Premoniciones oníricas

Nebulosa del Velo, fotografiada por el telescopio Hubble

 

Caminaba la loma más bien suave de una colina, fácilmente superable en la neblina. (O quizá la noche, tal vez la madrugada). Iba, con muchos otros, en una dirección generalmente definida. Miraba fijamente al sendero, que aparecía bajo sus pies en cuanto los movía. Caminaba en penumbra hacia la luz.

En el trayecto, sus ojos distinguían en el suelo, y querían entender, papeles impresos con letras muy negras que nunca llegaron a significar nada. Los abría con sus manos y eran totalmente intrascendentes, pero no podía evitar recogerlos aunque nunca había leído algo importante, nada que ameritara distraerse del camino concentrándose en ellos. Siguió cruzando la loma sin demasiada prisa. Sabía que tenía que hacer algo. (¿Cumplir una misión, decir alguna cosa?) No podía cejar ante tan grave deber.

Después de un tiempo sin haber alcanzado su desconocido destino, oyó una voz grave y lejana que creyó ubicar en las alturas. “¡Date prisa!”, le decía. Siguió caminando lentamente. Al cabo de un rato volvió a escuchar la urgencia: “¡Apresúrate!” Aceleró el paso, y cuando le pareció que llegaba adonde debía estar, la voz penetró su alma de nuevo y le dijo, tranquila pero decisivamente: “Demasiado tarde”.

Se trataba de un sueño, y despertó para vestirse y desayunar antes de ir a la pequeña plaza a esperar el autobús que lo llevaría al colegio. Hacía frío, por lo que vestía su chaqueta de cuero, y vio el rocío sobre las hojas y alguna telaraña perlada de gotas de agua. Entonces tenía seis años de edad.

Varias veces llegaría a soñar exactamente lo mismo. La última vez, cuando tenía treinta y cinco años más. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Sobre mojado

Trabajo ajeno

 

Lo que sigue es mera reproducción de un reportaje—La mayoría descontentadel sitio web en.el.tapete, acerca de una medición de opinión pública referida el pasado 10 de marzo en ¿Inminencia de un outsider? LEA

_____________________________________________________________

 

Recientes sondeos de opinión revelan un creciente rechazo a la gestión de Nicolás Maduro pero también escasa confianza en la oposición organizada

Por Equipo de Redacción

 

Nadie duda que existe no solo un altísimo descontento sino igual rechazo a la gestión de Nicolás Maduro y que se incrementa en la medida que la crisis nacional afecta cada día más y de manera directa a la población. Si bien ello establece un marco en teoría propicio para la expansión y lógicamente la victoria de las fuerzas opositoras, ello según la opinión de los venezolanos consultados en todas las encuestas no se expresa de esta manera. Las explicaciones son varias: en primer lugar, el descontento que suele expresarse también en las filas del propio oficialismo no significa necesariamente rechazo y menos aun la intención de un voto por el contrario. Por otra parte, la polarización venezolana es política pero también social lo que explica los niveles de conflictividad que se viven desde hace 20 años y finalmente no existe el cuadro de la polarización electoral y partidista común en el juego democrático, y que en Venezuela marcó la etapa de alternancia de Acción Democrática y COPEI durante varios años. Tampoco la reciente experiencia victoriosa de la unidad opositora con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en 2012 y 2013 ofreció además del cambio de gobernante una propuesta programática alternativa y creíble.

Habría que sumar también que los triunfos opositores en especial la mayoría obtenida en la Asamblea Nacional en 2015 y que abría el camino para sumar fuerzas que condujeran al triunfo presidencial en 2018 fue desperdiciado en operaciones fracasadas que, según se comprobó recientemente en la consulta del 6 de diciembre, significaron dispersión y desgaste de las fuerzas que apuestan a la reconstrucción del país.

Debacle Nacional
Los sondeos revelan también la preocupación y el malestar de la mayoría de los venezolanos por los resultados catastróficos de un modelo político que ha provocado la quiebra económica y la complicación de los problemas sociales y que explica la fuga de venezolanos hacia otros países y las cifras de hiperinflación más altas del mundo

Las Cifras
El “INFORME ÓMNIBUS” de la empresa Datanálisis correspondiente al mes de febrero del 2021 ofrece entre otros los siguientes resultados:

  • Situación del país: 91,05% negativa, 9,05% positiva.
  • Situación personal: 56,45% negativa, 43.6% positiva.
  • Gestión de Nicolás Maduro: 82,65% negativa, 14,25% positiva, 3,2% no contesta.
  • Gestión de Juan Guiado: 76,4% negativa, 17,6% positiva, 6,0% no contesta.

Opositores

  • María Corina Machado: 69,0% negativa, 19,0% positiva, 12,0% no contesta.
  • Leopoldo López: 79,0% negativa, 14,0% positiva, 7,0% no contesta.
  • Henrique Capriles Radonski: 79,4% negativa, 14,6% positiva, 6,0% no contesta.
  • Henry Falcón: 75,8% negativa, 13,0% positiva, 11,2% no contestas.

Oficialistas

  • Jorge Rodríguez: 77,0% negativa, 15,2% positiva, 7,8% no contesta.
  • Diosdado Cabello: 86,4% negativa, 9.0% positiva, 4,6% no contesta.
  • Hugo Chávez (mientras fue Presidente): 40,0% negativa, 58,0% positiva, 2,0% no contesta.

Partidos Políticos
La evaluación sobre los partidos arroja los siguientes datos:

  • PSUV: 8,6%
  • Acción Democrática: 1,4%
  • Primero Justicia: 1,2%
  • Somos Venezuela: 0,8%
  • Un Nuevo Tiempo: 0,6%
  • Voluntad Popular: 0,4%
  • Avanzada Progresista: 0,4%
  • PPT: 0,2%
  • PCV: 0,2%
  • 6,2% no contesta.

Opción Electoral
De haber elecciones presidenciales como resultado de un acuerdo con mediación extranjera:

  • Nicolás Maduro: 7,4%
  • Juan Guiado: 5,6%
  • Lorenzo Mendoza: 4,8%
  • Henry Falcón: 3,8%
  • María Corina Machado: 3,0%

Se preguntó además cómo se define el consultado en política:

  • Independiente: 77,2%
  • Pro-Gobierno: 10,25%
  • Pro-Oposición: 4,6%

Tamaño de la muestra: 500 personas.

Error Máximo admisible: 4.38%.

Nivel de Confianza: 95%.

Fecha de Campo entre el 08 al 12 de febrero del 2021.

___________________________________________________________

 

Share This:

Parte médico

A eso de las siete de la noche del domingo 3 de enero de este año 2021, me encontraba tramitando una hallaca ante el mesón de la cocina de la casa cuando sufrí un desvanecimiento que me hizo reclinar la cabeza para posarla ante mi plato. El episodio sería luego diagnosticado como síncope vagal, causado por la ingesta inadvertida del doble de la dosis típica de sildenafil. Lo cierto es que perdí el conocimiento.

Mi esposa, alarmada, reclutó de inmediato la ayuda de nuestro hijo y nuestro yerno, que viven cerca de nosotros, y ellos me subieron a un carro que me llevó a una primera clínica, donde recuperé la conciencia y fui sometido a una batería de exámenes, que incluyó pruebas cardiológicas y tomografía axial computarizada del tórax. Esta última reveló la presencia de un nódulo en el vértice del pulmón izquierdo. El médico jefe requirió un examen ulterior que practicara un cirujano especialista, quien programó para el 26 de enero la resección del mismo, mientras se cumplía trámites requeridos por el seguro de salud que me ampara. Esta operación ocurrió en un centro médico distinto del inicial.

Ayer lunes, el cirujano me examinó y me declaró curado, luego de hacerme conocer el siguiente reporte citológico:

 

En síntesis, me fue extirpado un nódulo canceroso y suficiente tejido circundante para asegurar la remoción total de tejido maligno. El cáncer ha desaparecido, tanto así que no se programó ni radiaciones ni quimioterapia posteriores. Deberé reportarme dentro de tres meses.

Mi error al ingerir el doble de la dosis máxima unitaria de sildenafil condujo a la detección del nódulo pulmonar y su oportuna y total resección. Deo gratias.

LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Sentido del misterio

 

Hoy fui sorprendido al leer un lúcido trabajo de mi entrañable amigo de juventud, Rafael Tomás Caldera, en el sitio web de La Gran Aldea, cuyo nombre alude a la noción de Marshall Mac Luhan: la Aldea Global (The Global Village). Vino a mi memoria la valoración que hiciera de un texto de Mons. Ramón Ovidio Pérez Morales (Presidente, vuelva al Cabildo): “El documento abajo transcrito deslumbra por su claridad, asombra por lo completo y concentrado, sobrecoge por su valor”. Una vez más, estuve hoy en presencia de palabras luminosas, útiles, que reproduzco agradecido en esta entrada (con minúsculos ajustes tipográficos).

_______________________

 

Misterio

 

¿Por qué entonces tanto fanatismo, con la consiguiente polarización? Para entenderlo, habría que sopesar cómo en la sociedad actual hemos perdido el sentido del misterio; ese que da lugar a la sabiduría del corazón que reconoce el valor de la realidad, de la vida propia, de la vida de los otros. El gobierno ha de estar subordinado a la justicia y ordenado al bien común. De no ser así, ocurrirá—lo hemos presenciado en las sociedades totalitarias—que el poder define la “justicia” y la impone por la fuerza.

 

Rafael Tomás Caldera

15/01/2021

Por un comentario a un lúcido artículo suyo1, donde trata de la polarización y el fanatismo—fenómenos que no podrían ser más actuales—, me pregunta Sandra Caula por qué insisto en el amor a la verdad dentro de ese contexto. Argumenta con razón, ¿acaso no suele ser invocada la verdad por todo fanático y en su nombre no se cometen muchas injusticias? La pregunta es exigente, además de razonable. Debo, pues, responder de una manera más completa, lo que con todo gusto intentaré hacer ahora.

El problema casi que se puede descomponer para su análisis siguiendo los dos términos de la expresión: ‘Amor’ y ‘verdad’. Con la precaución de comenzar por lo que parece menos discutible, donde sin embargo se encierra quizá la mayor dificultad: el término ‘amor’.

Una ambigüedad de raíz afecta su significación, no como problema filológico o de diccionario, sino existencial. Porque al hablar de ‘amor’ abarcamos tanto el egoísmo como la generosidad, el afán de posesión y el desprendimiento oblativo; lo que se ha llamado, con términos griegos, el eros y el ágape2.

La dificultad constante en la vida de la persona, y como dato del problema, está en que al amar nos adherimos a lo bueno. Cuando aún no hemos alcanzado eso que amamos, surge el deseo; al lograrlo, el gozo. Ello significa que todo bien amado es sin duda un bien para mí, que lo busco. Pero hay una gran diferencia entre buscar algo bueno en sí mismo, que me hace bien; o buscarlo porque me hace bien, por ejemplo, me supone una ventaja o me causa mucho placer. No es una sutileza. Es la gran alternativa para el ser humano, que puede amar lo bueno por sí mismo—y ser capaz entonces de actuar con generosidad—o amarse a sí mismo como medida y referencia de todo lo bueno.

Ese amor propio deviene entonces en hybris, desmesura; el amour de soi, de los moralistas franceses; en breve, el egoísmo, que con frecuencia se reviste de actitudes magnánimas y se oculta de ese modo a los ojos del propio sujeto: actúa (según piensa) por el bien del Pueblo, de la Patria, de la Humanidad.

Para el amor de sí como término de primer orden, la verdad es objeto de posesión. El sujeto se presenta—en lo grande o en lo más ordinario—como un truth-possesor: un dueño de la verdad. Será su dictamen, por tanto, lo que valga y quien no esté de acuerdo deberá ser rechazado. Más aún: negado, con formas de negación que pueden ir desde la burla o la censura en las redes sociales (hoy por hoy) hasta el silenciamiento y el exterminio. Ese dueño de la verdad identifica el error (que no tiene derechos) con el presunto sujeto equivocado (que no ha perdido por ello su condición de persona).

Eso, sin embargo, no corresponde a la realidad: deforma la verdad, que pretende poseer. Para verlo con mayor claridad debemos considerar el segundo término de la expresión: la ‘verdad’.

Por lo pronto, no hablamos de una cosa, una commodity de las que mueven la sociedad de consumo. No puede adquirirse en esas deslumbrantes tiendas por departamentos en que se han convertido algunas grandes universidades, cuyos títulos se cotizan casi como acciones en la bolsa, ni en el más reciente e invasivo comercio por Internet.

La verdad es una relación, que supone abrirse—abrir el alma, la inteligencia—a la consideración de lo dado, para afirmar lo que es y negar lo que no es. El sujeto, en esa relación, adquiere conocimiento, una posesión precaria como todo lo humano. Es sin duda un tener, pero sobre todo es una manera de ser. Al conocer, me abro a lo que me mide mi inteligencia, en un afán de alcanzar su significado y su valor.

“Es más seguro el deseo de buscar la verdad que la presunción de conocer lo desconocido. Busquemos pues como quien ha de hallar; y encontremos como quien ha de buscar”.

San Agustín

Tras poco andar, encontramos que hay diferencia entre lo que suele llamarse ‘problema’ y lo que ha sido llamado ‘misterio’. En ambos casos, al asombro inicial ante lo que se ha hecho presente, que desconozco, sigue una pregunta. La más general de todas: ¿qué es? Pero mientras en los problemas podemos reconocer, junto con la ignorancia actual, la posibilidad de alcanzar una respuesta satisfactoria, en el misterio vemos que aquello nos supera, nos incluye, y ha de quedar como interrogación abierta. Así la pregunta antigua y planteada siempre de nuevo: ¿qué es el ser? O en la doble versión de Leibniz: ¿por qué hay algo en lugar de nada? ¿Por qué las cosas son como son y no de otra manera?

Hoy en particular se pregunta con insistencia—y no deja de recurrirse al término ‘misterio’—por el ser de la conciencia: ¿qué es conciencia? Lo cual, en el fondo, es una manera de preguntar por el ser mismo, dato originario, no reductible a nada anterior.

Así como en el cultivo de la ciencia la persona se somete a lo que encuentra, ante el misterio dice, como Sócrates, que no sabe nada: solo Dios es sabio. Esta apertura—amor—a la verdad modera la hybris, abre al sujeto a lo más grande que él y le impide erigirse en medida de los demás.

¿Por qué entonces tanto fanatismo, con la consiguiente polarización? Para entenderlo, habría que sopesar cómo en la sociedad actual hemos perdido el sentido del misterio.

Abierto a la trascendencia, Sócrates estaba consciente de su no saber radical. Todo lo que uno pudiera saber es en realidad como nada, puesto que no conocemos el último fundamento o primer principio de todo. Ignoramos, por consiguiente, lo más profundo de nosotros mismos y ese misterio de la propia intimidad nos lleva a respetarlo en los otros. Somos viajeros que compartimos un mismo camino hasta el muro blanco de la muerte. ¿O más allá?

Al preguntarse Tomás de Aquino por qué se le revelarían al ser humano verdades que su inteligencia no alcanza a comprender, él, tan dotado de razón, se responde: para que nadie piense que la razón abarca todo lo real y nos mantengamos en una modesta búsqueda de la verdad3. San Agustín, uno de los maestros de Occidente, había escrito a su vez: “Es más seguro el deseo de buscar la verdad que la presunción de conocer lo desconocido. Busquemos pues como quien ha de hallar; y encontremos como quien ha de buscar”4. Cita entonces el libro del Eclesiástico (18, 6): Cuando el hombre haya terminado, entonces comienza.

Si se desvanece el sentido del misterio de lo que existe y la ciencia se alía de tal manera con la técnica—¿Laboratorios de Wuhan?—que en lugar de conocer queremos sobre todo transformar la realidad, habremos hecho del atrévete a saber ilustrado la fuente de las ideologías. Sistemas cerrados de ideas que, por reducción a sus premisas, pueden dar una explicación completa, en forma progresiva, de todo lo que es. Ante ellas, se oculta aquello que no cabe en el sistema, sea la naturaleza de la conciencia, el valor mismo de la vida humana, manipulada a diario, o la necesidad de respetar el ambiente, la Naturaleza en la cual existimos.

La ausencia de sabiduría, de sentido del misterio, es particularmente grave en un espacio público que se llena de sofistas e ideólogos. ¿No anticiparon Orwell y Huxley el posible devenir de estas sociedades, sometidas al totalitarismo? Huxley, además, lo hizo con la lucidez de describir una suerte de totalitarismo de la diversión, como el que está en curso de implantarse en nuestro tiempo5.

¿Por qué, sin embargo, la polarización actual? Decía que acompaña o sigue al fanatismo, pero su fuente próxima—me parece—está más bien en una condición propia de la búsqueda de la verdad y del cultivo de la ciencia. En pocas palabras, su carácter de tarea compartida. El diálogo, la comunicación de resultados, el empeño común es intrínseco a esa búsqueda, de tal manera que, aislado, el sujeto no tan solo no llegaría más lejos, sino que se vería disminuido en su propia capacidad de entender. Necesitamos, además, la ratificación de lo que hemos visto, por otros que, cultivadores del mismo oficio, puedan certificar la validez de lo hallado. La ciencia se lleva a cabo en comunión.

Ahora bien, como remedo perverso de esa condición natural, tenemos la pertenencia a un grupo de fanáticos. Al reconocer su semejanza y al ser reconocido por el grupo, el sujeto se reafirma en sus “convicciones” hasta el punto de hacerse impermeable a toda otra influencia, cerrado al diálogo y—si es el caso—dispuesto a imponer por la fuerza su visión de las cosas.

En el ejercicio del poder político, bien lo sabemos, el gobierno ha de estar subordinado a la justicia y ordenado al bien común. Ha de tener su medida propia en los derechos de los ciudadanos. De no ser así, ocurrirá—lo hemos presenciado en las sociedades totalitarias—que el poder define la “justicia” y la impone por la fuerza.

El sentido del misterio da lugar a esa sabiduría del corazón que reconoce el valor de la realidad, de la vida propia, de la vida de los otros. Que no pretende certeza donde solo cabe opinión, más o menos fundada, como ocurre en el desempeño de los poderes públicos o en el arte de curar. Sabe, eso sí, que hay principios y orientaciones, como esa comprensión de la naturaleza de la verdad o del sentido del gobierno, que previenen la desmesura del amor propio y permiten una esforzada pero modesta búsqueda del saber.

Al término de su vida (tomo la anécdota de un libro de Jaime Nubiola6), Ludwig Wittgenstein podía confiar, a su discípula y albacea literaria, la filósofa Elizabeth Anscombe: “Elisa, yo siempre he amado la verdad”. No en vano había escrito—sentido del misterio—que de lo que no se puede hablar hay que callar.* La sabiduría culmina en el silencio. ¶

………

(1) “No le echemos la culpa a la polarización”, NYT español, 9.1.2011.

(2) Cfr. Josef Pieper, Las virtudes fundamentales, Madrid, Rialp, 2ed. 1980, pp. 481 ss. donde expone la tesis de Ander Nygren, el introductor de esas categorías en el estudio del problema.

(3) I Contra Gentiles, 5.

(4) De Trinitate, IX, 1, 1.

(5) En 1985 ya lo señaló Neil Postman en su conocido libro Amusing Ourselves to Death.

(6) Pensadores de frontera, Madrid, Rialp, 2020, p. 141.

………

*What we cannot speak about we must pass over in silence. (“De lo que no podemos hablar debemos pasar en silencio”). Ludwig Wittgenstein – Tractatus logico-philosophicus, Proposición 7 (última).

___________________________________________________________

 

Share This:

Prólogo de la modestia

 

Filósofo, matemático, educador

 

Otra vez a JRR

_______________

 

José Rafael Revenga, mi maestro, además de Rafael Domingo Revenga, su padre biológico y familiar, tuvo tres padres putativos de calibre pesado, nada menos que Arturo Úslar Pietri, Pedro Grases y Juan David García Bacca*, quien le ofreciera plaza de profesor en la Escuela de Filosofía de la Universidad Central de Venezuela. Los obsequios que me da este amigo de cuatro padres son o gastronómicamente sabrosos o de importante conocimiento**: libros, revistas, referencias de Internet o contenidos de su privilegiada cabeza. Hace unos dos años me regaló Invitación a filosofar (según espíritu y letra de Antonio Machado), obra de García Bacca publicada por la Universidad de Los Andes—mi primera Alma Mater—en 1967. Creo que ya es suficientemente luminoso su prólogo, que el autor ofreció como Palabras iniciales. Éstas son:

“Escribir para el pueblo… ¡qué más quisiera yo! Deseoso de escribir para el pueblo aprendí de él cuanto pude, mucho menos, claro está, de lo que él sabe. Escribir para el pueblo es escribir para el hombre de nuestra raza, de nuestra tierra, de nuestra habla, tres cosas inagotables que no acabamos nunca de conocer. Escribir para el pueblo es llamarse Cervantes en España; Shakespeare, en Inglaterra; Tolstoy, en Rusia. Es el milagro de los genios de la palabra. Por eso yo no he pasado de folklorista, aprendiz, a mi modo, del saber popular. Siempre que advirtáis un tono seguro en mis palabras, pensad que os estoy enseñando algo que creo haber aprendido del pueblo”.

Así hablaba Antonio Machado, poniéndolo modestamente en boca de Juan de Mairena, quien, a su vez, modestamente también, decía repetir una sentencia de un maestro: Abel Martín.

¡Ojalá todos pudiéramos inventarnos unos maestros, o maestros de maestros nuestros, a quienes atribuir lo mejor que nos acudiera! Pero en definitiva, todos: maestros de maestros, y maestros nuestros, somos discípulos del pueblo: Maestro tan discreto que no se ha dado nombre propio, y tan eficiente que nos hallamos enseñados sin caer en cuenta que lo hemos sido por un maestro.

El pueblo, en cuanto maestro, no nos humilla; y por eso no nos sentimos humillados al reconocerlo por maestro, como somos proclives a sentirnos respecto de maestros nuestros con nombre propio, apenas creemos—casi siempre ilusos o sietemesinos mentales—que somos ya algo nosotros; yo, con nombre propio.

Aquí, en esta obrita, el autor ha intentado imitar a Antonio Machado. No es, claro está, posible atribuirle todo lo que el autor escribe sobre los temas; al menos que sentencias suyas, de Mairena o de Martín, que es lo mismo, los inspire en su desarrollo, ya que no en cuanto a la letra, sí en cuanto al espíritu. También el autor querría escribir para el Pueblo—para nuestros pueblos hispano-americanos: sobre sus problemas seculares no resueltos por las secularmente llamadas soluciones, y escribir sobre sus nuevos problemas a cuya solución no sólo no van a servir de nada las viejas, sino, de servir, lo serán de obstáculos.

Aunque los temas y su desarrollo parezcan dirigidos a una clase distinguida, apelan a lo que, filósofos o no, tengan todos de pueblo, que aquí, en Hispanoamérica, es casi todo,—por suerte.

El autor mismo ha tenido que hacer un esfuerzo para descender a su estrato popular—, de abuelos labradores; de padres, sencillos maestros de escuela. Esta obra es, pues, un acto de democracia.

JUAN D. GARCIA BACCA

Caracas, 26 de junio de 1965

………

* Juan David García Bacca nació el 26 de junio de 1901 en Pamplona (Navarra). La prematura muerte de su padre, un maestro de escuela de origen aragonés, Juan Isidro García, le llevó a ingresar muy joven en el Seminario de los padres claretianos, con los que hizo el noviciado en Cervera en el curso de 1916-17. En la misma ciudad catalana, Cervera, estudió filosofía y teología (1917-23), para ordenarse sacerdote claretiano (1925) tras dos años de estudios de moral y derecho en Solsona. (…) En Caracas (Venezuela) tuvo una fructífera carrera filosófica al ser fundador de la Escuela de Filosofía de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1946 ―que fue la primera escuela de la Facultad de Filosofía y Letras, hoy Facultad de Humanidades y Educación―, permaneciendo activo hasta 1971. Paralelamente ejerció la docencia en el Instituto Pedagógico de Caracas (1947-1962). En 1952 obtuvo la nacionalidad venezolana. (Wikipedia en Español). García Bacca murió en Quito el 5 de agosto de 1992.

………

** Otras veces he dicho, sin faltar a la verdad, que JRR nos regaló la modernidad a quienes fuimos sus alumnos en la Escuela de Ciencias Sociales que fundara el impar Arístides Calvani. Los autores que nos hizo conocer—Anatol Rapoport, Herman Kahn, Kenneth Boulding, John von Neumann, Marshall McLuhan, Daniel Bell…—abrieron nuevos caminos al rico pensamiento del siglo XX, que recorrimos de la mano de nuestro profesor. (Profesor, consejero y amigo, 1º de agosto de 2019).

___________________________________________________________

 

Share This:

El sueño americano es una pesadilla (para los negros)

Lo que sigue es una traducción del servicio de noticias por correo electrónico de The New York Times*

Una de las centenares de protestas de estos días en EEUU

 

Para la mayoría de los estadounidenses blancos, las interacciones con la policía rara vez ocurren, y a menudo son respetuosas o incluso amigables. Muchas personas blancas no conocen a una sola persona que esté actualmente tras las rejas.

En muchas comunidades negras, y especialmente para los hombres negros, la situación es completamente diferente. Algunas de las estadísticas pueden ser difíciles de comprender:

Según el Proyecto de Sentencias, cerca del 10 por ciento de los hombres negros de 30 años están tras las rejas en un día determinado.

Las tasas de encarcelamiento para los hombres negros son aproximadamente el doble que las de los hombres hispanos, cinco veces más altas que las de los hombres blancos y al menos 25 veces más altas que las de las mujeres negras, las mujeres hispanas o las mujeres blancas.

La última vez que el gobierno contó cuántos hombres negros habían pasado tiempo en una prisión estatal o federal, en 2001, la proporción era del 17 por ciento. Hoy en día, es probable que se acerque al 20 por ciento (y este número no incluye a las personas que han pasado tiempo en la cárcel sin haber sido condenadas a prisión). El número comparable para los hombres blancos es de aproximadamente el 3 por ciento.

El aumento del encarcelamiento masivo en el último medio siglo lo ha convertido en una característica dominante de la vida moderna para los estadounidenses negros. Un gran número de hombres negros están desaparecidos de sus comunidades, no pueden casarse, cuidar a los niños o ver a sus padres ancianos. Muchos otros sufren daños económicos o psicológicos permanentes, y luchan por encontrar trabajo después de salir de prisión.

Un estudio reciente de los economistas Patrick Bayer y Kerwin Kofi Charles encontró que el 27 por ciento de los hombres negros en los mejores años laborales de sus vidas, entre las edades de 25 y 54 años, no informaron haber ganado un solo dólar de ingresos en 2014. “Ese es un número masivo ”, dijo Charles, decano de la Escuela de Administración de Yale. El encarcelamiento, incluidos los efectos secundarios, fue una razón importante.

La furia que corrió por las calles de Estados Unidos durante la semana pasada tiene muchas causas, comenzando con un video horrible que muestra el asesinato de George Floyd en Minneapolis. Pero esa furia también se ha estado acumulando durante mucho tiempo. Es, en parte, furia porque ese encarcelamiento se ha vuelto normal.

(…)

El Fiscal General William Barr dio la orden de despejar la plaza frente a la Casa Blanca el lunes por la noche, explica The Times, en una historia que reconstruye el incidente. La orden llevó a las fuerzas del orden público a usar granadas de humo y destello, que dispersaron a los manifestantes pacíficos para que Trump pudiera aparecer en una iglesia y tomarse una foto.

Ex líderes militares y expertos en democracia condenaron el uso de la fuerza contra los ciudadanos. El almirante retirado Mike Mullen escribió en The Atlantic que Trump había “puesto al descubierto su desdén por los derechos de protesta pacífica en este país”. Kori Schake, ex funcionario del Pentágono y asesor político republicano, dijo: “Si estuviéramos viendo esto en otro país, estaríamos profundamente preocupados”. Gail Helt, una antigua analista de la C.I.A., dijo a The Washington Post: “Esto es lo que hacen los autócratas. Esto es lo que sucede en los países antes de un colapso. Realmente me pone nerviosa”.

* Recibido hoy, 3 de junio de 2020. 

………

Los Estados Unidos son el país cuyo gobierno condena a otros, imponiéndoles sanciones por “violación de derechos humanos”. (Para un dossier parcial anterior a Trump ver A propósito de John Kerry, 14 de mayo de 2014). LEA

_______________________________________________________

 

Share This: