La peor sordera es la de los que no oyen por principio

 

A LHB, por su acicate

_____________________

 

A las 7:25 de la noche de hoy recibí esta pregunta: “¿Y qué piensas del escrito de Luis Fuenmayor Toro en dolartoday?” En ese momento no había leído el artículo de Fuenmayor, cuyo título es El traidor Leopoldo. Así lo inicia:

Intitulo este artículo pensando en lo que dirán los sectores más extremistas del extremismo opositor, ante las recientes declaraciones de Leopoldo López, sobre que no sería un problema que Maduro compitiera para la Presidencia de la República, pues lo derrotaría holgadamente 90 a 10. No aclaró si esas elecciones podrían hacerse siendo Maduro Presidente, como lo es ahora, lo cual llama mucho la atención, pues dejó abierta esa posibilidad. Sería un viraje de 180 grados en relación a lo que él, Juan Guaidó, Voluntad Popular y sus aliados, han venido afirmando desde 2018 y que mantienen en relación con las elecciones de la nueva Asamblea Nacional.

Más adelante, Fuenmayor desarrolla la tesis principal (acá se agrupa sus párrafos en uno solo, se suprime dos comas innecesarias y se destaca algunas de las ideas en cursivas):

Desde las elecciones presidenciales de 2018, mucha agua ha pasado bajo los puentes venezolanos. Hubo un golpe de Estado, un tanto bufo, liderado precisamente por Leopoldo López ¿Lo recuerdan? El golpe fracasado de los plátanos en el distribuidor Altamira, que quisieron hacernos creer se estaba produciendo en la base aérea de La Carlota, cuyo único éxito fue la supuesta fuga de López de su casa, donde cumplía prisión domiciliaria. Hubo también la fracasada y ridícula incursión armada con mercenarios extranjeros en territorio venezolano, negada por algunos políticos, aunque se realizó a la vista de todos. Son hechos cuyos lamentables resultados hacen recapacitar al más testarudo. Y pueden explicar el inicio de un cambio de opinión de López, sin tener que recurrir a considerarlo un traidor. Hay muchas otras cosas, conocidas y desconocidas, que influyen estos cambios. El problema no es que alguien cambie de opinión, pues eso es lo más lógico en la vida de las personas y más aún en la política. El problema es que cualquier cambio de posición política debe ser explicado claramente y en medio de una autocrítica, la cual fue muy limitada en las declaraciones referidas y sólo en relación a la forma en que transmitieron sus expectativas. No se puede mantener una política fracasada por años y luego tratar de pasar por debajo de la mesa. No se trata tampoco de perdonarlo, ni de llamarlo vendido, como hacen los energúmenos de WhatsApp y de Twitter con quienes opinan distinto de ellos. Se trata de comprender la situación política tal cual realmente es, lo que no descarta la existencia de acuerdos y componendas desconocidas. No pecamos de ingenuos. La rectificación, si es que la podemos llamar de esa manera, debe paulatinamente ir permeando a todos los grupos opositores extremistas». Lo que sí se debe producir es un cambio del rumbo político acorde con las declaraciones dadas y los análisis y cambios futuros, pues si no se produce estaríamos en presencia de una esquizofrenia política muy grave, en la que una cosa es la que se dice y otra muy distinta, incluso contraria, la que se hace. Si es posible derrotar a Maduro sin importar si se encuentra en el poder, el llamado a la abstención electoral debería ir desapareciendo, tanto a las elecciones de la AN como en el camino a todas las elecciones venideras.

………

Bien. Hace exactamente cuatro años y un mes se escribió en este sitio (Prontas elecciones del 22 de octubre de 2016):

El Poder Constituyente Originario, el Pueblo llamado a referendo en ese carácter, tiene la potestad de superponerse a la Constitución y aprobar una norma que ella no contemple. En consecuencia, puede preguntársenos a Nosotros, la Corona, el Soberano, lo siguiente:

¿Está Ud. de acuerdo con la convocatoria a elecciones, en el plazo de tres meses a partir de esta fecha, que escojan al ciudadano que se encargue de la Presidencia de la República hasta el 10 de enero de 2019, elecciones ésas en las que podrá participar como candidato el ciudadano Nicolás Maduro Moros, actualmente en el cargo?

Que el presidente Maduro pueda presentarse como candidato marca, primeramente, una diferencia sustancial con la figura del referendo revocatorio; no se trata de una revocación, no la sustituye, y por consiguiente no puede recibir contravención jurídica alguna sobre la base de que la revocación está expresamente normada en la disposición del Artículo 72 de la Constitución. Luego, tal vez funcione como disuasivo de lo que pudiere ser su explicable tentación de oponerse a la solución descrita, con igual denuedo con el que ha entorpecido la revocación. (…) Una contestación afirmativa mayoritaria a la pregunta formulada arriba, de hecho y de pleno derecho, aliviaría la atribulada nación que hoy está desolada y desesperada, proclive a la violencia incluso, al ver obstaculizado por medios trapaceros su derecho de revocar un mandato que ella misma confirió.

(…)

¿Quiénes pueden convocar un referendo consultivo?

Artículo 71. Las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; por acuerdo de la Asamblea Nacional, aprobado por el voto de la mayoría de sus integrantes; o a solicitud de un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral.

No pidamos al Presidente de la República—ni esperemos que la decrete—la convocatoria de esa consulta popular en Consejo de Ministros. (Aunque estaría en su derecho de entender de una vez por todas que es su deber, sin otro subterfugio, abrir esa válvula de alivio a la insoportable tensión que agobia a los venezolanos; de entender, en fin, que por razones distintas de las de Hugo Chávez el 30 de julio de 2000, es imperativo que se relegitime si es que aspira a seguir gobernando). Exijamos, en cambio, a la Asamblea Nacional que escuche el clamor del Pueblo que quiere elegir prontamente un nuevo presidente. Ella puede, por mayoría simple de 84 brazos alzados, convocar inapelablemente ese referendo tan lógicamente fundado como aconsejable. Debiera la Asamblea comprender, por su parte, que no debe ponerse en riesgo la iniciativa. El Tribunal Supremo de Justicia ha ignorado o suspendido las actuaciones del Poder Legislativo Nacional sobre la base de su desacato, al haber incorporado diputados cuya investidura el mismo tribunal declaró suspendida. Que desincorpore esos diputados, pues no son requeridos para formar una mayoría calificada de dos tercios; lo que se necesita es “el voto de la mayoría de sus integrantes”. (Lo más elegante sería que los diputados en cuestión soliciten ellos mismos a la directiva de la Asamblea su desincorporación).*

El Consejo Nacional Electoral no tendría otra cosa por hacer que acatar tal mandato. No podría exigir firmas con captahuellas múltiples ni planillas que firmen electores con cédulas de identidad de gente viva; bastará la copia de Secretaría del acta de la sesión de la Asamblea Nacional para que esté obligado a organizar la consulta.

………

Ignoro si Luis Fuenmayor Toro había pensado antes en cosas como esa avenida (o incluso las había escrito y publicado en algún medio), dado que ahora encuentra mérito condicionado en la formulación de Leopoldo López. A todo evento, no es lo más importante considerar el viraje tardío del teórico jefe—en Voluntad Popular—de Juan Guaidó, sobre todo cuando el verdadero jefe, Donald Trump, acaba de ser derrotado convincentemente. “Todos tenemos derecho a la vergüenza. (…) El peor atentado contra la libertad del otro es congelarle en su pasado”. (El político virtuoso, 18 de octubre de 2007).** Lo que sí parece sostenible es que la general sordera, y hasta una activa resistencia, se encargaron de recibir mis proposiciones. LEA

………

Los diputados de oposición por Amazonas se tomaron veinticuatro días para renunciar, tal como se les había propuesto en este medio, repito, hace cuatro años y un mes. Lo único que hiciera Henry Ramos Allup a ese respecto fue decir: “Hemos tomado nota”. También anticipé en Prontas elecciones: “Pero mantengámonos los ciudadanos en apresto para convocar esa consulta, esa decisión, nosotros mismos, pues pudiera muy bien la Asamblea Nacional hacerse la sorda”. No fui capaz de recabar apoyo. Vale.

** El texto íntegro de El político virtuoso fue aplicado al entonces candidato Donald Trump el 3 de agosto de 2016. (Test para Trump). El 12 de enero del año siguiente, se publicó acá una nota acerca de Joe Biden. (También hay buenas noticias).

___________________________________________________________

 

Share This: