Está muriendo el año

 

¿Caracas? ¿Santiago? ¿La Paz? París, hoy 5 de diciembre de 2019, en huelga general. (Foto de Rafael Serrano).

 

A 2019 le quedan apenas veintiséis días, o 7,12% de su duración total. El próximo año será bisiesto, y Datanálisis presume que a pesar de ese rasgo pavoso será “mejorcito”.

El socio Director de Datanalisis, José Antonio Gil Yépez, hizo referencia a la organización del seminario “Escenarios País 2020, Proyecciones del 2019 y Criterios de Seguimiento del 2020”. Gil explicó que el gobierno entendió que no podía seguir con las políticas de control de precios, control de cambio, sobrevaluación exagerada de la moneda: “Por eso implementó la liberación de precios, la dolarización informal que hemos visto en la economía y la reducción de los aranceles”. (…) Si a eso se le suma reducción del encaje bancario y la profundización de la dolarización; “la perspectiva de la economía es que se toque piso en la caída de la producción nacional y empecemos a repuntar”. Precisó: “Si a eso se le suma la conversión de deuda en capital, no pretender pagar la deuda con más deuda, sino pagar la deuda de las empresas del Estado entregando las acciones para que los acreedores se cobren y se encarguen de reflotarlas, eso sería un impacto muy positivo en el rescate de la confianza entre los venezolanos”. Se debe buscar que se moderen las sanciones de EEUU contra Venezuela. Manifestó que esos acreedores son grandes empresas internacionales que se ocuparían de hacer el lobby en los EEUU para que se moderen las sanciones: “Porque si se siguen prolongando le seguirán haciendo mucho daño a la economía”. Para que las variables macroeconómicas sean favorables para el futuro del país, reiteró que “debe continuar el proceso de liberación que está en marcha”. (Las predicciones de Datanálisis sobre Venezuela para el 2020).

………

Por su parte, Meganálisis ha dado a conocer los resultados de mediciones levantadas entre el 25 de noviembre y el 2 de este mes. He aquí algunas de sus láminas:

 

Rechazo a Nicolás Maduro

 

Rechazo a Juan Guaidó

 

La desconfianza en Nicolás Maduro totaliza 86,1%, mientras un total de 81,4% de los encuestados desconfía de Juan Guaidó, o una diferencia de sólo 4,7%. ¿No es eso un empate técnico? ¿Cómo están las preferencias referidas al Poder Ejecutivo y el Legislativo actuales?

 

Un gobernante indeseable

 

Un parlamento indeseable

 

En este caso, la diferencia se reduce a sólo 1,3% “a favor” de la oposición. Volvamos a Datanálisis y Gil Yepes (no Yépez); entrevistado en Globovisión, reveló que la popularidad de los partidos de oposición, todos sumados, no supera el 14% de la opinión medida. El 11 de abril de 2016 cerraba este blog la entrada Etiqueta negra con estas palabras: “El país que sufre agudos dolores y privaciones está atrapado en la tenaza de la perniciosidad del gobierno y la incompetencia de la oposición, mientras ambos se pegan mutuamente etiquetas en las solapas: ¡Dictadura! ¡Fascismo! Pobre país”.

La perniciosidad gubernamental podía anticiparse desde el 4 de febrero de 1992; la incompetencia de la oposición, causa de la frustrada intentona de esa fecha, se ha puesto de manifiesto a lo largo del viacrucis chavista-madurista. Hace poco (Viejo problema que tiene solución, 27 de noviembre de 2019) se recordaba acá un juicio relativamente temprano acerca de ella, entonces nucleada en la Coordinadora Democrática, la fallecida madre de la Mesa de la Unidad Democrática:

La constelación que se formó alrededor de ella, no sin méritos que hemos reconocido, nos llevó primero a la tragedia de abril de 2002, luego a la sangría suicida del paro, finalmente a la enervante derrota del revocatorio. (Para no agregar al inventario una nutrida colección de derrotas menores). No hay vuelta de hoja. No podemos atender más nunca a esa dirigencia.

………

Hace más de diez años se propuso—en la Carta Semanal #341 de doctorpolítico (23 de julio de 2009)—lo siguiente:

…la mayoría de los venezolanos rechaza la pretensión de implantar en el país un sistema político-económico socialista, a pesar de lo cual Rafael Ramírez, bajo su casco de Presidente de PDVSA, proclama: “PDVSA está con Chávez. PDVSA está con la revolución… Quien no esté en un comité socialista es sospechoso de conspirar contra la revolución”. ¿Qué hace uno con una mayoría tan fuerte? Pues procura que se exprese políticamente de modo válido. Pide que el asunto sea votado, pues está seguro de ganar una consulta que lo considere. Es ésa una regla política elemental. Quien tiene la mayoría quiere que se la mida y certifique, porque quien tiene la mayoría puede mandar. La mayoría abundante que no quiere un régimen socialista para Venezuela debiera apoyar la convocatoria, por iniciativa popular, de un referéndum consultivo sobre dicha posibilidad, de una consulta que le pare el trote a Ramírez y a su jefe.

Y esto acaba de medir Meganálisis sobre ese asunto:

 

En lugar de una encuesta debiera celebrarse un referendo

 

La dirigencia opositora, la oposición profesional, se ha mostrado contumaz en su renuencia a convocar al Pueblo para que decida los asuntos fundamentales de la política venezolana. Tal vez eso explique el enorme rechazo que recibe. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Sobre anticipaciones

 

 

Y Jesús añadió: “Ningún profeta es bien recibido en su patria”. (…) Todos en la sinagoga se indignaron al escuchar estas palabras; se levantaron y lo empujaron fuera del pueblo, llevándolo hacia un barranco del cerro sobre el que está construido el pueblo, con intención de arrojarlo desde allí. Pero Jesús pasó en medio de ellos y siguió su camino.

Lucas (4:24-30)

………

…es decididamente sorprendente que aquellos que llevaban el timón de los asuntos públicos—hombres de Estado, Intendentes, los magistrados—hayan exhibido muy poca más previsión. No hay duda de que muchos de estos hombres habían comprobado ser altamente competentes en el ejercicio de sus funciones y poseían un buen dominio de todos los detalles de la administración pública; sin embargo, en lo concerniente al verdadero arte del Estado—o sea una clara percepción de la forma como la sociedad evoluciona, una conciencia de las tendencias de la opinión de las masas y una capacidad para predecir el futuro—estaban tan perdidos como cualquier ciudadano ordinario.

Alexis de Tocqueville – El Antiguo Régimen y la Revolución (1856)

………

Un profeta es rara vez elogiado/ Antes del ocaso/ Del día cuando por primera vez proclama/ Verdades desagradables./ Pero cuando tus verdades/ Se hagan obvias con el tiempo,/ Y su autor sea reivindicado,/ Sé, en ese momento de cosecha, clemente, misericordioso,/ Amplio de mente, con gran propósito,/ Y que la contrariedad de la vida te haga sonreír.

Arthur HaileyOverload (1979)

………

¿Es que podemos afirmar que falta mucho para que ocurran “caracazos” a escala planetaria, continental o subcontinental? ¿Podemos decir que son imposibles? Por más que avancen las tecnologías del poder, el poder último es el de la humanidad, que perfectamente puede manifestarse en alteraciones del orden público a escala del mundo, como la misma tierra parece alterar el clima, la marcha de los océanos, el vulcanismo, en reclamo por nuestras agresiones. Pobladas simultáneas en las principales ciudades suramericanas tendrían efectos tan drásticos y extensos como los del Niño.

La crisis como antifaz Carta Semanal #42 de doctorpolítico (26 de junio de 2003)

___________________________________________________________

 

Share This:

Diecinueve añitos

 

Unas 100 personas se concentraron en la neurálgica avenida Libertador, que comunica el este con el oeste de la capital venezolana, sosteniendo pancartas con mensajes como “calle sin retorno” y “calle por la libertad”. (AFP, 18 de noviembre de 2019).

 

El mes que viene se cumplirán 19 años de protestas opositoras de calle. En 2000, el infame decreto 1.011 de Hugo Chávez Frías, relativo a la designación de supervisores de educación con inconvenientes poderes, provocó una marcha de madres, que entonaban el lema “Con mis hijos no te metas”, hacia el Tribunal Supremo de JusticiaTodavía las manifestaciones no habían adquirido el alcance generalizado de rechazo al gobierno como un todo; habría que esperar dos años.

No fue sino hasta el mes de enero de 2002 cuando pudo cuajar la convicción de que Chávez era derrotable, de que su salida era posible aún antes de que venciera su período presidencial. La gran marcha del 23 de enero así lo demostró. Chávez hizo todo lo posible por minimizar la significación de la marcha, hasta el 11 de abril la mayor manifestación pública escenificada en Venezuela. Desde prohibir el sobrevuelo de helicópteros como intento de impedir que los medios de comunicación pudieran mostrar su verdadera magnitud, hasta su mentira directa y patética al comparar el tamaño de la concentración opositora con el de la de sus partidarios. El país no cayó en el engaño, sin embargo, y todo el mundo supo que Chávez, por primera vez, había “perdido la calle”. Previamente había buscado negar la importancia de la efemérides, preguntando qué era lo que había que celebrar en esa fecha. (…) El 11 de abril se reunió la más gigantesca concentración humana que se haya visto en Venezuela en torno a las oficinas de PDVSA en Chuao. Un descomunal río de gente desbordaba la arteria vial de la autopista Francisco Fajardo. Personas de todas las edades y extracciones sociales se daban cita para protestar el atropello de la industria petrolera y exigir, a voz en cuello, como ya se había gritado el 23 de enero, la salida de Hugo Chávez de Miraflores. Confiado en su innegable y colosal fuerza, y estimulado por la consigna de los oradores de Chuao, que veían excedidas sus más optimistas expectativas, el inconmensurable río comenzó a desbordarse en dirección a ese palacio de gobierno. Por aclamación de unanimidad asombrosa, la mayoría aplastante del pueblo caraqueño, para asombro y terror de Chávez y sus secuaces, pedía que los militares se pronunciaran y sacaran al autócrata de la silla presidencial. (…) Luego los muertos. Muchos portaban chalecos que les hacían aparecer como fotógrafos de prensa. Asesinados a mansalva, con ventaja, con alevosía. La sociedad civil puso los mártires necesarios a una conspiración que, sordamente, se había solapado tras la pureza cívica de un movimiento inocente. (…) Semanas antes del sangriento día, un corpulento abogado trasmitía las seguridades que enviaba una “junta de emergencia nacional” a una reunión de caraqueños que habían descubierto su vocación por lo político en la lucha contra Chávez. Enardecido, con una bandera norteamericana prendida en la solapa, admitía que conspiraba junto con otros, que una junta de nueve miembros—cinco de los cuales serían civiles y el resto militares—ineluctablemente asumiría el poder en cuestión de días. Un editor rechazaba un artículo ofrecido a su revista en el que se exploraba caminos constitucionalmente compatibles, porque lo que iba a pasar era que “los factores reales de poder en Venezuela” depondrían a Chávez y luego darían “un maquillaje constitucional” a un golpe de Estado. Pedro Carmona Estanga emergería como el líder de un golpe cuyo blanco, antes que Hugo Chávez, depuesto por la presión de un pueblo, era este mismo pueblo, manipulado y utilizado por la sofisticación artera de operadores políticos que habían decidido la operación con bastante antelación. (…) Viajaron a los Estados Unidos para consultas, coordinaron calendarios, calibraron la temperatura creciente de la protesta popular, y estuvieron listos para el golpe de mano. Nada de esto sabían los que marcharon el 11 de abril. Nada sabrían hasta que la verdadera cara de los golpistas emergiera al día siguiente, 12 de abril de 2002. (…) Pedro Carmona Estanga traicionó sin escrúpulo la confianza de la sociedad venezolana, que había visto en él a uno de sus líderes. Al presidir un acto arbitrario como el de su autoproclamación y el del monstruoso decreto “constituyente” del 12 de abril, echó por tierra el enorme esfuerzo, regado con sangre, de la sociedad civil que había logrado el milagro político de deponer al autócrata de Sabaneta. (…) La sociedad civil venezolana no tiene nada que agradecer a Pedro Carmona Estanga. Por lo contrario, tiene mucho que reclamarle y cobrarle. El no es nuestro líder. Menos ahora, que abandona la escena en procura de su seguridad individual, mientras el resto de los venezolanos debe continuar sufriendo los despropósitos de Hugo Chávez. Chávez ha significado el más crudo y acelerado de los aprendizajes políticos para los venezolanos. Pedro Carmona, esperemos, representa para nosotros la pérdida definitiva de la inocencia más desprevenida. (Tragedia de abril, 14 de junio de 2002).

Ésas sí fueron marchas, bastante más al oeste de Caracas que la Plaza Brión de Chacaíto, que en sí misma es un progreso; al menos ya no se trata de la quinta Unidad—a pocos metros de la quinta La Esmeralda—, en la popular y populosa barriada de Campo Alegre que servía de sede a la Coordinadora Democrática, la madre de la Mesa de la Unidad Democrática. Por cierto ¿qué es de la vida de la MUD?

………

La imaginación estratégica de la dirigencia opositora venezolana es realmente escasa*, lamentable; desde 2002 no hace otra cosa que convocar a marchas, y al menos la de 19 años atrás tenía un objeto específico para el repudio. Nunca ha sido capaz esa dirigencia de imaginar al Pueblo mandando en lugar de marchar y protestar. Jamás ha considerado llamarlo a decidir.

María Corina Machado, quien por cierto firmara al pie del monstruosos decreto de Pedro Carmona, acaba de declarar: “En el caso de los venezolanos son ya 20 años de lucha ejemplar de la ciudadanía pero se han cometido** errores garrafales que le dieron tiempo recursos y legitimidad para que la tiranía se asiente en el país y avance en su proceso de desestabilizar a otras naciones, por eso el TIAR representó un hito que trajo una gran esperanza a la sociedad venezolana y a otras naciones, nadie creía que podría aprobarse el TIAR en la AN y la OEA y se aprobó”.

No hay como insertarse en el “ciclo de las noticias”, pero tampoco es ella muy imaginativa que se diga; no hace sino repetir sus propios y muy garrafales errores. Ya el 31 de mayo de 2005 había sido recibida en el Salón Oval de la Casa Blanca por el mismísimo George W. Bush, cosa que Juan Guaidó no ha logrado ni logrará con Donald Trump; esto es, ella anda en busca de intervenciones extranjeras, específicamente gringas, desde hace al menos catorce años, y eso es verdaderamente un error garrafal, y no precisamente porque en aquel entonces no hubiera pensado en invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca el que, dicho sea de paso, jamás fue concebido para tumbar gobiernos americanos. El año anterior había cometido el error garrafal de contratar a Ricardo Hausmann para “probar” que había habido fraude en el referendo revocatorio contra Hugo Chávez, el que nunca existió. El fallido intento—Alejandro Plaz, su colega en Súmate, admitió el 1º de agosto de 2005 ante asedio insistente de Pedro Pablo Peñaloza que le entrevistaba para El Universal, que no se había podido demostrar fraude y que tampoco se podría en el futuro—inauguró la mortal matriz de desconfianza en el sistema electoral venezolano, que tanto daño ha hecho a una larga serie de candidaturas de oposición. Tampoco Machado piensa en el Pueblo como agente de decisión.

No puede ocultarse lo pernicioso del régimen chavista, y la condición a la que ha sometido al país es repudiable en todo sentido. Es por ello que las ganas de mucho pueblo de protestarlo son harto explicables; el gobierno nos ha llevado a los límites de la exasperación. Pero mandar es muy preferible a protestar. La grave situación de la república, consecuencia de la necia intención de imponerle una camisa de fuerza socialista, sólo puede resolverla la Corona: el Soberano, el Poder Constituyente Originario. Éste es un poder supraconstitucional, sólo limitado por los derechos humanos y lo que la nación haya convenido con las soberanías equivalentes de otras naciones. Es éste el gigante que debe ser despertado para que hable, para que se pronuncie, para que manifieste su voluntad. No para que marche o fabrique pancartas, no para que golpee cacerolas o abuchee presidenticos en juegos de pelota, sino para que ordene. No hay eventos electorales próximos en el calendario nacional, pero siempre es tiempo de referendo. Podemos convocarlo cuando queramos. Más que nunca, es el tiempo de preguntar al Soberano si está conforme con la implantación en Venezuela de un régimen político-económico socialista, que es la coartada fundamental del actual gobierno y los que lo antecedieron desde 1999. (Hace dos días, en su amoroso programa Con el mazo dando, el Presidente de la Asamblea Nacional insistía, al comentar la “movida”, la irresponsable “salida” de López & Machado, que “la salida” era el socialismo). Es hora de que hable Su Majestad. Para esto es necesario, naturalmente, que el pueblo venezolano adquiera conciencia de Corona. Que se percate de que no tiene que desfilar para pedir o protestar, que no tiene que rogar pues puede mandar. Entonces bastará que diga tersamente, como la poderosa reina Victoria: “We are not amused”; cuando ella pronunciaba esas palabras, rodaban cabezas en Inglaterra. Bastará que digamos: “No estamos divertidos con el socialismo”. (La marcha de la insensatez, 12 de febrero de 2014, a propósito de la manifestación que Machado convocara en combinación con Leopoldo López, previo aviso a NTN24 de Colombia para que los entrevistara a ambos junto con Diego Arria y ¡Otto Reich!).

Ciertas cosas deben ser repetidas. LEA

………

Debe admitirse algo de imaginación en Juan Guaidó o, más bien, en sus libretistas de Washington; a pesar de su falsedad intrínseca, su autoproclamación es al menos ocurrente, más que la declaratoria de abandono del cargo por parte de Nicolás Maduro que inventara Julio Borges y ya nadie menciona.

** La expresión “se han cometido errores garrafales” es gramaticalmente incorrecta. En castellano, el verbo concuerda en número (singular o plural) con el sujeto de la oración, no con su complemento directo, que en este caso es errores garrafales”. Debe decirse “Él comió (sujeto y verbo en singular) muchas arepas” (complemento directo en plural). Ese tipo de oración—”Se hace viajes y mudanzas”, “Se pone inyecciones”—es una oración cuasirrefleja, con apariencia de refleja, como “Él se peina”, en la que el sujeto y el complemento directo son lo mismo; la acción del sujeto recae sobre sí mismo; el sujeto es su propio complemento directo. Es un tipo de oración impersonal—”Llueve”, por ejemplo—, una cuyo sujeto no está especificado y debe ser presumido en singular; no se dice “Llueven sapos y culebras”, sino “Llueve sapos y culebras”. Lo correcto es decir se ha cometido errores garrafales”, a pesar de una lamentable difusión del feo vicio gramatical.

___________________________________________________________

 

Share This:

Con ayuda de medio Evo

 

Dos caras de una misma moneda

 

…lo más relevante del caso clínico planetario son ciertas sorpresas que se llevan los líderes de la política de poder más radicales. Por ejemplo, tiene que haber sido una sorpresa para Hugo Chávez, así como para el mismo Evo Morales, la irrupción de desórdenes graves de origen popular en Bolivia, que requirieron el empleo del ejército para su provisional control capitalino. Bolivia sigue ardiendo, y está visto que no basta que llegue al poder un candidato simpático al Presidente de Venezuela para aplacarla. La izquierda no es ya una solución, como no lo es tampoco la derecha.

LEA #207, 12 de octubre de 2006

__________________________________

 

El sitio web de Prodavinci reprodujo el reportaje de la Deutsche Welle sobre los acontecimientos de ayer en Bolivia. Éste resume al comienzo: “Después de 14 años en el poder, el presidente boliviano cedió ante la presión de tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía”. Los subtítulos de la nota explican: “Fuerzas Armadas y Policía habían sugerido a Morales que renunciara”, “Morales perdió uno de sus principales aliados: el sindicato obrero”, “Presidente de la Cámara de Diputados y dos ministros renunciaron”. Los exministros son el de Hidrocarburos y el de Minería; este último presentó su dimisión (irrevocable) “después de que una turba de opositores quemara su vivienda”, mientras que Víctor Borda explicó: “Renuncio a la Cámara de Diputados (…) ojalá que sea para preservar la integridad física de mi hermano que ha sido tomado como rehén”. Además, reporta el diario El Universal:

Tras la renuncia de Morales, la policía detuvo a la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque, y a otros responsables de ese órgano por orden de la Fiscalía, que investiga irregularidades cometidas en las elecciones. “Al momento tenemos 25 aprehendidos” entre miembros del Tribunal Supremo Electoral y los tribunales electorales regionales, por órdenes emitidas por la fiscalía, indicó a AFP el general Yuri Vladimir Calderón.

Nicolás Maduro y su gobierno deben estar recordando el refrán español: “Cuando veas las bardas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”. El gobernante venezolano, como los de Argentina, Cuba, México y Uruguay junto con Lula Da Silva, han calificado el desenlace como un golpe de Estado, sin hacer referencia al verdadero detonante: el resultado electoral del 20 de octubre, calificado como altamente irregular por observadores de la Organización de Estados Americanos. Las extendidas protestas no se hicieron esperar, y Morales no pudo detener la hemorragia con su convocatoria a nuevas elecciones.

Luis Almagro quiso ayudar al exgobernante de Bolivia: “En su comunicado de prensa respecto del informe preliminar de la auditoría al cómputo electoral, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que no debe ser interrumpido el mandato del presidente Evo Morales. ‘Se entiende que los mandatos constitucionales no deben ser interrumpidos, incluido el del presidente Evo Morales’, señala el documento que el funcionario uruguayo del organismo publicó a las 05.08 de este domingo [10] en su cuenta de Twitter”. (Luis Almagro defiende a Evo Morales, Costa del Sol FM). Antes—19 de mayo de este año—había defendido la irritante postulación de Morales después de 14 años de gobierno:

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, dio el viernes un espaldarazo al presidente boliviano Evo Morales sobre su cuestionada postulación a un cuarto mandato consecutivo mientras que la oposición calificó la postura de la OEA como “un golpe a la democracia”. “Sobre la reelección hemos dicho con claridad que si el tema se va a resolver hoy en el sistema interamericano y decir que Evo Morales hoy no puede participar, eso sería absolutamente discriminatorio con los otros presidentes que han participado en procesos electorales”, dijo Almagro en el palacio de gobierno después de firmar un acuerdo con Morales sobre la participación de una delegación de observadores para las elecciones generales de 20 de octubre. (…) Almagro dio un giro en su postura después de que en 2017 cuestionara que Morales buscara una nueva reelección y pidiera en su cuenta de Twitter que el mandatario respetara la voluntad del pueblo luego de que 51 % de los bolivianos rechazaron en un referendo la pretensión del gobernante de modificar la constitución para volver a postularse en 2019. Pese al referendo adverso, el partido gobernante, Movimiento al Socialismo, logró que el Tribunal Constitucional respaldara la postulación de Morales y el Tribunal Electoral convalidó esa decisión*. Partidos de la oposición y organizaciones ciudadanas rechazan la candidatura del mandatario.

………

Es innegable que los acontecimientos en Bolivia han impactado las percepciones políticas en Venezuela. La oposición que lidera Juan Guaidó convocó, antes de los sucesos, a una manifestación masiva para el sábado 16 de noviembre. Una apreciación contrafáctica—la protesta no se ha producido—hacía presumir que la asistencia a tal evento sería más bien moderada, dada la pérdida de apoyo al Presidente de la Asamblea Nacional registrada por los estudios de opinión más recientes. (Delphos, de septiembre de 2019, incluyó esta pregunta: “¿Qué es lo mejor para el bien del país?” y escogió “Que Guaidó tome definitivamente el poder” sólo 35,2% de los entrevistados, contra 38% que optó por una posibilidad distinta: “Que surja otro líder opositor”). Pero el desenlace en La Paz es, sin duda, a game changer.

Esto lo sabe el gobierno venezolano; ya antes de los sucesos de ayer había anunciado sus propias manifestaciones, y ahora las convoca como “apoyo” a Evo Morales. Por lo demás, no parece probable que la Fuerza Armada Nacional presione a Nicolás Maduro para que éste renuncie pero, de todos modos, el proceso boliviano ha impactado la psiquis nacional y las percepciones de gobierno y oposición, así que “Cosas veredes, amigo Sancho”, como no dijo El Quijote**. LEA

………

*El Tribunal Constitucional y El Tribunal Electoral de Bolivia desconocieron la voluntad popular de su país expresada en referendo. Debiéramos impedir que algo así ocurra entre nosotros, cuando celebremos el referendo que será ineludible en Venezuela.

………

**Se atribuye al Quijote de Cervantes, la frase: “Cosas veredes, amigo Sancho que faram hablar las piedras”.  Buscando en el Quijote, no se halla esa frase. La realidad es que más bien aparece en el Cantar del Mío Cid, cuando éste le dice al Rey Alfonso Sexto: “Muchos males han venido por los reyes que se ausentan”. El rey le contestó al Cid: “Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras”. Ese “tenedes”, con el tiempo se transformó en “veredes”. (En Analítica, 26 de febrero de 2019).

___________________________________________________________

 

Share This:

Declaración irresponsable

 

La argumentación sosegada de una lideresa científica

 

Allá por los años sesenta, cuando comenzaba la democracia larga en Venezuela, corría un chiste acerca de las medidas que tomaban los hombres cornudos según su ideología política. El derechista enterado de que su esposa le era infiel tomaba un revólver y la mataba junto con su amante, el centrista socialcristiano buscaba la guía de su director espiritual, y quien fuera izquierdista iba a protestar ante la embajada americana.

Medio siglo más tarde, este último procedimiento de proyección de la culpa en el enemigo se ha desplazado al polo opuesto. María Corina Machado se sintió “obligada” a comentar el trágico incidente de muertos y heridos en el Parque del Este—¿sólo quiso aprovechar para insertarse en el “ciclo de las noticias”?—, a raíz de una estampida juvenil que buscaba entrar a un concierto de rap trepando sobre las rejas que separan a ese espacio de la calle. Esto dijo:

“Qué dolor e indignación tan grande por la tragedia del Parque del Este. Son niños que sólo han visto abuso y maldad desde ‘el poder’. Niños, cuya cotidianidad es violencia y privaciones. Les robaron su infancia. Hoy, la irresponsabilidad generalizada les quita la vida”.

Esa unifocal “sociología” de Machado cabría holgadamente dentro de lo que ella misma llama “la irresponsabilidad generalizada”. LEA

………

Actualización: con fecha de ayer (16/11/19), el diario El Universal ofreció información acerca de lo acaecido, en la que se lee esta evaluación:

Calor, aglomeración de personas, falta de control y la improvisación, se unieron en una mezcla mortal que terminó jugando contra los promotores del evento. Al ser consultado al respecto, Javier Gorriño, director de Seguridad Ciudadana de la alcaldía de El Hatillo destaca que el principal problema que pudo observar en el concierto fue que parecía no haber logística que garantizara la seguridad de los asistentes. “Los organizadores fueron superados en sus expectativas, no tomaron en cuenta que cuando se organiza un evento de ese tipo deben contar con una capacidad de acción ante un aforo determinado, pero si se trata de un evento gratuito, la logística debe triplicarse, para garantizar la seguridad”. Cuando se organizan conciertos o eventos de gran magnitud, se llevan a cabo gran cantidad de reuniones de trabajo para preparar todo, minimizar el impacto y así evitar problemas, “si eso no se hace el evento puede terminar de manera caótica, como finalmente ocurrió”.

__________________________________________________________

 

Share This:

A lo mejor sirve (la AN) para algo

 

Composición de la Asamblea Nacional – (Gráfico tomado de Wikipedia en Español)

 

Ayer reportaba el diario El Universal:

La Asamblea Nacional (AN) se declaró en sesión permanente este martes 29 de octubre ante la crisis venezolana, por lo que sesionarán este miércoles a partir de las 10:00 de la mañana. El presidente del Parlamento, Juan Guaidó, aseguró que la oposición está “lista” para solucionar la crisis nacional e invitó a la bancada oficialista a ponerse de acuerdo para alcanzar resultados positivos para el país. “Nosotros estamos listos para buscar una solución, cualquiera de ustedes vaya, presente la propuesta y nos vemos mañana”, expresó. Además discutieron la designación del comité de postulaciones electorales para el Centro Nacional Electoral (CNE).‬

Pero registró Panorama el mismo día:

El diputado por la bancada del Psuv, Francisco Torrealba, indicó que la renovación de los rectores del CNE se realizará a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), si el Parlamento se mantiene en desacato. “Si no se hace aquí, en la Asamblea Nacional (AN) se hará por vía de omisión legislativa en el Tribunal Supremo de Justicia. Pero de cualquier manera nosotros queremos que haya condiciones suficientes” para llevar a cabo las elecciones parlamentarias el próximo año, señaló Unión Radio.

Y Noticiero Digital destacó el alegato de un economista (“y experto petrolero”), José Toro Hardy:

“La vía constitucional para designar CNE es a través de la AN. La vía inconstitucional es a través del TSJ. La comunidad internacional lo sabe”, escribió en Twitter. “La falacia del desacato de la AN deja muy mal parado al TSJ ante la Comunidad Internacional”. Refirió que cuando la justicia se usa para desvirtuar la democracia “se sientan las bases para la instauración de una tiranía”.

Sobre esto último, el desacato existe; no es una falacia. (Ver Alegatos de diletante, 30 de septiembre de 2019). Y parece ser que en opinión de Toro Hardy la tiranía aún está por instaurarse; sólo estarían sentándose sus bases.

………

El 5 de junio de 2018, se reprodujo y comentó acá—A un corresponsal no identificado—”una entrevista realizada por María Angélica Correa (El Tiempo, 22 de mayo de 2018) a Miguel Ángel Martín, quien preside el Tribunal Supremo de Justicia ‘legítimo’ (en el exilio)”. He aquí dos de las preguntas que éste recibiera y sus contestaciones:

Ante un Consejo Nacional Electoral que es un brazo ejecutor del régimen, ¿la AN tiene facultad de designar los nuevos rectores a quienes ya se les terminó el período?

Es su competencia.

¿Aún están a tiempo?

Sí, porque es una omisión legislativa que pueden hacerla en cualquier momento.

Este blog comentó entonces: “Eso es; la AN presidida por Ramos Allup arrastró los pies y perdió el tren. Lo sé por José Rafael Revenga, quien formara parte del Comité de Postulaciones nombrado por ella. Oímos su espeluznante relato Leopoldo Baptista Zuloaga, Roberto Picón Herrera, Melquíades Pulido y yo”. (Al cierre de 2016 parecía que nadie podría superar la torpeza de Henry Ramos Allup en la Presidencia de la Asamblea Nacional: se inició el 5 de enero de ese año con su declaratoria, enteramente inconstitucional, de que era un “compromiso no transable” de la AN encontrar el modo de causar “la cesación de este gobierno”, y fue él quien desacatara dos veces la sentencia de suspensión provisional de los efectos de las elecciones de diputados por el estado Amazonas; él también quien torpedeara dentro de la Mesa de la Unidad Democrática la promoción del referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro; él quien ignorara la Ley Orgánica de Estados de Excepción permitiendo la vigencia automática del Decreto de Emergencia Económica, que consagrara la explicación de la “guerra económica” a la situación nacional. Pronto, sin embargo, lo superaría Julio Borges con la alucinada e irresponsable declaratoria de abandono del cargo por parte de Maduro y el nombramiento inconstitucional de un nuevo Tribunal Supremo de Justicia, sólo para que en este año Juan Guaidó quebrara todos los récords al autoproclamarse encargado de la Presidencia de la República y sostener que la Constitución permite a la Asamblea Nacional autorizar una invasión extranjera, lo que luego completaría con la “activación” del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que según él tiene que ver primariamente con “ayuda humanitaria”: “Dicen que tiene que ver con el tema del uso de la fuerza. No es así. Principalmente afecta a cuestiones de asistencia humanitaria”, declaró el 22 de julio).

Si Guaidó es capaz de encontrar con prontitud suficiente sensatez, debe intentar primeramente, como se lo ha indicado el diputado Torrealba, la superación del desacato de la Asamblea Nacional a la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, que este mismo órgano y la Presidencia de la República le invitaron a subsanar a comienzos del año pasado. Es su deber de Presidente de la Asamblea Nacional recuperar la eficacia del Poder Legislativo Nacional.

………

La actual Asamblea Nacional cesará en funciones en los primeros días de enero de 2021, por lo que el año que viene deberá elegirse una nueva, y es posible la convocatoria de una nueva elección de Presidente de la República antes de agotar el actual período, que vence el 10 de enero de 2025, si se produce una decisión del Pueblo en referendo convocado al efecto. En Prontas elecciones (22 de octubre de ¡2016!), se planteó lo siguiente:

Exijamos, en cambio, a la Asamblea Nacional que escuche el clamor del Pueblo que quiere elegir prontamente un nuevo presidente. Ella puede, por mayoría simple de 84 brazos alzados, convocar inapelablemente ese referendo tan lógicamente fundado como aconsejable. Debiera la Asamblea comprender, por su parte, que no debe ponerse en riesgo la iniciativa. El Tribunal Supremo de Justicia ha ignorado o suspendido las actuaciones del Poder Legislativo Nacional sobre la base de su desacato, al haber incorporado diputados cuya investidura el mismo tribunal declaró suspendida. Que desincorpore esos diputados, pues no son requeridos para formar una mayoría calificada de dos tercios; lo que se necesita es “el voto de la mayoría de sus integrantes”. (Lo más elegante sería que los diputados en cuestión soliciten ellos mismos a la directiva de la Asamblea su desincorporación).

Nueve meses antes, a cuatro días escasos de la instalación de la actual Asamblea Nacional (5 de enero de 2016), en el programa #178 de Dr. Político en RCR, se propuso a ese cuerpo una alianza suya con el Pueblo para la convocatoria de referendos. Es hora de que haga caso; es eso lo fundamental. Pero primero lo primero: el cese del desacato. No estamos para malacrianzas. LEA

………

Actualización: el diputado Guaidó participó en una reunión del Frente Amplio Venezuela Libre del 31 de octubre; reporta el diario Panorama:

El presidente de la Asamblea Nacional y dirigente de la oposición, Juan Guaidó, descartó que el sector que representa vaya a participar en elecciones parlamentarias, a pesar de que se cambie el Poder Electoral. “El origen de la crisis en Venezuela no son las parlamentarias, por eso no vamos a participar en parlamentarias ni nada que no permita una solución”.

__________________________________________________________

 

Share This: