Bonjour tristesse

Antes eran los bloques de la Urb. 2 de diciembre

Antes eran los bloques de la Urbanización 2 de diciembre

Me deja—agrega el médico—perplejo/vuestro mal, y no debe acobardaros;/tomad hoy por receta este consejo/“Sólo viendo a Garrick podréis curaros”./—¿A Garrick? —Sí, a Garrick… La más remisa/y austera sociedad le busca ansiosa;/todo aquel que lo ve muere de risa;/¡Tiene una gracia artística asombrosa!/—¿Y a mí me hará reír? —¡Ah! sí, os lo juro;/Él sí; nada más él; mas… ¿qué os inquieta?/—Así—dijo el enfermo—, no me curo:/¡Yo soy Garrick!… Cambiadme la receta.

Juan de Dios Peza

______________

¿Para qué negar una tristeza? Eso me ha dejado el 23 de enero, el día de ayer, y me ha durado hasta hoy. La inconsistencia implícita en una “celebración” oficialista de un nuevo aniversario del 23 de enero de 1958, cuando cayera el régimen de un dictador calificado por Hugo Chávez (el 25 de abril de 2010) como “el mejor presidente que tuvo Venezuela por mucho tiempo… Lo odiaban porque era militar”. Al comenzar el año aciago de 2002, el mismo Chávez decía que no había nada que celebrar el 23 de enero. Pero ahora su propio gobierno conmemora la fecha para arrebatarle la efeméride a la oposición, que había anunciado una marcha de manifestación política. Para desatar una “marea roja” no hubo oficinas públicas abiertas al servicio del ciudadano. Así lo advirtió una funcionaria a mi esposa, cuando solicitaba la solución de un simple trámite que ya lleva más de tres años. (La atendería el próximo lunes, porque el miércoles de esta semana debía asistir a una manifestación). El propio Chávez recordaba contradictoriamente, el 23 de enero de 2011, a Fabricio Ojeda, líder de la resistencia civil contra el tirano tachirense.

La tristeza había comenzado un día antes, cuando leí en El Universal: “…un grupo de sujetos encapuchados usando armas de varios calibres, ingresó al edificio 32 de la urbanización 23 de Enero y sacó de sus hogares a tres hombres (Ángel Rodríguez, César Torres y Elías Benjamín Laya), el resto de integrantes del colectivo armado enfrentaba a una comisión de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que patrullaba la zona y que trató de impedir que se cometiera el triple homicidio, relataron vecinos del sector. La GNB no pudo evitar la muerte de las tres víctimas, porque el colectivo que los enfrentaba estaba mucho mejor armado que los militares y lograron repelerlos y luego huyeron. (…) A Elías lo mataron dentro de su casa, a Ángel lo maniataron y lo bajaron arrastrado por las escaleras del edificio hasta tirarlo en la entrada y acribillarlo, y a César lo lanzaron desde una de las ventanas de su apartamento en el piso 11”.

En la fecha conmemorativa, ciudadanos ataviados de rojo se reunieron en la urbanización de los horribles homicidios de la víspera, allí donde ni siquiera gente de la Guardia Nacional “Bolivariana” es capaz de resguardar la vida de sus habitantes. En esa urbanización creada por Pérez Jiménez funciona un Estado dentro del Estado, y es intocable. Está bien que Néstor Reverol, Ministro del Interior y Justicia, ruja contra presuntos atentados fraguados contra Nicolás Maduro y Diosdado Cabello; así ha dicho: “No vamos a permitir ni un milímetro de desestabilización de parte de la ultraderecha”. Debiera notar, sin embargo, que a los colectivos armados de la Parroquia 23 de Enero les ha permitido varias leguas.

Chávez dijo que Pérez Jiménez había sido mejor gobernante que todos los presidentes demócratas que lo sucedieron y le precedieron a él pero, en materia de seguridad personal, el gobierno claramente deficitario es el suyo.  LEA

_________

Share This:

La corrupción de la historia

23 de enero de 1958: inmediaciones de la Seguridad Nacional

A los forasteros les parecía  que los espartanos habían vendido su alma. No sólo oprimían a sus siervos, sino que habían entregado gran parte de su libertad a su maquinaria militar. Culturalmente, sus vidas eran estériles. Mucho antes, los espartanos habían sido conocidos por sus poetas, su música y su alfarería y sus armas fundidas en bronce. Los poetas de toda Grecia habían competido todos los otoños en un festival espartano. Pero en la época de su apogeo, Esparta era un páramo cultural. Su capital era una simple colección de aldeas, con apenas algún bello templo. Para los espartanos, la música eran simplemente canciones de guerra y el sonido de las flautas cuando marchaban a la batalla.

James C. Davis

La increíble historia de la humanidad

_________________________

Hoy han salido a la calle manifestaciones oficialistas y opositoras para conmemorar los acontecimientos del 23 de enero de 1958. Todos sabemos que ese hito marcó el inicio de la vida democrática venezolana (luego del breve interregno de 1947-48). Uno de los dos lados no tiene autoridad moral para festejar, y dos videos, ambos llenos de distorsión, lo comprueban. El primero exhibe cómo presentó hoy Telesur la historia a partir de entonces, con una carga de adulteración esperada de un medio oficialista. (Ni siquiera tiene como son los datos más elementales: la locución señala que la Junta Patriótica se formó a raíz del derrocamiento de Pérez Jiménez, a quien correctamente califica de dictador, cuando esa agrupación clandestina estuvo muy activa antes del hecho y fue un factor decisivo en la conclusión del régimen. Tampoco fue, como afirma el locutor, una alianza de civiles y militares). El video de Telesur dice que la democracia antes de Chávez sumió a Venezuela en la miseria. ¿Qué pudiera decirse de la dictadura cubana, favorita del régimen actual, que ha mantenido en la miseria al pueblo de Cuba durante 52 años, ante la que la pobreza que hubiera habido en Venezuela para 1998 resultaba ser opulencia envidiable para los cubanos? También “reporta” el canal gobiernero que la democracia pre-chavista (toda ella) habría impuesto una agenda “neoliberal” (vigente sólo durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez). ¿Sería neoliberal la decisión del mismo Pérez de nacionalizar la industria petrolera venezolana en 1975, cosa que ha permitido al incompetente gobierno de Chávez financiar su resentida farsa del socialismo del siglo XXI?

Pero el segundo video es increíble. El amo de Telesur, canal que celebra la mascarada oficialista de marchar para festejar la caída del dictador en 1958, se encarga de exponer ante una asamblea de militares venezolanos que Pérez Jiménez fue ¡el mejor presidente que tuvo el país! (Antes de su propia pasantía, por supuesto). La tesis de Chávez es que Pérez Jiménez, pobrecito, fue desacreditado por ser militar, como los espartanos.

¿En qué quedamos? LEA

………

_________

Share This: