimos la batalla”, dice González -ex compañero de Guaidó en las luchas estudiantiles contra Hugo Chávez- en declaraciones realizadas antes de publicarse el nuevo plan estadounidense.

González y otros lideres opositores defienden ya una reconciliación pragmática entre la oposición y el Gobierno que facilite la participación en las elecciones al Congreso que deben celebrarse este año.

El golpe de gracia a Venezuela ha venido de la caída del precio del petróleo, hasta los veinte dólares

La pandemia del coronavirus podría acelerar esta reconciliación. La cuarentena nacional cuenta ya con el apoyo de un segmento amplio de la oposición. El excandidato presidencial Henrique Capriles, inhabilitado políticamente por Maduro, ha respaldado el plan antipandemia de Maduro y se muestra favorable a participar en las elecciones al Parlamento. Claudio Fermín, líder de un sector opositor ha pedido la unidad nacional ante la pandemia. Henry Ramos Gallup, el líder de Acción Democrática, defiende “prepararse para las elecciones”

Es poco probable que se [convoque] elecciones presidenciales—al igual que en EE.UU. o Brasil la constitución venezolana no permite anticipar los comicios-—y menos que dimita Maduro, como exige Washington a cambio de levantar el embargo. Cualquier solución tendría que incluir garantías sobre la participación del chavismo en un futuro reparto del poder, afirma González, que participa en la llamada Comisión de Postulación Nacional de la Asamblea Nacional para pactar un nuevo consejo electoral, condición previa para que la oposición participe.

“Tenemos que pactar la estructura de la transición antes de las elecciones, lo que hizo Mandela en Suráfrica, no se puede ofrecer s[ó]lo al gobierno un retiro en una playa caribeña como dicen los gringos”.

Las sanciones norteamericanas y la dolarización de la economía han agravado de forma catastrófica el desabastecimiento de medicinas esenciales. “Toda la medicina privada está dolarizada; los medicamentos se consiguen mejor que en otros tiempos pero a precios prohibitivos”, dice un escritor radicado en Caracas. El golpe de la gracia lo ha propiciado el desplome hasta los 20 dólares del barril del precio del petróleo, que genera el 98% de las divisas necesarias para importar alimentos y fármacos.

González, estrecho colaborador de Guaidó, pide una reconciliación pragmática entre oposición y Gobierno

En la clínica urológica de San Román de Caracas el coste de ingresar en el servicio de urgencias es de 35 millones de bolívares, equivalente a más de 70 veces el salario mínimo, unos 450.000 bolívares mensuales, incluido el bono de alimentación.

Por si esto fuera poco, faltan las piezas claves para los equipos médicos necesarios para el tratamiento de enfermedades graves, entre ellas el Covid-19. Hace años que no hay mascarillas y guantes en los hospitales. Según datos gubernamentales existen 1.200 camas de unidades de cuidados intensivos aunque Guaidó sostiene que sólo hay 84 .

Las sanciones estadounidenses -que prohíben vender a instituciones publicas como hospitales- han creado un caldo de cultivo para la corrupción. “El propio médico o algún director del hospital te dirá que tienen un aparato en su casa y que te lo puede vender o alquilar”, se lamentó el familiar de un paciente.

Las presiones sobre Washington de levantar el embargo van en crescendo. Michelle Bachelet, responsable de derechos humanos de la ONU, ha instado a Washington a reconsiderar las sanciones “para tratar y prevenir la epidemia”. Financial Times publicó el lunes un editorial en el que pidió el levantamiento de las sanciones.

Guaidó ha perdido apoyo en Venezuela precisamente por defender las sanciones: “Cuando un líder limita su oferta a respaldar a sanciones impopulares sin posibilidad de éxito está comprometiendo dramáticamente su futuro”, afirmó el encuestador Luis Vicente León. Sin embargo, González sostiene que “sin la presión de los gringos, el chavismo no gastaría ni cinco minutos de su tiempo con nosotros”.

Según datos oficiales, sólo se [ha] registrado un centenar de casos de coronavirus y tres muertos. Paradójicamente “nos ha ayudado el bloqueo porque redujo muchísimo el flujo de vuelos de fuera”, dice Luis Salas, editor de la revista económica 15yúltimo. Guaidó acusa al Gobierno de maquillar los datos.

………

El diputado González no especifica las frases que o no serían suyas o califica de contrarias a su opinión, pero puede extraerse del texto de arriba las que le atribuyen y construirlas negativamente, para preguntarle si la lista que se pone a continuación sí representa lo que opina:

La crisis del coronavirus no respalda a quienes quieren tender puentes

Stalin González no es partidario de una salida concertada con el Gobierno de Nicolás Maduro

“Hablar de transición y también de ruptura no es una contradicción”

“Yo  veo una salida a esta crisis mediante la ruptura”

“…el chavismo no es una fuerza política”

No hay que buscar un espacio para hacer política”

“…Juan (Guaidó) ha podido ejercer el poder interno”

“…ganamos la batalla”

“González y otros lideres opositores no defienden ya una reconciliación pragmática entre la oposición y el Gobierno que facilite la participación en las elecciones al Congreso que deben celebrarse este año

“Cualquier solución tendría que excluir garantías sobre la participación del chavismo en un futuro reparto del poder,

González, estrecho colaborador de Guaidó, renuncia a una reconciliación pragmática entre oposición y Gobierno

No tenemos que pactar la estructura de la transición antes de las elecciones…”

se puede ofrecer sólo al gobierno un retiro en una playa caribeña como dicen los gringos”

No toda la medicina privada está dolarizada; los medicamentos se consiguen peor que en otros tiempos pero a precios asequibles

González no sostiene que “sin la presión de los gringos, el chavismo no gastaría ni cinco minutos de su tiempo con nosotros”.

Según datos oficiales, sólo se han registrado un centenar de casos de coronavirus y tres muertos. (…) Guaidó no acusa al Gobierno de maquillar los datos.

………

Diputado González: ¿cuáles de las aseveraciones inmediatamente precedentes reflejan su verdadera opinión? Sólo si asume más de una de ellas podría Ud. hablar de tergiversaciones—en plural—de lo que dijo a La Vanguardia de España. (¿En febrero?)

LEA

___________________________________________________________

 

Share This: