Adiós, Isabel

Retrato oficial de la coronación de Isabel II de Inglaterra

 

Mi padre compró innumerables libros que nutrieron la juventud de sus hijos: novelas de escritores que ganaron el Premio Nobel de Literatura, las obras completas de William Shakespeare y Oscar Wilde, las Memorias de un venezolano de la decadencia (José Rafael Pocaterra), todo Rómulo Gallegos, varios atlas geográficos… También compraba y traía a la casa revistas y periódicos, como las infaltables Selecciones del Reader’s Digest de frecuencia mensual. Los domingos, para multiplicarnos la diversión con suplementos, cuatro eran los periódicos que llegaban a la quinta Alcalareña: El Nacional, El Universal, La Esfera, El Heraldo. Fue, por supuesto, el Niño Jesús que me dejara al lado de la cama, a mis doce años, casi todos los libros de la argentina Biblioteca Billiken, y más tarde nos regaló una caja repleta de centenares de Cuentos de Calleja. Para comienzos de los años cincuenta, había incorporado la revista LIFE, en la que vimos el mismo año de 1953 las fotos del Everest conquistado por Tenzing Norgay y Edmund Hillary y la coronación de Isabel II de Inglaterra. Es natural que mis recuerdos hayan ido a ese año; cuando yo había cumplido diez años de edad supe por primera vez de la gran dama que falleciera hoy en el castillo de Balmoral, en Escocia. (Conjeturo que sabía que moriría pronto y fue a despedirse desde su residencia favorita).

De ella se han ocupado la prensa, el cine y la televisión. La película The Queen, por caso, que le valiera a Helen Mirren el Premio Oscar a la Mejor Actriz Principal en 2007, por su inolvidable encarnación de Isabel; la serie de Netflix The Crown…

 

Olivia Colman como Isabel II en The Crown

 

Isabel II sobrepasó a la gran Reina Victoria en longevidad reinante; el año que viene habría cumplido setenta años como monarca de los ingleses, escoceses e irlandeses. Toda su parábola fue trazada con valor e invariable honestidad.

Nació en Londres, siendo la hija mayor de los duques de York (más tarde, los reyes Jorge VI e Isabel) y fue educada en su casa a cargo de preceptores privados. Su padre ascendió al trono en 1936 tras la abdicación de su hermano Eduardo VIII​. Comenzó a llevar a cabo funciones públicas durante la Segunda Guerra Mundial, al servir en el Servicio Territorial Auxiliar, la rama femenina del Ejército Británico de la época. Cuando su padre falleció en 1952, se convirtió en jefa de la Mancomunidad de Naciones y reina de los siete países independientes pertenecientes a la misma: Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Pakistán y Ceilán. La celebración de su coronación en 1953 fue la primera en ser televisada.​ Entre 1956 y 2021, la mitad de sus reinos, entre ellos Sudáfrica, Pakistán, Ceilán (posteriormente llamado Sri Lanka) y Barbados, obtuvieron su independencia y se convirtieron en repúblicas. (…) En 2007 se convirtió en la monarca más longeva en la historia británica al superar a su tatarabuela, la reina Victoria (Wikipedia en Español).

Adoptó el nombre de Isabel II para honrar a su madre, la reina consorte Isabel. Creo que cabe acá, en honor de su prolífica, digna y benéfica vida, escuchar la Marcha para el funeral de la Reina María*, del gran compositor del barroco inglés Henry Purcell. La interpreta el Equale Metal Ensemble que dirige John Eliot Gardiner:

 

 

Paz a sus restos. LEA

………

* Los nombres de Isabel y María han estado navieramente hermanados en los transatlánticos Queen Elizabeth y Queen Mary, buques de importante historia. (Ver Wikipedia en Español).

____________________________________________________________

 

Share This:

Un hombre de paz

Mikhail Gorbachov (1931-2022)

 

El más merecido Premio Nobel de la Paz ha sido probablemente el concedido en 1990 a Mijaíl Gorbachov, fallecido ayer. Sin él, todavía estaríamos en la Guerra Fría y ante la Unión Soviética. Él permitió (auspició) en 1989 la unión de las dos Alemanias y la disolución de la antigua Unión Soviética.

Cuando eso comenzaba me encontraba con mi familia en Maracaibo, empeñado en dirigir la resurrección del periódico zuliano La Columna, que emergiera de nuevo el 8 de septiembre de 1989. El recién salido tabloide pudo enviar en noviembre de ese mismo año a Carlos Caridad Montero, joven periodista* de la sección de Economía, a cubrir los acontecimientos en Berlín. De allí me trajo, como souvenir, un estuche con unos pocos cascotes del infame Muro de Berlín que comenzaba a ser derruido por ciudadanos alemanes.

Gorbachov fue el artífice de la perestroika, la reforma del estado soviético, y la política del glasnost, o transparencia de la gestión pública. Sólo un gigante pudo concebir y hacer eso en el territorio del absolutismo zarista y comunista.

La caída del régimen del Shah de Irán fue la primera «sorpresa» de cierta magnitud, la que inicia la serie de acontecimientos «impensables» que incluye cataclismos tales como el derrumbamiento del Muro de Berlín y la desmembración de la Unión Soviética como secuela de la perestroika de Gorbachov. (La miopía tiene cura, 15 de mayo de 2013).

………

La primera vez que me topé con el nombre ruso Mijaíl venía seguido del apellido Glinka, y esa conjunción onomástica designaba al padre del nacionalismo musical ruso. Es de él la pieza para piano que se pone a continuación, La alondra. Ahora que el alma de Gorbachov ha volado al encuentro de su adorada esposa Raisa (fallecida en 1999), que vuele con él la música de su compatriota.

 

 LEA

………

* «La Columna de 1989-1990 fue la obra de jóvenes». (La erección de una columna nueva, 27 de junio de 2010).

_____________________________________________________________

 

Share This:

Domingo fantástico

Leopold Stokowski, 1882-1977

 

                  A Anabella, quien «en un mundo local y global lleno de problemas y oportunidades, es una nueva esperanza».

 

Por supuesto, como dice un amigo, a Joaquín Pardavé lo enterraron vivo; y añadimos: «Sí, y al cuerpo de Walt Disney lo tienen congelado para revivirlo cuando la tecnología médica haya aprendido a resucitar cadáveres preservados de la corrupción». (…) El cuerpo difunto del genio de los dibujos animados fue, en verdad, completísima e irreversiblemente cremado al acaecer su muerte, de modo que en cualquier caso lo que pudiera encontrarse hoy a temperaturas criogénicas sería un montoncillo de cenizas.

Bofetada terapéutica – 19 de agosto de 2004

………

 

Para el habitante común del siglo XX, la Orquesta de Filadelfia, fundada en 1900, llegó a su conciencia con Fantasía, la revolucionaria película de Walt Disney en 1940. Ya era, desde 1913, Leopold Stokowski su director titular, el energético inglés de ascendencia polaca que dirigió además la Sinfónica de Cincinatti, la Sinfónica de la NBC, la Filarmónica de Nueva York y la Sinfónica de Houston y, por si fuera poco, fundó la Orquesta Juvenil de América, la Sinfónica del Aire, la del Hollywood Bowl, la Orquesta Sinfónica de América y la de la Ciudad de Nueva York. Su rango de titán de la dirección orquestal fue registrado en una redecoración de la sala de conciertos de la Orquesta de Filadelfia en azul y plateado, colores que aludían a los de sus ojos y su blanca y frondosa cabellera.

Cumbre palmípedo-lacustre 5 de febrero de 2021

_______________________________________________________

 

Walt Disney fue un coloso del cine y la animación; hizo y sigue haciendo—tal vez ahora menos—la infancia de incontables seres humanos. Dumbo, el Pato Donald, el Ratón Mickey se unieron a Blancanieves, Cenicienta, la Bella Durmiente, Pinocho, Alicia (la del País de las Maravillas), La Dama y el Vagabundo, El Libro de la Selva, Winnie the Pooh

No contento con el cine, construyó Disneyland en Anaheim, California (1955) e inició la construcción de Disney World cerca de Orlando, Florida. Este último abrió al público en 1971, luego del fallecimiento de su creador en 1966. En 1992, abrió Disneyland en París, que para su vigésimo aniversario había recibido a ¡320 millones de visitantes!

Walt Disney, pues, fue un verdadero titán del entretenimiento. No necesita resucitar; siempre estará con nosotros. LEA

………

He aquí entera y doblada al español, la obra maestra de Walt Disney. Convendrá disfrutarla a pantalla completa. (Presione el rectángulo punteado de la esquina inferior derecha de la imagen).

 

_____________________________________________________________

 

Share This:

Mea culpa (et absolutio)

En 1971 Pablo Neruda recibió el Premio Nobel de Literatura «por una poesía que con la acción de una fuerza elemental da vida al destino y los sueños de un continente».

 

En más de un sitio de este blog me he quejado de la sordera de terceros ante planteamientos políticos que he hecho y sigo creyendo acertados. También he reportado, con menor frecuencia, mi propia e incesante autocrítica, a la que me obliga esta cláusula de mi Código de Ética (1995):

5. Consideraré mis apreciaciones y dictámenes como susceptibles de mejora o superación, por lo que escucharé opiniones diferentes a las mías, someteré yo mismo a revisión tales apreciaciones y dictámenes y compensaré justamente los daños que mi intervención haya causado cuando éstos se debiesen a mi negligencia.

En Dos despertares di cuenta el pasado 20 de mayo:

Hoy he amanecido dos veces. La primera a eso de las 4 y media de la madrugada, en estado depresivo que es en mí infrecuentísimo. Los pensamientos que ocupaban mi cerebro consciente se ubicaban en tres posiciones: 1. el estado de la humanidad aún pandémica, a más de dos años de la emergencia del virus COVID 19 y sus mutaciones; 2. la persistencia de los estados de guerra en múltiples focos del planeta, a los que se ha sumado el desquiciante conflicto ruso-ucraniano; 3. la terca y generalizada sordera ante mis análisis y recomendaciones políticas.

………

Pero el año pasado vi en Netflix una película de 2016, recientemente incorporada al sitio de streaming. Se trata del filme—Neruda—de Gael García Bernal en el que asimismo actúa como policía. Me enseñó mucho acerca de la trayectoria del gran poeta chileno.

 

 

Por ella supe de un poema que no había leído ni oído nunca y me impactó grandemente, obligándome a reflexionar.

No culpes a nadie – Pablo Neruda

Nunca te quejes de nadie, ni de nada,
porque fundamentalmente tú has hecho lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo
y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte,
enfréntala con valor y acéptala.

De una manera u otra es el resultado de tus actos
y prueba que tú siempre has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro,
acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar
y que ninguno es tan terrible para claudicar.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado,
así como la causa de tu futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones,
de quien vivirá a pesar de todo,
piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo
y tus problemas sin eliminarlos morirán.

Aprende a nacer desde el dolor
y a ser más grande que el más grande de los obstáculos,
mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte
y dejarás de ser un títere de las circunstancias
porque tú mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de tu vida, ahora despiértate,
lucha, camina, decídete y triunfarás en la vida;
nunca pienses en la suerte, porque la suerte es:
el pretexto de los fracasados.

Pasé una semana entera de autocrítica luego de verla.

………

Ayer, sin embargo, releí el generoso comentario de Lorenzo Lara Carrero, del 29 de mayo de 2011 en Hallado lobo estepario en el trópico:

Querido Luis Enrique: una intransigencia como la tuya es una bendición, pues está basada en principios y fundamentos sólidos, con argumentos bien ensamblados totalmente racionales, además muy bien escritos y apoyados en información completamente actualizada.

Tu intransigencia es necesaria en este momento en nuestro país, cuando las instituciones son más frágiles que nunca, la mentira pública y notoria predomina, la ignorancia asume con total irresponsabilidad y desvergüenza posiciones que nos afectan a todos y, lamentablemente, la mayoría de las personas arriesgamos poco, todavía, en favor de genuinos intereses colectivos.

Agradezco tu intransigencia y el trabajo que dedicas al análisis y a las propuestas en favor de esos genuinos intereses colectivos. Gracias por estar dispuesto a asumir el papel de «Lobo estepario» tropical.

A veces es difícil lidiar con tus argumentos, a veces son incómodos. Esas características son, precisamente, señal clara de su importancia para nuestro país.

Un gran abrazo,

Lorenzo

Entonces opté por seguir adelante, al tiempo que me negara a la soberbia. En la misma entrada dejé esta constancia:

Salvo la envidia y la avaricia, me confieso practicante de los restantes cinco pecados capitales, pero no guardo rencores. El resentimiento es en mí una emoción efímera, cuestión de horas; sé que la llegada de un nuevo paradigma es asunto muy difícil, y por eso tengo paciencia con mis detractores. Y no reivindico que tenga mérito alguno en mi manera de ser, como tampoco admito la culpa.  Fueron mis padres quienes me hicieron, y a mi cabeza y mi corazón, con su amor de recién casados. Ellos quienes escogieron mi querido colegio de la infancia y primera juventud, donde tuve la suerte de excepcionales profesores que forjaron mi modo de pensar y mi postura ante la vida. Lo que haya podido lograr no se explica sino a partir de esa suerte y la de haber seguido trayectorias que a otros estuvieron vedadas. (…) De resto, estoy dispuesto a pagar el precio de mi juramento de 1995, aun cuando ése sea la peor maldición para un político: la soledad. Porque es que Armanda dijo a Harry Haller—Der Steppenwolf—, según la invención de Hermann Hesse: «Pero también pertenece del mismo modo a la eternidad la imagen de cualquier acción noble, la fuerza de todo sentimiento puro, aun cuando nadie sepa nada de ello, ni lo vea, ni lo escriba, ni lo conserve para la posteridad».

 

LEA

____________________________________________________________

 

Share This:

¿Precursor o iniciador?

Miranda en La Carraca (Arturo Michelena, 1896)

 

Hoy se cumplen doscientos seis años de la muerte en prisión de Francisco de Miranda. Estas cosas pone Wikipedia en Español en el artículo que dedica a ese hombre grandísimo:

Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez Espinoza (Caracas, 28 de marzo de 1750-San Fernando, 14 de julio de 1816), conocido como Francisco de Miranda, fue un político, militar, diplomático, escritor, humanista e ideólogo venezolano, considerado como el precursor de la emancipación americana contra el imperio español. Conocido como el primer venezolano universal y el americano más universal, participó en la independencia de los Estados Unidos y en la Revolución francesa, acontecimiento del cual fue protagonista destacado por lo que le fue otorgado el título de héroe de la revolución. Posteriormente fue líder del bando patriota en la independencia de Venezuela, y gobernante de la Primera República de Venezuela en calidad de Dictador Plenipotenciario y Jefe Supremo de los Estados de Venezuela.

Destacó en la política como un firme defensor de la independencia y la soberanía de las naciones en el ámbito internacional. Militó con los girondinos en Francia, fue firmante del Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela e impulsor y líder de la Sociedad Patriótica. También fue el creador del proyecto geopolítico conocido como Gran Colombia, que Simón Bolívar trataría de llevar a cabo en 1826 tras la liberación de los territorios que hoy conforman Colombia, Panamá, Ecuador y Venezuela; aspirando a unificarlos en una sola nación.

Al militar en las filas de los ejércitos español y francés alcanzó los rangos de coronel y mariscal, respectivamente. Además, obtuvo el grado de coronel en el ejército ruso, concedido por Catalina II la Grande, y fue el primer comandante en jefe de los ejércitos venezolanos, ostentando el título de generalísimo. Su carrera militar contempla su participación en cuatro contiendas: el sitio de Melilla (1774-1775) y la invasión española de Argel de 1775 en el norte de África, la guerra de independencia estadounidense, las guerras revolucionarias francesas y la guerra de independencia de Venezuela. Entre sus gestas militares destacan su actuación en el sitio de Melilla, la batalla de Pensacola en Estados Unidos y la batalla de Valmy en Francia. Miranda fue combatiente destacado en tres continentes: África, América y Europa.

Miranda en el Arco de Triunfo en París, en la columna al lado de la que anota el nombre de Lafayette

A pesar de haber formado parte de tantos procesos revolucionarios y gubernamentales en el ámbito internacional, fracasó a la hora de poner en práctica sus proyectos en su propio país, Venezuela. No obstante, su ideal político perduró en el tiempo y sirvió de base para la fundación de la Gran Colombia, mientras que sus ideas independentistas influyeron en destacados líderes de la emancipación americana como Simón Bolívar en Venezuela y Bernardo O’Higgins en Chile.

 

Su nombre está grabado en el Arco del Triunfo de París, su retrato forma parte de la Galería de los Personajes en el Palacio de Versalles y su estatua se encuentra frente a la del general Kellerman en el Campo de Valmy, Francia. (…) Fue el único hombre que tuvo contacto personal y directo con figuras de la talla de Napoleón Bonaparte, Catalina la Grande, Federico II de Prusia, el Duque de Wellington, Robert Peel, La Fayette, Estanislao II Poniatowski, William Pitt, Grigori Alexandrovich Potemkin, Samuel Adams y Johann Caspar Lavater.

En Francia:

En 1791, Miranda tomó parte activa en la Revolución francesa. En París, hizo amistad con los girondinos Jacques Pierre Brissot y Jérôme Pétion de Villeneuve. Sirvió brevemente como general en una sección del Ejército revolucionario francés (llamado entonces «La Convención») que luchó en la campaña de 1792 para detener el avance del ejército prusiano, dirigido por el duque de Brunswick-Luneburgo, cuyo objetivo era invadir Francia desde los Países Bajos. Miranda alcanzó el grado de mariscal de Francia bajo el mando de Charles François Dumouriez. Durante la campaña participó en las batallas de Argonne, Wargemoulin, Amberes, Lieja, Tongres, Paliemberg y Valmy, donde llegó a ser segundo jefe del ejército del norte, del cual se separaría por grandes diferencias con Dumouriez tras haber replegado sus tropas en Maastricht.

En Venezuela:

El 19 de abril de 1810, Venezuela inició su proceso independentista, por lo que Simón Bolívar y Andrés Bello persuadieron a Miranda, en misión diplomática en Londres, para que volviera a su tierra natal. Cuando lo hizo, Miranda fue recibido con honores en el Puerto de La Guaira. En Caracas se le confiere el grado de general del ejército y funda la Sociedad Patriótica, que se convertirá en la principal promotora del rompimiento con España. Posteriormente es elegido diputado por El Baúl, en la provincia de Caracas, al congreso constituyente de 1811. El 5 de julio de 1811, tuvo el honor de firmar el Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela. Más tarde, ante el avance de las tropas españolas al mando de Domingo Monteverde en 1812, asumió la presidencia con poderes discrecionales, tras ser nombrado el 23 de abril dictador por el Triunvirato ejecutivo con el rango de generalísimo.

Las fuerzas realistas contraatacaron, pero Miranda era incapaz de pasar a la ofensiva por las constantes deserciones que se daban en sus tropas, situación agravada por el Terremoto de Venezuela de 1812 (26 de marzo) que afectó en su mayoría a centros poblados bajo control de los patriotas, además de la impopularidad de la causa de la independencia en la sociedad venezolana. Miranda intentó resistir el ataque realista pero la caída de la plaza de Puerto Cabello (bajo el comando de Simón Bolívar), la rebelión de los esclavos de Barlovento, así como el creciente número de los ejércitos españoles que le atacaban (Monteverde desde Valencia y Yáñez desde Calabozo), le hicieron imposible resistir.

Temiendo una derrota brutal y desesperado, en correspondencia con las facultades otorgadas por el Triunvirato ejecutivo, que en el Decreto del 23 de abril de 1812, le había otorgado el cargo de dictador plenipotenciario y jefe supremo, con rango de generalísimo,​ Miranda firma la capitulación del ejército patriota, el 25 de julio de 1812, en la ciudad de San Mateo.

La firma de la capitulación generaría confusión y se interpretaría como una traición, por lo que antes de embarcarse en el puerto de La Guaira y salir rumbo al exterior para proseguir la lucha, un grupo de oficiales dirigidos por Bolívar apresaron a Miranda, y el coronel José Mires lo encerró en el fuerte San Carlos el día 31 de julio. Al parecer, la intención de Bolívar habría sido fusilarlo por considerar que el pacto de San Mateo era un acto de traición, pero finalmente, atendiendo diversos consejos, Miranda fue encarcelado bajo el coronel Manuel María de las Casas, comandante militar del puerto, quien en secreto se pasó al bando español, entregando a Miranda a Domingo de Monteverde, junto con los demás refugiados que no habían conseguido zarpar (Simón Bolívar desconocía la traición de Manuel María de las Casas, y se dirigió entonces a Caracas, ya en manos de los realistas, donde gracias a la intercesión de algunas amistades en el bando enemigo, obtuvo un pasaporte de Domingo de Monteverde, de quien se dice que expresó textualmente «Debe satisfacerse el pedido del coronel Bolívar, como recompensa al servicio prestado al rey de España con la entrega de Miranda», tiempo después de salir de Venezuela, Bolívar regresaría a reiniciar la guerra).

………

Antes de tales pasajes, la gran enciclopedia de la red de redes había notado acerca de su formación intelectual:

Es en el Madrid de esta época donde Miranda tiene sus primeras impresiones fuera de Venezuela y también comienza a crear su biblioteca personal, en la que empezó a tener incluso libros que estaban prohibidos por la Inquisición y de la que mantuvo una lista detallada en su archivo personal.

La naturaleza y el número de libros adquiridos en Madrid son una indicación precisa de que existía en la ciudad un ambiente intelectual muy amplio. Libros de matemáticas, arte militar, historia, religión, filosofía y literatura formaron parte de sus lecturas.

Muchos de esos libros constituyeron para Miranda enseñanzas definitivas, que mantuvo cerca de él durante el resto de su vida, entre los que destacan las obras de Maquiavelo; La destrucción de las Indias, de Fray Bartolomé de Las Casas; obras de lord Bolingbroke, Burke y Locke; Los principios del arte militar, de Federico de Suecia; La historia filosófica, del Abate Reynal; Los principios de política natural, de Burlamaqui; los Comentarios, de Julio César; El arte de la guerra, de Puyssegur; la Táctica, de Guibert; así como obras de Pope y Virgilio.

Buscó ampliar sus conocimientos científicos y literarios con el estudio de la trigonometría, la geometría, el álgebra, la física, la óptica, la gramática, la poesía y la comedia. También complementó su cultura general con lecturas de religión e historia y mejoró sus conocimientos de los idiomas italiano, inglés y francés.

Por último adquirió una flauta para ejercitarse en el arte de la música, leyendo las Reflexiones sobre la música del Abate Dubos.

Asimismo, se ejercitó con la geografía mediante el uso de mapas y globos terráqueos y, como quería presentarse para obtener el grado de Capitán en el Ejército real, se empeñó en estudiar táctica, arte militar, arquitectura militar, ingeniería militar, artillería, fortificación y ataque de plazas.

Un verdadero coloso que aún no hemos merecido. LEA

………

Sobre los libros de Miranda:

El 10 de octubre de 1810 Francisco de Miranda partió de Londres rumbo a Venezuela para nunca más volver. En su casa quedaron todavía por unos meses Bello y López Méndez, hasta que tuvieron que mudarse. Aunque es muy probable que Bello haya seguido frecuentando la biblioteca, está claro que sus días de esplendor habían terminado. Después de la muerte de Miranda en 1816, su viuda Sarah Andrews ofreció los libros en venta a los gobiernos de Colombia y Chile. En 1822 el Senado de Chile declaró la imposibilidad de hacer la compra, mientras que Bolívar, seguramente llevado por los recuerdos de 1812, ni siquiera contestó la propuesta, sino que la transmitió al mariscal Sucre ya siendo presidente de Bolivia, con lo que tácitamente manifestaba su desinterés. También José María Vargas, como rector de la Universidad caraqueña, hizo gestiones por traer todos los libros. Todo fue inútil. Así las cosas y ante las dificultades económicas, la familia tomó una decisión dolorosa: rematar la biblioteca en subasta pública, lo que ejecutó la Casa Evans de Londres en julio de 1828 y abril de 1833. Ello significó no solo su pérdida para Hispanoamérica, sino su dispersión física definitiva. Solo una parte de la colección se salvó: 142 volúmenes de textos griegos que Miranda quiso donar a la Universidad de Caracas. “A la Universidad de Caracas se enviarán en mi nombre los Libros Clásicos Griegos de mi Biblioteca (sic), en señal de agradecimiento y respeto”, dispuso en su testamento.

(Tomado de Prodavinci: Andrés Bello y la biblioteca de Miranda, por Mariano Nava Contreras).

_____________________________________________________________

 

Share This:

Impresiones

Maurice Ravel (1875-1937)

 

A Leopoldo Enrique, mi hijo mayor, irreversiblemente agradecido.

___________________________________________________________________

 

Maurice Ravel fue un exponente extraordinario del llamado Impresionismo Musical.

Wikipedia en Español: Ravel nació el 7 de marzo de 1875, en el 12 del Quai de la Nivelle en Ciboure, departamento de los Pirineos Atlánticos, parte del País Vasco francés. Su padre, Joseph Ravel (1832-1908), era un renombrado ingeniero civil, de ascendencia suiza y saboyarda (Ravex). Su madre, Marie Delouart-Ravel (1840-1917), era de origen vasco, descendiente de una vieja familia española (Deluarte o Eluarte).

Fue tal raíz española un factor determinante en su vasta obra, que se manifiesta abiertamente en composiciones como La hora española, Alborada del gracioso, Rapsodia española, Bolero y Pavana para una infanta difunta. Esa herencia fue la influencia principal en la inclinación hispánica de su música; los más antiguos recuerdos de Ravel eran de las canciones folclóricas que su madre le cantaba desde que era muy pequeño.

Entre 1904 y 1905, Ravel compuso Miroirs (Espejos), título que es apropiadamente impresionista, hay que admitir. La cuarta y penúltima de las piezas incluidas en el grupo lleva por título Alborada del gracioso. (En el original está escrito en español, y nos informa el Diccionario de la Lengua Española: alborada  Composición poética o musical destinada a cantar la mañana. gracioso  Actor de teatro que representa papeles cómicos. En el teatro clásico español, personaje típico, generalmente un criado, que se caracteriza por su ingenio y comicidad).

 

Oigamos La alborada del gracioso a cargo de los músicos de la Orquesta Sinfónica de Chicago bajo la dirección del francés Pierre Boulez, quien fuera hasta su muerte en 2016 Director Invitado Principal de esa magnífica agrupación:

 

Música chispeante ¿no? Hasta castañuelas suenan.

A la muerte de Claude Debussy en 1918, el mundo musical tuvo a Ravel por el líder heredero de la música impresionista. (Esta nueva forma de componer influyó, por ejemplo, en más de uno entre los compositores venezolanos de la primera mitad del siglo XX). LEA

………

Es justamente la centésima nota al pie de Alicia Eduardo – Una parte de la vida, libro de mi esposa, el texto que sigue:

Alguna extraña afinidad entre San Juan de Luz y los músicos de principios de siglo era aparente. Maurice Ravel, por un lado, había nacido en Ciboure, justo frente a San Juan, y Karol Szymanowski eligió también a la villa [Ithurlide] para componer allí, en 1925, su Canción de cuna para violín. El año de 1917 parecía igualmente avenirse a una sincronicidad junguiana: ése fue el año en el que Ravel fue dado de baja del ejército francés, al que había servido como conductor de camiones en el frente, a causa de su frágil salud. Mientras eso ocurría Maurice Brianchon iniciaba sus estudios formales de artes plásticas, sin sospechar que décadas más tarde haría un pequeño pero hermoso grabado de la playa de San Juan de Luz.

La digue de Saint-Jean-de-Luz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el texto mismo anotó:

Pero en general las conversaciones de los veraneantes no versaban sobre las noticias de esa guerra eterna, sino de la actividad artística, que con el arribo del calor había revivido. Interesaba esto mucho a Pedro*, quien estuvo pendiente de las labores de Claude Debussy. El compositor había completado en marzo, a pocas calles de donde vivían los Larrazábal-Eduardo, la sonata para violín y piano que dedicara a Gastón Poulet y estrenaría en la Sala Gaveau de París, el 5 de mayo. Sería un gran acontecimiento para los pobladores que en septiembre se presentaran Debussy y Poulet a tocar juntos esa sonata, en una ejecución inolvidable para los que tuvieron la inmensa suerte de escucharla. Esta fue la última vez que Debussy tocó el piano en público. En octubre su salud ya no le permitió trabajar más, y en marzo de 1918 fallecería en París, en su casa de la calle del Bosque de Boloña.

Pedro Larrazábal era el esposo de la tía abuela mayor de mi señora, cuya abuela vivía con sus hermanas en la Villa Ithurlide (mencionada en la primera cita) durante la Primera Guerra Mundial, en París a su comienzo.¶

____________________________________________________________

 

Share This: