Dos caras de una misma moneda

 

…lo más relevante del caso clínico planetario son ciertas sorpresas que se llevan los líderes de la política de poder más radicales. Por ejemplo, tiene que haber sido una sorpresa para Hugo Chávez, así como para el mismo Evo Morales, la irrupción de desórdenes graves de origen popular en Bolivia, que requirieron el empleo del ejército para su provisional control capitalino. Bolivia sigue ardiendo, y está visto que no basta que llegue al poder un candidato simpático al Presidente de Venezuela para aplacarla. La izquierda no es ya una solución, como no lo es tampoco la derecha.

LEA #207, 12 de octubre de 2006

__________________________________

 

El sitio web de Prodavinci reprodujo el reportaje de la Deutsche Welle sobre los acontecimientos de ayer en Bolivia. Éste resume al comienzo: “Después de 14 años en el poder, el presidente boliviano cedió ante la presión de tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía”. Los subtítulos de la nota explican: “Fuerzas Armadas y Policía habían sugerido a Morales que renunciara”, “Morales perdió uno de sus principales aliados: el sindicato obrero”, “Presidente de la Cámara de Diputados y dos ministros renunciaron”. Los exministros son el de Hidrocarburos y el de Minería; este último presentó su dimisión (irrevocable) “después de que una turba de opositores quemara su vivienda”, mientras que Víctor Borda explicó: “Renuncio a la Cámara de Diputados (…) ojalá que sea para preservar la integridad física de mi hermano que ha sido tomado como rehén”. Además, reporta el diario El Universal:

Tras la renuncia de Morales, la policía detuvo a la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque, y a otros responsables de ese órgano por orden de la Fiscalía, que investiga irregularidades cometidas en las elecciones. “Al momento tenemos 25 aprehendidos” entre miembros del Tribunal Supremo Electoral y los tribunales electorales regionales, por órdenes emitidas por la fiscalía, indicó a AFP el general Yuri Vladimir Calderón.

Nicolás Maduro y su gobierno deben estar recordando el refrán español: “Cuando veas las bardas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”. El gobernante venezolano, como los de Argentina, Cuba, México y Uruguay junto con Lula Da Silva, han calificado el desenlace como un golpe de Estado, sin hacer referencia al verdadero detonante: el resultado electoral del 20 de octubre, calificado como altamente irregular por observadores de la Organización de Estados Americanos. Las extendidas protestas no se hicieron esperar, y Morales no pudo detener la hemorragia con su convocatoria a nuevas elecciones.

Luis Almagro quiso ayudar al exgobernante de Bolivia: “En su comunicado de prensa respecto del informe preliminar de la auditoría al cómputo electoral, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que no debe ser interrumpido el mandato del presidente Evo Morales. ‘Se entiende que los mandatos constitucionales no deben ser interrumpidos, incluido el del presidente Evo Morales’, señala el documento que el funcionario uruguayo del organismo publicó a las 05.08 de este domingo [10] en su cuenta de Twitter”. (Luis Almagro defiende a Evo Morales, Costa del Sol FM). Antes—19 de mayo de este año—había defendido la irritante postulación de Morales después de 14 años de gobierno:

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, dio el viernes un espaldarazo al presidente boliviano Evo Morales sobre su cuestionada postulación a un cuarto mandato consecutivo mientras que la oposición calificó la postura de la OEA como “un golpe a la democracia”. “Sobre la reelección hemos dicho con claridad que si el tema se va a resolver hoy en el sistema interamericano y decir que Evo Morales hoy no puede participar, eso sería absolutamente discriminatorio con los otros presidentes que han participado en procesos electorales”, dijo Almagro en el palacio de gobierno después de firmar un acuerdo con Morales sobre la participación de una delegación de observadores para las elecciones generales de 20 de octubre. (…) Almagro dio un giro en su postura después de que en 2017 cuestionara que Morales buscara una nueva reelección y pidiera en su cuenta de Twitter que el mandatario respetara la voluntad del pueblo luego de que 51 % de los bolivianos rechazaron en un referendo la pretensión del gobernante de modificar la constitución para volver a postularse en 2019. Pese al referendo adverso, el partido gobernante, Movimiento al Socialismo, logró que el Tribunal Constitucional respaldara la postulación de Morales y el Tribunal Electoral convalidó esa decisión*. Partidos de la oposición y organizaciones ciudadanas rechazan la candidatura del mandatario.

………

Es innegable que los acontecimientos en Bolivia han impactado las percepciones políticas en Venezuela. La oposición que lidera Juan Guaidó convocó, antes de los sucesos, a una manifestación masiva para el sábado 16 de noviembre. Una apreciación contrafáctica—la protesta no se ha producido—hacía presumir que la asistencia a tal evento sería más bien moderada, dada la pérdida de apoyo al Presidente de la Asamblea Nacional registrada por los estudios de opinión más recientes. (Delphos, de septiembre de 2019, incluyó esta pregunta: “¿Qué es lo mejor para el bien del país?” y escogió “Que Guaidó tome definitivamente el poder” sólo 35,2% de los entrevistados, contra 38% que optó por una posibilidad distinta: “Que surja otro líder opositor”). Pero el desenlace en La Paz es, sin duda, a game changer.

Esto lo sabe el gobierno venezolano; ya antes de los sucesos de ayer había anunciado sus propias manifestaciones, y ahora las convoca como “apoyo” a Evo Morales. Por lo demás, no parece probable que la Fuerza Armada Nacional presione a Nicolás Maduro para que éste renuncie pero, de todos modos, el proceso boliviano ha impactado la psiquis nacional y las percepciones de gobierno y oposición, así que “Cosas veredes, amigo Sancho”, como no dijo El Quijote**. LEA

………

*El Tribunal Constitucional y El Tribunal Electoral de Bolivia desconocieron la voluntad popular de su país expresada en referendo. Debiéramos impedir que algo así ocurra entre nosotros, cuando celebremos el referendo que será ineludible en Venezuela.

………

**Se atribuye al Quijote de Cervantes, la frase: “Cosas veredes, amigo Sancho que faram hablar las piedras”.  Buscando en el Quijote, no se halla esa frase. La realidad es que más bien aparece en el Cantar del Mío Cid, cuando éste le dice al Rey Alfonso Sexto: “Muchos males han venido por los reyes que se ausentan”. El rey le contestó al Cid: “Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras”. Ese “tenedes”, con el tiempo se transformó en “veredes”. (En Analítica, 26 de febrero de 2019).

___________________________________________________________

 

Share This: