Dos encuestadores opinan

Seguías & Seijas

 

Al inicio de un reportaje para Efecto Cocuyo, Deisy Martínez expone:

…la oposición que lidera Juan Guaidó, reagrupada en una plataforma unitaria reeditada, plantea una negociación que busca lograr elecciones presidenciales, parlamentarias y regionales libres y justas en Venezuela, esta vez sin exigir que la salida de Nicolás Maduro del poder se produzca antes.

Jesús Seguías, Presidente de Datincorp, lo dice descarnadamente: “Todo indica que finalmente quedó sepultado el mantra cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, y ahora quieren impulsar solo elecciones a través de una negociación”.

A esa voz se une la de Félix Seijas (Delphos); entre ambos destacan:

Los números evidencian la pérdida de fuerza en la lucha opositora. De acuerdo con Seijas, el apoyo explícito a Guaidó ha seguido bajando y está en 25%. En agosto de 2020 se situaba en 40% y venía cayendo desde 50%. Sostiene que la cifra no alude a la figura del líder opositor como tal sino al pesimismo de la gente en cuanto a que pueda lograr el cambio político en el país. “La confianza en que se pueda lograr una salida a la crisis y se produzca el cambio se ha perdido, la gente cree que el juego está trancado”, dice. Seguías no habla de apoyo sino de rechazo a la gestión de Guaidó y lo ubica en 88% a nivel nacional.

Más adelante expone el encuestador más joven:

La oposición busca ir a elecciones con intervención internacional, que la organización de unas elecciones sea, si bien con ese CNE o parte de él, pero con la participación de otra estructura en la que se pueda (la oposición) tener parte del control”, señala el director de la firma encuestadora Delphos, Félix Seijas. El objetivo de la movida, apunta Seijas, es que la organización de unos comicios sea equilibrada de alguna forma. Pero advierte que las probabilidades de éxito son pocas, dado que el antichavismo no tiene a lo interno la fuerza suficiente para presionar al poder político en Miraflores, por lo que el empuje, indica, debe venir de la comunidad internacional.*

Y ambos registran una base considerable de disposición a votar de los electores venezolanos:

A las puertas de que se convoque a las elecciones regionales de este año, tras el nombramiento del CNE, las mediciones apuntan a que 60% quiere ir a votar según Seijas. Dicho porcentaje puede bajar a medida que se acerque la votación ante un llamado de la oposición mayoritaria a no participar y la desconfianza del electorado hacia el ente comicial designado por la AN del 6Dic. (…) Datincorp ubica dicha disposición a votar actualmente en 50% y se afirma que subiría al 80% si se elige a un CNE consensuado.

………

Bueno, según Noticia y Punto, la usualmente bien informada Rocío San Miguel asegura que dos de los cinco rectores de un nuevo Consejo Nacional Electoral serian los opositores Enrique Márquez y Roberto Picón Herrera. Este último es particularmente notable, pues fue la máxima autoridad de la extinta Mesa de la Unidad Democrática en materia de sistemas digitales. (También fue detenido en junio de 2017 porque presuntamente guardaba armas de guerra en su residencia).

A fines de 2016, dije en dos reuniones a Roberto Picón Herrera, ejecutivo principalísimo de la Mesa de la Unidad Democrática, que la prioridad de la Asamblea Nacional era la de recuperar su eficacia como poder resolviendo el problema del desacato, para que pudiera convocar referendos consultivos. Su respuesta: “Entonces ¿nos vamos a arrodillar?” [Entre abogados (en bloque), 11 de febrero de 2019].

A la Asamblea Nacional opositora le sugerí ya el 9 de enero de 2016—a escasos cuatro días de su instalación, en el programa #178 de Dr. Político en RCR—, que buscara establecer una alianza estratégica con el Pueblo, al que pudo convocar y no lo hizo, para que se pronunciara inapelablemente sobre “decisiones de especial trascendencia nacional”. Bastaba la mayoría simple de 84 brazos alzados. Era eso mismo lo que planteé a Picón Herrera a fines de ese mismo año.

………

* El empuje, Sr. Seijas, no debe venir de la “comunidad internacional”, que no debe meterse en asuntos de exclusiva competencia de los venezolanos. El empuje debe venir del Pueblo de Venezuela. (Carta de la Organización de Estados Americanos, Art. 3, literal d: “Todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, y a organizarse en la forma que más le convenga, y tiene el deber de no intervenir en los asuntos de otro Estado. Con sujeción a lo arriba dispuesto, los Estados americanos cooperarán ampliamente entre sí y con independencia de la naturaleza de sus sistemas políticos, económicos y sociales”. Art. 19: “Ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho de intervenir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. El principio anterior excluye no solamente la fuerza armada, sino también cualquier otra forma de injerencia o de tendencia atentatoria de la personalidad del Estado, de los elementos políticos, económicos y culturales que lo constituyen”).

LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Ejemplo de mentira política

bastardía 1. f. Cualidad de bastardo. 2. f. Dicho o hecho que desdice o es indigno del estado u obligaciones de cada uno.

 

espurio, ria Del lat. spurius. 1. adj. bastardo (‖ que degenera de su origen o naturaleza). 2. adj. falso (‖ fingido).

Diccionario de la Lengua Española

______________________________________

 

Esta vez es Víctor Álvarez quien se ocupa de la notoria insuficiencia del liderazgo opositor venezolano, en artículo de opinión para El Estímulo. Allí expone:

Sin saber todavía cómo va a quedar conformado el nuevo CNE, la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional (AN) presidida por Juan Guaidó aprobó un Acuerdo de Rechazo al proceso para designar el CNE. Ésta decisión se traduce en un nuevo llamado a la abstención que dividirá aún más el descontento nacional entre la oposición abstencionista y la oposición electoral.

Con este Acuerdo, aunque los cinco rectores sean de la oposición, el sector liderado por Guaidó no reconocerá la nueva autoridad electoral. Argumentan que los actos de la «espuria» AN electa en las Parlamentarias de 2020 no son válidos y que la designación de la autoridad electoral solo puede ser hecha por la «legítima» AN electa en 2015 que él preside. La oposición electoral que quiere postular candidatos a las elecciones de gobernadores y alcaldes les cuestiona entonces ¿por qué no lo hicieron cuando pudieron? ¿Por qué no lo hacen ahora?

La Comisión Delegada de la AN dirigida por Guaidó también aprobó solicitar a la comunidad internacional desconocer los procesos electorales que sean convocados por el CNE designado por la AN electa en las Parlamentarias de 2020. ¿Cuál va a ser la posición de EE.UU. , la UE y la comunidad internacional? ¿Reconocerán al nuevo CNE y las elecciones de gobernadores y alcaldes que este convoque?

Un nuevo llamado a la abstención llevará a desperdiciar otra vez las favorables condiciones políticas derivadas del 80% de rechazo que tiene el gobierno y sus candidatos. Se perderá así la oportunidad de ganar la mayoría de las 23 gobernaciones y 335 alcaldías que servirían de plataforma institucional para solicitar el Referendo Revocatorio.

Si se convoca el Referendo Revocatorio, el enorme malestar nacional revocará el mandato presidencial de Nicolás Maduro. Una vez que Maduro sea revocado, ¿quién de la oposición será el candidato?, ¿habrá uno o varios aspirantes?

Al no ponerse de acuerdo para presentar una candidatura unitaria que enfrente al candidato del chavismo, los divididos y debilitados partidos de la oposición temen ganar el revocatorio pero perder las presidenciales. Esa es una de las principales razones por las cuales la oposición radical condiciona su participación en cualquier elección a que Maduro sea sacado por la fuerza del poder y que el chavismo no participe en la elección presidencial.

Por eso, este sector de la oposición encuentra en el deterioro de las condiciones electorales el pretexto perfecto para abstenerse, cuando el verdadero motivo es su incapacidad para acordar candidaturas unitarias.

Abstenerse es desaprovechar unas ventajosas condiciones políticas mucho más decisivas que las desventajosas condiciones electorales. Con 80 % de rechazo al gobierno, abstenerse es facilitar el triunfo de los candidatos oficialistas que a lo sumo contarán con el respaldo de apenas el 20 % de electores. ¿Es eso inteligente?

La gran tragedia de Venezuela es sufrir, al mismo tiempo, el peor gobierno de la historia y también la peor oposición. (Énfasis añadido).

El 11 de abril de 2016, seis años antes, se escribía en este blog (Etiqueta negra): “El país, que sufre agudos dolores y privaciones, está atrapado en la tenaza de la perniciosidad del gobierno y la incompetencia de la oposición, mientras ambos se pegan mutuamente etiquetas en las solapas: ¡Dictadura! ¡Fascismo!”

………

La aludida Comisión Delegada no existe. La Asamblea Nacional elegida en 2015 dejó de existir el 4 de enero de este año según pauta inequívoca de la Constitución. (Artículo 192: “Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional durarán cinco años en el ejercicio de sus funciones, pudiendo ser reelegidos o reelegidas por dos periodos como máximo”). La tesis esgrimida por Guaidó—uno de cuyos speechwriters era el recentísimo suicida Willy McKey—es sólo la más reciente de sus mentiras. Es tesis espuria, degenerada, falsa, adulterada. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Haveliana benigna

Benigno Alarcón Deza, feliz

 

De nuevo, ha sido Mireya Caldera quien me hiciera llegar, el 8 de este mes de marzo, un artículo de Benigno Alarcón Deza con esta recomendación: “Sin desperdicio, lee hasta el final”.

Así lo hice; Alarcón, el Director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello, encabeza su texto con palabras de Václav Havel: “No fuimos tan solo las víctimas de un sistema sino quienes lo alimentábamos y manteníamos”. Más adelante, ubica la cita al cierre de este párrafo en el discurso de Havel al tomar posesión como Presidente de Checoslovaquia (1º de enero de 1990):

Por miedo, la gente se ha acostumbrado a ignorar la realidad para centrarse sólo en la suya propia, como si su entorno no existiese. A callar o decir lo contrario a lo que se piensa por miedo. El miedo nos ha llevado a encerrarnos en nuestros asuntos y a ignorar las injusticias, las violaciones más flagrantes a nuestros derechos humanos, ciudadanos y políticos más elementales e incluso la desgracia del otro, para ver a quienes dedican su tiempo a la lucha por la justicia o la democracia como tontos, románticos. Todos nos acostumbramos al régimen totalitario y lo aceptamos como un hecho irrevocable y, con ello, sustentábamos su existencia. En otras palabras: todos nosotros—aunque cada uno en distinta medida—somos responsables del funcionamiento de la maquinaria totalitaria. Ninguno de nosotros es sólo su víctima, sino que todos somos, al mismo tiempo, sus creadores. No fuimos tan solo las víctimas de un sistema sino quienes lo alimentábamos y manteníamos.

Sobre tal idea funda Alarcón su propio diagnóstico de la actualidad política venezolana:

Hoy, el miedo y la lucha por la sobrevivencia nos ha venido hundiendo en una dinámica enfermiza e inmoral. Pero esto no es una situación extraña de la que es imposible salir, sino la enfermedad propia que contamina a las naciones cuando se debilita el sistema y su espíritu democrático, como lo evidencia este discurso en el que Vaclav Havel, refiriéndose a un país que está al otro lado del mundo hace 26 años*, bien podría estarle hablando a la Venezuela de hoy. Esta dinámica inmoral y cínica solo nos lleva a un resultado: la resignación. La resignación, que no es más que esa especie de droga que nos adormece y paraliza como resultado de la desesperanza aprendida, y reforzada por un discurso que pretende ser la única verdad, creída o impuesta, pero la única verdad contra la cual no se puede hacer nada porque luchar contra ella puede tener consecuencias muy graves para quienes se atrevan a desafiar el paradigma impuesto, como si estuviéramos en una nueva etapa del oscurantismo. Así que es mejor bajar la cabeza resignados y simular que creemos que los problemas que vivimos son el resultado de una conspiración y no de las malas decisiones que se imponen sin resistencia alguna en un sistema sin contrapesos institucionales que eviten su auto-destrucción. Acallar la conciencia, callar lo que pensamos, ignorar las injusticias, limitar nuestra existencia al rol miserable de pasar agachados y sobrevivir encerrándonos en nuestras propias vidas es una forma de control social que elimina el último y más importante contrapeso en cualquier sistema democrático: la soberanía del pueblo, que no es más que EL PODER DE LA GENTE.

Sobre este último concepto, escrito a mayúsculas cerradas** que no confieren validez adicional a lo que así se exprese, regresa para concluir:

El camino de la democracia nunca ha sido fácil, los pueblos han tenido que pagar costos muy altos por su libertad. La democracia no es el resultado de lo que está escrito en una Constitución. Una constitución por sí sola no es más que un pedazo de papel. Una constitución para que esté viva necesita del compromiso de la gente con los valores allí expresados y la disposición a luchar por ellos. Los cambios se logran solo cuando las personas de a pie, las personas decentes, que somos la gran mayoría de este país, y con conciencia de lo que es ser ciudadano, lo deciden, se involucran, y se comprometen en las acciones necesarias para lograrlo. Sin la participación de la gente decente***, de los ciudadanos, nada puede cambiar, pero cuando lo deciden, nada los puede detener. En esto consiste EL PODER DE LA GENTE.

El cierre emplea de nuevo esa clase de escritura en mayúsculas para describir típicamente, no explicar concretamente:

Esta es una cruzada en donde nos toca conquistar el corazón de la gente, y despertar las conciencias y la esperanza para iniciar la construcción de un nuevo sistema democrático al servicio de TODOS. Esta es nuestra responsabilidad con la Venezuela en las que nos tocó vivir si queremos ver con orgullo, y no con vergüenza, a los ojos de nuestras próximas generaciones.

Leído el artículo que recibiera de Caldera, le comenté: “Está bien, pero ¿el poder de la gente empleado cómo? ¿Protestando o mandando? Alarcón ha sido particularmente sordo a cosas como ésta, habilitadas por la constitución que él relega al rango de mero papel: Los propios venezolanos“. (Alarcón no concreta cómo es que se “conquista” el corazón de la gente o se “despierta” las conciencias y la esperanza para tan sólo “iniciar” la construcción de un nuevo sistema democrático. También ha escrito: “Una constitución para que esté viva necesita del compromiso de la gente con los valores allí expresados y la disposición a luchar por ellos”, siendo que una constitución es un cuerpo de normas, no de “valores”).

La prédica de este blog acerca de la adquisición por el Pueblo de una “conciencia de Corona” es longeva, pero bastará refrescar cosas dichas en el comentario sobre la marcha del 12 de febrero de 2014 a la Fiscalía General de la República (La marcha de la insensatez; énfasis añadido):

No puede ocultarse lo pernicioso del régimen chavista, y la condición a la que ha sometido al país es repudiable en todo sentido. Es por ello que las ganas de mucho pueblo de protestarlo son harto explicables; el gobierno nos ha llevado a los límites de la exasperación. Pero mandar es muy preferible a protestar. La grave situación de la república, consecuencia de la necia intención de imponerle una camisa de fuerza socialista, sólo puede resolverla la Corona: el Soberano, el Poder Constituyente Originario. Éste es un poder supraconstitucional, sólo limitado por los derechos humanos y lo que la nación haya convenido con las soberanías equivalentes de otras naciones. Es éste el gigante que debe ser despertado para que hable, para que se pronuncie, para que manifieste su voluntad. No para que marche o fabrique pancartas, no para que golpee cacerolas o abuchee presidenticos en juegos de pelota, sino para que ordene. No hay eventos electorales próximos en el calendario nacional (…) pero siempre es tiempo de referendo. Podemos convocarlo cuando queramos. Más que nunca, es el tiempo de preguntar al Soberano si está conforme con la implantación en Venezuela de un régimen político-económico socialista, que es la coartada fundamental del actual gobierno y los que lo antecedieron desde 1999. (Hace dos días, en su amoroso programa Con el mazo dando, el Presidente de la Asamblea Nacional insistía, al comentar la “movida”, la irresponsable “salida” de López & Machado, que “la salida” era el socialismo). Es hora de que hable Su Majestad.

Un abogado anglosajón diría: I rest my case”. LEA

………

* Hace treinta y un años; no veintiséis.

** En el uso de Internet, las mayúsculas cerradas constituyen mala educación; se las tiene por el equivalente de gritar.

*** El adjetivo “decente”, que Alarcón emplea dos veces en el mismo párrafo, parece significar que nuestros males deben su origen a políticos “indecentes”. En agosto de 2014, Juan Carlos Sosa Azpúrua postulaba que la solución de nuestro problema nacional vendría de la mano de unos “militares decentes”. Alarcón se incluye en esa categoría: “las personas decentes, que somos la gran mayoría de este país”.

____________________________________________________________

 

Share This:

Inconsistencias internacionales

Noticia que rompía el celofán de ayer

 

Esto dice de Khashoggi Wikipedia en Español:

Yamal Ajmad Jashogyi (Medina, Arabia Saudita, 13 de octubre de 1958 – Estambul, Turquía, 2 de octubre de 2018), también transliterado (sobre todo en el dominante idioma inglés) como Jamal Khashoggi, fue un periodista saudí y columnista de opinión de The Washington Post, autor y exdirector general y redactor jefe del canal de noticias Al-Arab News Channel. También trabajó como redactor del periódico saudí Al Watan, convirtiéndolo en una plataforma para los progresistas saudíes. Jashogyi huyó de Arabia Saudí en septiembre de 2017​ y desde entonces escribió artículos periodísticos críticos con el gobierno del país, en particular del poderoso príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman, y de su rey, Salmán bin Abdulaziz.​ También criticó la intervención saudí en Yemen. Fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Turquía). La Casa de Saud, tras 17 días sin pronunciarse sobre el hecho, confirmó su muerte en el consulado saudí, señalando que murió tras una pelea y que hay 18 detenidos por la causa.​ Fuentes turcas apuntan a la existencia de grabaciones de audio que demostrarían que fue torturado y asesinado cortándole el cuello, y que todo su cuerpo fue descuartizado con una motosierra.​ (…) El 10 de noviembre el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, confirmó oficialmente la existencia de grabaciones del último momento de Jashogyi que fueron enviadas a Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña y Francia.​ El 11 de noviembre, la cadena televisiva Al Jazeera filtró la transcripción de lo que supuestamente —según una fuente periodística turca— habrían sido sus últimas palabras que contenía las grabaciones: «Me estoy asfixiando, quítame esta bolsa de encima… soy claustrofóbico». La agonía duró 7 minutos.

Mohammad bin Salman fue uno de los gobernantes favoritos del expresidente Donald Trump, quien también mostrara reiterada debilidad, entre otros jefes de Estado autoritarios, por Vladimir Putin y Kim Jong-un, a quien llamaba su “gran amigo”. Uno esperaría de Joe Biden alguna postura diferente de la de su predecesor pero, según el periódico neoyorquino, no impondrá sanciones al autócrata saudí. Es más fácil sancionar a Nicolás Maduro con medidas que afectan negativamente a toda la población venezolana.

Condenar y sancionar al gobierno venezolano (afectando a su pueblo) se ha convertido en uno de los deportes políticos de moda, comme il faut, dirían los franceses chic. La autoridad que eso haga obtiene una certificación de demócrata preocupada por los derechos humanos a un costo bajísimo (para ella). Precisamos salir de Maduro cuanto antes, pero así no. (El caso Venezuela, un deporte internacional – 5 de febrero de 2019).

LEA

___________________________________________________________

 

 

Share This:

De Crisis en Crisis

El nuevo análisis del Grupo Crisis

 

Con fecha del miércoles de esta semana, el International Crisis Group ha publicado un nuevo informe acerca del proceso político venezolano, sobre el que llamara mi atención el competente analista internacional Dimitris Pantoulas (residenciado en Caracas), a quien agradezco. Su título es El Efecto Exilio: La oposición de Venezuela en el exterior y los medios sociales. (Puede ser descargada en este enlace su versión en español: REPORT  86). El sumario del estudio explica:

Un estudio del contenido de las redes sociales muestra que las figuras de la oposición venezolana que se encuentran en el exilio, tienden a mostrar posturas antigubernamentales más severas.

Es en la versión inglesa donde se encuentra los gráficos correspondientes a tal aserción:

 

 

Luego, en su Resumen Ejecutivo, argumenta:

Las elecciones legislativas a inicios de 2020 consolidaron el control de Maduro sobre casi todos los niveles del Estado venezolano. La mayor parte de la oposición boicoteó las elecciones argumentando, con razón, que no fueron libres ni justas. Pero esa estrategia ha tenido costos enormes. Aunque la mayoría de países occidentales y de América Latina no ha reconocido la legitimidad del nuevo parlamento, el cual está integrado casi en su totalidad por personas leales al régimen de Maduro, tampoco se han adherido al argumento de la oposición según el cual la anterior asamblea, que contaba con la mayoría de la oposición, conserva su mandato. Su postura, un tanto ambigua, mina la pretensión de Guaidó de ser el “presidente interino” y, de hecho, la mayoría de los aliados de la oposición, incluyendo la Unión Europea y el Grupo de Lima (una alianza de los países del hemisferio occidental que respaldó la estrategia de “máxima presión” de EE. UU) han dejado de catalogarlo como tal.

Y, más adelante, expone su recomendación:

La tendencia de los exiliados a adoptar posiciones estrictamente antigubernamentales también puede tener consecuencias significativas porque, como ha argumentado Crisis Group en otras investigaciones, la salida a la crisis en Venezuela requiere un acuerdo. Esto sólo será posible si los líderes de la oposición y los países que los apoyan siguen el ejemplo de las voces conciliadoras de la coalición, en vez de las posiciones más agresivas que expresan algunos activistas exiliados.

………

Aun con esa sensatez nada frecuente, una vez más, el Grupo Crisis no cuenta todo el cuento. No hay en ninguna parte del estudio referencia, por ejemplo, a  1. la declaración de guerra, del 5 de enero de 2016, por parte de la Asamblea Nacional que calificó de “compromiso no transable” del Poder Legislativo Nacional la búsqueda de un modo de obtener “la cesación de este gobierno”, luego de que el objetado Consejo Nacional Electoral proclamara en él una mayoría opositora de 112 diputados; 2. la declaración, al año siguiente, de que Nicolás Maduro había ¡abandonado su cargo!; 3. el nombramiento, sin seguir la ruta constitucional, de un Tribunal Supremo de Justicia “legítimo” que poco después empezaría a sesionar en el exilio o, para hacer breve esta enumeración, 4. la serie de trapacerías de Juan Guaidó, quien jamás ha sido Presidente interino de Venezuela.

Tampoco hay en este nuevo informe el reconocimiento a la única ruta constitucional para lograr el término del mandato de Nicolás Maduro: el camino referendario. El 12 de marzo del año pasado se comentó acá—Exégesis de Crisis (Group)—un previo informe del prestigioso think tank, señalando en esa ocasión olvidos similares:

En De Oslo a Bridgetown—entrada pertinente por la explícita y reiterada mención que el informe comentado hace de la mediación noruega—, se puso acá el 9 de julio de 2019:

…de las múltiples aristas del problema político venezolano, es la más aguda el ejercicio de la Presidencia de la República en manos del Sr. Nicolás Maduro (no en las de Juan Guaidó). Pero no puede celebrarse nuevas elecciones presidenciales mientras Maduro ejerza su cargo, pues el presente período constitucional expira el 10 de enero de 2025; tendría Maduro que renunciar a él para abrir la puerta o el único poder capaz de hacerlo, el Pueblo en su carácter de Poder Constituyente Originario y Supraconstitucional (no limitado por la Constitución), tendría que ordenar nuevas elecciones mediante referendo convocado al efecto. De no darse alguna de esas dos circunstancias, un acuerdo de fuerzas políticas en Barbados sólo sería convenir en la violación a cuatro manos de la Constitución.

En general, el informe de Crisis Group International es bastante más equilibrado que otros análisis extranjeros, pero peca de ignorancia culposa de nuestra constitucionalidad, bajo la creencia de que los “políticos” que negociarían una salida al conflicto político venezolano estarían autorizados a saltársela a la torera.

De nuevo, pues, el Grupo Crisis recomienda el menos conflictivo procedimiento de negociación entre fuerzas partidistas—que a su criterio podría acordar aberraciones inconstitucionales—, mientras ignora el papel que tendría que desempeñar el actor fundamental, llamado a resolver la crítica situación política nacional: el Pueblo de Venezuela. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Desinformación móvil

Mucha gente recibe en sus dispositivos móviles noticias mayormente políticas, narradas varias veces al día, que produce un tal “Servicio de Información Pública”. Hoy comienzan así las que he recibido de rebote poco después de mediodía:

Bueno, habrá que explicar una vez más, esta vez a la Internacional Demócrata de Centro*, que el Sr. Juan Guaidó no es y nunca ha sido Presidente interino de Venezuela y que la Asamblea Nacional elegida el 6 de diciembre de 2015 agotó su período constitucional el 5 de enero de este año. No es una organización partidista internacional el ente llamado a proclamar tales patrañas como si tuviera autoridad para hacerlo.  (Ver en este blog El caso Venezuela, un deporte internacional, del 5 de febrero de 2019 o, antes, La Revolución Marrón, del 30 de enero del mismo año).

El Servicio de Información Pública haría bien en informar responsable y críticamente, con bases serias, o cambiarse el nombre a Servicio de Desinformación Pública (SDP). LEA

………

*La Internacional Demócrata de Centro – Internacional Demócrata Cristiana (en inglés Centrist Democrat International, en francés: Internationale Démocrate Centriste), llamada hasta 2001 sólo Internacional Demócrata Cristiana, es una asociación compuesta por partidos políticos demócratacristianos y socialcristianos de distintos países y cuya ideología, según su declaración de principios, se basaba en el humanismo cristiano. La organización nació en el año de 1961 bajo el nombre de Unión Mundial Demócrata Cristiana. (Wikipedia en Español).

Dice inequívocamente el octavo mandamiento de la “Ley de Dios”, que obliga a los cristianos: “No darás falso testimonio ni mentirás”.

___________________________________________________________

 

Share This: