Una para cada día de la semana

 

Entré al mundo de la música sinfónica de la mano—¿de la oreja?—de una obertura: la Obertura Fantasía Romeo y Julieta de P. I. Tchaikovsky. Entonces había cumplido doce años (el suscrito, no la pieza), y no conocía el significado de ese término musical. Literalmente, la palabra significa que alguna pieza que así sea nombrada sirve para abrir o preceder algo como una ópera, por ejemplo.

Es así como nos informa The Concise Oxford Dictionary of Music:

Obertura ha llegado a significar (a) Una pieza de música instrumental prevista como introducción a una ópera, un oratorio, etc. (b) una pieza de música instrumental (generalmente para teclados o una orquesta) modelada sobre el primer tipo pero con la intención de ser interpretada aisladamente.

Esto último es el caso de Romeo y Julieta aunque, en el Período Barroco, obras como las Suites Orquestales de J. S. Bach fueron tituladas Ouvertüren en alemán. (Incluían la obertura propiamente dicha y además tres o cuatro piezas adicionales que completaban cada suite).

Bueno, acá van, sin más preámbulo, siete oberturas, de las que algunas son piezas autónomas— indistinguibles de las que son llamadas poemas sinfónicos—y otras introducen óperas de las que toman su nombre.

La Obertura Egmont, de Ludwig van Beethoven no introduce una ópera, puesto que la única que él compusiera lleva por nombre Fidelio, para la que produjo cuatro: Leonora I, II, III y IV. Alfred Scholz se encarga de dirigir a la Orquesta Sinfónica de Londres:

Egmont

 

A continuación, escuchemos una obertura algo anterior en su función preoperística, la de Las bodas de Fígaro, de Wolfgang Amadeus Mozart, quien sí compuso más de una ópera. El vigoroso Riccardo Muti está al mando de la Orquesta Filarmónica de Viena:

Las bodas de Fígaro

 

Y es ahora la misma orquesta, esta vez bajo la batuta de Gustavo Dudamel, la encargada de interpretar la obertura de La gazza ladra, ópera de Gioacchino Rossini, a quien le fuera económicamente muy bien como compositor. (Se dice que componía en su cama, y que era tan holgazán que en una ocasión una hoja de la partitura en la que trabajaba cayó al suelo y prefirió escribirla de nuevo antes que agacharse a recogerla). En los inicios de la televisión en Venezuela, los escuchas de radio conocimos tal introducción, pues la agencia ARS de publicidad la seleccionó para presentar el programa de concursos El Torneo del Saber).

La gazza ladra

 

Johannes Brahms compuso la noble pieza que lleva por nombre Obertura Trágica, típica de su hermoso e inconfundible lenguaje musical. Georg Solti dirige a la Orquesta Sinfónica de Chicago, agrupación de la que fuese su Director Titular:

Trágica

 

Franz von Suppé hizo oberturas para varias de las operetas que compuso. Acá ejecuta la de La caballería ligera la Orquesta Boston Pops, dirigida por—¿quién más?—Arthur Fiedler:

Caballería Ligera

 

Es pieza frecuentemente escogida para iniciar un concierto sinfónico la brillante Obertura de Ruslán y Ludmila, compuesta para una ópera del ruso Mikhail Glinka, a quien Balakirev, Borodin, Cui, Mussorgsky y Rimsky Korsakov tuvieron como su padre musical. De nuevo es Solti el director, sólo que con la orquesta londinense escuchada en la pieza de Beethoven, la Sinfónica de Londres:

Ruslan y Ludmila

 

También era ruso, por supuesto, el primer músico mencionado en esta entrada, Pyotr Illich Tchaikosky. Es de él una de las oberturas más famosas y escuchadas, la Obertura 1812, que contrapone melodías rusas a La marsellesaLarga vida al zar, por ejemplo—para aludir a la derrota de Napoleón Bonaparte en su invasión de la Rusia zarista. (Nosotros comenzábamos nuestra propia Guerra de Independencia). Igor Markevitch conduce a la Orquesta Real del Concertgebouw de Ámsterdam y Jean Fournet el Coro de la Radio de Holanda:

  1812

 

Siete oberturas debieran ser suficientes para animarnos a abrir lo que debe ser abierto en Venezuela: la decisiva y civilizada participación del Pueblo en la solución de sus acuciantes problemas. LEA

………

Ñapa que no puedo resistir; de nuevo, por Rossini. Es una definición de intelectual: «Aquella persona que puede oír la Obertura de Guillermo Tell sin pensar en El Llanero Solitario». Es esta obra, prácticamente conocida por todos, la que ejecuta acá la Orquesta Filarmónica de Munich bajo la mágica batuta del gran amigo de Venezuela, Sergiu Celibidache:

Guillermo Tell

____________________________________________________________

 

Share This:

Dialogante indeseable

Carlos Vecchio (REUTERS/Al Drago)

 

Un amigo inteligente, bien intencionado y proactivo, me escribe: “es una DICTADURA”. Un importante venezolano acaba de declarar a un medio nacional: “Aquí está planteada una dictadura. Una dictadura pura y dura…” Se ha conseguido por fin la etiqueta definitiva, cuyo uso satisfará toda necesidad. Del otro lado de esta polarización que hace mucho más daño que bien, se ha empleado otras; la más reciente es una reciclada: “derecha fascista”. El país puede respirar tranquilo, pues su problema político se habría esfumado con tales “descubrimientos”; su clase política opone una etiqueta a otra, cada actor enfrentado coloca una estrella amarilla de seis puntas en el abrigo del otro, como hacía Hitler en la Alemania que sojuzgó tan trágicamente. Problema resuelto.

Etiqueta negra – 11 de abril de 2016

_____________________________________

 

El sitio web de noticias infobae, fundado en Argentina en 2002, titula así una de sus noticias de hoy: «A horas de iniciar el diálogo con la oposición, el régimen de Nicolás Maduro amenaza con bajarse por la presencia de Carlos Vecchio en la mesa de negociación». Más adelante abunda:

Carlos Vecchio, embajador del gobierno interino de Juan Guaidó en Estados Unidos, llegó a México para participar en la mesa de negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro.

Esto provocó que los representantes de la dictadura amenazaran con abandonar el encuentro, según consignaron fuentes cercanas al diplomático venezolano y también el periodista de Bloomberg Álex Vásquez.

“Tensión en México por la presencia de Carlos Vecchio en la delegación de la oposición para nueva ronda de negociaciones. Representantes de Maduro están negados a sentarse hoy con él, pero la oposición insiste en mantenerlo en la mesa”, manifestó el comunicador a través de su cuenta de Twitter.

De ser cierta la especie, creo muy explicable la presunta postura del gobierno venezolano. Carlos Vecchio estuvo, junto con J. J. Rendón y Juan Guaidó, entre quienes negociaron con Jordan Goudreau la invasión para deponer y apresar a Nicolás Maduro el año pasado. (Ver acá Gestión de cobro, 18 de mayo de 2020). Antes, el amorochamiento de Vecchio y Guaidó condujo a que éste nombrara al primero como su «embajador» ante el gobierno de Donald Trump.*

Como otros portales de noticias, infobae se complace en llamar dictadura al gobierno presidido legítimamente—aunque no nos guste—por Nicolás Maduro. La Real Academia de la Lengua Española objetaría tal uso de serle consultado; ella define:

dictadura Del lat. dictatūra. f. Régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales.

Es aparente la represión en Venezuela, pero la definición requiere también la presencia de una concentración de «todo el poder en una persona o un grupo u organización» y la oposición local no sólo ha ganado una minoría de gobernaciones y alcaldías sino, muy notablemente, la mayoría absoluta de diputados de la Asamblea Nacional en diciembre de 2015, que sólo le sirvió para las muy extraviadas iniciativas de Henry Ramos Allup y Julio Borges y la abierta línea golpista de Juan Guaidó, patrocinada por los Estados Unidos y fundada en patrañas seudolegales. (Ver Más usurpador será usted, 23 de enero de 2019).

Nada más comprensible que la negativa del Gobierno de Venezuela a dialogar con quien estuviera entre los contratantes de Goudreau. Lo sería si la oposición profesional quisiera ser representada en México por quienes contrataron los drones, mortales pero ineficaces, del 4 de agosto de 2018. LEA

………

* También es el colmo la insistencia del Presidente de la Asamblea Nacional en sus llamados a estructuras militares extranjeras para su intervención en Venezuela; más que colmo, es una vergüenza. Helo aquí, aplaudido por poquísima gente, anunciando que instruyó a Carlos Vecchio, “nuestro embajador”—plural mayestático—, para que sostuviera reuniones de “coordinación” con el Comando Sur de los Estados Unidos. (Tiempo de colmos, 14 de mayo de 2019).

___________________________________________________________

 

Share This:

Un poco más

 

Me ha tomado más tiempo que el que previera completar algo en lo que trabajo, de lo que daré cuenta en este espacio. (Especialmente en consultas útiles). Ofrezco mis excusas por la imprecisión. Pronto retomaré la atención a este blog. LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

Regreso en una semana (tal vez dos)

A más tardar

 

LEA

___________________________________________________________

 

Share This:

El precio del atrevimiento

 

Vincent Van Gogh – La Morera

 

Tomo prestado de María Popova, del más reciente de sus muy recomendables Brainpickings (a los que puede uno suscribirse gratuitamente para recibirlos todas las semanas). Así lo ha titulado:

 

El impulso creativo: John Coltrane* sobre la perseverancia contra el rechazo, la mentalidad del innovador y cómo las dificultades alimentan el arte.

 

Luego nos regala:

Noche estrellada

Crear cualquier cosa de belleza, atrevimiento y sustancia que haga que el mundo se vea a sí mismo de nuevo, ya sea una ley revolucionaria del movimiento planetario o la Noche Estrellada**, es el trabajo de una perseverancia solitaria contra las mareas de la convención y la conformidad, a menudo a costa del doloroso ostracismo del visionario por el status quo que está desafiando con su visión. Rilke reconoció esto cuando observó que “las obras de arte son de una soledad infinita” y Baldwin lo reconoció en su clásica investigación del proceso creativo, en la que argumentara que la principal distinción del artista es la voluntad de mantener el estado que todos los demás evitan con el mayor celo: la soledad.*** No la romántica soledad del ermitaño junto a un plateado arroyo, sino la cruda soledad existencial y creativa que Baldwin comparó con «la soledad del nacimiento o la muerte» o «la soledad del amor, la fuerza y ​​el misterio que tantos han ensalzado y muchos han maldecido, pero que nadie jamás ha entendido ni realmente ha podido controlar».

Esta fuerza parecida al amor, la fuerza creativa, es lo que alimenta la perseverancia necesaria para marcar el comienzo de una nueva forma de ver o una nueva forma de ser. Es la fuerza vital mediante la cual los visionarios sobreviven a la soledad de sus vidas contraculturales.

(…)

Coltrane escribe:

La verdad es indestructible… La historia muestra (y es lo mismo hoy) que el innovador suele encontrarse con algún grado de condena; generalmente, según el grado de su desviación de los modos de expresión predominantes o lo que sea. El cambio siempre es tan difícil de aceptar.

En un sentimiento que evoca la observación del artista Egon Schiele: que los visionarios tienden a provenir de la minoría y se hacen eco del séptimo de los diez mandamientos del pensamiento crítico de Bertrand Russell: «No temas ser excéntrico al opinar, porque toda opinión ahora aceptable fue excéntrica alguna vez«. Coltrane agrega:

Los innovadores siempre buscan revitalizar, extender y reconstruir el status quo en sus campos específicos, donde sea que sea necesario. Muy a menudo son rechazados, marginados, tenidos por subciudadanos, etc. por las mismas sociedades a las que aportan tanto sustento. A menudo son personas que soportan grandes tragedias personales en sus vidas. Cualquiera que sea el caso, ya sea aceptado o rechazado, rico o pobre, siempre están guiados por esa grande y eterna constante: el impulso creativo.

………

Gracias, María Popova, por el texto sanador y la imagen de La morera de Van Gogh que has elegido para ilustrarlo. LEA

………

 

 

*John William Coltrane (Hamlet, Carolina del Norte, 23 de septiembre de 1926-Nueva York, 17 de julio de 1967), también conocido como Trane, fue un músico estadounidense de jazz, saxofonista tenor y saxo soprano. Ocasionalmente, tocó el saxo alto y la flauta. Aunque también muy controvertido, se trata de uno de los músicos más relevantes e influyentes de la historia del jazz, a la altura de otros artistas como Louis Armstrong, Duke Ellington, Charlie Parker y Miles Davis. (Wikipedia en Español).

………

**  Starry, starry night – Don MacLean

………

*** En junio de 1986 fui de visita a la casa de una pareja de amables amigos—acabo de reencontrarme con el esposo en Facebook—en compañía de un amigo común. Éste preguntó al anfitrión—ya para entonces se habían formado en mis tripas las primeras ganas de presidir la República—: “¿Qué piensas tú de lo que anda buscando Luis Enrique?” En segundos vino la contestación: “Luis Enrique está soñando solo… pero sueña bonito”. (…) La soledad es, parece, la condición de quienes quieren invitar a sus prójimos a una reunión con el futuro o, simplemente, con la verdad. (Hallado lobo estepario en el trópico, 28 de mayo de 2011).

___________________________________________________________

 

Share This: