Un bálsamo de respetuosa sanación

 

Una misma patria

 

Hemos incurrido en dos errores de óptica cuando hemos pensado en la integración. El primero, error de operación, ha consistido en suponer que la integración económica es menos difícil que la política, cuando comenzar por lo económico es comenzar por la competencia. El segundo error, error de construcción, error más grave, ha sido pensar en integración sin pensar en España, en integrar solamente a la “América Latina”. Y, como ha sido dicho antes, no estaremos completos sin España.

La verdad que ya no podemos eludir, 10 de diciembre de 1984

_________________________________________________________________

 

La recentísima visita del rey Felipe VI a Cuba ha dejado momentos inolvidables: los que consumiera el discurso del español “en la cena de retribución ofrecida por Sus Majestades los Reyes al Presidente de Cuba y la Sra. Lis Cuesta, celebrada en el Palacio de los Capitanes Generales”- (Descripción de casarealtv en YouTube). Una síntesis de las palabras reales fue proporcionada ayer por Europa Press:

Rey Felipe VI resalta ante presidente cubano las ventajas de la democracia

El monarca español le dijo al mandatario de Cuba, Miguel Díaz-Canel, que “es en democracia como mejor se representan y se defienden los Derechos Humanos”.

• EUROPA PRESS
14/11/2019 11:35 am

La Habana.- El rey Felipe VI afirmó este miércoles en La Habana ante el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, que los españoles han “aprendido” de la Constitución de 1978 y de la propia historia española que “es en democracia como mejor se representan y se defienden los Derechos Humanos, la libertad y la dignidad de las personas” y también los intereses de los ciudadanos.

“La fortaleza que la democracia otorga a sus instituciones es la que permite el progreso y el bienestar de los pueblos y hacer frente a los riesgos y desafíos que inevitablemente surgirán en el camino”, dijo el Rey en el Palacio de los Capitanes Generales, donde los reyes Felipe y Letizia ofrecieron la noche del miércoles una cena “de devolución” a Díaz-Canel y su esposa, Lis Cuesta, en el segundo día de su visita de Estado a Cuba, señaló Europa Press.

El Rey ofreció la experiencia española para “sobre la base del respeto” poder “acompañar” el “proceso de cambio en el que está inmersa Cuba”. Esa experiencia parte de que España “supo dotarse, en 1978, de una Constitución basada en el pacto, la negociación, e inspirada en el consenso y la reconciliación” y que en ese marco, “refrendado por el pueblo español en el ejercicio de su soberanía”, los españoles “han vivido sus mejores años como un país plenamente democrático”, señaló el monarca.

En un largo discurso en el que ha reivindicado la historia común de los dos países, Felipe VI lanzó un mensaje contundente al afirmar que es una lección de la historia que “la evolución, la adaptación y el cambio son inevitables”, que “nada queda congelado en el tiempo y que quien se resiste a su paso pierde la oportunidad de colaborar en el diseño del futuro”.

“Cuál será ese futuro lo tiene que dilucidar el propio pueblo cubano”, prosiguió el Rey, señalando que los cambios “no pueden ser impuestos” pero que para tener éxito y traer consenso y bienestar deben representar “la voluntad ciudadana”.

En este sentido, recalcó que “es necesaria la existencia de instituciones que representen a toda la realidad diversa y plural que existe de los ciudadanos y que estos puedan expresar por sí mismos sus preferencias” y encontrar en esa instituciones el respeto a sus derechos, incluida la “capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o de reunión”.

A la cena, en el patio del Palacio de los Capitanes Generales que preside una estatua de Cristóbal Colón, asistió más de un centenar de personas, españoles y cubanos, incluidos miembros de la sociedad civil a los que los Reyes recibieron en audiencia poco antes en la Embajada de España -alguno de ellos dejaba ver su sorpresa positiva ante el discurso-.

El discurso del Rey fue aplaudido por Díaz-Canel, igual que Felipe VI aplaudió después el del presidente cubano.

El Rey también subrayó que hoy en día “ningún país puede permitirse vivir aislado”, así que “corresponde a las autoridades” dar a los ciudadanos “la ocasión de desarrollar todo ese potencial: oportunidades de viajar y de recibir a gentes de otros países, acceso a las nuevas tecnologías” y “normas que permitan el pleno desarrollo de la creatividad en todos los ámbitos”, desde la creación cultural hasta las iniciativas empresariales.

También dejó claro que el enfoque español para “acompañar la evolución de otras sociedades” pasa por reforzarlas, “potenciando su capacidad de prosperar” y de aprovechar las oportunidades y el contacto con otras economías.

Eso sí, recordó que eso pasa por que haya “leyes y normas que permitan a los emprendedores llevar a buen término sus proyectos” que “generan beneficio y contribuyen al bienestar de toda la sociedad”, dijo, haciéndose eco de una de las principales preocupaciones de los empresarios españoles en Cuba -y de los emprendedores cubanos-, a los que ha mencionado una vez más porque llevan a cabo “con gran esfuerzo su vocación de generar riqueza y empleo teniendo que superar enormes dificultades”.

Ese mensaje claro a favor de la democracia y del bienestar económico lo encuadró el Rey en un repaso de la historia común de España y Cuba, teniendo en cuenta que la visita se ha organizado con motivo de los 500 años de la fundación de La Habana y que pretende dejar claro que la relación entre los dos países no esté sujeta a vaivenes políticos.

“El vínculo entre España y Cuba es profundo, no es superficial, es atemporal, no coyuntural, y lo es en gran medida más humano y entre pueblos o sociedades”, proclamó Felipe VI, que expresó su “satisfacción” por tener el “gran honor” de ser el primer Rey que hace un viaje de Estado al país.

En la conmemoración de la historia común, Felipe VI dijo que la fundación de La Habana, como la de otras ciudades en el hemisferio, fue “parte del modelo de presencia de España en América en el que los nuevos territorios se incorporaban a la Corona en pie de igualdad con los demás reinos”.

España, señaló el Rey, trajo consigo “instituciones, ideas y valores”, universidades, hospitales e imprentas pero también aportaciones como “las bases del Derecho Internacional, la concepción de los derechos humanos universales o el debate sobre la guerra justa”, haciendo que esa historia común sea “algo singular y extraordinario en el mundo”.

Eso sí, señaló que fue “un proceso histórico que debe ser valorado y comprendido, lógicamente, en la óptica de los siglos en que tuvo lugar”. “Si así lo hacemos, no cabe sino reconocer que en América se gestó un Nuevo Mundo, un mundo en el que convivían diferentes pueblos y culturas”, añadió.

Además, enlazó la historia con el presente al reivindicar la Comunidad Iberoamericana de Naciones y su acervo “en un momento histórico en el que la concertación entre naciones gestada en el ámbito de lo multilateral se pone a veces, como poco, en duda”.

El viaje termina este jueves con un desplazamiento de los Reyes a Santiago de Cuba para “rendir homenaje a los españoles, cubanos y estadounidenses que allí murieron con honor en 1898”.

“Tendré bien presente las palabras de José Martí cuando dijo que aquella fue una guerra sin odio”, acotó el Rey: “Aquella sangre derramada, nuestra y vuestra, no ha dejado odio alguno entre nuestros pueblos y siguen vivas por siempre, mezcladas, acá y también allá, en tantas y tantas familias”, concluyó el monarca.

………

En suma, palabras claras, pertinentes, constructivas y respetuosas, muy distintas de las que son proferidas agresivamente—como la irrespetuosa e insultante bajeza local de la expresión “constituyente cubana”—, emanadas de postizas posturas con pretendida superioridad moral, desde la vistosa indignación de gente que se presenta como protagonista de una presunta guerra santa, cuyo objeto denunció Daniel Eckmann en el Nuevo Diario de Zúrich el 10 de agosto de 2016: “…para decirlo sin rodeos: la producción de insatisfacción atrae más atención en el mercado político que la producción de soluciones”.

He aquí toda la memorable escena, veinte minutos de elevación y utilidad:

 

 

Muchas gracias, Don Felipe. LEA

__________________________________________________________

 

Share This:

Con mucho orgullo

 

Ficha del libro de Nacha Sucre

 

A mi amada

_____________

 

Descubrí hoy en Internet una compacta descripción del libro de mi esposa, Cecilia Ignacia (Nacha) Sucre Anderson: Alicia Eduardo – Una parte de la vida, que fuera editado por Fundación Empresas Polar en 2009. Traduzco la ficha de Open Library:

Nacha Sucre ha escrito una conmovedora historia de amor y de muerte, la de sus abuelos, Alicia Eduardo (Edwards) y Andrés Sucre. Una serie de poderosas anécdotas comienza en 1894 y concluye en 1950 con un vuelo trágico en Venezuela, sobrepuestas a previos eventos dolorosos que habían ocurrido en Maracaibo, Caracas y Lourdes (Francia). Una vena poética, y un talento para mover una historia, son recursos que la autora pone en juego para ofrecer una fabulosa y, sorprendentemente, edificante novela biográfica que se extiende de la Belle Époque en París, a través de la Gran Guerra, hasta tiempos de dictadura en Venezuela.

Tuve el honor y la suerte de escribir el prólogo de ese libro; la profesora de Nacha, Milagros Socorro, indicó que quien prologara los libros surgidos del VI Taller Periodismo y Memoria de Fundación Empresas Polar debía ser alguien que conociera bastante a sus autores, así que de esto dejé constancia al comenzarlo:

Quien escribe esta nota conoce a la autora de este libro de vista, trato y comunicación, puesto que es su esposo. Ha sido testigo del arduo y feliz proceso de su factura, y en alguna ocasión fue puesto en funciones subalternas de asistente de investigación y corrección. Puede certificar, por tanto, y con detallado conocimiento de causa, cómo es que Nacha Sucre emprendió camino de casi un año en la escritura, con dedicación admirable y seriedad característica de cronista responsable y justa.

La historia contada acá es entrañable, a veces desgarradora, siempre hermosa. Poblada con acontecimientos increíbles, sin duda el eco de sus peripecias emergerá de nuevo en novelas que Nacha emprenda, las que seguramente aguardan en su corazón, como mármol bruto, por las órdenes de su cincel de escritora.

Hasta que la escribiera se había limitado, desde hace no mucho, a construir relatos breves: cuentos tiernos o cómicos que sacaba de sus memorias infantiles o incidentes más próximos, unos con moraleja implícita, otros urgidos por contrastes y conexiones que sólo su conciencia había percibido. La profesora Milagros Socorro, puesta en autos de algunas de estas narraciones, entrevió con penetrante intuición que en ella había una escritora que esperaba florecer. Así fue como le sugirió inscribirse en el VI Taller Periodismo y Memoria patrocinado por la Fundación Empresas Polar, que nuestra Premio Nacional de Periodismo concibiera y conduce. Nacha decía que era ella sólo un ama de casa, algo asustada por el prestigio del taller y la reputación de los alumnos compañeros de los que se ha hecho amiga agradecida.

Gracias a esta experiencia tenemos una nueva Nacha, pues el taller le ha cambiado la vida. Mejor dicho, es la misma Nacha Sucre de siempre, sabia ante la vida y el amor, la misma mujer de fresca relación con lo real, que escribe as a matter of fact de modo eficaz y bello con el don de los escritores natos. Siempre estuvo allí; lo que ocurre es que la oportunidad del trabajo sistemático le hizo sentirse segura en la constatación de su poder, y ya sabe que es irreversiblemente una escritora.

Era método del Taller Periodismo y Memoria proyectar en una gran pantalla—el “paredón”—avances del trabajo de los alumnos, que eran criticados por los compañeros del autor y, naturalmente, por la maestra. El día en que Nacha presentó la primera muestra de su texto (4 de abril de 2006), me escribió Milagros Socorro:

Luis, podemos sentirnos orgullosos. Tú, porque, efectivamente, vives con una escritora. Y yo, porque mucho antes de comenzar el taller de este año, cuando hablamos tú y yo del ingreso de Nacha, tuve la intuición—ahora confirmada—de que ella sería un gran aporte al grupo. Así ha sido. Nacha tiene el don. Ya sabes, el de encantar a la audiencia con sus relatos, con sus visiones, con su percepción del mundo y ese tino para apuntarle a lo importante dejando lo adjetivo fuera de su foco. Además, por si no fuera suficiente, tiene la gracia: verbal, narrativa, conceptual.

Con su lectura de hoy, ha colocado al grupo en el anaquel del profesionalismo en el oficio. Eso es muy importante. Yo le hice una observación de las que se hacen a iniciados. A los escritores que tienen una buena historia, unos personajes, un punto de vista, un proyecto narrativo (de dónde parten y para dónde van), un tono bien afinado y, lo más importante, un gusto de contar. Su lectura fue la demostración no sólo de su talento sino de que ha aprovechado muy bien las clases que hemos dado hasta ahora: tiene una buena historia y la sabe ubicar en un contexto físico y espacial. Lo que he hecho es ayudarla a hacer consciente de que tiene unos personajes a cuyo punto de vista debe acostar el del narrador (o narradora); que si sus personajes se alejan del puerto, también el narrador seguir ese desplazamiento, de manera que si ella quiere contar la historia de Maracaibo, porque la ciudad ha acompañado el desarrollo de su personaje, debe valerse de herramientas narrativas (flash back, evocación, reflexiones del personaje) para aludir a ese contexto. Y no suspender la trama, descuidando el traslado de su personaje (que en ese momento se aleja del puente y va en el barco hacia la barra) descarriándose por la ciudad, que ha sido abandonada por el personaje.

En fin, teníamos razón.

Por supuesto, la teníamos. He aquí el primer párrafo que Nacha irguiera valientemente ante el paredón de fusilamiento:

Cada vez que aquellos hombres de puerto soltaban alguna de las gruesas amarras del barco, Juan se desprendía un poco más de su tierra natal, a la que más nunca volvería. En las suntuosas casas de comercio que daban su frente al lago, abrían ventanas para que entrara la luz y la brisa de la mañana. Jóvenes mujeres sacudían alfombras y ropas de cama en las ventanas de los pisos altos. Su rítmico movimiento hacía que parecieran inmensos pañuelos despidiendo a los viajeros.

Por lo que respecta a la vena poética que impresionara al anónimo (a) comentarista de Open Library—quien tiene razón al llamar al libro una novela—, he aquí el trozo de la obra que es mi favorito, por apenas siete palabras que destaco en negritas:

Para ellos fue impactante la cercanía de la imponente cordillera, el cerro Ávila, de inmensa mole verde como gigante siempre presente. Las ciudades donde hasta ahora habían vivido eran todas planas, y este cerro, este norte tan cercano de donde bajaban burros con flores de Galipán al amanecer, y adonde volvían las periqueras en las tardes después de bañarse en el río Guaire, los sobrecogió por algún tiempo.

Vivo con una escritora. LEA

El día de la presentación del libro en la Casa Lorenzo Mendoza de la Esquina de Veroes, hace diez años. En primer plano Nacha—tomada de las manos con nuestra hija María Ignacia—y Andrés Sucre Eduardo, el hijo mayor de Alicia Eduardo. Detrás de ellos, Eugenia Josefina y Luis Armando, primeros de nuestra prole.

___________________________________________________________

 

Share This:

Muchas verdades y algunas omisiones

 

La disertación de Asdrúbal Aguiar en el video acá insertado es de las más serias y agudas que haya visto recientemente acerca del caso venezolano. Naturalmente, el Dr. Aguiar es un testigo excepcional; en la primera fila de muchos procesos críticos de la política inmediatamente prechavista, almacena en su experiencia, vívidamente relatada, lecciones útiles que aunque insuficientes son imprescindibles para la comprensión de nuestra patología nacional.

 

 

La conversación con Gaby Perozo se inicia con algo a lo que se le da más importancia que la que tiene: su pregunta acerca de si vivimos bajo una dictadura y de qué tipo es ésta. En La conspiración de los holgazanes (1º de marzo de 2018) dejé caer: “Bautizar un problema no es lo mismo que resolverlo. Nuestro problema no es taxonómico, no es decidir si Maduro es morrocoy o cachicamo, si su régimen es una dictadura, una democracia, una subdictadura (una vez diagnosticaron a mi madre de tiroiditis subaguda) o una subdemocracia”. La contestación de Aguiar es de las mejores que he escuchado, pues implícitamente admite que puede decirse muchas cosas distintas acerca del tipo de régimen de la actualidad; esto es, que ubicarlo taxonómicamente no es un problema crucial. Por lo demás, todos los gobernantes autoritarios se parecen:

Napoleón Bonaparte enseñó a todos los líderes autoritarios que le han sucedido los elementos esenciales de la dictadura: la propaganda, una policía secreta eficaz e inexorable que constituye un estado dentro del estado, el empleo de dispositivos democráticos como el plebiscito para suscitar apoyo popular del régimen, la burocratización de las instituciones críticas como la educación y la religión de forma que puedan convertirse en instrumentos de adoctrinamiento, y el valor de las aventuras externas para hacer soportable la represión doméstica. (Jerome Blum, Rondo Cameron &Thomas G. Barnes: The European World, 1966).

El comunismo, el nazismo, el fascismo, el pinochetismo, el perezjimenismo aprendieron al caletre la lección bonapartista.

………

Las anécdotas referidas por Aguiar son precisas y al punto; también son pertinentes y pedagógicas. Sin embargo, echo en falta algunas omisiones; por ejemplo, la determinante influencia de la esclerosis del paradigma convencional, que entiende la política como lucha por el poder que se legitimaría con la excusa o coartada de una ideología cualquiera. Es decir, lo que causa ya no una crisis política particular en un país específico, sino la crisis de la política misma en todo el mundo, manifestada en la disfuncionalidad de los estados de la actualidad. (Hasta en Suiza; ver acá El peso político de las palabras, 12 de junio de 2018). Casi siete años le tomaría a Arturo Úslar Pietri entender ese diagnóstico, que le expuse en conversación en su biblioteca de enero de 1985; el 30 de octubre de 1991 escribió: “…de pronto el discurso político tradicional se ha hecho obsoleto e ineficaz, aunque todavía muchos políticos no se den cuenta. Toda una retórica sacramentalizada, todo un vocabulario ha perdido de pronto significación y validez sin que se vea todavía cómo y con qué substituirlo… Hasta ahora no hemos encontrado las nuevas ideas para la nueva situación…”

Más allá de eso, Asdrúbal Aguiar no propone solución concreta alguna y, en particular, el Pueblo como actor político determinante está totalmente ausente de su discurso. Antes de que el suscrito completara su serie de prescripciones referendarias (1994, 1998, 2003, 2007, 2009, 2010, 2015, 2016, 2017, 2018), ya reivindicaba un papel protagónico para el Pueblo; el 25 de febrero de 2002 expuse públicamente en Televén un tratamiento de abolición del gobierno de Hugo Chávez:

Nosotros, la mayoría del Pueblo de Venezuela, Soberano, en nuestro carácter de Poder Constituyente Originario, considerando que es derecho, deber y poder del Pueblo abolir un gobierno contrario a los fines de la prosperidad y la paz de la Nación cuando este gobierno se ha manifestado renuente a la rectificación de manera contumaz… que el gobierno presidido por el ciudadano Hugo Chávez Frías se ha mostrado evidentemente contrario a tales fines… [p]or este Acto declaramos plenamente abolido el gobierno presidido por el susodicho ciudadano, ordenamos a la Fuerza Armada Nacional que desconozca su mando y que garantice el abandono por el mismo de toda función o privilegio atribuido a la Presidencia de la República…

Bueno, yo también tengo mis anécdotas:

El miércoles 5 de marzo [de 2002] me llamó la productora de Marta Colomina para que anotara el número de un teléfono celular de Hermann Escarrá, asegurándome que él mismo lo había ofrecido porque estaba muy interesado en que lo llamara, tan pronto como pudiera, para discutir el tema de la abolición que la periodista le había mencionado en entrevista reciente que le hiciera. No lo llamé hasta el viernes 8, a eso de las 11 de la mañana desde la casa de mi madre, donde estaba de visita. (…) El experto constitucionalista me saludó con su solemnidad característica, y luego de apuntar que la idea de la abolición tendría que hacerse compatible—fácilmente, opinó—con lo establecido en la Carta Democrática Interamericana, adelantó esta opinión: “Pero puedo decirle de una vez que su propuesta es, como decimos en Filosofía del Derecho, ontológicamente correcta”. (…) Dos días después de esa conversación, era entrevistado por su colega, Asdrúbal Aguiar, en el programa que éste tenía los domingos por la noche en CMT Canal 51. Ambos habitaban el Olimpo de los juristas, y allí conversaron sobre las opciones para resolver el problema Chávez. Escarrá comentó con escepticismo que había comenzado a hablarse de un procedimiento de abolición: “Su proponente—un sociólogo—lo llama Acta de Abolición”. Y repitió: “¡Un sociólogo!”, en el tono con el que se habría referido despectivamente a un criado de librea. (Las élites culposas).

………

La mayor ausencia en la exposición de Aguiar, llena de referencias a actores políticos profesionales, a líderes, es la del Pueblo venezolano. Es mi convicción de años que la clave de la solución de nuestros problemas está en convocarlo para que decida sobre materias de especial trascendencia nacional—Artículo 71 de la Constitución—, para que mande en lugar de quejarse y protestar. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Citas afines

 

Robert Lee Frost (1874-1963)

 

Two roads diverged in a yellow wood,/ And sorry I could not travel both/ And be one traveler, long I stood/ And looked down one as far as I could/ To where it bent in the undergrowth;/ Then took the other, as just as fair, And having perhaps the better claim,/ Because it was grassy and wanted wear;/ Though as for that the passing there/ Had worn them really about the same,/ And both that morning equally lay/ In leaves no step had trodden black./ Oh, I kept the first for another day!/ Yet knowing how way leads on to way,/ I doubted if I should ever come back./ I shall be telling this with a sigh/ Somewhere ages and ages hence:/ Two roads diverged in a wood, and I—/ I took the one less traveled by,/ And that has made all the difference.

Robert Frost – The Road Not Taken

………

Mucha gente, especialmente la ignorante, desea castigarte por decir la verdad, por ser correcto, por ser  tú. Nunca pidas disculpas por ser correcto, o por estar años por delante de tu tiempo. Si estas en lo cierto, y lo sabes, que hable tu razón. Incluso, si eres una minoría de uno solo, la verdad es siempre la verdad.

Mahatma Gandhi

………

Héroe es el que resiste cuando los otros ceden, el que cree cuando los otros dudan, el que se rebela contra la rutina y el conformismo, el que se conserva puro cuando los otros se prostituyen.

Augusto Mijares

………

Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza. En España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa.

Antonio Machado

………

Hay una tendencia casi universal, quizás innata, a sospechar de la buena fe de un hombre que sostiene opiniones que difieren de las nuestras.

Karl Popper

………

Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.

Miguel de Unamuno

___________________________________________________________

 

Share This:

Más láminas elocuentes

Concluida hace un mes

 

El pasado 9 de junio concluyó la recolección de datos de la encuesta Flash 800 (800 entrevistas telefónicas) de la Encuestadora Pronóstico, que preside Francisco Bello. He aquí algunos de sus hallazgos, los que confirman la impresión general compartida por la mayoría de los venezolanos.

Registro de la situación nacional

 

Aceptación de la constituyente

 

La salida correcta a la crisis

 

Aceptación del liderazgo (Cabello es 36 veces más aceptable que Fernández)

 

El partido de mayor aceptación en Venezuela se llama Ninguno

 

LEA

________________________________________________________________

 

Share This:

Conducta de espía

 

10 meses antes de la elección de Asamblea Nacional, Datanálisis tenía razón. ¿Por qué no la tendría ahora?

 

Tal vez no se diera cuenta mi anfitrión de que yo tomaba notas en mi celular de algunos números que me mostraba. (En un momento en que debió alejarse para atender una llamada, quedé solo con su computador durante quince minutos y fotografié varias veces la pantalla con mi teléfono). Me encontraba de visita en su oficina y quiso que viera una reciente encuesta de Datanálisis, empresa de la que es cliente, para que se la comentara. Lo que vi fueron las láminas de la Encuesta Nacional Ómnibus de junio (datos levantados entre el 20 de mayo y el 4 de este mes). Helos aquí transcritos, en violación confesa de la confidencialidad requerida por el amigo Luis Vicente León. (El castigo, explica la encuestadora, al suscritor que reproduzca o envíe el estudio a medios de comunicación, consiste en negarle futuros reportes, pero ni bajo tortura diré quién me permitió conocer el importante y muy completo estudio, construido con mil entrevistas en hogares con error de ±3,04%).

Primero, un dato básico: mientras en abril de 2013 (el mes de la elección de Nicolás Maduro) 50,8% de los entrevistados evaluaba positivamente la situación del país y 46,3% lo hacía negativamente, en junio de este año la evaluación negativa asciende ¡a 90,5%! (Sólo 9,5% cree que la situación nacional es en estos momentos positiva). Luego, sorprende que la gestión histórica de Hugo Chávez resulte mayoritariamente positiva en estos momentos: 55,1% contra 44,2% que la estima negativa. (En la serie histórica de su lámina 13, Datanálisis anota un máximo de evaluación positiva de Chávez de 75,6% en febrero de 2006). Pero su legado, el albacea designado de su herencia, tiene en este momento una desaprobación de 76,4%, contra sólo 20,8% que aprueba su gestión. (La “gestión por el país” de la estrella de los últimos meses, Luisa Ortega Díaz, es evaluada positivamente por 28,8%; el 57% la valora negativamente, y hay un empate técnico de conformes e inconformes respecto de la evaluación de la Asamblea Nacional: 46,8% contra 46,9%).

………

Me interesé sobre todo en las láminas dedicadas al tema de la protesta contra el gobierno de Maduro. (A ésas las fotografié en pantalla, pero la reproducción de las imágenes delataría al cliente de la encuestadora, así que tuve que transcribir). A la pregunta ¿Qué tan dispuesto estaría usted de participar en cada uno de los siguientes tipos de protesta si fueran convocadas por la oposición? he aquí los números resultantes (sumarían 100% si se añadiera a quienes no contestaron o no supieron contestar):

Hay más gente que no está dispuesta a protestar (comparar con Tres láminas en este blog)

 

Otra manera de indagar acerca de lo mismo fue preguntar ¿Cuál forma de protesta prefiere usted que sea convocada por la oposición? Éstas son las respuestas:

¿Cuál forma de protesta prefiere usted?

 

Es muy llamativo el resultado de preguntar por las expectativas de la población acerca de las protestas:

¿Qué ocurrirá con las protestas convocadas por la oposición?

 

Pero tal vez sean aun más interesantes estas cifras, acerca de ¿Quién cree usted que es el principal responsable de la violencia en las manifestaciones de la oposición?

Responsable de la violencia en las manifestaciones de la oposición

Nunca pensé que tanto como 20,1% atribuyera la violencia a la oposición.

………

Finalmente, capturé los datos de la autodefinición política de los entrevistados y su percepción sobre el liderazgo de la oposición. (Preguntas: Dentro de la política venezolana ¿usted se considera…? En su opinión, ¿quién considera usted que es el actual líder de la oposición?)

El grupo con el que se identifican

 

Líder actual de la oposición

Capriles Radonski está técnicamente empatado con quien responde al nombre de No sabe, y se me pone que después de tanta exposición pública y la valoración que obtiene a estas alturas Ma. Corina Machado debiera dedicarse a otros menesteres. Pero, como siempre, parece haber espacio para una voz que no se defina por su ubicación en el eje de polarización de “fuerzas” políticas. LEA

______________________________________________________________

 

Share This: